La suspensión del Espacio Schengen

5
0

Libre Circulación de las Personas. Cuentan que Belcebú desviaba a las almas cándidas, que se acercaban al oasis angelical de San Pedro, enseñándoles un espacio de juerga y desenfreno carnal. Al descubrir la realidad y quejarse, el encargado de avivar las llamas del infierno les explicaba: “El jefe os ha enseñado el piso piloto”. Algunos indicios y rumores parecen anticipar el final del Espacio Schengen en la Unión Europea. Se clausuraría así el Piso Piloto inaugurado con la firma del Tratado de Maastricht en 1993.

La alarma humanitaria instrumentada por el gobierno de Alexis Tsipras en la frontera de Macedonia, al facilitar la llegada de miles de refugiados sirios, suena a maniobra política de alcance tras las escaramuzas migratorias entre Francia y Reino Unido en el Pas de Calais. Las declaraciones del Primer Ministro Italiano, Matteo Renzi, sobre el “egoísmo” de los países del Norte en materia de inmigración apuntan a que Alemania se propone “contentar” a Londres de cara al próximo Referendum.  Es un secreto a voces que el gobierno de David Camerón exige la suspensión del Espacio Schengen a cambio de apoyar la permanencia británica en la UE.

La crisis de los refugiados provocada por la desestabilización militar del Norte de África y Oriente Próximo solo tiene un reflejo estadístico real en países como España, Italia y Grecia. Debido a la letra pequeña de los Tratados de Dublín llevan casi dos décadas soportando todo el peso de la inmigración en Europa. La estricta realidad demográfica de Alemania y sus aliados políticos desmiente la percepción social generalizada  de aquellas sociedades. El censo de población de aquellas regiones no ha crecido en los últimos 40 años, ni en una mínima proporción de lo ocurrido en Francia, Portugal, Italia, Malta y Grecia. Los reproches del gobierno de Camerón a los países el Mediterráneo rayan la mala fe por cuanto el grueso del contingente migratorio en suelo británico proviene de sus ex colonias de la Commonwealth.

La población residente de Francia y del resto de países mediterráneos ha pasado de 150 a 200 millones de personas desde los años 70. El censo del Reino Unido se ha incrementado en 8 millones de ciudadanos en el mismo periodo de tiempo. En el caso de Alemania, Austria, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Suecia y Finlandia, el perímetro demográfico de su sociedad ha pasado de 128 millones hasta los 138 millones de habitantes actuales. Los números cantan, al margen de la retórica política, el cinismo social y las maniobras tácticas. La población del Sur  ha crecido un 35%, la del Norte, un 8%.

Belge. Artículo escrito y publicado en Julio de 2015
(Visited 91 times, 1 visits today)

Deja un comentario