Todas las entradas de arnelas

Y LA PAZ EN EL MUNDO

8
0


Con esta petición acababan siempre las ganadoras del concurso de Miss Universo cuando les preguntaban qué pedían en el año en el que iban a llevar la corona. Pero el Doctor No es más ambicioso y en lugar de pedir la paz en el mundo la ha decretado, con un par.

Prohibida la venta de vehículos diésel, gasolina, e incluso los híbridos enchufables. En 2040 únicamente se podrán matricular en España vehículos 100% eléctricos, porque yo lo valgo.

El 90% de la población tiene contratado en su hogar el bloque de potencia de 3,3 KW o el de 4,3KW. Y son pocas las viviendas en las que el consumo del garaje o trastero está enganchado al contador del hogar. Normalmente las instalaciones en los garajes son comunitarias.

Un cargador “lento” (unas seis horas de recarga) tiene una potencia de 35-40 KW, es decir, la potencia contratada de un bloque de diez viviendas. Uno rápido (media hora de recarga) tiene una potencia próxima a los 300 KW, es decir, la potencia contratada de un barrio con cien viviendas. Esa es la cruda realidad.

Ninguna comunidad de vecinos tiene la posibilidad de instalar cargadores, ni siquiera lentos, para las plazas de garaje de la comunidad. Sería necesario cambiar toda la instalación, cables, cuadros, protecciones, incluida la obra civil, porque los cables para diez veces más intensidad no cabrían por los conductos actuales.

A su vez, para poder dar la misma posibilidad a todos los bloques de viviendas de un barrio, sería necesario cambiar en su totalidad la red de distribución eléctrica, cables, protecciones, transformadores de baja tensión, etc… Habría que construir zanjas nuevas para dar cabida a los cables de mayor sección, etc…

Si seguimos escalando, sería necesario cambiar también la red de media tensión, puesto que habría que multiplicar como mínimo por diez la capacidad (caso de cargadores del modelo “lento”) Eso implica nuevos transformadores de media tensión, nuevos postes y torretas, etc…

Sigamos escalando, que es gerundio. Sería necesario construir nuevas subestaciones de alta tensión o ampliar las existentes, puesto que en el mejor de los casos están diseñadas para el consumo eléctrico actual. Y en muchos casos están tan justas que en determinadas épocas del año es necesario apoyar el suministro con generadores diésel aguas abajo, en media tensión. Ese incremento de potencia implicaría a su vez construir nuevas líneas de alta tensión o ampliar la capacidad de las existentes. Recordemos que en cada proyecto de ese tipo de líneas los ecologistas presentan miles de alegaciones y cuesta años llevarlos a la práctica.

Las limitaciones desaparecen al llegar a la generación. Al menos aparentemente. Ahí en teoría tenemos margen suficiente para abastecer todo el aumento de consumo que implica la simpática medida que el Doctor No quiere poner en práctica en 2040. Siempre y cuando descarte, y no lo hará, las otras medidas geniales que ya ha anunciado a bombo y platillo para conseguir la paz en el mundo, a saber, cerrar las nucleares, cerrar las centrales de carbón, etc…

 

Si no descarta esas medidas será necesario sustituir más del 30% de la capacidad de generación instalada en España. Y como pretende hacerlo en base a energías renovables, esas que no tienen garantía de disponibilidad porque no hace viento, o no hace suficiente sol, etc… será necesario multiplicar por dos o más la potencia instalada, o sea que nos vamos al equivalente a instalación nueva del 70% de la capacidad de generación actual.

Pero no sólo el Doctor No se ha vuelto loco. Estos días se ha publicado que Endesa quiere también contribuir a la paz en el mundo. Otras compañías habían planteado proyectos modestos, con varios cientos de puntos de recarga en una década. Pero Endesa va a tirar la casa por la ventana, y plantea nada más y nada menos que la instalación de cien mil puntos de recarga, salvo que algún periodista se haya equivocado con los ceros, que tampoco me extrañaría, visto como está el nivel.

Es de suponer que los puntos de recarga de Endesa sean de tipo rápido, esto es, de 300 Kw, con el objetivo de que el conductor enganche su coche, recargue su batería en media hora o poco más y pague la recarga. Multipliquemos, que es bien fácil. Nos sale una red con una capacidad de 30 Gigawatios. En 2018 la capacidad total de generación instalada en España era de 98 Gigawatios. Si el resto de compañías del sector toma decisiones igual de fantásticas, ¿a cuánta potencia de recarga nos iríamos? A 70-80 Gigawatios, tontamente. Sobra cualquier tipo de comentario.

