Archivos de la categoría Recomendaciones de bolsa

¿Cuál va a ser el Día a Día de la bolsa española en 2019?

5
0


graf5dias (gráfico publicado en CincoDias)

Cuando el bicho agoniza, llegan los buitres.  En el Reino Animal, nada ilustra mejor el célebre verso de Baudelaire que el vuelo majestuoso de los buitres en el azul del cielo. Feos cuando se arrastran por el suelo entre la carroña, es un espectáculo de la naturaleza verlos despegar y aterrizar de uno en uno, como aviones que esperan su turno para coger pista.

La bolsa española está agonizando. Son muchas las empresas cotizadas, completamente descapitalizadas, que están dando sus últimos estertores. Si hubiera que señalar una fecha, por caprichosa que resulte, situaría el origen del desguace en septiembre de 2005, cuando Gas Natural se lanza a por Endesa. Desde aquel día, la CNMV finge ignorar la clase de antro en que se ha convertido el mercado español, a pesar de que cada noche salga un grupo de clientes gritando que les han robado a punta de pistola.

La operación de buitreo que está protagonizando Mijail Fridman, el dueño de LetterOne, guarda un cierto parecido con el ataque de los Fondos que llevó a la quiebra al Banco Popular. En esa ocasión tuvieron que ingeniárselas para dejar la cotización a 0 y alzarse con el suculento botín de guerra. Aunque el inversor ruso no cuente en este caso con la complicidad del BCE y del Banco de España, la CNMV ya nos está enseñando su mejor perfil.

El problema que aqueja a la cadena de supermercados Día, bajo la desastrosa gestión de Ricardo Currás, es que sus ventas han bajado y ha cedido cuota de mercado a sus competidores. La filial de Carrefour desanda los mismos pasos que PRYCA y Continente antes de ser excluida de la bolsa por servicios prestados.

DIA salió a bolsa con un valor de 2180 millones de euros, a 3,5 euros por título emitido. Al dinero que invirtieron los accionistas en 2011, hay que sumar los dineros que prestaron los bonistas y que vencen en 2019, 2021 y 2023: 900 millones de euros. En resumen: En los años posteriores a su salida a Bolsa, Carrefour ha extraído del mercado español más de 3.000 millones de euros. Ahora toca liquidar los activos y hacer desaparecer el cadáver.

El sector de la alimentación, con precios subvencionados para los urbanitas alelaos que mantienen a las élites en el poder, es hiper competitivo y trabaja con márgenes comerciales ridículos. Con la irrupción de plataformas digitales, la batalla de la imagen ha cobrado más importancia. El consumidor no compra lo que es y lo que hay, compra como es. Si se cree los mitos del Progreso, del Calentamiento Global, de la Ecología, de la Igualdad de Género, la tienda se convierte en una especie de sala de espectáculos en la que debe proyectarse esa peli.

LetterOne ha invertido en el ataque a DIA una cantidad real desconocida pero que debe superar los 500 millones de euros. Con más de 100 millones de títulos prestados a terceros para su posible venta al descubierto, el beneficio compartido se situaría en torno a los 300 millones de euros al finalizar el año 2018. Partiendo de esa premisa, el plan de rescate acordado en 2018 con la banca acreedora, y que comprometía el ruso a aportar al menos 200 millones de euros en la futura ampliación de capital, era una claro incentivo para que moviera ficha. Y lo acaba de hacer.
De entrada hay que señalar que la operación de Mijail Fridman aparenta tener dos patas: el dinero de la Ampliación de Capital, que se ahorra, y el beneficio potencial a vencimiento de los bonos que vencen en 2019 puede superar, de aquí al mes de julio, los 100 millones de euros. Gana tiempo y torpedea el Plan de Rescate financiero acordado con la banca acreedora. Y todo ello, sin presuponer que la OPA que ha lanzado tenga éxito, en los términos propuestos, y pueda excluir a DIA de bolsa a precio de saldo, y liquidar la empresa al mejor postor.

LetterOne se ha colocado en una posición muy ventajosa para aprovechar todo el bicho hasta saciarse. De entrada, los franquiciados, los proveedores, los acreedores y los bancos que han financiado el supuesto plan de expansión de la Cadena DIA tienen todas las de perder. No están en posición de conseguir o recuperar nada: en quedado atados de pies y manos.

La franquicia DIA es, desde la salida a Bolsa, una de las más conflictivas. La Asociación de Afectados por las Franquicias de Supermercados DIA (ASAFRAS) denunció en 2015 como se estaba llevando en secreto una reestructuración de su sistema de franquicias, con un nuevo modelo de negocio nocivo y ruinoso para los franquiciados. Acusaban a DIA de engañarles con los pedidos y de manipular los stocks con el propósito de aumentar sus márgenes a costa de las franquicias.

