Archivos de la categoría Actualidad

Ave Caesar

6
0


Abundando en lo que sostiene Belge, el AVE en España es un despropósito, de principio a fin. Para que una línea de AVE sea rentable – perdón, tenga sentido, que luego salen los más radicales diciendo que al ser una infraestructura no se puede hablar de rentabilidad, y tal – tiene que tener un volumen de viajeros estratosférico, que justifique frecuencias de un tren cada diez o quince minutos, y que además estos viajeros llenen el tren a diario y tengan un buen sueldo para poder pagar un precio que al menos se acerque al coste real del servicio.

Ejemplo de AVE de éxito: la Línea Tokaido, que lleva más de cincuenta años moviendo millones de japoneses entre Tokio y Osaka. Pero es que los japoneses, aunque son raritos,  saben hacer las cosas bien. Esta línea se inauguró en 1964.

En España podrían tener sentido (que no rentabilidad, porque ni de lejos se llegaría a soñar con ocupaciones similares a las de la famosa línea japonesa) sólo tres trayectos:

Madrid-Barcelona (como demostración de capacidad tecnológica española)

Madrid-Lisboa (sólo si a su vez los portugueses completan su parte del trazado)

Madrid-Hendaya (sólo si a su vez los franceses completan el trazado hasta Burdeos) En esta línea parte del trazado sería común con el trazado de la Madrid Barcelona, para reducir costes.

Las dos últimas serían mucho más deficitarias que la línea Madrid-Barcelona, pero hay que intentar mantener buenas relaciones con los vecinos, y por eso pueden tener un pase.

Por supuesto, en todos estos trazados la decisión, soberana e innegociable, sería instalar únicamente tecnología española. Alsthom que venda sus trenes en Francia y Siemens que lo haga en Alemania. En España ya tenemos a Talgo y a CAF.

El resto de líneas de AVE sobran en España. Con el dinero invertido se podría haber recuperado el retraso de cincuenta años que tienen las infraestructuras ferroviarias españolas como consecuencia de no haber gastado un duro desde finales de los setenta, más o menos. Por ejemplo se podría haber hecho todo o casi todo esto que viene a continuación:

Se habría electrificado toda la red ferroviaria.

Se habría dotado de vía doble a la mayor parte de los trazados que aún no la tienen.

Se habrían modificado trazados diseñados en el siglo XIX que no tienen sentido hoy en día (el plan radial que se ejecutó en tiempos de Franco se diseñó a mediados del XIX)

Se habrían eliminado todos los pasos a nivel (nos cuestan demasiados accidentes mortales cada año)

Se habrían soterrado vías en los centros urbanos.

Se habría saneado toda la red, aprovechando las obras de sustitución de carril y catenaria para dotar de ancho europeo a la red ferroviaria española, porque el coste sería similar.

Se habría renovado por completo el parque móvil ferroviario, que está que da asco verlo.

Cualquier persona con dos dedos de frente entiende que esto sería bastante mejor que los tropecientos kilómetros de AVE construidos y por construir. Daría un buen servicio a millones de ciudadanos españoles en lugar de sólo a unos cientos de miles. Y el coste sería muy parecido.

Primar tanto la velocidad en nuestra red ferroviaria es un absurdo. Un ferrocarril convencional, con infraestructuras en buen estado, trazados adecuados, y parando sólo en localidades que lo justifiquen, puede mantener sin ningún problema velocidades punta del orden de 200 km/h y medias superiores a 150 km/h. Eso son por ejemplo entre tres y cuatro horas desde cualquier ciudad de la costa hasta Madrid, o menos de tres horas Valencia-Barcelona, o dos horas Zaragoza-Barcelona, o una hora Sevilla-Málaga, o dos horas y media Bilbao-Gijón, etc…

Para poder alcanzar esas velocidades medias sólo habría que eliminar el ochenta por ciento de las paradas en el recorrido del tren principal, y proporcionar trenes de cercanías y autobuses para que el resto de la población acceda a las estaciones de parada del tren principal. Y no tendríamos el absurdo de parar un tren en cualquier apeadero sólo porque un pasajero tiene un billete a ese destino. El viaje de larga distancia en ferrocarril en los tiempos modernos tiene que ser por fuerza un viaje combinado.

¿Por qué nuestros políticos decidieron el absurdo de dotar a España de la red de AVE con más kilómetros del mundo mundial? Por lo de siempre, para desviar dinero a sus bolsillos a la vez que vendían el país a intereses extranjeros. El mismo comportamiento que han tenido los políticos españoles desde los tiempos de los validos de Fernando VII. Corrupción en estado puro, eso ha sido el AVE, ni más, ni menos.

