Archivos de la categoría Recomendaciones de bolsa

¿Qué está pasando en la Bolsa española?

6
0


La Nada se ha adueñado de los mercados financieros en España. Los inversores más viejos del lugar no recuerdan una niebla tan densa y persistente. Lo envuelve todo. No mueven sus carteras ni los ludópatas. Nada. Las dos jóvenes empleadas, que tanto esfuerzo hicieron hace un año para convencerme de que suscribiera alguno de los Fondos de Inversión ruinosos que comercializaba su empresa, ya no están ahí para escuchar mi irónica valoración. ¿Cuántos clientes habrán picado el anzuelo?  La respuesta a la pregunta que me ronda la cabeza figura en las estadísticas de INVERCO, la patronal del sector.

Desde los máximos bursátiles de la primavera de 2015, justo antes de presagiarse el negro futuro político de España, el número de partícipes de Fondos de Inversión ha crecido en 5 millones, al tiempo que el patrimonio global gestionado se ha incrementado en 70.000 millones de euros.  Esto es posible porque el peso de la Renta Variable Nacional en el total se ha reducido a una mínima fracción. Concretamente, un 3 y 4% respectivamente. La parte del león, 40.000 millones de euros,  corresponde a los Fondos de Inversión que invierten en los mercados Internacionales. Han logrado captar a uno de cada dos nuevos partícipes, con una inversión media de 15.000 euros.

Son cifras llamativas. La Industria de los Fondos de Inversión, tan pasivera como siempre, ha logrado superar su techo histórico y duplicar sus registros. Lo ha hecho con una nueva estrategia y un nuevo perfil de cliente que aporta menos dinero. La participación media captada en 2018 se ha reducido notablemente. Está situada por debajo de los 10.000 euros y contribuye a “tapar” los reembolsos con pérdidas de este verano.

Traducida esta pequeña reflexión al lenguaje coloquial de los inversores, lo que significa la radiografía estadística de INVERCO es que la bolsa está completamente descapitalizada y el mercado financiero español no genera ninguna clase de rentabilidad. Han sido esterilizados. Gracias a la estrategia del Bundesbank y del BCE, casi todo el ahorro captado por los bancos desde el año 2013 ha sido invertido fuera de España. Cosas de la anglobalización asimétrica.

Si se mantiene el propósito gubernamental de castigar las SICAV, veremos como consecuencia directa que se liquidan muchas posiciones con pérdidas latentes acumuladas. No se será ningún drama, pero será suficiente para que la Bolsa española pierda posiciones. Lo que si va a ocurrir, cuando el BCE ponga fin a su programa de compras selectivas, es la inevitable corrección bursátil de los principales mercados internacionales.  Será suficiente para precipitar un mayor volumen de reembolsos en la Industria de los Fondos y tensionar al sistema financiero.

El sabotaje económico y financiero de España que dura 15 años, y que detallo en el libro, es absurdo, incluso desde la obtusa y tuerta perspectiva del catalanismo. Están haciendo ruido, están dañando la imagen y la solvencia de España, pero no están consiguiendo ninguno de sus objetivos reales.  El sistema financiero catalán, rescatado de tapadillo con ingentes cantidades de recursos públicos y privados, está vulnerable a merced de los consumidores españoles.

 

Digo que es absurdo porque el programa económico del gobierno del Psoe y Podemos, dirigido por una rubia teñida de formación incierta que pretende hacer buena a Elena Salgado, prioriza el castigo a los contribuyentes  que soportaron el peso real de la crisis entre los años 2008 y 2015, premiando a quienes no la padecieron. Como por desgracia, para todos, la estupidez no tiene cura, no merece la pena el esfuerzo por razonar lo irracional, ni buscar la lógica de sus disparates presupuestarios.

Muchas personas no creen en la Teoría de la Conspiración, y nosotros tampoco. Pero ¿Cómo se puede calificar la medida que estos orates catalanistas han anunciado a bombo y platillo para destruir el mercado de automóvil en España?  No reconocen la vieja pauta, el patrón de los últimos 30 años en España que va desde la reconversión industrial hasta el sabotaje del sector constructor, pasando por la desaparición del centenario sistema de cajas de ahorro. Lo están destruyendo todo, a consciencia, sin que nada justifique esos cambios.