A semejanza de DIA, un buen número de las empresas que cotizan en el IBEX 35 y en el Mercado Continuo, han agotado su ciclo y carecen de proyección. Operaciones financieras tan lamentables como la de Popular, Abengoa, Telepizza y, ahora, DIA no hacen sino confirmar que las empresas cotizadas se han quedado sin sangre y agonizan. El mercado español, corrompido y politizado, es hoy un desguace. Los Fondos y Planes de Pensión se esfuerzan en mantener una apariencia de normalidad para confundir a sus partícipes cautivos, pero lo cierto es que no para de crecer el porcentaje de dinero que se coloca en otras bolsas extranjeras.

Si la bolsa es el reflejo del estado de ánimo de una economía, la bolsa española es, sin duda, el mejor reflejo del lamentable momento económico que atraviesa España.  Arruinada por la codiciosa Alemania y saqueada por una corrupta burguesía catalanista que ha perdido el Norte. No se libre ya ningún sector.

(c) Belge

P.D. DIA anuncia que está en quiebra (8-2-19). https://elpais.com/economia/2019/02/08/actualidad/1549611196_438322.html

La paradoja del atraco bancario con rehenes

8
0


De la misma época que el Teorema Tricheto, era la paradoja del atraco bancario con rehenes. A mediados del año 2005, el clima que se respiraba en los mercados se asemejaba bastante a la situación financiera que se vive en la actualidad. Solo existe una diferencia notable: los atracadores se han quedado con los bancos, han despedido a los empleados y han puesto a trabajar gratis a los rehenes.

La paradoja de atraco con rehenes era una predicción.  Era una manera visual de describir cómo España había quedado atrapada en el Euro y cuáles serían las consecuencias. Imaginaba una escena en la que un grupo de atracadores se hacía fuerte en banco tomando rehenes y la estrategia ideada para plantear sus exigencias. La lógica del proceso de negociación llevaba a las autoridades políticas al mando a conceder todos sus deseos a los atracadores,  con la excusa de salvar a los clientes.

Sigue leyendo →

¿Qué está pasando en la Bolsa española?

6
0


La Nada se ha adueñado de los mercados financieros en España. Los inversores más viejos del lugar no recuerdan una niebla tan densa y persistente. Lo envuelve todo. No mueven sus carteras ni los ludópatas. Nada. Las dos jóvenes empleadas, que tanto esfuerzo hicieron hace un año para convencerme de que suscribiera alguno de los Fondos de Inversión ruinosos que comercializaba su empresa, ya no están ahí para escuchar mi irónica valoración. ¿Cuántos clientes habrán picado el anzuelo?  La respuesta a la pregunta que me ronda la cabeza figura en las estadísticas de INVERCO, la patronal del sector.

Desde los máximos bursátiles de la primavera de 2015, justo antes de presagiarse el negro futuro político de España, el número de partícipes de Fondos de Inversión ha crecido en 5 millones, al tiempo que el patrimonio global gestionado se ha incrementado en 70.000 millones de euros.  Esto es posible porque el peso de la Renta Variable Nacional en el total se ha reducido a una mínima fracción. Concretamente, un 3 y 4% respectivamente. La parte del león, 40.000 millones de euros,  corresponde a los Fondos de Inversión que invierten en los mercados Internacionales. Han logrado captar a uno de cada dos nuevos partícipes, con una inversión media de 15.000 euros.

Son cifras llamativas. La Industria de los Fondos de Inversión, tan pasivera como siempre, ha logrado superar su techo histórico y duplicar sus registros. Lo ha hecho con una nueva estrategia y un nuevo perfil de cliente que aporta menos dinero. La participación media captada en 2018 se ha reducido notablemente. Está situada por debajo de los 10.000 euros y contribuye a “tapar” los reembolsos con pérdidas de este verano.

Traducida esta pequeña reflexión al lenguaje coloquial de los inversores, lo que significa la radiografía estadística de INVERCO es que la bolsa está completamente descapitalizada y el mercado financiero español no genera ninguna clase de rentabilidad. Han sido esterilizados. Gracias a la estrategia del Bundesbank y del BCE, casi todo el ahorro captado por los bancos desde el año 2013 ha sido invertido fuera de España. Cosas de la anglobalización asimétrica.