Saludos

El peligro de las cláusulas suelo

8
0


anticipa

Hace ahora justo 8 años, en medio de una feroz campaña de populismo demagógico, escribía e intentaba explicar lo siguiente :

“¿Qué es lo que está ocurriendo en nuestro mercado inmobiliario a tenor de la caída de los datos hipotecarios que se va conociendo?  La  obra nueva se ha parado en seco, y los propietarios están amortizando deuda a marchas forzadas, dejando en evidencia la falacia de buena parte de los estudios sobre el tan cacareado y pernicioso endeudamiento de las familias españolas. De hecho, el verdadero problema hipotecario empieza aquí. Los ciudadanos más solventes, que sostienen sobre sus espaldas al sistema financiero, perciben que la deuda más liviana es ya un riesgo insoportable por la fuerte recesión venidera. No confían en el futuro y deshacen el camino andado. Los recursos que de otro modo dedicarían a invertir y consumir, se los devuelven a  unos bancos en los que se van quedando las deudas de peor calidad. Al incremento de la morosidad y al mayor coste de los pasivos, hay que añadir ahora la previsible caída de la rentabilidad de los mejores productos financieros”.

¿Qué significa esto? Algo tan claro como que una decisión judicial estúpida, populista o escasamente meditada,  puede convertir los clientes “buenos” de las entidades financieras en clientes “malos” y potencialmente “tóxicos”.  Contrariamente a lo que pueda parecer leyendo estúpidos  comentarios en los periódicos, es buena noticia para los bancos y pésima para los clientes hipotecados.  En efecto, ninguna entidad tiene “interés” en tener “malos clientes” en cartera, de modo que crece el incentivo para que se vayan voluntariamente a otras entidades.  Esto es algo que ya estaba ocurriendo en algunas cajas catalanas con algunos clientes “potencialmente” tóxicos.  Y publicamos hace muy pocos meses la exclusiva que lo confirma.

Sigue leyendo →

2016, balance de un año que terminaba en 13

3
0


Lo mejor que podrá decirse de 2016 es que ha sido el año que hizo buenos a Vladimir Putin y Donald Trump y en el que millones de europeos  acabaron por celebrar el BREXIT.   Y desde Inlucro.org nos hemos esforzado, con más de 500 artículos, en analizar las razones y claves del desaguisado que han llevado a la ciudadanía a poner pie en pared y en decir alto y claro que no le gusta la deriva totalitaria y liberticida que llaman eufemísticamente “globalización”.

El BREXIT es sólo el punto lógico donde nos ha llevado  Alemania con su modelo de Europa de Dos Velocidades. La Europa de los Ricos y la Europa de los Pobres. La Europa Protestante del Norte y la Europa Católica del Sur.  La Europa de los Acreedores y la Europa de los Consumidores.  Demasiados intereses y demasiado poco cariño. El Proyecto Europeo, antaño un faro para la Humanidad, ha muerto de codicia.

La principal lección que nos deja el Referéndum británico es que en la Europa Marxista y  Luterana del Bundesbank todos quieren ser la excepción Suiza. Fue casi divertido escuchar como la Canciller alemana amenazaba a Londres con aplicarle el terrible estatus noruego.

La reciente y previsible elección de Donald Trump en EEUU, frente a la cínica y corrupta Hillary Clinton, ha vuelto a demostrar que en una sociedad de ganadores predestinados y perdedores contumaces es un error permitir que los ciudadanos puedan acudir a la Urnas a votar su desagrado.  El régimen nacional socialista, en cualquiera de sus variantes y bajo cualquiera de sus avatares, es absolutamente incompatible con la Democracia Parlamentaria.  La Masa necesita Chivos Expiatorios a los que sacrificar, no Representantes a los que escuchar. La Verdad solo es un recurso retórico.

Son muchas las cosas que han ocurrido en el mundo y pocas las que han resultado ser positivas.  En España, sin embargo, se han sucedido los giros políticos y golpes teatrales más inesperados. En resumen: es un verdadero Milagro que no estemos igual que Grecia,  convertidos en un Protectorado alemán, con un líder marxistóide pastoreando al rebaño.  La inspiración divina y el temple que dan años de experiencia política ayudaron a Rajoy a buscar la distancia exacta a meta. Por suerte para España y sus descendientes, un fogoso Pablo Iglesias lanzó demasiado pronto el sprint y un taimado Felipe González no dudó en tirar a la cuneta al marrullero Sánchez.

Si en 2015 finalizaba con una Rusia que parecía aislada y derrotada diplomáticamente,  el año que acaba certifica que Rusia ha vuelto como Potencia Militar a la escena internacional, poniendo punto final a la guerra en Siria.  No es una circunstancia menor, como demuestra el autogolpe de estado que dio Erdogan en una Turquía cada vez más inestable y preocupante.

En los mercados, los monetaristas y falsificadores de moneda siempre parecen a punto de culminar su golpe de mano contra el Valor. 2016 ha sido otro ejercicio más lleno de volatilidad en la que el BCE y el Bundesbank han manipulado a su antojo las cotizaciones por el procedimiento de generar expectativas y brindar una generosa contrapartida a los especuladores e intermediarios oficiales.

A pocos economistas les quedan dudas sobre la gran estafa que son los tipos negativos.  2016 queda como el año en que la Justicia sentenció que se manipuló y condicionó el mercado interbancario durante la crisis subprime para favorecer la posición de los acreedores y de los países del Norte. Conspiraron para provocar la fuga de capitales desde el Sur, estigmatizados como PIGS, hacia los bancos de un Norte especulador y quebrado. La moraleja es evidente: difícilmente se va a construir nada positivo en el continente con esos mimbres.