Archivos de la categoría Análisis Económico

¿Se está privatizando el Sistema Nacional de Salud por la puerta trasera?

2
0


Tres sencillas cifras permiten entender, de un simple vistazo, la realidad de un Sistema Nacional de Salud que se pretende  privatizar por la puerta de atrás.  La primera de ellas se refiere al coste del Servicio de Atención Primaria. Hay 3.023 Centros de Salud en España, en los que 35.000 médicos y 30.000 enfermeras  atienden a una población autóctona y desplazada equivalente a 30 millones de personas.  Su coste bruto para el Estado equivale a 3.000 millones de euros.  100 euros  al año por habitante.  La segunda cifra nos muestra la realidad de un Sistema Hospitalario en el que trabajan 77.500 médicos y 135.000 enfermeras.  Se producen 4 millones de ingresos en planta cada año y 80 millones de consultas. De media, la estancia de un enfermo dura 7,8 días y cuesta 5.000 euros. Cada consulta tiene un coste de 200 euros.  La tercera nos revela lo que cuesta al estado  el traslado de un paciente en ambulancia con Soporte Vital Básico: de 650 a 812 euros, dependiendo de la Comunidad Autónoma.

Una ambulancia medicalizada cuesta más de 5.000 euros al día, 2 millones de euros al año.  Es el doble de lo que cuesta un Centro de Salud  que atiende un área de 10 municipios.  Una ambulancia con Soporte Vital Básico puede recorrer 1000 km al día.  Solo en Castilla y León, estas empresas  facturaron el año pasado más de 120.000 traslados y su negocio está en pleno crecimiento. En teoría, ambos servicios son compatibles y complementarios, pero en la práctica el negocio privado de las ambulancias está descapitalizando el concepto mismo de Atención Primaria.

Un paciente que es atendido en su municipio y no acude a las Urgencias de un Hospital es un paciente que le ahorra al Sistema Nacional de Salud una cantidad que oscila entre los 2.000 y 3.000 euros, en función de que reciba el alta o se quede ingresado en observación.  El 90% de las Urgencias en los Hospitales son innecesarias y se podrían evitar.

Sigue leyendo →

¿Qué reforma de las Pensiones propone el PSOE de Pancho Sánchez?

5
0


La actualidad es todo lo que ocurre mientras los periodistas se dedican a escribir noticias. La vida acostumbra a pasar desapercibida y pone sus huevos en silencio. Lo que llaman “vida política” es solo esa sensación de polvo y confusión que dejan las gallinas cuando se alborotan.  Pancho Sánchez es ese desubicado líder de los socialistas de Geografía Nacional, que linda al Norte con Bildu y al Este con los Països Catalans. Tras el fiasco electoral del 21-D, ha debido pensar que la mejor manera de recuperar la iniciativa, era darle una patada de rugby al melón de las Pensiones.  La Reforma del Sistema de Pensiones amenaza con convertirse en el caballo de batalla de la próxima campaña electoral.

Los ciudadanos de Geografía Nacional no tenemos suerte con nuestros políticos, pero viendo lo que hay alrededor, es casi un consuelo pensar que no sirven para nada. En toda Europa se oyen ya los estertores del Welfare State del Arzobispo de Canterbury – (¡Gracias wikipedia por la maravillosa anécdota etimológica!)  – al tiempo que el Reino Unido sueña con darse de baja definitivamente de la UE germanizada.

La propuesta que formula Pancho Sánchez, y consiste en castigar a los bancos para financiar las pensiones públicas, se acerca más a la movilización marxista del Wohlfahrtsstaat alemán que antecede al warfare state, que al solidario Welfare State del británico William Temple. No es ninguna casualidad. Avalar la creación de una “hucha” o asumir que existe un déficit implícito de las pensiones es un subterfugio que implica blanquear el sistema de capitalización privada y quebrar el principio de reparto solidario.  Es defender, como sistema de valores, que hay ciudadanos de primera con derecho a cobrar 30.000 euros al año sin haber cotizado, y ciudadanos de segunda, condenados a sobrevivir con pensiones de miseria por haber nacido en Extremadura en lugar de hacerlo en Madrid o Barcelona.

