“¿La gente de pueblo? Me la pela”

0
0


Voy a aprovechar por aquí y contar una anécdota de mi pueblo, que aunque no tiene mucho que ver con el tema, viene al pelo para lo que dicen que ha dicho hoy Pablo Iglesias :”¿la gente de pueblo?, me la pela”.

En mi página de twitter  (Cascoporro) tengo puesta una foto del pueblo de hace justamente 1 año. Nevó mucho. Lo que tampoco es tan raro digan lo que digan los del cambio climático.

El caso es que alguien tuvo que hacer la foto. Fue un amigo, miembro de la única familia que vive en el pueblo todo el año, son 5 miembros. Me contaba este verano2015, que en invierno2015 no les subió el camión de gasoil para llenar el depósito que si os fijáis se ve en una esquina a la izquierda de la foto. Pero no les subió en 3 meses. Os recuerdo que la temporada pasada empezó a nevar en Octubre, y en el pueblo decimos : “nieve de Octubre, 6 meses cubre”. El caso es que dicho camión sube con una frecuencia de 20 días mas menos (algún detalle es posible que lo recuerde mal), y por 3 veces no subió hasta el pueblo, básicamente por que el conductor tenía mas miedo que vergüenza. De dejar a una familia sin gasoil se ve que no. Una de las veces sincronizaron con la Diputación la quitanieves para que esta abriera paso al camión, pero esa vez tampoco subió el camión.

Me contaba mi amigo que ellos tienen leña para 10 inviernos, pero que con la leña era imposible suplir el gasoil, y que por ejemplo las habitaciones eran neveras. Aquí me acuerdo de lo que contó Kalquetinrre sobre que alguno de ciudad no sobreviviría un año en algún pueblo.

Ese invierno estuvieron 15 días aislados sin poder salir de casa. Para abrir un camino de 20 metros invirtió mas de 2 horas, a paladas y con una altura de 3 metros de pared. Una de las veces bajó hasta la gasolinera mas cercana, a 30 km (mas otros 30km de vuelta), a comprar lo que pudo traer en garrafas de gasoil, pagándolas al doble de lo que le costaba al precio que le hubieran costado en camión, y cometiendo una ilegalidad (por lo visto está prohibido hacer eso).

Supongo que estás cosas que a mi me parecen espectaculares y representativas de la vida fuera de una ciudad, a algunos se la pele. Eso si, cuando algunos, como fue el caso de unos turistas portugueses el mismo invierno, se quedan tirados en mitad del puerto, a pesar de los avisos que se les dió por parte de gente del pueblo, ahí si, se moviliza la Guardia Civil, el Sun Sun Corda, y lo que haga falta. Son gente de ciudad, of course.

Cascoporro.

Ganar a la banca

1
0


Todo adolescente piensa en el sexo desde que se levanta hasta que se acuesta  ( http://www.abc.es/sociedad/abci-adolescente-ruso-gana-juegos-para-ordenador-entero-despampanante-actriz-porno-201602242042_noticia.html  ). Del mismo modo, todo jugador sueña con martingalas fabulosas y todos los inversores intentan descubrir el sistema de trading que les haga ricos. Divinas ilusiones, que unos malvados científicos  intentaron echar por tierra revelando en un estudio estadístico que la mayoría de los millonarios americanos había conseguido fortuna…ahorrando céntimo a céntimo.

El trading es, en esencia, una ilusión lingüística, un juego de palabras. ASK significa literalmente pedir, preguntar, solicitar y BID significa apuesta, oferta, puja. Quienes hayan  asistido a cualquier modalidad de subasta pública o privada saben que resulta tan difícil comprar como vender. Los que quieren comprar siempre pagarán más de lo que habían calculado y los que necesitan vender, menos de lo que valía. La diferencia entre ASK y BID se conoce como horquilla y suele oscilar notablemente en función de dos parámetros: la liquidez disponible en el mercado (subasta) y las estrategias del subastero (creador de mercado). En buena lógica, se deduce que las estrategias del subastero variarán y se adaptarán en función y en razón de la liquidez disponible.

Lo mejor que se puede decir de eso que se conoce pomposamente como Ley de la Oferta y Demanda es…que no existe. El Jaque del Pastor en 3 movimientos no es una Ley del Ajedrez, es una circunstancia que puede darse en la apertura de una partida por un sencillo despiste de uno de los jugadores. ¡Que levante la mano el jugador al que no le haya ocurrido alguna vez!  No hay Ley, pero en cualquier juego estratégico se pueden establecer reglas, observar pautas y analizar circunstancias externas más o menos azarosas.

El  TRADING DEFENSIVO podría asemejarse – con total libertad poética – a uno de los conceptos popularizados del economista Nash. A menudo nos ocurre lo mismo que a Monsieur Jourdain, de Molière: somos economistas por intuición. Todos intentamos, sin saberlo, ganar las “manos” más fáciles de la manera más  barata.  En la cadena trófica, el oportunismo es la regla. Si observamos que un crupier aburrido lanza la bola y repite los mismos números con gran frecuencia, podemos intentar buscar una explicación científica curiosa que nos llevará a las puertas del Premio Nobel o podemos intentar aprovechar esa pequeña regularidad para conseguir un pleno sin arruinarnos.