Los analistas, políticos y periodistas no le están dando la importancia que se merece al escandaloso sabotaje  de la  Industria automovilística en España. Lo del coche eléctrico sería el Premio Nobel de las gilipolleces, si se existiera tan necesaria categoría. Contamina mucho más, es mucho más caro, encarece el precio del KW producido, y reduce por completo la movilidad. La Red no soportaría ni un triste millón de coches en circulación en todo el país.

Los urbanitas alelaos que votan a estos partidos nihilistas que tienen secuestrada la Agenda Política viven en un espacio público que representa menos del 1% del territorio nacional. En teoría, ni siquiera necesitan coche para desplazarse. Hoy los kapos castigan el motor diesel y mañana, con burdos pretextos, cualquier motor de combustión o medio de transporte que permita huir lejos de su área de control e influencia. Beber vino en una cena es un acto reprobable y sancionable, invertir en una segunda residencia fuera de la Urbe te convierte en un insolidario especulador que debe ser perseguido, y ahora, conducir un diesel, un acto irresponsable y criminal que debe ser castigado como se merece.

Y mientras todo eso ocurre, desde hace años, la prioridad del nuevo gobierno es escenificar ante todo el mundo la Insurrección de Cataluña. Para ello, necesita prorrogar los Presupuestos insolidarios de Mariano Rajoy con el apoyo de las huestes de Batasuna. Serán legión los periodistas, tertulianos y políticos del Coro mediático que jueguen a sorprenderse, pero es condición sine qua non. Sin ese esfuerzo y sacrificio de los contribuyentes, que se plasmó en los PGE, no tendrían el margen de 2 años que necesitan para proyectar  la imagen de caos en España.

Pueden llamarlo conspiración, o pretender blanquear la estrategia de la izquierda batasunizada y marxista, pero lo que no podrán evitar es que la prolongada acción de gobierno de los próximos meses deteriore el clima económico y empresarial mucho antes de lo que nadie espera. Podemos apostar lo que sea con quien quiera, que nos van empezar a aleccionar sobre los vientos de cola. En los próximos días y semanas lo vamos a saber todo sobre técnicas de navegación.  El empleo, que se venía recuperando en España gracias a la meteorología,  ahora va a empeorar por culpa de los insolidarios y corruptos votantes del Partido Popular, y toda suerte de codiciosos especuladores.

© Belge

¿Qué IBEX 35 nos espera en 2018?

4
0


La Pauta 12 +1 toca a su fin.  La capacidad de la Industria Fiduciaria para manipular los mercados es considerable pero no infinita. La relación de las personas de a pie con el dinero ha empezado a cambiar, como demuestra que se escucha cada vez más nítido el Canto de Sirena de las Criptomonedas.  Los testaferros de la Industria, con despacho en los principales bancos centrales, son conscientes de ello y han activado discretamente algunas alarmas. La política de tipos de intereses punitivos y de privatización de la inflación no tiene ya mayor recorrido. Se avecina un periodo de fuerte volatilidad.

Los analistas pueden glosar ad infinitum sobre las consecuencias de la trampa de liquidez en que se encuentran enfangadas las grandes economías occidentales.  Es un ejercicio de melancolía que no añade ningún concepto nuevo al debate. El saqueo al que ha sido sometido la clase media, a resultas de la Crisis Subprime, ha desteñido sobre una serie de equilibrios institucionales y derechos políticos que creíamos consolidados.  Los derechos financieros de los inversores en 2018, a imagen de los derechos económicos y laborales de los ciudadanos, son una caricatura grotesca de lo que llegaron a ser. No parece que tenga vuelta atrás: el único derecho que le queda al pequeño accionista y ahorrador es el de no dejarse engañar por los comisionistas de la Industria.

