zp

Cuando el que avisa es traidor: El peligro de invertir en Fondos de Inversión

5
0

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha tirado la piedra y ha escondido la mano. Anuncia con gran aparato de prensa que suspende la suscripción y reembolso de participaciones de los fondos de inversión Annapurna FI y Esfera Renta Variable Internacional FI por “la elevada exposición de su patrimonio en términos relativos a determinados valores en relación con su liquidez”. También han solicitado esa especie de “suspensión de liquidez” otras siete SICAV que invierten en los mismos valores. Estas SICAV son Alfagón 1; Busbac 1994; Geiser Inversiones 2000; Gestio Plus 2000; Global Stock Picking; Sagitari 2000 y Sigma Activa.

Y aquí empieza lo más interesante y relevante. La gestora Esfera está analizando “las posibles soluciones” que le permite la legislación vigente, tras detectar la CNMV  que el 30% del patrimonio de los fondos Annapurna y Esfera Renta Variable Internacional estaban colocados en activos poco líquidos. Se entiende que la CNMV contemple “posibles soluciones” por las “soluciones ordinarias”, llevadas a cabo con gran sigilo, han resultado “insuficientes dada la evolución de los reembolsos”.

Annapurna, dice el comunicado de Prensa, es un fondo de alto riesgo, con 1.982 partícipes y un patrimonio captado superior a 49 millones de euros. Por su parte, Esfera Renta Variable Internacional FI cuenta con un patrimonio de 8,4 millones y 1.089 partícipes.

La “posible solución”, filtrada a la prensa, consistiría en la creación de compartimentos estancos de propósito especial (lo que se conoce vulgarmente como corralito) y/o reembolsos “parcialmente” en especie. Al incauto inversor, que buscaba rentabilidad debajo de las piedras, la gestora le daría acciones en lugar de dinero.

El avispado usuario de INLUCRO.ORG ya ha entendido, a estas alturas, que la “posible solución” que propone la CNMV es un mecanismo similar al que propuso el MUR (Mecanismo Único de Resolución) para sortear la garantía bancaria de los 100.000 euros por depositantes en la posible liquidación del Banco Popular. Al carecer el Estado de recursos suficientes para devolver su dinero a los clientes del Banco, se tendrían que contentar con bonos a 10 años emitidos a tipo de interés negativo. Cero liquidez y cero garantía para inversores y clientes particulares, al tiempo que el BCE imprime cantidades astronómicas de dinero para sostener la política monetaria de Alemania.
(Visited 274 times, 1 visits today)

Deja un comentario