Ha costado décadas hacer llegar la electricidad a todas las viviendas del territorio nacional. Y estos iluminados pretenden instalar una red con diez veces más capacidad (como mínimo) en el plazo de veinte años. Bobos no, lo siguiente.

De un presidente anterior dijeron que era un bobo solemne. En este caso sobra el segundo adjetivo y lo es a secas.

Saludos

LA BOLSA O LA VIDA

3
0


Esta misma semana se ha producido en mi pueblo una nueva demostración de ensañamiento con el ciudadano por parte de esta dictadura del “progretariado” que nos desgobierna con una convicción propia de Adolf Hitler.

Por cierto, qué gran expresión la de progretariado, que he descubierto recientemente en Twitter. Para que luego digan que esa red social no sirve para nada.

Continúo. Pues bien, resulta que a los de la ferretería en la que suelo comprar les han impuesto una sanción de 600 € por, atención, redoble de tambores… no cobrar cinco céntimos de euro por la bolsa de plástico a uno de los clientes.

Al parecer estaba en el local un ejemplar comisario de lo políticamente correcto, que con la diligencia propia de quienes disfrutan haciendo daño gratuitamente a sus congéneres, desveló su identidad, sacó su libreta e impuso la sanción. Con un par.

Hay que situarse bien para estudiar este caso. Veamos. Una ferretería es un lugar en el que compras clavos, tornillos, tuercas, ganchos de rieles de cortina, etc… ¡¡¡POR UNIDADES!!! Te envuelven además ese material en un trozo de papel que el ferretero intenta que sea del mínimo tamaño posible.

Es decir, si hay un comercio en el que son rácanos y ahorradores con los embalajes del producto que te venden es precisamente la ferretería tradicional. Comparemos, por no salirnos del mismo sector, con Leroy Merlin, Bricoking, etc… En esas grandes superficies tienes que llevarte el lote que hayan decidido poner a la venta: cien unidades, cincuenta unidades,… con cartón y plástico de embalaje en cantidades industriales. Ni color.

Pero aún hay más. ¿Por qué extraña decisión política un comerciante no puede libremente regalar una bolsa de cinco céntimos a su cliente y sin embargo se aceptan campañas comerciales del tipo “día sin IVA y similares?

Aceptemos pulpo como animal de compañía y supongamos que es vital reducir el uso de bolsas de la compra. Bien, cárguese con una tasa el uso de las bolsas. Ah! Pero…¿esto no se hace ya? El ferretero pagará la tasa cuando compre sus paquetes de bolsas (¿no lo hace ya?) y luego, como la tasa ya está pagada, que le cobre la bolsa a quien le salga del níspero.

Los jovencitos progresistas de la generación más y mejor preparada de nuestra historia apenas pisan un comercio tradicional. Mi teoría es que se sienten superiores a la gente normal y no quieren mezclarse. Pescaderías, carnicerías, charcuterías, ferreterías, etc… están prohibidas en sus costumbres de compra. Ahí la gente habla, se saluda, se hacen bromas, etc, … y eso no puede ser.

Todo lo compran en el supermercado y en los centros comerciales. Se van cada uno en su coche particular a 30-40 km y llenan el carro con productos en los que los embalajes de cartón, plástico y porexpan pesan y ocupan más que el producto en sí. Y no hablan con nadie. Ponen los artículos en la cinta, el cajero pasa el lector, le entregan la tarjeta de pago et voilá. No hace falta ni dar los buenos días. La siguiente revolución creo que les hace ya salibar. Consiste en que cada producto lleva un chip y al pasar el carro por un arco te calcula la cuenta, después, se acepta el cargo con el móvil y listo. Cero contacto humano no deseado. El Paraíso en La Tierra.

Pero han descubierto el chivo expiatorio, la bolsa de plástico. No sueltan la presa, porque les permite tranquilizar su conciencia. Es algo parecido a su militancia en las ONG. Guerra a la bolsa de plástico, que ahí está nuestro futuro de descontaminación del planeta azul.

Y al pobre ferretero, cuyo negocio es el medio de vida de él, su mujer, sus dos hijas y yernos sus nietos, a los que esos 600€ de sanción le van a obligar a apretarse el cinturón a final de mes, a ese que le vayan dando, por fascista. A quién se le ocurre tener un negocio, hombre, sólo un fascista podía ser.