Si se mantiene el propósito gubernamental de castigar las SICAV, veremos como consecuencia directa que se liquidan muchas posiciones con pérdidas latentes acumuladas. No se será ningún drama, pero será suficiente para que la Bolsa española pierda posiciones. Lo que si va a ocurrir, cuando el BCE ponga fin a su programa de compras selectivas, es la inevitable corrección bursátil de los principales mercados internacionales.  Será suficiente para precipitar un mayor volumen de reembolsos en la Industria de los Fondos y tensionar al sistema financiero.

El sabotaje económico y financiero de España que dura 15 años, y que detallo en el libro, es absurdo, incluso desde la obtusa y tuerta perspectiva del catalanismo. Están haciendo ruido, están dañando la imagen y la solvencia de España, pero no están consiguiendo ninguno de sus objetivos reales.  El sistema financiero catalán, rescatado de tapadillo con ingentes cantidades de recursos públicos y privados, está vulnerable a merced de los consumidores españoles.

 

Digo que es absurdo porque el programa económico del gobierno del Psoe y Podemos, dirigido por una rubia teñida de formación incierta que pretende hacer buena a Elena Salgado, prioriza el castigo a los contribuyentes  que soportaron el peso real de la crisis entre los años 2008 y 2015, premiando a quienes no la padecieron. Como por desgracia, para todos, la estupidez no tiene cura, no merece la pena el esfuerzo por razonar lo irracional, ni buscar la lógica de sus disparates presupuestarios.

Muchas personas no creen en la Teoría de la Conspiración, y nosotros tampoco. Pero ¿Cómo se puede calificar la medida que estos orates catalanistas han anunciado a bombo y platillo para destruir el mercado de automóvil en España?  No reconocen la vieja pauta, el patrón de los últimos 30 años en España que va desde la reconversión industrial hasta el sabotaje del sector constructor, pasando por la desaparición del centenario sistema de cajas de ahorro. Lo están destruyendo todo, a consciencia, sin que nada justifique esos cambios.

Los analistas, políticos y periodistas no le están dando la importancia que se merece al escandaloso sabotaje  de la  Industria automovilística en España. Lo del coche eléctrico sería el Premio Nobel de las gilipolleces, si se existiera tan necesaria categoría. Contamina mucho más, es mucho más caro, encarece el precio del KW producido, y reduce por completo la movilidad. La Red no soportaría ni un triste millón de coches en circulación en todo el país.

Los urbanitas alelaos que votan a estos partidos nihilistas que tienen secuestrada la Agenda Política viven en un espacio público que representa menos del 1% del territorio nacional. En teoría, ni siquiera necesitan coche para desplazarse. Hoy los kapos castigan el motor diesel y mañana, con burdos pretextos, cualquier motor de combustión o medio de transporte que permita huir lejos de su área de control e influencia. Beber vino en una cena es un acto reprobable y sancionable, invertir en una segunda residencia fuera de la Urbe te convierte en un insolidario especulador que debe ser perseguido, y ahora, conducir un diesel, un acto irresponsable y criminal que debe ser castigado como se merece.

Y mientras todo eso ocurre, desde hace años, la prioridad del nuevo gobierno es escenificar ante todo el mundo la Insurrección de Cataluña. Para ello, necesita prorrogar los Presupuestos insolidarios de Mariano Rajoy con el apoyo de las huestes de Batasuna. Serán legión los periodistas, tertulianos y políticos del Coro mediático que jueguen a sorprenderse, pero es condición sine qua non. Sin ese esfuerzo y sacrificio de los contribuyentes, que se plasmó en los PGE, no tendrían el margen de 2 años que necesitan para proyectar  la imagen de caos en España.

Pueden llamarlo conspiración, o pretender blanquear la estrategia de la izquierda batasunizada y marxista, pero lo que no podrán evitar es que la prolongada acción de gobierno de los próximos meses deteriore el clima económico y empresarial mucho antes de lo que nadie espera. Podemos apostar lo que sea con quien quiera, que nos van empezar a aleccionar sobre los vientos de cola. En los próximos días y semanas lo vamos a saber todo sobre técnicas de navegación.  El empleo, que se venía recuperando en España gracias a la meteorología,  ahora va a empeorar por culpa de los insolidarios y corruptos votantes del Partido Popular, y toda suerte de codiciosos especuladores.

© Belge

¿Qué IBEX 35 nos espera en 2018?

4
0


La Pauta 12 +1 toca a su fin.  La capacidad de la Industria Fiduciaria para manipular los mercados es considerable pero no infinita. La relación de las personas de a pie con el dinero ha empezado a cambiar, como demuestra que se escucha cada vez más nítido el Canto de Sirena de las Criptomonedas.  Los testaferros de la Industria, con despacho en los principales bancos centrales, son conscientes de ello y han activado discretamente algunas alarmas. La política de tipos de intereses punitivos y de privatización de la inflación no tiene ya mayor recorrido. Se avecina un periodo de fuerte volatilidad.