El Ibex 35 está dibujando una figura, a largo plazo, que acompasa el deterioro de la vida política en España. A pesar del denodado esfuerzo del gobierno de Rajoy por apuntalar y asentar la “normalidad”, los poderosos lobbies que buscan desestabilizar el país desde el año 2002 no cesan en su empeño y multiplican los frentes. No vemos en el horizonte ningún elemento nuevo que invite al optimismo inversor.  Desde que Alemania y EEUU intervinieron España en mayo de 2010, han pasado 8 años en los que el IBEX 35 ha oscilado habitualmente en un rango mediocre, por debajo de los 10.000 puntos.  En ese mismo periodo, el DAX y el SP han triplicado la capitalización de sus empresas y pagado generosos dividendos. Cuando unos y otros Índices empiecen a descontar la inevitable subida de tipos de interés, y ajusten sus valoraciones, el IBEX bajará a la zona de los 6.300 puntos, lastrado por empresas como Telefónica, Iberdrola  y Repsol.

El método adecuado para conocer si los títulos del IBEX 35 están caros o baratos es analizar la evolución de sus balances durante un periodo mínimo de dos ciclos completos de 7 años. Coincide, básicamente, con el periodo de facturación en euros. La mayoría no supera la prueba y no justifica que se paguen grandes multiplicadores.

Valor Valor fundamental Media 15 años Entradas Salidas Perspectiva general
Abertis 8 euros 9 euros 9 euros 14 euros No tocar
Acciona 58 euros 40 euros 40 euros 80 euros Caro
Acerinox 3,6 euros 6 euros 6 euros 12 euros Caro
ACS 22 euros 14 euros 14 euros 28 euros No tocar
Aena 72 euros 50 euros 50 euros 100 euros No tocar
Amadeus 27 euros 12 euros 12 euros 25 euros No tocar
Arcelor Mittal 16 euros 8 euros 8 euros 18 euros Caro
Sabadell 0,9 euros 1 euro 1 euro 1,5 euros Caro
Bankia 2,7 euros 3 euros 3 euros 4,3 euros Caro
Bankinter 5,5 euros 3 euros 3 euros 6 euros Caro
BBVA 5,4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
CaixaBank 1,1 euros 2 euros 2 euros 4 euros No tocar
CellneX 2 euros 5 euros 5 euros 8 euros No tocar
Día 3,3 euros 2 euros 2 euros 4 euros Caro
Enagas 16 euros 6 euros 6 euros 12 euros No tocar
Endesa 12 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Ferrovial 5 euros 8 euros 8 euros 14 euros Caro
Gamesa 4,2 euros 6 euros 6 euros 10 euros Caro
Gas Natural 13 euros 6 euros 6 euros 12 euros No tocar
Grifols 11 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Iberdrola 4,1 euros 3 euros 3 euros 6 euros Caro
IBEX 6.300 6.300 10.600 Caro
Inditex 12 euros 12 euros 12 euros 24 euros Caro
Indra 4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Iberia 7,2 euros 2 euros 2 euros 4 euros Caro
Mapfre 2,5 euros 2 euros 2 euros 3 euros Caro
Mediaset 4,2 euros 4 euros 4 euros 8 euros No tocar
Meliá 4 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Merlin 2,5 euros 3 euros 3 euros 6 euros No tocar
REE 11 euros 6 euros 6 euros 12 euros Caro
REPSOL 11 euros 8 euros 8 euros 16 euros Caro
Santander 3,7 euros 3 euros 3 euros 5 euros Caro
Técnicas Reunidas 22 euros 15 euros 15 euros 23 euros Caro
Telefónica 4,3 euros 4 euros 4 euros 8 euros Caro
Viscofan 31 euros 20 euros 20 euros 45 euros Caro

¿Cuánto dinero han perdido los accionistas del Santander desde 1991?

6
0


La pregunta que se formulan todos los inversores es si se gana dinero en Bolsa o solo se aprende.  La respuesta no es sencilla. En el 90% de los casos perderán todo su dinero y en el 10% pensarán que han ganado algo. Nada es menos cierto.  El ejemplo del Banco Santander sirve para ilustrar la suerte que han corrido en la bolsa española los accionistas más conservadores y prudentes.

