El triunfo de la socialdemocracia y la crisis de sus partidos

4
0

 

La socialdemocracia ha triunfado. No hay continente con mejores coberturas sociales, menos violencia, ni más riqueza que Europa. Todo un modelo de éxito aunque hoy necesite afianzarse con reformas que favorezcan la competitividad, desmonten fronteras internas o estabilicen las cuentas. Detalles de ajuste que no muestran decadencia sino corrección de excesos y apertura a la globalidad.

Quienes tienen problema son los partidos socialdemócratas, que, en esta fase de consolidación y contención, no están sabiendo hacer valer lo conseguido. Y, en un impulsivo intento de mantener un liderazgo ético, caen con facilidad en discursos que se alejan de la realidad, resbalando hacia la mera emoción.

El peligro de los partidos socialdemócratas está en los discursos, aparentemente inocuos, que incorporan emociologías como enganche, ya que no hay épica sin héroe ni héroe sin villano.

En la práctica, la socialdemocracia lleva tiempo apoyándose en las infinitas microemociologías (¿acaso no es manipulador acusar frívolamente de micromachismos?) que componen la presión de lo denominado como políticamente correcto.

¿El problema? A corto plazo no parece problemático, pero con el tiempo las emociologías generan vulnerabilidad. Se ha visto en EE.UU., donde los excesos de lo políticamente correcto han dado pie al triunfo de Trump con un discurso populista de derechas.

O en Francia, donde no sólo ha crecido el populismo de derechas (Le Pen) sino que el mismo Partido Socialista se ha visto fracturado entre los partidarios de acercar el discurso a los actos de gobierno (Macron) y los de potenciar el discurso emocional (Mélenchon). Un tipo de secuencia de autodestrucción de los partidos que también se puede ver en España


¿Conclusión?  Las emociologías no son inocuas aunque algunas veces lo parezcan, son inicuas. Y la socialdemocracia también tendrá que aprender a moderar su tendencia a utilizarlas, no sólo desde la derecha o los nacionalismos.

Un sistema necesita ser abierto para funcionar adecuándose a los cambios, y el exceso de manipulación lo obstaculiza.

Emociologías

 
(Visited 90 times, 1 visits today)

2 pensamientos sobre “El triunfo de la socialdemocracia y la crisis de sus partidos”

  1. 0
    0

    Un análisis espectacular, muy bien explicado y escrito (Decía Boileau que lo que se concibe con claridad se expresa con facilidad) sobre la mecánica que está destruyendo los partidos (como instrumentos necesarios de los Estado-Nación). Ni un pero que poner

Deja un comentario