Toda la clase política de Geografía Nacional reconoce como problema que la suma de nóminas que paga el Instituto Nacional de la Seguridad Social a sus pensionistas supera con creces lo que ingresa por cotizaciones. Por primera vez, en los últimos años, ha tenido que recurrir a un préstamo del Tesoro. Lo que quedaba en el Fondo de Reserva – 5600 millones – no alcanzaba para pagar los 9.500 millones de la paga extra de diciembre. Dicho de un modo suave: la Seguridad Social paga más de lo que ingresa. Ese déficit, acumulado desde el 1 de enero de 2012, alcanza los 80.000 millones de euros.

Por una cruel paradoja del destino, son los marxistas más radicales los que exigen ahora el derecho de los “suyos” a consolidar los derechos y privilegios que han conseguido, aunque sea a costa de sangrar a impuestos a todo el que se mueve. Lo importante, en su renovado sistema de valores, es que gente amiga como Puigdemont o Rufián, que tanto han luchado por la Causa, se pueda jubilar cobrando 2.528 euros cada mes. Pero, enseguida aflora el dilema. No es posible seguir defendiendo que el sistema de pensiones debe regirse por un sistema de reparto, y al mismo tiempo defender el derecho de 500.000 políticos profesionales a cobrar cada 6 millones de las antiguas pesetas.

 

Cuando se analiza el dilema en todas sus partes, se entiende mucho mejor el papel que juega el “malvado” banco en la retórica marxista de Pancho Sánchez o Pablo Iglesias. El banco, que los financia a fondo perdido, es al mismo tiempo chivo expiatorio y principal candidato a garantizar una privatización ordenada del sistema de pensiones. Por ordenada, se entiende que mantenga un orden de prelación y depredación que asegure el cobro de las pensiones máximas. El gran negocio de los bancos es vender planes de pensión cautivos y cobrar comisiones de “gestión y mantenimiento” toda la vida. Su sueño húmedo sería que su suscripción fuera obligatoria, como ya ocurre en algunas empresas.

En 2007, había 7.586.574 pensionistas.  En 2012, había 8.182.112. Hace un año, había 8.602.601 pensionistas, aunque la Seguridad Social pagaba un total de 9.465.328. Un total de 139.647 millones de euros.  Dicen los sociólogos que la Nomenclatura dirigente en cualquier tipo de régimen político representa el 15%  de la población, por lo que es fácil deducir el porcentaje de jubilados que cobran más de 35.000 euros al año. Simplificando el trazo, podría decirse que 1,1 millón de jubilados cobran 2500 euros al mes, y 7,5 millones de personas,  950 euros.  A final de 2018, el gasto en pensiones habrá alcanzado los 150.000 millones de euros.

Para un sistema de pensiones basado en el principio de reparto, la solución es sencilla. Basta reducir las pensiones máximas que no hayan contribuido 35 años en la misma proporción en que vaya creciendo el número de pensionistas.  Para un sistema de capitalización privada, la solución consiste en eliminar pensionistas e imponer quitas a los derechos consolidados, por razones excepcionales. Siempre son excepcionales.

Cobrar un impuesto especial a los bancos para financiar las pensiones máximas del sistema es abrir la puerta a la privatización de las pensiones.  En Geografía Nacional, solo  quedan 3 bancos: La Caixa, el Santander y BBVA. Es inevitable que impongan sus condiciones. Serán 3 y serán sine qua non.  En primer lugar,  serán los clientes los que paguen el nuevo impuesto. ¿Quién sino lo iba a hacer? En segundo lugar,  los bancos se irán haciendo con el monopolio de las pensiones privadas. En tercer lugar, las pensiones públicas  acabarán siendo solo asistenciales, para todos aquellos ciudadanos sin trabajo que no puedan contribuir a un plan de pensión privado obligatorio.

El acuerdo entre los políticos de la Casta es total.  Pablo Iglesias y Pancho Sánchez insistirán en castigar a la “malvada” banca patria, con un impuesto justiciero, mientras que  el PP y Cs pondrán el acento en la rebaja de las cargas sociales y en un régimen transitorio que permita avanzar hacia un modelo de “capitalización” mixto, más justo y eficiente, que garantice a los más desfavorecidos  que percibirán unos  “mínimos”.

© Belge

¿Es Usted dueño de su tiempo?