Todo sea por esas fotos tan bucólicas de pingüinos nadando en aguas libres de esas bolsas de plástico que utilizan los fascistas. El embalaje de la mortadela en cambio está justificado para evitar que se tengan que mezclar progres puros y ecológicamente avanzados con mala gente, vieja e ignorante, que rechaza la ecología, habla con el pescatero y compra los clavos y tornillos por unidades y envueltos en un trozo de papel de estraza. Y además van andando. Qué ordinariez. Cuanto antes se acabe con ellos tanto mejor.

Saludos

HISTORIA DE UN CUPO (LA REFORMA AUTONÓMICA QUE ALGUNOS QUIEREN)

8
0


Unamuno dijo una vez que lo de los fueros era algo muy sencillo de entender. Consiste en no pagar. Unamuno era vasco, y en el País Vasco se le rechaza y se le aprueba en función de la ocasión y los intereses, pero solía decir verdades como puños.

En la Edad Media, por el hecho de nacer o vivir en una villa o una ciudad diferente, o en un condado o señorío diferente, los ciudadanos tenían derechos y obligaciones diferentes.

El origen de todo ello era la necesidad del Rey, o del Señor, de asegurarse la fidelidad de los habitantes de un lugar, así como financiar sus costes militares. Era una época en la que además se estaba repoblando con gentes afines territorios arrebatados al enemigo.

Todas las cartas fundacionales de las villas o ciudades son cartas de privilegio, en las que se concede a los habitantes una serie de servicios por parte del señor (fundamentalmente defensa y abrigo frente al enemigo) y en ocasiones peajes (por entrar a la villa, por cruzar un puente, etc…) a cambio de una serie de tributos. A su vez el señor tenía que pagar una parte a su rey, que era el que le había concedido su señorío o título nobiliario. Los fueros vienen a ser el equivalente, aplicado a un territorio completo en lugar de a un solo pueblo o villa.

Esto era más o menos así en toda Europa, cuyas fronteras variaban constantemente debido a las guerras, excepto en España a partir de la reconquista de Granada. Los impuestos los recaudaba localmente un recaudador y éste a su vez hacía llegar su parte al señor y su parte al rey.

Los fueros de las provincias vascongadas y Navarra son privilegios otorgados a los ciudadanos libres de estos territorios (todos los vascos y navarros consiguieron ser considerados hidalgos, a diferencia de otros lugares, en los que había hidalgos y vasallos) a cambio del apoyo a la Corona de Castilla hace siglos. Por ejemplo, en caso de guerra no había levas forzosas en estos territorios, pero sí en el resto de España.

Todo esto tenía sentido en la Edad Media, pero en todos los países europeos se abolieron los fueros cuando se constituyeron en estados modernos. El ejemplo más claro es Francia en la época de Napoleón, quien redactó y promulgó su famoso Código Civil, que con pequeñas variaciones sigue estando en vigor en Francia y establece los derechos y obligaciones de TODOS LOS CIUDADANOS, todos por igual.

Eso no fue así en España, donde sucesivamente se abolieron, restablecieron, volvieron a abolir, etc… y además de manera desigual en las diferentes regiones españolas. Esto fue una de las causas principales de las guerras carlistas, guerras cantonales, etc…

Con la democracia se restablecieron al completo los fueros vascos (en Navarra nunca se suspendieron) y como resultado de ello existe el llamado cupo vasco. En este sistema el estado transfirió, no a la autonomía, sino a las diputaciones forales de cada una de las provincias, la competencia de la recaudación de impuestos. Es decir, la Diputación Foral de Vizcaya cobra los impuestos en Vizcaya, la de Guipúzcoa allí, etc… Básicamente el impuesto es igual en todos los territorios forales, pero hay algunas pequeñas diferencias, por ejemplo en algunas deducciones. El sistema llega al absurdo de que hay diferencias en el régimen matrimonial de bienes, o en el régimen de herencias, o en las posibilidades de hacer testamento, en función de que el matrimonio se celebre en un municipio o en otro (hay villas, ciudades y anteiglesias con derechos diferentes establecidos siglos atrás)

Periódicamente el Departamento de Hacienda del País Vasco negocia con el Ministerio de Hacienda el famoso cupo, que es el coste de los servicios que presta el estado en la autonomía debido a las competencias que aún no están transferidas a la misma. Una vez alcanzado el acuerdo el gobierno vasco paga esa cantidad a la hacienda central. Si no recuerdo mal el último cupo ha sido del orden de 1600 millones de euros.