Existen modelo matemáticos y algoritmos lógicos que intentan predecir el comportamiento del mercado en base a la volatilidad existente. Y ¡funcionan!..de un modo relativo. Si al mercado solo llega ropa casual diseñada para las tiendas de Springfields o Bershka, es casi seguro que el 90% de la gente que nos vamos a encontrar en el Metro vista los mismos vaqueros y cazadoras. Pero para un pequeño inversor, solo hay una manera de ganar dinero en bolsa: OBSERVAR con paciencia donde deja escondida el depredador la presa cuando ha saciado su apetito.

Belge

 

 

 

 

La crisis de la Unión Monetaria

0
0


Antes o después iba a ocurrir. En los escenarios previos que se manejaban sobre la implantación del Euro, antes incluso de que Grecia formara parte de la Unión Monetaria, se contemplaban las dificultades que podían atravesar en caso de crisis economías con culturas presupuestarias completamente diferente. De ahí la importancia que se dio, desde un principio, a los famosos criterios de convergencia de Maastricht. Eran básicamente 4 puntos. Estabilidad de Precios, Finanzas Públicas Saneadas, Tipo de Cambio Estable, Tipos de Interés Homogéneos. En realidad, se resumían a uno solo: política presupuestaria y fiscal rigurosa que permitiera controlar la inflación y mantener unos tipos de interés relativamente bajos, en línea con la política monetaria común impulsada por el BCE.

Tras el éxito de la conversión al euro de los países que conformaban la primera división de la UE, llegó el momento de incorporar a los equipos de “segunda”. El interés de Alemania por ampliar su mercado al Este facilitó mucho las cosas en un periodo de relativa bonanza económica. Como consecuencia de la relajación de los criterios de convergencias, hoy Grecia se ha convertido en el verdadero Talón de Aquiles de la Unión Monetaria. Es un país relativamente pequeño, y su rescate financiero por parte de Francia y Alemania debería tener éxito. Sin embargo, tras el caso de la nación helénica, hay media docena de países europeos cuyas economías pueden verse sometidas a las mismas tensiones antes o después. Lógicamente, el precio a pagar por el rescate es la renuncia velada a la soberanía fiscal.

Grecia es la punta del Iceberg de las tensiones que acechan a la UE. Los beneficios políticos del euro han sido escasos y han durado poco. El drástico ajuste presupuestario impuesto a los griegos va a tener efectos duraderos. No hace falta haberse doctorado en Ciencias Políticas para deducir un creciente rechazo popular a las instituciones comunitarias. Las ventajas de un gran mercado desabastecido son muy pocas, y el riesgo que se contagie el desafecto europeo, de una plaza a otra, y cuaje algún movimiento político hostil también es notable. Pero no todo es pesimismo. Una cosa está clara: la UE saldrá muy reforzada si logra sobreponerse a la crisis griega.

¿Está resultando difícil la digestión de las últimas incorporaciones al euro? ¿Es razonable pensar que en pocos años todas las economías europeas serán asimilables a la alemana? ¿Tiene razón Krugman al afirmar que no es Grecia, sino España el corazón del problema financiero en la UE?

Sigue leyendo →

Beneficios colaterales de la Guerra de Libia

1
0


El algodón no engaña. Tras el mortífero atentado del 11-S, EEUU entró en guerra. Contando el conflicto de baja intensidad en Palestina, son ya cuatro los frentes abiertos en el mundo árabe por una coalición militar internacional al mando del ejército americano. Pero la pistola humeante no hay que buscarla en sede diplomática alguna, sino en los propios mercados financieros. El oro, la plata y el petróleo se han revalorizado un promedio de 20% en los últimos de 10 años. “Casualmente” es una magnitud equivalente al crecimiento de la masa monetaria denominada en dólares en todo el mundo en un periodo de tiempo que se ha caracterizado por tipos de interés marcadamente bajos. O mejor dicho: por tipos reales “negativos”. Los distintos activos que componen las cestas del mercado de materias primas tienen un denominador común: su escasa plasticidad. Particulares y pequeños inversores son meros convidados de piedra en un mercado intervenido, controlado y manipulado. A diferencia de lo que ocurría hace un siglo, los ciudadanos ya no sienten la tentación de atesorar oro en casa. El imperio del “papel moneda” es ya absoluto. Es siempre interesante recordarlo, porque ya no es visible el hilván de la intervención. Una de las primeras medidas legales que adoptó la República en España, fue prohibir la compra y tenencia de oro por parte de los particulares. Compartía obsesión con regímenes tan diferentes como los de Alemania o la URSS. Está la vieja idea de Lénin de que al comunismo se llega por el papel moneda. El origen de esta “política monetaria” se encuentra, tras la Revolución de Octubre, en la violenta “expropiación” de los recursos agrícolas. Los campesinos rusos debían entregar su producción de cereales, a cambio de “papel” sin valor. Un siglo después, las causas de las revueltas populares en el mundo árabe son las mismas que las que provocaron la Primera Guerra Mundial en Europa. Sátrapas de quita y pon justifican el “derecho de injerencia humanitaria”

Sigue leyendo →

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.