4
0


Tempus fugit, carpem diem y memento mori.   El tiempo vuela, pero pocos se han parado  a pensar que el verdadero sentido de la locución latina nada tiene que ver con el manido nihilismo contemporáneo. La sociedad de consumo, que se ha vuelto adicta a las grasas transgénicas, confunde la velocidad con el movimiento. El sentido de la expresión, que era un verso de Virgilio,  sería algo así como: Si tienes prisa, ve despacio.

Los 83 y 87 años que viven, de media, los hombres y mujeres en España representan un botín de 727 y 762.000 horas que se pueden multiplicar, en el mejor de los casos, por 3.600 segundos. Para alcanzar la bonita suma de 3.000 millones, hay que acumular 95 años y 2 meses de experiencia en la Tierra,  pero ¿cuántos de esos momentos son capaces de parar el tiempo? Hay segundos que duran toda una vida, y vidas que transcurren en un segundo.

El tiempo no es igual en todas las religiones y culturas. El que nos ha tocado vivir es un saco que hay que llenar de experiencias, de aventuras, de historias, de hitos y de aplausos, pero en la Edad Media, por citar una época que ha legado numerosos vestigios a nuestra sociedad, los individuos gozaban de su tiempo con mayor libertad que la nuestra. El historiador Jacques Le Goff ha documentado que, al contrario de lo que sostenían los autores marxistas, era una época alegre y bastante luminosa. Las más de  200 fiestas que se celebraban cada año atestiguan como se empleaba el abundante tiempo de ocio que dejaban las tareas agrícolas y ganaderas.

Movilizados 

La revolución religiosa y militar que acompasa el desarrollo industrial de los países anglosajones se traduce en una intervención política del tiempo de la sociedad. Los hombres y mujeres que se han visto obligados a abandonar el campo son reducidos a la esclavitud y privados del derecho a gestionar su tiempo. Son “enrolados” y empujados a “producir”: su tiempo es oro.  Es una ecuación fácil de resolver: al igual que cualquier especie de ganado estabulado, el esclavo come y pone.  Todo lo que no es coste fijo, es producción. Desde aquí, solo podemos recomendar la recreación que hace Michel Tournier del Mito de Robinson Crusoe.

Tras su derrota militar en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial, el modelo político y económico imperante se tambalea y transforma

Sigue leyendo →

La Estafa del Euro explicada (con un cuadro) a una turista suiza

2
0


El balance económico de la entrada de España en la Unión Monetaria cabe en un  cuadro sencillo pero elocuente. Si se acompaña con un mapa de los 155.000 km de carreteras que ya vertebraban el territorio en 1985, mucho mejor. La pregunta pertinente es: ¿a qué ha dedicado la clase política en España los impuestos recaudados en los últimos 30 años? Dependiendo del tipo de análisis que se realice, es una cantidad equivalente a un mínimo de 12 veces el PIB actual. Nada menos que 13 billones de euros. La cantidad total que hemos recibido de Bruselas, a cambio de reconvertir nuestra industria, abrir nuestras fronteras y entregar nuestro mercado a los competidores, asciende a 85.000 millones de euros.  El Coste de los interés pagados para financiar el déficit comercial de una adhesión mal negociada supera los 60.000 millones de euros.

  1981 1986 1993 2002 2008 2017
Carreteras (km) 80.000
(150.000)
85.000
(155.000)
90.000
(155.000)
130.000
(155.000)
160.000 166.000
Inversión en carreteras 2.000 MM 2100 MM 3300 MM 4.500 MM 5.000 MM 5.000 MM
PIB 35.000 MM 57.000 MM 105.000 MM 750.000 MM 1.150.000 MM 1.150,000 MM
Impuestos 10.000 MM 15.000 MM 30.000 MM 230.000 MM 420.000 MM 450.000 MM
Ingresos CEE/UE 0 0 6.800 MM 15.000 MM 11.200 MM 9.000 MM
Pagos CEE/UE 0 0 4.450 MM 6.600 MM 10.200 MM 11.000 MM
Saldo Neto Acumulado 0 0 2.350 MM 8.400 MM 1.000 MM (2.000) MM
Déficit Comercial 0 0 10.000 MM 10.000 MM 100.000 MM 25.000 MM
Coste anual Déficit Comercial 0 0 800 MM 400 MM 3.000 MM 500 MM