El 1 de octubre de 1991, el Banco Santander tenía 110.035.000 títulos que cotizaban a 5150 pesetas y 364.459 accionistas. Pagaba 200 pesetas en concepto de dividendo anual.  En 1994, se quedó con el BANESTO por una cantidad de 630.000 millones de pesetas, y en 1999, se fusionó con el Central Hispano. El 11 de septiembre de 2001, unos minutos antes de que se estrellara el primer avión contra las Torres Gemelas, la acción cotizaba a 9 euros justos.  Tenía 4.561.563.413 acciones.  El BSCH valía ese día 41.054 millones de euros y pagaba un dividendo anual de 0,24 euros.

La evolución del número de acciones de la entidad que dirigía Botín nos pone sobre la pista. En julio de 1996, Santander tiene 159.715.322 títulos. Un año más tarde, tiene 479.145.966 acciones que cotizan a 4700 pesetas.  Es un Split de 3 x 1 que anticipa, de algún modo, la futura fusión con el Central Hispano.  En agosto de 1999, el número de acciones del BSCH asciende a 3.667.770.419, de los que 2.285 millones corresponden a los dueños del Santander. En teoría la ecuación de canje 3 x 5 castigaba a los antiguos propietarios del Central Hispano. https://elpais.com/diario/1999/04/18/economia/924386405_850215.html  El accionista de 1991 tiene ahora 1800 acciones del BSCH y ve reducido su dividendo a 0,12 euros por título.

En estos primeros 10 años, que van desde el 1 de octubre de 1991 hasta el 11 de septiembre de 2001, el inversor que metió 1,5 millones de pesetas en el Santander de Botín tiene ahora un capital de 16.200 euros, sin contar unos 4800 euros acumulados como dividendo.  Es decir: ha doblado su inversión inicial, consiguiendo igualar la inflación con un 7% neto de rentabilidad anual.

El cuento cambia bastante entre el 12 de septiembre de 2001 y el 1 de octubre de 2011. La capitalización del Banco Santander se mantiene en 50.290 millones, con una acción que cotiza por debajo de los 6 euros, tras otro Split que multiplica por dos el número de acciones. Los 364.459 propietarios de 1991 atesoran 3600 títulos con un valor de 20.000 euros, sin contar los dividendos del periodo.  La rentabilidad neta acumulada en 20 años asciende al 6,2%, pero uno año después, en 2012, se ha reducido al 4,8%.

Al cierre del ejercicio 2017, el accionista conservador de 1991 tiene 3600 acciones del Santander que cotizan a 5,5 euros y por las que le abonan un dividendo de unos 750 euros.  En estos 26 años,  ha multiplicado su inversión por 4 y obtenido una rentabilidad neta ligeramente superior al 5%. Por el camino, el Banco ha multiplicado su capitalización por 30 y sus beneficios contables por 10.

Para medir el valor de esos datos, hay que compararlos con la rentabilidad del bono a 30 años y del precio medio de la vivienda en España.  Los bonos a 10 años superaban el 12% anual, y su renovación a vencimiento, el 6%; se podían comprar pisos en Madrid a 1000 euros el M2, con una rentabilidad por alquiler mensual de 6/7 euros/m2.  De ese modo vemos que los escasos 38.000 euros brutos que ha podido ganar el accionista de 1991 son menos dinero que los 80.000 euros que habría ganado en el sector inmobiliario y que los 62.000 euros que habría conseguido con los instrumentos del Tesoro sin asumir ningún riesgo.

Si en lugar de considerar una inversión en uno de los pocos valores solventes y exitosos de la bolsa española, como es el Banco Santander, el inversor hubiera elegido valores tan desgraciados como el Popular o el Banesto, el resultado sería dramático: habría perdido todo su capital y formaría parte de una de esas asociaciones de damnificados que se quejan – con razón – de la absoluta indefensión del pequeño accionista.

