Archivos de la categoría Crónicas del marxismo ordinario

¿Quién nos ha robado el mes de abril?

4
0


Como un niño se despide del mar: “Cariño, dile adiós a las olas”. Adiós, Democracia, adiós. El pueblo menudo, afónico, se ha quedado sin voz. Se tienta la ropa, le falta algo, joder. ¿Quién me ha robado el mes de abril, cómo pudo sucederme a mi?  Hace memoria. Volvía de la playa, iba en el Metro de Barcelona. Entró en el vagón, guitarra en mano, un Relator que musitaba con acento gabacho. Era algo así como: “Es mejor de robar votos, que de pactar con VOX”.

Satán es hebreo. Enemigo, oponente. El Diablo es griego. Calumnia, divide y enfrenta. Todo el matiz de la estrategia andaluza de Ciudadanos cabe en la etimología de esas dos palabras. Al satanizar y calumniar a VOX, Albert Rivera coloca todos los peldaños que necesita el PSOE para llegar a La Moncloa. Arranca la campaña electoral con un relato redondo. Auna la lógica del odio del marxismo con el estigma del catecismo.

Rajoy es el enemigo perfecto. Le odian y calumnian desde todos los frentes. La izquierda detesta a Rajoy, la derecha insulta a Mariano y el lobby catalanista odia a los dos por igual. La derechita cobarde, c’est pas moi, dice Aznar. El PP de Pablo Casado se avergüenza de su pasado. Otra alfombra roja para el desfile militar de Pedro Sánchez. Solo le faltan los palmeros, pero ya hacen cola los periodistas que venden chapas y las comunicadoras que le adeudan mamada. Ya se anuncia un abril triunfal.

Una amiga lectora, de nombre Regina, no me dejará mentir. La estrategia para el PP desde hace meses era prometer una fuerte bajada de impuestos para todos los españoles. Era un relato sencillo para frenar al Psoe y una estrategia ganadora para atar en corto a Ciudadanos. El PP de Casado habría obtenido 3 millones de votos más recordando cada día a los españoles que Rajoy no pudo cumplir sus promesas. Meses para explicar que no es cobardía enfrentarse a un Golpe de Estado con prudencia, ni debilidad hacerlo con inteligencia. Para doblegar a un toro furioso, hay que enseñar la muleta con la mano izquierda. Recrear la cornada mortal de Alemania que recibió el diestro cuando entraba a matar, no le habría restado votos al PP.

Dejamos escrito que Casado no debía aceptar participar en los Debates en los que no estuviera presente Santiago Abascal. Era una trampa tan burda, que le deja en mal lugar como líder político. La primera vez que el empleado de La Caixa le puso los cuernos al PP, la culpa fue suya; la segunda vez que ocurrió, la culpa fue del PP. Esta tercera vez, la culpa es los dos, pero ya no tiene remedio. A las teles del Lobby catalán, que ahora están liadillas con el traje de Pablo Iglesias, les pone mucho eso de tener en la Oposición a un tierno zombi y a un diablo sin tridente.

El partido de Santiago Abascal, con sus 24 diputados pagados a precio de oro y al contado, debe mandar a tomar por el culo a Albert Rivera y a Ciudadanos, con toda la contundencia que prometió durante la campaña electoral. No es posible que se rebajen a mendigar una cochina alcaldía para figurar en los cuadros de la pared, ni que busquen el burladero del supuesto interés de los madrileños y andaluces. Lo proclaman inmortales Labordeta y Umbral, desde el balcón más alto de las instituciones españolas, porque VOX nos lo debe a todos. No es solo un corte de mangas a Cataluña, mientras huímos derrotados hacia las montañas. Es un gesto simbólico: derrotados en la batalla, traicionados, pero no vencidos.

El 28 de abril cayó Troya, el último bastión católico que resistía el avance de los puritanos en el mundo. Ciudadanos era el caballo de madera que habían dejado en la puerta. Nunca conoceremos de donde salieron sus votos, pero ya no importa. Arde Notre Dame.  La Constitución del 78 está en llamas.  La guardaba el pueblo llano en el cajón, donde guardaba la razón.

© Belge

Año 0. Día 1.  Registro de las horas trabajas y control de los trabajadores

3
0


Año 0. Día 1.  Registro de las horas trabajas y control social de los trabajadores.

Han sido dos gobiernos marxistas, ambos tutelados por Alemania, los primeros en adelantarse a la inminente sentencia del Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo sobre el Registro Obligatorio de las horas trabajadas. Portugal y España. Los marxistas luteranos nunca dan puntada sin hilo: buscan siempre sacar ventaja política y maquillar sus verdaderas razones.

Entre 2004 y 2011, la coalición nacional socialista obrera española que gobernaba España impulsó la figura del Falso Autónomo, consintiendo que las grandes empresas dopadas con dinero público hicieran de su capa un sayo con la más absoluta de las impunidades.  Empleados fijos con derechos laborales y un horario establecido fueron sustituidos por falsos autónomos que trabajaban muchas más horas, con menos sueldo y sin ningún derecho.

El mismo Psoe que ordenaba a los Inspectores de Trabajo que miraran para otro lado viene ahora a vacilar al personal, prometiendo un desasosiego sincero por esos pobres chicos que hacen más horas de las que les pagan sirviendo cafés y recogiendo mesas. Ya saben: los mismos marxistas que se conjuraron para destruir un Sector como el Constructor, con sus convenios regulados, porque perjudicaba a otros empleos más “flexibles”, en la Hostelería y en el Sector de los Servicios. 

A Alemania no le gusta el Estatuto de los Trabajadores, de modo que ha ordenado a sus chicos que lo cambien. Los marxistas en España no les pueden negar nada a sus amigos germanos. Gracias a ellos, y a los jueces de paz de un pueblo perdido cerca de la frontera danesa, están donde están. Si Ángela Merkel quiere controlar a sus nuevos esclavos en el Sur de Europa, está en su derecho de exigirles que fichen al entrar y al salir. Lo ideal sería la geolocalización permanente, pero todo se andará. Es por nuestro bien. ¿Quién no recuerda el célebre reportaje de la Ana Pastor sueca, mostrando cómo los españoles se quedaban hasta las 10 de la noche leyendo el Marca en la oficina?

© Belge