2016, balance de un año que terminaba en 13

3
0

Lo mejor que podrá decirse de 2016 es que ha sido el año que hizo buenos a Vladimir Putin y Donald Trump y en el que millones de europeos  acabaron por celebrar el BREXIT.   Y desde Inlucro.org nos hemos esforzado, con más de 500 artículos, en analizar las razones y claves del desaguisado que han llevado a la ciudadanía a poner pie en pared y en decir alto y claro que no le gusta la deriva totalitaria y liberticida que llaman eufemísticamente “globalización”.

El BREXIT es sólo el punto lógico donde nos ha llevado  Alemania con su modelo de Europa de Dos Velocidades. La Europa de los Ricos y la Europa de los Pobres. La Europa Protestante del Norte y la Europa Católica del Sur.  La Europa de los Acreedores y la Europa de los Consumidores.  Demasiados intereses y demasiado poco cariño. El Proyecto Europeo, antaño un faro para la Humanidad, ha muerto de codicia.

La principal lección que nos deja el Referéndum británico es que en la Europa Marxista y  Luterana del Bundesbank todos quieren ser la excepción Suiza. Fue casi divertido escuchar como la Canciller alemana amenazaba a Londres con aplicarle el terrible estatus noruego.

La reciente y previsible elección de Donald Trump en EEUU, frente a la cínica y corrupta Hillary Clinton, ha vuelto a demostrar que en una sociedad de ganadores predestinados y perdedores contumaces es un error permitir que los ciudadanos puedan acudir a la Urnas a votar su desagrado.  El régimen nacional socialista, en cualquiera de sus variantes y bajo cualquiera de sus avatares, es absolutamente incompatible con la Democracia Parlamentaria.  La Masa necesita Chivos Expiatorios a los que sacrificar, no Representantes a los que escuchar. La Verdad solo es un recurso retórico.

Son muchas las cosas que han ocurrido en el mundo y pocas las que han resultado ser positivas.  En España, sin embargo, se han sucedido los giros políticos y golpes teatrales más inesperados. En resumen: es un verdadero Milagro que no estemos igual que Grecia,  convertidos en un Protectorado alemán, con un líder marxistóide pastoreando al rebaño.  La inspiración divina y el temple que dan años de experiencia política ayudaron a Rajoy a buscar la distancia exacta a meta. Por suerte para España y sus descendientes, un fogoso Pablo Iglesias lanzó demasiado pronto el sprint y un taimado Felipe González no dudó en tirar a la cuneta al marrullero Sánchez.

Si en 2015 finalizaba con una Rusia que parecía aislada y derrotada diplomáticamente,  el año que acaba certifica que Rusia ha vuelto como Potencia Militar a la escena internacional, poniendo punto final a la guerra en Siria.  No es una circunstancia menor, como demuestra el autogolpe de estado que dio Erdogan en una Turquía cada vez más inestable y preocupante.

En los mercados, los monetaristas y falsificadores de moneda siempre parecen a punto de culminar su golpe de mano contra el Valor. 2016 ha sido otro ejercicio más lleno de volatilidad en la que el BCE y el Bundesbank han manipulado a su antojo las cotizaciones por el procedimiento de generar expectativas y brindar una generosa contrapartida a los especuladores e intermediarios oficiales.

A pocos economistas les quedan dudas sobre la gran estafa que son los tipos negativos.  2016 queda como el año en que la Justicia sentenció que se manipuló y condicionó el mercado interbancario durante la crisis subprime para favorecer la posición de los acreedores y de los países del Norte. Conspiraron para provocar la fuga de capitales desde el Sur, estigmatizados como PIGS, hacia los bancos de un Norte especulador y quebrado. La moraleja es evidente: difícilmente se va a construir nada positivo en el continente con esos mimbres.

 

 
(Visited 41 times, 1 visits today)

Deja un comentario