Año Acciones Cotización Dividendo
1991 110.035.000 5150 pesetas 200 pesetas
1996 159.715.322 6420 pesetas 280 pesetas
1997 479.145.966 4710 pesetas 294 pesetas
1999 3.667.770.419 1500 pesetas 0,20 euros
2001 4.561.536.413 9 euros 0,24 euros
2006 6.254.296.579 14,55 euros 0,50 euros
2011 8.909.043.203 5,77 euros 0,60 euros
2013 12.584. 414.659 6,31 euros 0,60 euros
2015 14.434.452.579 4,4 euros 0,40 euros
2017 16.136.153.582 5,6 euros 0,20 euros

© Belge

MIFID II: Invertir dinero en bolsa perjudica seriamente a tu bolsillo

4
0


Las autoridades financieras advierten que invertir dinero en los mercados perjudica seriamente a tu economía. Primero se lucraron con la venta del tabaco. Después, fomentaron la adicción de los consumidores. A continuación, negaron las evidencias médicas. Cuando parecía que la prohibición era inevitable, consiguieron una prórroga de oro publicitando que fumar perjudicaba seriamente a la salud. Ya no se puede fumar en los espacios públicos, pero la industria sigue ganando dinero liando y comercializando cigarrillos que matan cada año a millones de seres humanos.

La directriz MIFID II que los ideólogos de Basilea se han sacado de la chistera es algo más que un error o una solemne tontería: es un atentado contra el derecho al crédito de los ciudadanos. Firmar un garrapato en un documento que explique que el banco intentará por todos los medios estafar al cliente no evitará que los empleados engañen a su madre a cambio de una comisión. Lo único que quedará claro, ante notario, es que necesitamos el dinero de la hipoteca para pagar la casa que deseamos comprar. Nos comprometeremos, por triplicado, a pagar un 15% de interés si es lo que toca, añorando aquel tiempo mítico en que se pagaba un 0,25% de diferencial con derecho a escándalo.

La lógica de Basilea es responsabilizar, primero, y culpar, después, al cliente de su propia ignorancia financiera. Tan solo el que acredite los conocimientos financieros suficientes, y acepte que puede ser estafados, conseguirá el crédito que necesita y los permisos necesarios para invertir en los mercados.  La Industria seguirá ganando dinero sisando dinero a incautos y codiciosos.

El año 2018, que acabamos de estrenar, viene con cuchillos afilados. Estamos viendo en Teherán las mismas escenas que la Industria cinematográfica rodó en Kiev hace 4 años. En el Pentágono, los planes para la invasión de Irán cogen polvo en algún despacho, pero no son secretos. Lo que si llama la atención, entre tanto cinismo geopolítico, es que las agencias de noticias no censuren las imágenes en las que se ve a las mujeres iraníes manifestarse libremente en las calles sin velo ni burka.

¿Cómo puede afectar a los mercados una nueva crisis militar en la región persa? Nadie lo puede saber. La experiencia Siria, que empezó con las amenazas de Obama, ha sido desastrosa desde un punto de vista humanitario, con más de 400.000 muertos, pero gloriosa para el DAX y el DOW JONES. Es pronto para deducir que el caos en Irán arruinará la tendencia alcista en las bolsas americanas y europeas, por más que el barril de petróleo vuelva a subir a 150 dólares.

Basilea

El anuncio que nos viene de Suiza encierra una amenaza latente para los inversores.  Los más escépticos harían bien en recordar que fueron los duendes de ese selecto club los que precipitaron la Crisis Subprime al modificar las Normas Contables para forzar la expansión de los Balances.  Si cuando sube la marea, todos los barcos flotan, cuando baja, los pecios quedan varados en la arena. Todos los que se bañaban desnudos quedan con las vergüenzas al aire.

La directriz MIFID II anuncia que se retira la marea. A lo largo de  2018, veremos como retiran posiciones en el mercado de bonos, suben los tipos del interés y se dispara la cotización del petróleo. La maniobra de distracción más probable son los mencionados fuegos artificiales en Irán. Vamos a tener sobredosis de retórica yihadista en los telediarios.

Varoufakis, el simpático mercenario de la CHUSMA, ya anticipa como va a ser el siguiente episodio de la Crisis del Euro.  No es muy difícil deducirlo. La subida del petróleo impactará de lleno en las cuentas de unas economías del Sur de Europa que habían empezado a recuperarse .  El incremento del déficit comercial, unido al mayor coste de la Deuda Pública, servirá de excusa para que los países del Norte de Europa cuestionen la viabilidad del Euro. A medida que suban los tipos de interés, y se vuelva a hablar de Quitas, subirá también la prima de riesgo de los PIGS.

