Archivos de la categoría Recomendaciones de bolsa

¿Cuánto dinero han perdido los accionistas del Santander desde 1991?

6
0


La pregunta que se formulan todos los inversores es si se gana dinero en Bolsa o solo se aprende.  La respuesta no es sencilla. En el 90% de los casos perderán todo su dinero y en el 10% pensarán que han ganado algo. Nada es menos cierto.  El ejemplo del Banco Santander sirve para ilustrar la suerte que han corrido en la bolsa española los accionistas más conservadores y prudentes.

El 1 de octubre de 1991, el Banco Santander tenía 110.035.000 títulos que cotizaban a 5150 pesetas y 364.459 accionistas. Pagaba 200 pesetas en concepto de dividendo anual.  En 1994, se quedó con el BANESTO por una cantidad de 630.000 millones de pesetas, y en 1999, se fusionó con el Central Hispano. El 11 de septiembre de 2001, unos minutos antes de que se estrellara el primer avión contra las Torres Gemelas, la acción cotizaba a 9 euros justos.  Tenía 4.561.563.413 acciones.  El BSCH valía ese día 41.054 millones de euros y pagaba un dividendo anual de 0,24 euros.

La evolución del número de acciones de la entidad que dirigía Botín nos pone sobre la pista. En julio de 1996, Santander tiene 159.715.322 títulos. Un año más tarde, tiene 479.145.966 acciones que cotizan a 4700 pesetas.  Es un Split de 3 x 1 que anticipa, de algún modo, la futura fusión con el Central Hispano.  En agosto de 1999, el número de acciones del BSCH asciende a 3.667.770.419, de los que 2.285 millones corresponden a los dueños del Santander. En teoría la ecuación de canje 3 x 5 castigaba a los antiguos propietarios del Central Hispano. https://elpais.com/diario/1999/04/18/economia/924386405_850215.html  El accionista de 1991 tiene ahora 1800 acciones del BSCH y ve reducido su dividendo a 0,12 euros por título.

En estos primeros 10 años, que van desde el 1 de octubre de 1991 hasta el 11 de septiembre de 2001, el inversor que metió 1,5 millones de pesetas en el Santander de Botín tiene ahora un capital de 16.200 euros, sin contar unos 4800 euros acumulados como dividendo.  Es decir: ha doblado su inversión inicial, consiguiendo igualar la inflación con un 7% neto de rentabilidad anual.

El cuento cambia bastante entre el 12 de septiembre de 2001 y el 1 de octubre de 2011. La capitalización del Banco Santander se mantiene en 50.290 millones, con una acción que cotiza por debajo de los 6 euros, tras otro Split que multiplica por dos el número de acciones. Los 364.459 propietarios de 1991 atesoran 3600 títulos con un valor de 20.000 euros, sin contar los dividendos del periodo.  La rentabilidad neta acumulada en 20 años asciende al 6,2%, pero uno año después, en 2012, se ha reducido al 4,8%.

Al cierre del ejercicio 2017, el accionista conservador de 1991 tiene 3600 acciones del Santander que cotizan a 5,5 euros y por las que le abonan un dividendo de unos 750 euros.  En estos 26 años,  ha multiplicado su inversión por 4 y obtenido una rentabilidad neta ligeramente superior al 5%. Por el camino, el Banco ha multiplicado su capitalización por 30 y sus beneficios contables por 10.

Para medir el valor de esos datos, hay que compararlos con la rentabilidad del bono a 30 años y del precio medio de la vivienda en España.  Los bonos a 10 años superaban el 12% anual, y su renovación a vencimiento, el 6%; se podían comprar pisos en Madrid a 1000 euros el M2, con una rentabilidad por alquiler mensual de 6/7 euros/m2.  De ese modo vemos que los escasos 38.000 euros brutos que ha podido ganar el accionista de 1991 son menos dinero que los 80.000 euros que habría ganado en el sector inmobiliario y que los 62.000 euros que habría conseguido con los instrumentos del Tesoro sin asumir ningún riesgo.