Los analistas pueden glosar ad infinitum sobre las consecuencias de la trampa de liquidez en que se encuentran enfangadas las grandes economías occidentales.  Es un ejercicio de melancolía que no añade ningún concepto nuevo al debate. El saqueo al que ha sido sometido la clase media, a resultas de la Crisis Subprime, ha desteñido sobre una serie de equilibrios institucionales y derechos políticos que creíamos consolidados.  Los derechos financieros de los inversores en 2018, a imagen de los derechos económicos y laborales de los ciudadanos, son una caricatura grotesca de lo que llegaron a ser. No parece que tenga vuelta atrás: el único derecho que le queda al pequeño accionista y ahorrador es el de no dejarse engañar por los comisionistas de la Industria.

El Ibex 35 está dibujando una figura, a largo plazo, que acompasa el deterioro de la vida política en España. A pesar del denodado esfuerzo del gobierno de Rajoy por apuntalar y asentar la “normalidad”, los poderosos lobbies que buscan desestabilizar el país desde el año 2002 no cesan en su empeño y multiplican los frentes. No vemos en el horizonte ningún elemento nuevo que invite al optimismo inversor.  Desde que Alemania y EEUU intervinieron España en mayo de 2010, han pasado 8 años en los que el IBEX 35 ha oscilado habitualmente en un rango mediocre, por debajo de los 10.000 puntos.  En ese mismo periodo, el DAX y el SP han triplicado la capitalización de sus empresas y pagado generosos dividendos. Cuando unos y otros Índices empiecen a descontar la inevitable subida de tipos de interés, y ajusten sus valoraciones, el IBEX bajará a la zona de los 6.300 puntos, lastrado por empresas como Telefónica, Iberdrola  y Repsol.

El método adecuado para conocer si los títulos del IBEX 35 están caros o baratos es analizar la evolución de sus balances durante un periodo mínimo de dos ciclos completos de 7 años. Coincide, básicamente, con el periodo de facturación en euros. La mayoría no supera la prueba y no justifica que se paguen grandes multiplicadores.

Valor Valor fundamental Media 15 años Entradas Salidas Perspectiva general
Abertis 8 euros 9 euros 9 euros 14 euros No tocar
Acciona 58 euros 40 euros 40 euros 80 euros Caro
Acerinox 3,6 euros 6 euros 6 euros 12 euros Caro
ACS 22 euros 14 euros 14 euros 28 euros No tocar
Aena 72 euros 50 euros 50 euros 100 euros No tocar
Amadeus 27 euros 12 euros 12 euros 25 euros No tocar
Arcelor Mittal 16 euros 8 euros 8 euros 18 euros Caro
Sabadell 0,9 euros 1 euro 1 euro 1,5 euros Caro
Bankia 2,7 euros 3 euros 3 euros 4,3 euros Caro
Bankinter 5,5 euros 3 euros 3 euros 6 euros Caro
BBVA 5,4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
CaixaBank 1,1 euros 2 euros 2 euros 4 euros No tocar
CellneX 2 euros 5 euros 5 euros 8 euros No tocar
Día 3,3 euros 2 euros 2 euros 4 euros Caro
Enagas 16 euros 6 euros 6 euros 12 euros No tocar
Endesa 12 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Ferrovial 5 euros 8 euros 8 euros 14 euros Caro
Gamesa 4,2 euros 6 euros 6 euros 10 euros Caro
Gas Natural 13 euros 6 euros 6 euros 12 euros No tocar
Grifols 11 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Iberdrola 4,1 euros 3 euros 3 euros 6 euros Caro
IBEX 6.300 6.300 10.600 Caro
Inditex 12 euros 12 euros 12 euros 24 euros Caro
Indra 4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Iberia 7,2 euros 2 euros 2 euros 4 euros Caro
Mapfre 2,5 euros 2 euros 2 euros 3 euros Caro
Mediaset 4,2 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Meliá 4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Merlin 2,5 euros 3 euros 3 euros 6 euros No tocar
REE 11 euros 6 euros 6 euros 12 euros Caro
REPSOL 11 euros 8 euros 8 euros 16 euros Caro
Santander 3,7 euros 3 euros 3 euros 5 euros Caro
Técnicas Reunidas 22 euros 15 euros 15 euros 23 euros Caro
Telefónica 4,3 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Viscofan 31 euros 20 euros 20 euros 45 euros Caro