El Ibex 35 tiene muchas papeletas para bajar a la zona de soporte de los 6300 puntos.  Sería una caída del 35%, con gran impacto en valores del sector bancario, en IAG y en Telefónica, pendientes todos ellos de cómo se desarrollan las negociaciones sobre el BREXIT.  También se verán penalizados, en menor medida, Iberdrola y Ferrovial.

Los grandes índices pueden corregir en enero cerca de un 30%, y aún así seguirán caros. Va a ocurrir en una o dos semanas porque los mercados necesitan una buena excusa para que los Bancos Centrales sigan comprando gratis bonos y activos dudosos. Si algo nos enseña la historia reciente, es que cuando algo “tiene” que ocurrir acaba ocurriendo. Llevan todos 2017 manipulando a la Opinión Pública en ese sentido.

El selectivo español es un mercado que se ha quedado sin nervio. Dependía de la fortaleza del sector bancario y de la fuerza tractora de Telefónica, y hoy estos títulos constituyen un pesado lastre para la bolsa y para la economía española. Por debajo de los 8 euros, Telefónica no tiene ningún soporte sólido antes de los 5,5 euros. Lo peor es que los gestores de la empresa no saben muy bien que medidas tomar para impulsar la cotización.  El incentivo que van a dar a los empleados para que mantengan las acciones en cartera recuerdan mucho la fracasada estrategia defensiva en bancos como el quebrado Popular y el Santander.

El problema catalán, lejos de resolverse, se ha agravado notablemente. Habrá elecciones en junio, y lo más probable es que vuelva a resultar el mismo equilibrio de fuerza.  Es obvia la táctica de ERC y JXC para impedir la formación de cualquier gobierno autonómico. Los inversores deben huir de los valores “catalanes” del IBEX.  Es una apuesta que carece de cualquier sentido financiero: mucho que perder, poco que ganar.

En la siguiente tabla, apuntamos el valor más probable que alcanzarán los 35 títulos del IBEX 35 en 2018, así como la zona de rebote desde los mínimos.

Tabla General IBEX 35 Enero 2018 -Octubre 2018

Nombre
valor
Soporte
Enero
Entradas
Enero 18
Target
Enero
Octubre 2018
Abertis 13,82 10,56 14,04 18,3
Acciona 46,8 31,8 62,3 72,6
Acerinox 7,8 6,16 10,7 11,25
ACS 12,90 20,2 27,70 33
AENA 91.4 72 123,5 138,9
Amadeus 23,8 16,8 35,6 71
Arcelor Mittal 12,2 18,8 22,5 24,55
Banco Sabadell 0 No tocar No tocar 1,26
Bankia 2,78 2,78 3,6 3,18
Bankinter 2,4 5,2 6,2 7,84
BBVA 4,92 5,35 euros 6,7 euros 5,32
Caixabank 1,12 No tocar No tocar 3,83
Día 2,5 2,02 3,3 1,1
Enagas 12,2 12,2 17,9 22,26
Endesa 5,88 7,4 13,3 17,32
Ferrovial 4,70 7,5 15,6 17,56
Gamesa 3,55 2,8 4,1 9,53
Gas Natural 6 4,8 9,8 21,72
Griffols 4 No tocar No tocar 22,14
Iberdrola. 2,9 3 5,37 6,05
Iberia IAG 1,19 1,90 4,05 6,61
Inditex 19,35 19,35 26,7 24,56
Indra 5,16 5,16 7,6 8,89
Mapfre 1,35 1,35 2,2 euros 2,57
Mediaset 3 3 5,48 5,29
Melia 2 3,6 5,2 9,05
Merlin 6,8 No tocar No tocar 11,02
REE 5,6 5,6 8,1 17,6
Repsol 9,8 12,8 16 16,38
Santander 3,3 3,3 4,95 4,23
Telefónica. 5,5 5,5 7,4 7,04
Técnicas Reunidas 12,35 12,35 15,5 24,08
Viscofan 18,8 25,4 33,6 59,20

(sigue)