marga

¿Qué están negociando, en secreto, en Cataluña?

7
0

Teatro del absurdo. Carlos Puigdemont es uno de los muchos políticos irrelevantes que completan la nómina del nacionalismo catalán. No vale la tinta que se gasta en dibujar su perfil psicológico.  Como tantos cargos agradecidos, escupiría a la cara a sus padres por un plato de lentejas. En cambio, Oriol Junqueras es un político taimado que ha sabido situarse en un discreto segundo plano, mientras otros esperpentos barriobajeros de ERC montan el circo en Madrid.  Pero, aunque a ambos les haya correspondido darle réplica a Mariano Rajoy en la función, la pregunta pertinente es: ¿quién lleva la voz cantante: ERC o CIU? Es tanto como averiguar quienes manejan los hilos de la CUP.

El pasado 10 de octubre, se pudo ver en directo como todos los partidos políticos negociaban una tregua, minutos antes de levantarse el telón en el Parlament catalán. Tras el revuelo inicial, fueron los radicales de la CUP los encargados de cantar la gallina y avalar el pacto: Rajoy, Junqueras y Puigdemont acaban de darse un plazo de un mes para negociar un acuerdo de mínimos entre la Generalitat y el Gobierno.

Son dos las cuestiones relacionadas que deberían interesar a los analistas e informadores, por encima de otras muchas consideraciones importantes. La primera es: ¿Quiénes son los interlocutores o mediadores sentados en la mesa?  Y la segunda: ¿qué es lo que pueden negociar?

El mundo del nacionalismo catalán me es ajeno y no me atrevería a sugerir un nombre, pero la lógica apunta a que el mediador debe ser una figura moderada de la extinta CIU. Del lado gubernamental, es mucho más fácil intuir que Rajoy puede haber elegido un perfil político del estilo de José Manuel García Margallo, al que probablemente dejó fuera del gabinete con ese propósito.

Más complejo es plantear el desarrollo de la negociación en base a las líneas rojas de cada una de las fuerzas políticas, pero por el humo se puede deducir dónde está el incendio.  De entrada, hay que diferenciar entre los líderes que hacen declaraciones y los que permanecen en silencio. Por pura lógica, los políticos que han sido excluidos de la mesa de negociación son los que se manifiestan y pronuncian.  Es bastante evidente, por ejemplo, que José María Aznar, Albert Rivera  y  Pablo Iglesias están fuera del círculo.

La posición de máximos del nacionalismo catalán y/o vasco es conocida. Aspiran a ser considerados como Estados Libres Asociados, con todas las ventajas, beneficios y derechos que da ser españoles, y ninguna obligación.  Son los hijos que se van de casa para vivir su vida, pero traen la colada, se llevan la comida para la semana, exigen la paga mensual  y se quedan con las llaves del coche y de la casa de la playa.  El padre gruñe, la madre arquea las cejas y cierra los ojos, y los hermanos advierten que tienen un morro que se lo pisan.

 

La Declaración Unilateral de Independencia de los nacionalistas en 2002 dejó patente que exigían Hacienda y Justicia propia, un sistema educativo exclusivo y excluyente, y una relación bilateral con el gobierno español, por encima de las demás regiones.  No exigían una Reforma  Federal de la Constitución, pero el Principio de Ordinalidad que reclamaban si implica dinamitar toda la estructura institucional del Estado español. Pedir “un nuevo encaje para Cataluña dentro de España”, con las mismas palabras que usaron en 1931, es buscar desencajar el resto de territorios, como se demostró en 1936.

Por su parte, el gobierno de Mariano Rajoy reclama a los nacionalistas catalanes que no traspasen las líneas rojas y que mantengan las formas. El respeto de esa apariencia de legalidad vigente le lleva a exigir la cabeza de Puigdemont y de algunos de sus esbirros. Es, necesariamente, la posición de mínimos del cornudo que no puede deshacer el daño causado ni recomponer su honor.

La lógica formal nos conduce a saber que la alternativa a la guerra, en esa mesa de negociación,  pasa por aceptar muchas de las pretensiones de los nacionalistas, si no todas.  Pero se trata, como dice Aznar, de imaginar cómo pagarles a plazos lo que no se les puede pagar al contado.  Esto es: en el corto plazo, la convocatoria de unas elecciones autonómicas que sienten a otros actores en el Parlament, y a medio plazo, la promesa de unas elecciones constituyentes que consagren el derecho a decidir de las distintas autonomías o federaciones, previo referéndum pactado.  A cambio de ello, el nacionalismo aceptaría dejar de ponerle los cuernos en público a España.  Cataluña dejaría de ser una ninfómana  insaciable para aparentar ser una madre ejemplar.  Todo por el bien de los “niños”.

