Coeficientes de actualización y de abatimiento. Compensaciones fiscales.

7
0

Abordamos tres de las novedades para 2015, realmente pueden resumirse en tres párrafos, pero he preferido hacer un ejercicio de “memoria histórica” para que se comprendan en su totalidad. Los orígenes de los conceptos citados están en las ganancias y pérdidas patrimoniales, aunque iremos desdoblando en varios conceptos. Y, ahora que están tan de moda, vamos a iniciar un viaje en el tiempo.

Comenzamos nuestro viaje en el año 1992, con la entrada en vigor la Ley 18/1991 (del IRPF, ya derogada). La ganancia o pérdida patrimonial por la venta de bienes o derechos se calcula por diferencia entre el precio de venta menos el de compra (artículo 45.Uno). Pero cuando los incrementos o disminuciones de patrimonio proceden de la transmisión de bienes adquiridos con más de dos años de antelación se aplican unos coeficientes reductores, conocidos popularmente como coeficientes de abatimiento (artículo 45.Dos), con las siguientes particularidades:

• Con carácter general esos incrementos o disminuciones se reducen en un 7,14% por cada año de permanencia que exceda de dos (redondeado siempre por exceso). Quedan no sujetos (diferenciar de exentos) cuando el período de permanencia de los bienes sea superior a 15 años.
• Tratándose de acciones admitidas a negociación en alguno de los mercados secundarios oficiales, el porcentaje es del 11,11%. Quedan no sujetos los incrementos o disminuciones cuando el período de permanencia de las acciones sea superior a 10 años.
• En el caso de bienes inmuebles, derechos sobre los mismos o valores de entidades comprendidas en el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores (patrimoniales) el porcentaje de reducción es del 5,26%. Los incrementos o disminuciones quedan no sujetos cuando el período de permanencia de los bienes supere los 20 años.

Los seguros, por norma general, generan incrementos o disminuciones de patrimonio, el coeficiente reductor que les afecta es el general, el 7,14%.

Vamos adelantando en nuestro viaje y llegamos al año 1996, entra en vigor el Real Decreto Ley 7/1996, que modifica algunos de los aspectos de la Ley 18/1991. La ganancia o pérdida patrimonial se calcula por diferencia entre el precio de venta menos el de compra actualizado por coeficiente, los denominados coeficientes de actualización (artículo 7). Desaparecen los coeficientes de abatimiento, pero se crea un régimen transitorio que, para ser prácticos, sirve para bienes adquiridos antes del 31.12.1994 y que, básicamente consiste en (artículo 13):

• Las pérdidas realizadas no serán objeto de reducción.
• Los coeficientes reductores por año de permanencia hasta el 31.12.1994, redondeado por exceso, pasan a ser 14,28% con carácter general, 25% para acciones admitidas a negociación en mercados secundarios oficiales y 11,11% en el supuesto de inmuebles, quedando no sujetas las ganancias cuando el período de permanencia hasta el 31.12.1996 sea de 8, 5 y 10 años respectivamente.

Para los seguros no hay modificaciones. El coeficiente de abatimiento se aplica a los rendimientos positivos que tienen su origen en primas pagadas antes del 31.12.1994.

Y saltamos al año 1999, entra en vigor la Ley 40/1998 (del IRPF, ya derogada). La ganancia o pérdida patrimonial se calcula por diferencia entre el precio de venta menos el de compra (artículo 33.1). Sólo en el caso de bienes inmuebles se actualiza por coeficiente el valor de adquisición (artículo 33.2). Se mantiene sin variaciones el régimen transitorio de los coeficientes de abatimiento (disposición transitoria novena).

