fotos

El Estado de Conmoción (III)

2
0

El hecho probado es que los planes de los terroristas marroquíes quedan desbaratados el día 16 de agosto por la noche. Siempre hay que volver a los hechos.  Muere, en la explosión de la casa ocupada de Alcanar, el cabecilla de la célula de Ripoll, el imán Es Satty, y resulta herido otro terrorista.  A partir de ahí, transcurren unas 17 horas hasta que empieza el atropello masivo en Las Ramblas. Durante ese tiempo: ¿cómo y cuando se enteran el resto de terroristas de la célula de Ripoll de lo que ha ocurrido en Tarragona?  ¿Por los Medios de Comunicación? Los periódicos digitales editan la noticia del “accidente” que les sirven las agencias de prensa casi a las 10 de la mañana.

El hecho es que Younes Abouyaaqoub, de 22 años, se pone al volante de una furgoneta alquilada por su hermano,  y se dirige al paseo de Las Ramblas. El trayecto desde Ripoll dura 2 horas y desde Alcanar, unas tres horas.  Cuando el joven terrorista de Ripoll arranca el motor de la furgoneta, con todo el calor del mediodía,  ¿sabe si hay bolardos de hormigón o maceteros en Las Ramblas que puedan frustrar sus planes?  Puede parecer una pregunta secundaria, fácil de responder, pero entre las 10 de la mañana y las 2 del mediodía, hay relativamente poco tiempo para improvisar sobre la marcha. Si la misión del grupo terrorista seguía siendo, a las 12 de la noche, una matanza con 3 furgonetas cargadas de explosivos y bombonas de gas,  quedaba muy poco tiempo para estudiar un nuevo escenario a más de 100 km de distancia.

A las 5 de la tarde, como en el poema de Lorca. El terrorista atropella a un centenar de turistas y se da a la fuga, a pie, con pasmosa tranquilidad. Huye durante 6 días y 6 noches, y acaba suicidándose por el procedimiento habitual, cercado en un viñedo de Subirats. La pregunta, obvia, es: ¿tenían todos los Mossos d’Esquadra de la Generalitat la misma orden de disparar a matar en caso de verse amenazados?   La patrulla de seguridad de Villafranca de Penedés, avisada por los vecinos, dispara tras darle el alto.

(sigue)
(Visited 243 times, 1 visits today)

4 pensamientos sobre “El Estado de Conmoción (III)”

  1. 2
    0

    Si la conversación hubiese sido con un policía nacional o con un guardia civil ya estaban ardiendo las calles, los whatsapps circulando, sedes del partido en el Gobierno rodeadas, caceroladas pidiendo dimisiones…

    Pero es con un mosso, hay que seguir apoyando a los exiliados y a los presos políticos (aunque la operación conmutativa no funcione en el lenguaje y realmente sean políticos presos)…

    Saludos.

Deja un comentario