Si en lugar de considerar una inversión en uno de los pocos valores solventes y exitosos de la bolsa española, como es el Banco Santander, el inversor hubiera elegido valores tan desgraciados como el Popular o el Banesto, el resultado sería dramático: habría perdido todo su capital y formaría parte de una de esas asociaciones de damnificados que se quejan – con razón – de la absoluta indefensión del pequeño accionista.

Año Acciones Cotización Dividendo
1991 110.035.000 5150 pesetas 200 pesetas
1996 159.715.322 6420 pesetas 280 pesetas
1997 479.145.966 4710 pesetas 294 pesetas
1999 3.667.770.419 1500 pesetas 0,20 euros
2001 4.561.536.413 9 euros 0,24 euros
2006 6.254.296.579 14,55 euros 0,50 euros
2011 8.909.043.203 5,77 euros 0,60 euros
2013 12.584. 414.659 6,31 euros 0,60 euros
2015 14.434.452.579 4,4 euros 0,40 euros
2017 16.136.153.582 5,6 euros 0,20 euros

© Belge

MIFID II: Invertir dinero en bolsa perjudica seriamente a tu bolsillo

4
0


Las autoridades financieras advierten que invertir dinero en los mercados perjudica seriamente a tu economía. Primero se lucraron con la venta del tabaco. Después, fomentaron la adicción de los consumidores. A continuación, negaron las evidencias médicas. Cuando parecía que la prohibición era inevitable, consiguieron una prórroga de oro publicitando que fumar perjudicaba seriamente a la salud. Ya no se puede fumar en los espacios públicos, pero la industria sigue ganando dinero liando y comercializando cigarrillos que matan cada año a millones de seres humanos.

La directriz MIFID II que los ideólogos de Basilea se han sacado de la chistera es algo más que un error o una solemne tontería: es un atentado contra el derecho al crédito de los ciudadanos. Firmar un garrapato en un documento que explique que el banco intentará por todos los medios estafar al cliente no evitará que los empleados engañen a su madre a cambio de una comisión. Lo único que quedará claro, ante notario, es que necesitamos el dinero de la hipoteca para pagar la casa que deseamos comprar. Nos comprometeremos, por triplicado, a pagar un 15% de interés si es lo que toca, añorando aquel tiempo mítico en que se pagaba un 0,25% de diferencial con derecho a escándalo.

La lógica de Basilea es responsabilizar, primero, y culpar, después, al cliente de su propia ignorancia financiera. Tan solo el que acredite los conocimientos financieros suficientes, y acepte que puede ser estafados, conseguirá el crédito que necesita y los permisos necesarios para invertir en los mercados.  La Industria seguirá ganando dinero sisando dinero a incautos y codiciosos.

El año 2018, que acabamos de estrenar, viene con cuchillos afilados. Estamos viendo en Teherán las mismas escenas que la Industria cinematográfica rodó en Kiev hace 4 años. En el Pentágono, los planes para la invasión de Irán cogen polvo en algún despacho, pero no son secretos. Lo que si llama la atención, entre tanto cinismo geopolítico, es que las agencias de noticias no censuren las imágenes en las que se ve a las mujeres iraníes manifestarse libremente en las calles sin velo ni burka.

¿Cómo puede afectar a los mercados una nueva crisis militar en la región persa? Nadie lo puede saber. La experiencia Siria, que empezó con las amenazas de Obama, ha sido desastrosa desde un punto de vista humanitario, con más de 400.000 muertos, pero gloriosa para el DAX y el DOW JONES. Es pronto para deducir que el caos en Irán arruinará la tendencia alcista en las bolsas americanas y europeas, por más que el barril de petróleo vuelva a subir a 150 dólares.

Basilea

El anuncio que nos viene de Suiza encierra una amenaza latente para los inversores.  Los más escépticos harían bien en recordar que fueron los duendes de ese selecto club los que precipitaron la Crisis Subprime al modificar las Normas Contables para forzar la expansión de los Balances.  Si cuando sube la marea, todos los barcos flotan, cuando baja, los pecios quedan varados en la arena. Todos los que se bañaban desnudos quedan con las vergüenzas al aire.