Los seguros dejan de generar ganancias o pérdidas patrimoniales. A partir de ahora generarán rendimientos de capital mobiliario, por diferencia entre el importe de la prestación menos las primas pagadas (artículo 23), creándose unos coeficientes reductores del rendimiento para las percepciones en forma de capital, que son del 30% para percepciones que correspondan a primas satisfechas con más de dos años de antelación, del 60% para primas satisfechas con más de cinco años de antelación y del 70% para primas satisfechas con más de ocho años de antelación, pudiéndose aplicar esta última en caso de seguros de primas periódicas cuando la antigüedad de la primera prima sea superior a doce años (artículo 24.2.b). Por no extenderme en demasía con años en los que hay pocas variaciones, estos porcentajes reductores han sido modificados en varias ocasiones, hasta llegar al año 2003 que quedaron en un 40% para percepciones que correspondan a primas satisfechas con más de dos años de antelación y el 75% para primas satisfechas con más de cinco años de antelación, pudiéndose aplicar este último porcentaje en el supuesto de seguros de primas periódicas cuando la antigüedad de la primera prima supere los ocho años. Además se mantiene el régimen transitorio de los coeficientes de abatimiento a los rendimientos procedentes de primas pagadas antes del 31.12.1994.

Hacemos una parada en el año 2007. Entra en vigor la Ley 35/2006 (del IRPF, la que está en vigor). Sirva aquí como anécdota, antes de entrar en harina, que es la primera vez de la historia en la que hay que considerar la fecha en que se dio a conocer el Proyecto: 20.01.2006.

Las ganancias y pérdidas patrimoniales siguen calculándose por diferencia entre precio de venta menos precio de compra (artículo 34). Sólo en el caso de inmuebles el valor de adquisición se actualiza por coeficiente (artículo 35.2). Se mantiene el régimen de los coeficientes de abatimiento, pero sólo se aplica sobre la parte de la ganancia obtenida desde la compra hasta el 19.01.2006 (disposición transitoria novena).

Los seguros siguen generando rendimientos de capital mobiliario por diferencia entre el importe de la prestación menos las primas pagadas (artículo 25.3). Desaparecen los coeficientes reductores del 40% y del 75%, pero se crean las compensaciones fiscales. Hay que considerar que con esta nueva Ley los rendimientos de capital mobiliario dejan de tributar al tipo marginal, pasando a una base de nueva creación, la del ahorro. La compensación fiscal es un mecanismo que permite deducir al contribuyente el perjuicio que le pueda causar esta nueva tributación (disposición transitoria decimotercera). Se mantienen los coeficientes de abatimiento para los rendimientos generados por primas pagadas antes del 31.12.1994, pero sólo se aplican al rendimiento positivo generado desde el pago de la prima hasta el 19.01.2016 (disposición transitoria cuarta).

Finalmente llegamos al año 2015. Entra en vigor la penúltima “reforma” fiscal, la Ley 26/2014, que modifica diversos aspectos de la Ley 35/2006. Las novedades son:

• Se suprimen los coeficientes de actualización del valor de adquisición de bienes inmuebles para el cálculo de la ganancia patrimonial.
• Se modifica el régimen de los coeficientes de abatimiento, manteniéndose en lo básico, pero funcionando como dos especies de “hucha”. Una que tiene en cuenta, para cada contribuyente, el valor de transmisión de los bienes afectados por este régimen desde el 01.01.2015 y permitiéndose la aplicación de los coeficientes reductores en tanto en cuanto la suma de los valores de transmisión no supere los 400.000 euros (disposición transitoria novena). Otra segunda “hucha” corresponde a los contratos de seguros anteriores al 01.01.1999 y generadores de incrementos de patrimonio. En esta segunda hucha se tiene en cuenta la percepción total de los seguros afectados desde el 01.01.2015, permitiéndose la aplicación de los coeficientes de abatimiento hasta que esa suma no supere los 400.000 euros (disposición transitoria cuarta).
• Se suprimen las compensaciones fiscales por la obtención de determinados rendimientos del capital mobiliario.

Alrodrigo
(Visited 15.869 times, 16 visits today)

16 pensamientos sobre “Coeficientes de actualización y de abatimiento. Compensaciones fiscales.”