El sistema del cupo, evidentemente es una discriminación, es un sistema arcaico y fuera de lugar, y yo no estoy de acuerdo con él. Creo que los derechos y las obligaciones son de los ciudadanos, no de los territorios. Pero en un país gamberro como el nuestro, al final está resultando más sano. Es un mal sistema aplicado correctamente que está resultando mejor que un sistema teóricamente más justo pero que se aplica de manera negligente, y me explico.

El Gobierno Vasco sólo tiene una vía de financiación, los impuestos que recauda. En consecuencia, su presupuesto tiene que cuadrar siempre. No puede gastar más de lo que ingresa, porque no recibe fondos de la hacienda central, sino que tiene que pagar una cantidad a la hacienda central. Si necesita financiación tiene que acudir a los mercados financieros, que cobran un tipo de interés u otro en función del rating. Por eso el País Vasco tiene unas cuentas públicas saneadas.

Las autonomías “no privilegiadas” se desentienden de cuadrar el presupuesto. A sus responsables les importa una higa si se puede gastar más o se puede gastar menos. Si necesitan más dinero piden a Madrid, y en función de que sean más o menos importantes a la hora de conseguir los votos para formar gobierno, reciben más o reciben menos.

De la misma manera, se desentienden de las inspecciones y controles legales que son necesarios para que todos los contribuyentes declaren sus actividades correctamente. Por eso en las zonas turísticas se recauda menos de la tercera parte del IVA que se debería recaudar, muchas menos cotizaciones sociales de las debidas, se cobran pensiones de invalidez irregularmente, se ofrecen pisos a todos los que vengan sin papeles, se empadrona a todo dios y se le da una ayuda autonómica o municipal, etc…

Y los presupuestos de estas comunidades no son “finalistas”, es decir, una vez que llega el dinero el responsable se lo gasta en lo que le parece más adecuado, en lugar de dedicarlo a la partida presupuestada.

¿El resultado? El País Vasco tiene unas cuentas envidiables, Galicia tiene unas cuentas más o menos presentables, Castilla y León también, de Madrid , Extremadura, Cantabria y Aragón tengo mis dudas, y el resto de autonomías, en general, son una casa de putas, con perdón de las putas. Y las más despilfarradoras ¿cuáles son? Pues es bien fácil de adivinar. Cataluña, porque siempre ha sido clave para formar gobierno, y Andalucía, por ser el caladero de votos del PSOE. Y las menos eficientes en la recaudación ¿cuáles son? Las mismas, Andalucía y Cataluña, porque reciben millones de turistas cada año y el sector de hostelería hace de su capa un sayo y declara lo que le sale de la entrepierna.

Felipe González ofreció a Pujol el mismo sistema de cupo que al País Vasco, pero Pujol no aceptó. Y no aceptó porque ya era un ladrón que había dejado un agujero de unos 30000 millones de pesetas en Banca Catalana. Eso actualizado con la inflación sería el equivalente a unos 15000-20000 millones de euros. Pujol prefirió seguir robando, pero ya de los presupuestos del estado. Cuando ahora los catalanes, que tienen unas cuentas públicas absolutamente impresentables, reclaman el cupo, la respuesta del gobierno tiene que ser forzosamente que no. No pueden reclamar la competencia de la recaudación de impuestos después de dejar una deuda multimillonaria al resto de España. Pero esto a los indepes y a buena parte de los ciudadanos de Cataluña nadie se lo explica de manera didáctica, y así estamos.

Con la reforma constitucional lo único bueno que podría salir sería que todas las autonomías tuviesen obligación de sanear sus cuentas, pero me da a mí que no van precisamente por ahí los tiros.

Si Rajoy abre con pedrito el melón constitucional nadie sabe qué consecuencias puede tener, pero desde luego ninguna será buena.

Saludos

SOBRE EL COCHE ELÉCTRICO

3
0


Hoy he hecho unos numeritos, para situarme.