La directriz MIFID II anuncia que se retira la marea. A lo largo de  2018, veremos como retiran posiciones en el mercado de bonos, suben los tipos del interés y se dispara la cotización del petróleo. La maniobra de distracción más probable son los mencionados fuegos artificiales en Irán. Vamos a tener sobredosis de retórica yihadista en los telediarios.

Varoufakis, el simpático mercenario de la CHUSMA, ya anticipa como va a ser el siguiente episodio de la Crisis del Euro.  No es muy difícil deducirlo. La subida del petróleo impactará de lleno en las cuentas de unas economías del Sur de Europa que habían empezado a recuperarse .  El incremento del déficit comercial, unido al mayor coste de la Deuda Pública, servirá de excusa para que los países del Norte de Europa cuestionen la viabilidad del Euro. A medida que suban los tipos de interés, y se vuelva a hablar de Quitas, subirá también la prima de riesgo de los PIGS.

El Ibex 35 tiene muchas papeletas para bajar a la zona de soporte de los 6300 puntos.  Sería una caída del 35%, con gran impacto en valores del sector bancario, en IAG y en Telefónica, pendientes todos ellos de cómo se desarrollan las negociaciones sobre el BREXIT.  También se verán penalizados, en menor medida, Iberdrola y Ferrovial.

Los grandes índices pueden corregir en enero cerca de un 30%, y aún así seguirán caros. Va a ocurrir en una o dos semanas porque los mercados necesitan una buena excusa para que los Bancos Centrales sigan comprando gratis bonos y activos dudosos. Si algo nos enseña la historia reciente, es que cuando algo «tiene» que ocurrir acaba ocurriendo. Llevan todos 2017 manipulando a la Opinión Pública en ese sentido.

El selectivo español es un mercado que se ha quedado sin nervio. Dependía de la fortaleza del sector bancario y de la fuerza tractora de Telefónica, y hoy estos títulos constituyen un pesado lastre para la bolsa y para la economía española. Por debajo de los 8 euros, Telefónica no tiene ningún soporte sólido antes de los 5,5 euros. Lo peor es que los gestores de la empresa no saben muy bien que medidas tomar para impulsar la cotización.  El incentivo que van a dar a los empleados para que mantengan las acciones en cartera recuerdan mucho la fracasada estrategia defensiva en bancos como el quebrado Popular y el Santander.

El problema catalán, lejos de resolverse, se ha agravado notablemente. Habrá elecciones en junio, y lo más probable es que vuelva a resultar el mismo equilibrio de fuerza.  Es obvia la táctica de ERC y JXC para impedir la formación de cualquier gobierno autonómico. Los inversores deben huir de los valores «catalanes» del IBEX.  Es una apuesta que carece de cualquier sentido financiero: mucho que perder, poco que ganar.

En la siguiente tabla, apuntamos el valor más probable que alcanzarán los 35 títulos del IBEX 35 en 2018, así como la zona de rebote desde los mínimos.