Belge (c)

 
(Visited 842 times, 1 visits today)

21 pensamientos sobre “¿Qué están negociando, en secreto, en Cataluña?”

  1. 2
    0

    No puede funcionar.

    El PP sería arrasado, y sin ser del PP ni pretenderlo, veo claro que de no haber sido por Rajoy hubiéramos estado mucho peor. Por tanto, estaremos mucho peor.

    España se descosería. Tras Cataluña, le tocaría el turno a la siguiente. Probablemente la Comunidad Valenciana y Baleares.

    En resumen. Sería aquello de pagar por la paz. Estaríamos mas a expensas del chantajista presente y de los futuros.

    1. 1
      0

      Es que no hay alternativa a la guerra. Si se elige el camino de tu artículo (muy valiente, por cierto), la guerra vendrá después, y esta será mucho mas violenta pq ni los buenos tendrán claro que ha pasado aquí.

      Una guerra ahora no tiene pq ser violenta. Habrá estrés e incertidumbre. Y sin dudad, perdedores. Pero al menos será mucho mas fácil identificar los problemas, sus causas, y habría un cierta sensación de justicia. De que lo que ha pasado, a quien le ha pasado, no ha sido por nada.

      Si empezamos a cerrar en falso los problemas, estaremos reconociendo que nuestras Leyes no solo no han servido sino que nunca se tomaron realmente en serio. Esa es una deriva muy peligrosa que nos hipotecaría para un largo periodo de tiempo.

  2. 1
    0

    Lo de la guerra eso ya es para el programa de Iker Jiménez.Somos 45 millones de españoles contra millonarios y medio mas o menos.Nopuede haber guerra.El problema es Rajoy o este Pp que es un partido corrupto y no tiene margen de maniobra.

  3. 2
    0

    chiclastres
    En la ex-Yugoslavia la proporción casta/pueblo era aún mayor para el pueblo y hubo guerra.
    Y NADIE, incluso altos cargos yugoslavos la querían y menos imaginaban que la pudiera haber.
    Y se muy bien de lo que hablo….
    Los que tengan hijos con diez años más o menos ahora, que vayan buscando un plan b para ellos.
    Buen finde!
    Saludos

  4. 0
    0

    No tiene nada que ver con Yugoslavia.Musulmanes,ortodoxos,prorusos,proocidentales,.Una vez muro Tito todo se descompuso, pero había conflictos subyacentes.Aque se trata de una mafia catalana contra España,sin mas, lo quieren adornar pero se trata de eso solamente.

  5. 2
    0

    Solo hay 3 soluciones…y solo 3.

    1) Negociar y ceder (pago a plazos)

    2) Independencia inmediata (pago al contado)

    3) Intervención de la autonomía 30 años mínimo (con el consiguiente escándalo público)

    Pd. La intervención de la autonomía para convocar elecciones en unos meses, es una gilipollez lo digo Albert o lo diga Pedrito.

    1. 3
      0

      La intervención de la autonomía no debería durar de facto 30 años, pero sí que debería escalonar sus efectos durante esos 30 años. Esos efectos serían volver a españolizar Cataluña (lo dijo alguien que no recuerdo hace poco y le llovieron hostias). El separatismo se basa entre otras cosas en ideas como aquello de Cioran de que habitamos una lengua en lugar de un país, o algo parecido. De ahí la necesidad de recuperar competencias en educación y volver a “oficializar” el castellano. Todos los españoles deben tener la obligación de conocer el castellano y el derecho de usar la lengua que les guste. Pensad, por ejemplo, en el agravio que se produce a ciudadanos de otras regiones a la hora de acceder a un empleo público en Cataluña o País Vasco, Ahí pueden exigir a los opositores dominio de esas lenguas y filtrar a sus paisanos. Sin embargo vascos y catalanes pueden optar a opositar en todo el territorio nacional sin ese handicap. Andalucía o Extremadura no pueden fijar una normativa de acceso a su función pública “vetando” a gente de otras regiones. En cuanto a la educación en general, es urgente acabar con el talibanismo antiespañol. Eso va a ser bastante dificil llevarlo a cabo, pero hay que intentarlo, porque ese debe ser el objetivo a largo plazo.

      1. 3
        0

        Esa es la clave, Teselan. En España y en Bélgica. Los flamencos, por ejemplo, pueden opositar en todo el país hablando francés como el culo de mal. Pero, en sentido contrario, a los francófonos les exigen un neerlandés fluido. En España, regiones como Castilla y León tienen bloqueadas las oposiciones médicas desde hace 30 años, por recursos de médicos vascos y catalanes. Eso si, si un médico español quiere opositar en País Vasco o Cataluña, no puede. Eso es una discriminación INSOPORTABLE, que define milimétricamente qué es el régimen de las autonomías.