  1. 2
    0

    Excelente resumen, y nuevamente didáctico por el seguimiento histórico.

    Me ha gustado mucho la referencia que haces a la “penúltima reforma fiscal”. Muy atinado!. Me da que para 2017 tenemos la siguiente “penúltima reforma fiscal”…

    El caballo de batalla del abatimiento lo tenemos sobretodo en los elementos que intervienen fincas rústicas.
    La de “jugadas” que se hacen aquí por la imposibilidad de poder aplicarse abatimiento!.

  2. 2
    0

    Lo mismo que Dogma.

    Y añado, yo del fisco siempre he tratado tener claro el concepto general, los detalles solo cuando me ha afectado la cuestión concreta, pq de que sirve aprender una cosa, que cuando te vaya ha hacer falta te la han cambiado.

    Muy bueno tu articulo, siempre va bien recordar conceptos.

  3. 1
    0

    Sólo se mantiene el régimen transitorio comentado en el artículo. Si el inmueble ha sido adquirido desde el 31.12.1994 está sujeta toda la ganancia (precio de venta menos precio de adquisición sin actualizar). Si el inmueble ha sido adquirido antes del 31.12.1994 es cuando podrían aplicarse los coeficientes de abatimiento a la parte de la ganancia linealmente obtenida hasta el 20.01.2006 y con bastantes limitaciones tal y como comento en el artículo.
    Saludos.

  4. 1
    0

    Hola, el año pasado en enero vendimos nuestra casa (enero del 2016).
    Esta fue comprada en mayo del 2001. No ha sido mucha la ganancia, pero entiendo que ahora en mi declaración de la renta, a la hora de establecer el precio de adquisición, no puedo aplicarle ningún factor reductor para minorizar la plusvalía obtenida??
    Gracias por adelantado.

    1. 2
      0

      No puedes aplicar ningún coeficiente reductor a la ganancia, ni ningún coeficiente de actualización al valor de adquisición. Lo único, al ser la vivienda habitual, esa ganancia te queda exenta si eres mayor de 65 años. Otra posibilidad que tienes es acogerte a la exención de la ganancia si reinviertes el neto de la venta (importe de venta menos hipoteca de adquisición pendiente de amortizar) en la adquisición de una nueva vivienda habitual en el plazo de dos años desde la venta, contado de fecha a fecha.

      Saludos.

  5. 0
    0

    Dos son los posibles supuestos, dependiendo de si la finca rústica está afecta o no a una actividad económica (en este caso es de suponer que explotación agrícola o ganadera) para el vendedor de dicha finca.

    Si está afecta no es de aplicación el régimen transitorio de los coeficientes de abatimiento, ya que cuando existía este régimen el mismo no era aplicable a los elementos afectos.

    En caso contrario, se calcula el total de la ganancia y se aplica el régimen transitorio de los coeficientes a la ganancia proporcional al número de días desde la compra hasta el 19.01.2016. En su día, como esto es difícil de explicar con palabras, puse un artículo con un ejercicio práctico: http://inlucro.org/coeficientes-de-abatimiento-ejercicio-practico/

    Saludos.

  6. 1
    0

    Hola. Muy buena página.
    Estaba viendo esto de los coeficientes correctores, aunque considero que es insuficiente y que que es un atraco el que no se actualicen los precios al valor real futuro. El ahorro en España está muy penalizado.
    Bueno, ¿seguro que no han reformado la Ley y se pueden seguir utilizando esos coeficientes correctores? Es que no veo dónde hay que poner la reducción por ese importe calculado. ¿dónde se introduce? Porque en la WebIRPF no aparece ninguna casilla en la que haga referencia al tema. O yo no la veo por ninguna parte.

  7. 1
    0

    Las últimas modificaciones legales han ido encaminadas a eliminar casi todo beneficio fiscal. Estoy por apostar que la próxima penúltima “reforma” irá por los derroteros de suprimir totalmente este régimen transitorio, ya se intentó en 2014 pero a última hora se mantuvo con modificaciones.