Tabla General IBEX 35 Enero 2018 -Octubre 2018

Nombre
valor
Soporte
Enero
Entradas
Enero 18
Target
Enero
Octubre 2018
Abertis 13,82 10,56 14,04 18,3
Acciona 46,8 31,8 62,3 72,6
Acerinox 7,8 6,16 10,7 11,25
ACS 12,90 20,2 27,70 33
AENA 91.4 72 123,5 138,9
Amadeus 23,8 16,8 35,6 71
Arcelor Mittal 12,2 18,8 22,5 24,55
Banco Sabadell 0 No tocar No tocar 1,26
Bankia 2,78 2,78 3,6 3,18
Bankinter 2,4 5,2 6,2 7,84
BBVA 4,92 5,35 euros 6,7 euros 5,32
Caixabank 1,12 No tocar No tocar 3,83
Día 2,5 2,02 3,3 1,1
Enagas 12,2 12,2 17,9 22,26
Endesa 5,88 7,4 13,3 17,32
Ferrovial 4,70 7,5 15,6 17,56
Gamesa 3,55 2,8 4,1 9,53
Gas Natural 6 4,8 9,8 21,72
Griffols 4 No tocar No tocar 22,14
Iberdrola. 2,9 3 5,37 6,05
Iberia IAG 1,19 1,90 4,05 6,61
Inditex 19,35 19,35 26,7 24,56
Indra 5,16 5,16 7,6 8,89
Mapfre 1,35 1,35 2,2 euros 2,57
Mediaset 3 3 5,48 5,29
Melia 2 3,6 5,2 9,05
Merlin 6,8 No tocar No tocar 11,02
REE 5,6 5,6 8,1 17,6
Repsol 9,8 12,8 16 16,38
Santander 3,3 3,3 4,95 4,23
Telefónica. 5,5 5,5 7,4 7,04
Técnicas Reunidas 12,35 12,35 15,5 24,08
Viscofan 18,8 25,4 33,6 59,20


(sigue)

Cazadores de tormentas

7
0


Sabemos cuando, sabemos donde,  sabemos porqué e intentamos intuir cómo se van a originar las caídas en los mercados financieros. A medida que se incrementa el poder de los grandes Bancos Centrales para hacer y deshacer a su antojo, en nombre del supuesto interés general, es evidente que se dispara el riesgo de que la crisis del sistema adopte formas impredecibles.

El inversor minorista, que intenta proteger sus ahorros, se encuentra en la posición de Noé al que le ha sido revelado el Diluvio.  Por un lado, duda, y por el otro debe elegir la mejor manera de adaptarse a un nuevo escenario.  Tiene  dos opciones lógicas: buscar un refugio lo más alto posible, o construir una nave que flote.  A toro pasado,  el proceso de la toma de decisión parece sencillo, pero Soren Kierkegard ya demostró la falacia lógica sobre la que están construidos todos estos mitos bíblicos.

El relato del mercado es de tipo mítico.  El inversor particular es un Heroe que debe instrumentar unas corazonadas que no siempre puede razonar.  Construir un barco de madera está muy bien, pero ¿quien paga la Seguridad Social de los carpinteros?  Y para cuando le llegue el agua a los tobillos, los acreedores le pueden haber embargado hasta los remos del bote salvavidas.  La pertinaz sequía puede durar más tiempo que la solvencia del pequeño inversor.

La Tormenta reventará los cielos en 2017. Han pasado los 100 días de Gracias de Donald Trump desde que fue elegido el pasado 8 de noviembre, y le han cortado el micro.  Cuando a Coluche, un entrañable cómico francés de los años 80 que estrelló su moto contra un camión, se le ocurrió la genial broma de presentar su candidatura a la Presidencia de Francia, se encontró que todos las encuestas le situaban en cabeza en la Primera Vuelta. Se tiene que estar riendo desde el Cielo viendo lo que ha ocurrido en EEUU. Si Trump acaba dando la Espantada  por aburrimiento, el lío institucional y el desconcierto político van a marcar época.

En Europa, las cosas no pueden ir peor de lo que van.  Tal y como tuvimos la suerte de intuir, el farol del BREXIT va a servir para que la Canciller Merkel pretenda consagrar la Europa de Dos Velocidades que ya iba implícita en el Tratado de Maastricht.  Y en Francia está empezando a calar la idea de que el Reino Unido y Alemania están actuando en perfecta connivencia.  En un horizonte de dos años, el nacionalismo francés va a arrasar en las Elecciones Legislativas.

El Proyecto Europeo al que aludía el Papa en el Aniversario del Tratado de Roma se construyó tendiendo puentes. Entre democristianos y socialdemócratas; entre protestantes y católicos; entre el mundo rural y el mundo urbano; entre Francia y Alemania. Pronto no quedará ningún puente que cruzar.