El consumo de gasoil A más gasolina en España, en 2016, ha sido de aproximadamente 28 millones de toneladas. La energía contenida en esa cantidad de combustible equivale a mantener durante todo el año una generación de aproximadamente 30000 MW.
La capacidad de generación instalada en España es de 105000 MW. Si sustituimos al completo el parque de vehículos (camiones y autobuses incluidos) por vehículos eléctricos, y suponiendo que la mayoría de la recarga de las baterías se realizaría por la noche, no hay problemas importantes desde el punto de vista de la generación, puesto que tenemos 105000 MW de capacidad instalada debido a que la relación de consumo entre horas punta y horas valle es superior a 3:1. Por tanto de noche nos sobra capacidad de generación para la recarga de las baterías.

Tendríamos algún problema desde el punto de vista del origen de la generación, pero si queremos reducir la generación nuclear  y térmica, eso se salva con inversiones en pocos años. No hay problemas serios por ese lado.

Entonces ¿dónde está el problema? Pues está por el lado de la distribución.

Supongamos un bloque de viviendas con doce o catorce vecinos. Diez de ellos tienen plaza de garage, y quieren tener una estación de carga para su vehículo. Pretendemos vehículos con 500 km de autonomía.

La potencia media de los coches españoles puede ser del orden de 100 CV, es decir, unos 75 KW.

Supongamos que como el rendimiento de un motor de combustión no llega al 80% y el del motor eléctrico es superior al 99% nos conformamos con motores eléctricos modestos de 50 KW (no es, desde luego, lo que están sacando al mercado, más bien superan los 100 KW de potencia)

A un ritmo de utilización normal esos 500 km de autonomía serán 7 horas de utilización a un 60% de capacidad del motor, es decir, 7 horas a unos 30 KW de potencia.

Supongamos que somos modositos y nos conformamos con recargar la batería en 3 horas. Eso supone recargar 210 KWh  en 3 horas, es decir, una potencia de 70 KW en cada punto de recarga en el garage.

El bloque normal de potencia de un hogar es de 3,3 KW. Y algunos vecinos, si la cocina es eléctrica, tendrán contratado el bloque de 4,4 KW. Además habrá un bloque comunitario, para escaleras, ascensores, garage, etc… de quizás 11 KW.

En total, la acometida de un bloque de viviendas típico, de 12-14 vecinos, con diez garages, será del orden de 50KW aprox.

Por tanto, cada estación de recarga INDIVIDUAL, de 70 KW, supera la potencia de la acometida de la comunidad.. Que todos los vecinos con garage tengan estación de recarga para la batería de su coche eléctrico supone multiplicar por más de diez la potencia de la acometida del edificio.

Eso sería así EN TODOS LOS EDIFICIOS RESIDENCIALES DE ESPAÑA, Y DE EUROPA.

Eso significa sustituir las acometidas de TODOS los edificios residenciales de España, y de Europa. Como consecuencia, supone sustituir TODOS LOS TRANSFORMADORES DE LA RED DE BAJA TENSIÓN de España, y de Europa.

Por añadidura, eso supone sustituir TODA LA RED DE MEDIA TENSIÓN de España, y de Europa, y sus transformadores de alta tensión a media tensión. Son palabras mayores.

Ha costado más de 50 años disponer de redes capilares de distribución a media y baja tensión en España y en Europa.

Sustituir esas redes por otras con unas diez veces más de capacidad… ¿cuánto tiempo va a costar? Veinte, treinta, cuarenta años? Teniendo en cuenta las protestas ecologistas, quizá nos vayamos a los plazos más pesimistas.

Conclusión: Tenemos coches de gasolina y gasóleo para varias décadas, digan lo que digan los apóstoles del coche eléctrico.

Lo más que vamos a ver en los próximos 15-20 años es la prohibición de entrar con coches con motor de combustión en según qué ciudades. Con no ir, asunto resuelto.

Ah! Y por supuesto, nuestros graciosos gobernantes aprovecharán para OPTIMIZAR la factura fiscal del parque automovlístico.

Una prueba de última hora: Frau Merkel ha doblado, de 500 a 1000 millones de € los apoyos a la investigación para la reducción de emisiones de los motores diesel, y a la vez ha pregonado, alto y claro: TENEMOS QUE EVITAR LA PROHIBICIÓN DE CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS DIESEL EN LAS CIUDADES. Más claro, el agua,

Los motores modernos de gasolina, con el “downsizing” y el turbo, emiten más partículas, y más dañinas, que los motores diesel. Es cuestión de uno o dos años que la normativa les imponga un filtro de partículas y que vuelvan a tener mala prensa con respecto a los motores diesel.

Por tanto: Larga vida al motor de combustión, diesel mejor que gasolina.

Saludos

X