    En el renta web, en los desplegables de las casillas para introducir los datos de las ventas aparecen las correspondientes casillas para poder optar al régimen transitorio de los coeficientes de abatimiento, casillas 275 para fondos de inversión, 290 para acciones cotizadas y 308 para otros elementos patrimoniales. Las reducciones que se aplican aparecen en las casillas 277, 297 y 313, estas tres casillas de cálculo automático del programa con los datos introducidos.

    Saludos.

  8. 2
    0

    Pues sí, alrodrigo. Te doy toda la razón. Fallo mío. No obstante, he de decir en mi descargo que no es que sea exactamente automático, que debería. Sobre todo porque deja al contribuyente en la tesitura de que algo puede que no esté haciendo bien. Y, por si sirve para alguno de aquellos que lea esta página decirle que para que el programa lo calcule no debe olvidar marcar la casilla
    “Si obtiene una ganancia patrimonial derivada de elementos patrimoniales adquiridos antes de 31 de diciembre de 1994, para aplicar los coeficientes reductores de la D.T. 9ª Ley de IRPF marque la casilla”
    Si no la marcas, la web de hacienda no te lo considera y puestos a regalar el dinero a hacienda, mejor saberlo.

    Otra cosa que me llama la atención es que el programa web deja al contribuyente sin saber cómo tiene que valorar los distintos bienes que forman su finca, la mayoría de veces no tiene porqué distinguir entre lo que es en sí la vivienda del garaje y el trastero, incluso de otros elementos que vienen con la finca (los que aparecen en la escritura y que tienen su propio número de referencia catastral).

    Dado que no se dice nada al respecto, la solución que yo daría es consignar el valor sobre la referencia catastral de la finca de aquel bien cuyo valor sea el mayor de todos, en este caso la vivienda, dado la dificultad de atribuir el valor a los otros bienes anexos al primero (garaje, trastero, etc), que forman parte un todo cuando se vende. Además de introducir las otras referencias catastrales sin más, no dándole valor alguno, pues, aunque he leído que lo oportuno sería proratear, uno no tiene porqué concederle más valor a un inmueble anexo, como el garaje, trastero, participación en local comunitario, etc., u a otro.

    No se si hay alguna opinión distinta en este asunto, ni cuales serían las ventajas del prorateo. Yo no veo ninguna. Un saludo.

    1. 1
      0

      En Hacienda pueden ser muy cuadriculados. Conocen que una referencia catastral ha sido transmitida, lo práctico es incluir esa transmisión por referencias catastrales, y por no dar lugar a “suspicacias” poner valor de venta y de compra, por ejemplo, en proporción a los valores catastrales si no se han desglosado esos valores en escritura. La única ventaja que veo es evitar posibles escritos de hacienda aunque el resultado sea igual. Saludos.

  9. 1
    0

    Aclaración sobre acciones admitidas a negociación.

    Como digo en el artículo, desde 2007 la aplicación de este régimen transitorio de los coeficientes de abatimiento es sobre la ganancia obtenida desde la compra hasta el 19.01.2006.

    En el caso de acciones admitidas a negociación lo que hay que calcular es la ganancia desde la compra hasta el valor de la acción a efectos del impuesto de patrimonio de 2005 (IP2005). Si el valor de venta está por debajo de ese valor IP2005 los coeficientes de abatimiento se aplican sobre toda la ganancia, si el valor de venta está por encima de ese valor IP2005 los coeficientes de abatimiento se aplican sobre la diferencia entre el valor IP2005 menos el valor de adquisición.

    Para localizar ese valor IP2005 facilito enlace a la Orden publicada en el BOE: http://www.boe.es/boe/dias/2006/02/27/pdfs/A07905-07980.pdf

    Saludos.

Deja un comentario