La Unión Monetaria es ese proyecto de moneda fuerte que el Bundesbank le ha impuesto a Bélgica, Francia, Portugal, España, Italia, Irlanda, Malta, Grecia, Chipre, Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia… Reino Unido,  Suecia y Dinamarca simularon que iban a entrar, pero se las ingeniaron para dar la Espantada en el último momento. Los Países Bajos y Austria tuvieron que adoptar el Euro porque no les quedó más remedio. Noruega y Suiza viven en el mejor de los mundos, con todas las ventajas de la Unión Europea y ninguna obligación.

El amago de salida de la UE de Londres, tanto si se concreta como si no, deja políticamente vendida a Francia.  A diferencia de políticos como Sarkozy o Strauss Khan, no puede decirse que la líder del Frente Nacional sea una política dirigida desde EEUU. Desde los mortíferos atentados del Bataclan, París ha hecho ostensible un acercamiento a Moscú y suya es la potestad de apretar el gatillo del Euro de un modo abrupto.

El aviso a navegantes que ha mandado Alemania, a través de Jeroen Dijsselbloem,  unas horas antes de la cita de Roma fue bastante burdo. Es posible que los «borrachos y puteros» del Sur estuvieran callados y consentidores, pero fue  Marine LePen la que contestó que Francia no está dispuesta a aceptar una Europa de Dos Velocidades ni seguir con el experimento del Euro si el Reino Unido se sale de la UE.

(c) Belge. 28/03/2017

El Ibex en 2017

Valor Capitalización Target Entradas Salidas
Abertis 13.300 (14,15) B. 9,4 No tocar A mercado
Acciona 4.000 (69,5) B. 46,3 No tocar A mercado
Acerinox 2.600 (9,8) T. 10,4 No tocar A mercado
ACS 8.000 (25,8) T. 18,4 No tocar A mercado
Aena 16.000 (108) V. 56,1 No tocar A mercado
Amadeus 16.500 (38) B. 13,3 No tocar A mercado
Arcelor Mittal 8.800 (4,9) T. 3,90 No tocar A mercado
Sabadell 9.500 (1,75) T. 1,10 No tocar A mercado
Popular 3.700 (2,75) T. 0,76 No tocar A mercado
Bankia 11.000 (0,96) M. 0,68 A mercado 1,27
Bankinter 6.000 (6,6) T. 4,80 No tocar A mercado
BBVA 42.000 (6,6) T. 4,90 4,90 A mercado
CaixaBank 16.000 (2,8) V. 1,70 No tocar A mercado
Día 2.900 (4,7) V. 3,30 No tocar A mercado
Enagas 6.200 (26) V. 15,1 No tocar A mercado
FCC (MC) 2.800 (7,5) T. 5,50 No tocar A mercado
Ferrovial 13.500 (18) V. 12,2 No tocar A mercado
Gamesa 4,700 (16,8) B. 10,2 No tocar A mercado
Gas Natural 16.800 (16,8) V. 9,60 No tocar A mercado
Grifols 12.000 (20) B. 2,20 No tocar A mercado
Iberdrola 39.000 (6,1) V. 4,80 4,80 A mercado
Inditex 95.000 (30,5) V. 18,8 No tocar A mercado
Indra 1.600 (9,8) V. 5,8 No tocar A mercado
Iberia 14.000 (6,9) V. 3,26 No tocar A mercado
Mapfre 6.000 (1,9) V. 1,70 No tocar A mercado
Mediaset 3.800 (10,2) B. 2,20 No Tocar A mercado
Merlin 3.200 (10) B. 0,60 No Tocar A mercado
REE 10.000 (75) V. 7,10 No Tocar A mercado
REPSOL 12.000 (10,5) T. 8,78 No tocar A mercado
Sacyr 1.000 (1,85) V. 1,11 No tocar A mercado
Santander 65.000 (4,5) V. 3,30 No tocar A mercado
Técnicas Reunidas 1.500 (26) V. 14,7 No tocar A mercado
Telefónica 50.000 (10) V. 5,50 No tocar A mercado
Viscofan s.d V. 42,1 No tocar A mercado
Endesa 18.000 (17) T. 13,1 No tocar A mercado