  6. 1
    0

    No puede haber negociación. Otra cosa es que se haga como que sí, de cara a entrometidos foráneos. El tiempo corre en contra de los indepes, de ahí su nerviosismo. No pueden aguantar la sangría que están sufriendo.

    Económicamente es malo para todos, pero para Cataluña es aún peor. La prolongación de la incertidumbre hará que abandonen aún más empresas la región, incluso las más reacias. Cuando empiece la situación a impactar directamente en el bolsillo de la mayoría de catalanes, veremos cuanto aguante y tolerancia hay con los sediciosos. Cuando éso ocurra, la Policía Nacional y la Guardia Civil, que se dediquen sólo a custodiar los puntos estratégicos, sin actuar para nada, y que sean los chicos amables de Trapero los que pringuen.

  7. 1
    0

    Lo cierto es que si el Gobierno es hábil, se presenta una estupenda oportunidad para desmantelar todo el chiringuito nacionalista en Cataluña.

    Para ello requiere también que pierda los complejos que ha arrastrado siempre: tiene que arrasar todo el entramado clientelar nacionalista hasta los cimientos a toda costa.

    Se deben depurar todos los organismos. Sobretodo:
    – Purgar los Mossos (echando a no menos de la mitad y procesando a todos los mandos)
    – Cambiar a todo el profesorado. Sustituirlos por profesores de otras regiones hasta que se convoquen nuevas oposiciones.
    – Desmantelar o purgar TV3 y medios públicos.

    Investigar a todas las asociaciones colaboracionistas del régimen nacionalista y cortar cualquier tipo de financiación.

    Revisar todos los contratos anteriores y rescindir los que sean de empresas u organizaciones hostiles.

    En fin, todo un programa de desnazificación a gran escala.

    El coste no sería tanto como el que se piensa.
    Una vez que los dirigentes principales estén procesados, los siguientes en el escalafón se lo pensarían, viendo que el Estado va en serio. Son cobardes. Sin cabecillas, las algaradas se irían atenuando pronto (como de hecho se está apreciando desde que los Jordis están presos)
    La opinión internacional en contra, se amortiguaría tan pronto como no hubiera lío en la calle (¿Quién se acuerda de Crimea o de Turquía?) Al final, lo que quieren los demás socios europeos es que paguemos las facturas y no haya lío.

    Lo malo es que no veo a nadie con huevos para hacer lo que se debe hacer. Además tendría que mantenerse esta política durante muchos años para revertir los efectos de 40 años de nacionalismo. Probablemente otros tantos.
    No será Rajoy quien lo haga.

    1. 2
      0

      Tu lo has dicho. El catalanismo cuenta con la baza del Psoe y de los nazis de Podemos, amen del PNV. Pero ayer el marcador era de 3-2 a favor de los independentistas. Si la semana que viene se meten un gol en propia puerta, por los nervios, será el 3-3. Y a partir de ahí, el escenario que dibujas y se deriva del anterior análisis es MUY FACTIBLE. Lo más probable que es que el partido acabara 3-4, por la presión. Otro pequeño milagro. El nacionalismo se vería en la imposibilidad de recoger las nueces, con una fuerte contestación interna. Nada sería igual para ellos.

      Esa derrota, que muy pocos están analizando, está más cerca de lo que parece, aun con un marcador desfavorable. Por ese motivo, Granadero, expliqué desde un primer momento que el DUI sería un suicidio absurdo.

  8. 1
    0

    Ya dije aqui que el problema no son los Jordis la cup, ni toda esa tropa.Esos ya están desactivados, los desactivaran Arturo y Jordi cuando les interese. E problema de fondo y el serio es la reforma constitucional que pppretender conseguir Arturo y Jordi.Parece ser que el gobierno esta a su lado.Cuanta mas condescendencia con el nacionalismo,moderado o no ,mas nacionalistas habrá.Es lógico si reciben el premio que persiguen.Los vascos lo lograron.

  9. 0
    0

    Bueno ,la vida continua y las aguas vuelven a su cauce.A puigdemon y los suyos se les da una temporada para que arreglen los papeles que tengan que arreglarlas elecciones serán cuando digan Arturo y Jordi (las volverán a ganar probablemente),los Jordis en la carcel para contentar a la plebe(Trapero en la recamara por si las moscas) se pactara una reforma constitucional dándoles mas dinero a la mafia para que no vuelvan a montar un numerito de este calibre en mucho tiempo, el gasto publico en aumento hasta que la Merkel le interese y vosotros seguid trincando allí y nosotros aquí..El sol seguras saliendo todos los días por el este.La estrategia funciona ,ayer salí a dar una vuelta en moto y pare en dos o tres bares y silla gente traga,Puigdemon es el malo y Rajoy el bueno.

Deja un comentario