Leyenda. Posición general en los 35 valores.
B=Burbuja
T= Trading
M=Mantener
C=Comprar
V=Vender

El Crash del 17

5
0


Predecir los grandes movimientos de la Bolsa es un ejercicio que conduce a la melancolía, porque casi nada ocurre a fecha fija.  Desde el 1 de noviembre, cuando el FBI se pronuncia contra Clinton, las bolsas americanas han incrementado su capitalización bursátil en 8 billones de euros, una cantidad equivalente al PIB de las cuatro mayores economías de la UE.

En la escala que usa Warren Buffet para saber si el mercado se ha recalentado,  el Standard and Poors se ha salido de madre, muy por encima del 200% del PIB de EEUU.  Incluso cuando corrija un 33%, seguirá estando en la parte alta del rango 80%-160%. Es decir: tendría que corregir un 66%  en los próximos 2-3 años para regresar a la media que constituye la base de la tendencia histórica.

La principal razón por la que se va a producir un Crash del 17 equiparable al que fue el Crash del 29 es porque el mercado no puede corregir de otro modo. Se ha llegado a un punto, siguiendo los principios de la Teoría de los Grados de Liquidez, en la que cualquier pequeño recorte (0-10%) en las cotizaciones sería un acicate para que los inversores entraran en masa. Y es obvio que si los inversores no pueden entrar, tampoco pueden salir.

No es ninguna casualidad que EEUU haya elegido a un político excéntrico, nacionalista y proteccionista, para intentar levantarse de la mesa de juego con las ganancias.  La mecánica de la Tabula Rasa es justificar la excepción que rompe las reglas. Desde 2008, el leitmotiv impuesto por el gigante americano era resistir las tentaciones proteccionistas y mantener a flote el comercio mundial. Nadie debía levantarse de la mesa con las fichas.

En buena lógica, al resto de grandes jugadores no les hace mucha gracia que EEUU intente retirarse de la partida después de haber hecho trampas. Tras 2 o 3 meses de confusión y tanteo, van a empezar a pasar cosas en la escena internacional. Los inversores YA están atrapados:  no pueden entrar y no pueden salir de los mercados financieros.  Intentan buscar alternativas que no dejan de ser una ilusión fiduciaria en un mundo en el que el Valor ha sido proscrito.

Estamos en vísperas de un periodo de hiperinflación. Pero a diferencia de 2008, cuando lo expliqué por primera vez,  ahora el olor a agua que trae la tormenta se percibe en la economía real.  Entonces, muchos lectores se reían con la ocurrencia.  Aunque los monetaristas falaces  llaman hiperinflación a una subida desbocada de los precios, en realidad es el término natural de un proceso de DEFLACIÓN que destruye la FE en las instituciones y en los mercados.  Ni la moneda ni el crédito valen nada si se destruye la confianza depositada en el creador de mercado.

Un sencillo ejemplo permite ilustrar este mecanismo.  Un simple incremento del 1% diario en un producto de primera necesidad elevará su precio por 40 al cabo de un año. Es inflación. Si el incremento que se produce es del 2%, el precio se multiplica por 1500. Sigue siendo inflación, a pesar de resultar casi insignificante pedir 1,02 euros en lugar de 1.   Pero si pedimos 1,10 euros por el producto, para cubrir la comisión de cambio inmediato a otra moneda, entonces el precio se multiplica por 2 cada semana, por 20 cada mes, y por 10.000 en un trimestre.

De modo que la definición más sencilla de lo que es el fenómeno de «Hiperinflación» sería la de  «comisión de cambio» o  «tipo descuento por desconfianza».   La «hiperinflación» es la antítesis del mecanismo de inflación mediante el cual se busca maximizar el beneficio. Es la comisión de cambio que se paga diariamente por desconfianza y deflación del mercado.