¬ŅQu√© es la Estafa del Euro?

Nos prestaron falsa moneda y ahora nos reclaman oro verdadero. La adhesi√≥n de varios pa√≠ses a la Uni√≥n Monetaria ha supuesto una estafa econ√≥mica, una p√©rdida de soberan√≠a y una desilusi√≥n pol√≠tica. El Proyecto Europeo est√° muerto, apu√Īalado, pero son muchos los que se resisten a darle sepultura. Por una mezcla de miedo y de codicia quieren mantener el enga√Īo y ganar tiempo, pero el creciente olor a podredumbre delata su prop√≥sito.

Desde cualquier vertiente que se analice, el resultado del timo es el mismo. La Europa de Dos Velocidades con la que nos amenazaba Alemania es hoy una realidad incontestable e inexcusable. En 2002, no lo era

El plan de Alemania es tan sencillo que a mucha gente le cuesta entenderlo. Siempre hay que tener un ni√Īo a mano, en esos casos, para que nos explique lo que hemos dejado de ver. Lo m√°s evidente. La econom√≠a espa√Īola segu√≠a segu√≠a remando en pesetas. Aunque todas las obligaciones de pago y contribuciones ya se hac√≠an en euros, por decreto, lo cierto es que los equilibrios m√°s b√°sicos del mercado y los pilares del sistema productivo se segu√≠an midiendo en pesetas. El camarero o la dependienta que cobraban 100.000 pesetas al mes, m√°s un peque√Īo extra en B, siguieron cobrando lo mismo en euros. 600 euros.

El mensaje institucional de la √©poca, lo tengo grabado a fuego. Son cosas que no se olvidan. Dec√≠a as√≠: ‚Äú5.000 pesetas no son 50 euros, pero te vamos a dar cr√©dito gratis para lo que necesites‚ÄĚ. El concepto de ‚Äúcr√©dito al consumo‚ÄĚ era bastante extra√Īo por estos lares, la verdad, y tanto el camarero como la dependienta usaron la nueva moneda para comprarse un piso y cambiar de coche. Millones de coches alemanes para dopar la actividad comercial. Una econom√≠a como la espa√Īola tarda, de media, 20 a√Īos en metabolizar un coche a cr√©dito. Se acaban de vender los primeros veh√≠culos con la LBB, de modo que en los √ļltimos 18 a√Īos se han matriculado 60 millones de unidades. L√≥gicamente, ya no caben en las ciudades.

La econom√≠a espa√Īola sigue remando en pesetas. Buena prueba de ello es que la tasa de exportaci√≥n media, en torno a un 20% del PIB, es id√©ntica a la que se registraba en el a√Īo 2000. El sueldo m√°s frecuente en la actualidad no llega a 18.000 euros brutos y es inferior al que ya denunciaban UGT y CCOO en 1996, a pesar de multiplicarse por 4 todos los precios y duplicarse los impuestos. Pero ¬Ņque son 20 a√Īos perdidos para una sociedad si se comparan con el grandioso sue√Īo europeo? En los a√Īos 90, el espa√Īol inquieto albergaba tantas dudas como esperanzas. Dudas que razonaba la cabeza, esperanzas que alimentaba el coraz√≥n. Para todas las preguntas, la respuesta era: ‚ÄúConfiad en la magia del Proyecto Europeo que nos ha tra√≠do hasta aqu√≠‚ÄĚ.

La realidad es insobornable. Ocurre sin m√°s. La econom√≠a de la gente normal sigue remando en pesetas. El fabuloso mercado de 500 millones de consumidores que esperaba nuestras mercanc√≠as y servicios con los brazos abiertos ha resultado ser una entelequia acad√©mica. Exportamos nuestros recursos a p√©rdida, por debajo de lo que cuesta producirlos con salarios de miseria. Esa Uni√≥n Monetaria que iba a convertir nuestras monedas nacionales en euros homog√©neos ha resultado ser un simple ardid financiero. No trajo la riqueza prometida. Pero: ¬Ņfue una estafa premeditada o de un simple error de c√°lculo?

Lo que convierte la Unión Monetaria en una estafa de manual, son los mecanismos que idearon para alimentar la credulidad y alargar el periodo de transición hasta que el experimento ya no tuviera vuelta atrás. Son una prueba de cargo que delata el temor a un proteccionismo creciente. Los criterios de convergencia impuestos acreditan que existía un mapa exacto de los riesgos y el conocimiento preciso de cómo iba a funcionar el mercado.

El Bundesbank ideó una estrategia maquiavélica para vender la Magia de la Navidad. Se trataba de prestar tanta falsa moneda como fuera necesario para que nadie notara en qué se diferenciaban las pesetas de los euros. Por cada peseta verdadera de ahorro, entregaban dos pesetas de crédito sin exigir nada, y por esas 3 monedas, un euro de cartón piedra con su correspondiente hipoteca.

Pero, de sobra sab√≠a Alemania que la econom√≠a real seguir√≠a produciendo pesetas verdaderas y devaluadas, de modo que tambi√©n ide√≥ c√≥mo repartir droga en los colegios para poner de su parte a la poblaci√≥n adicta. Un marxista radical como Zapatero no llega al Poder por azar. Era el pol√≠tico que necesitaban en el Bundesbank para implementar, desde los Presupuestos Generales del Estado, una pol√≠tica de dependencia, prebendas y subsidios que doble el Gasto P√ļblico. Crea una Espa√Īa de Dos Velocidades.

S√≥lo era cuesti√≥n de tiempo, una vez transcurrida la transici√≥n, que la sociedad espa√Īola se fracturara en dos. Una Espa√Īa Real, que sigue produciendo riqueza en ‚Äúpesetas‚ÄĚ a pesar de aranceles interiores de todo tipo, y una Espa√Īa Adicta, que vive de los Presupuestos Generales de Estado que financian Alemania y sus aliados de la Triple A. Pero en el a√Īo 2007, ya era una consecuencia predecible del estallido de la Crisis Subprime. Se enfrentan la Espa√Īa Real que paga demasiados impuestos y pide un tiempo muerto, y la Espa√Īa Adicta que cobra impuestos e impulsa la Hoja de Ruta secesionista.

© Belge
Autor de “La Estafa del Euro explicada a un ni√Īo de 6 a√Īos. De la reunificaci√≥n alemana a la secesi√≥n de Catalu√Īa”

A√Īo cero. D√≠a 23. Lo Pa√≠s

Desde que la Casta pol√≠tica ha convertido Espa√Īa en una extensi√≥n de la famosa calle de √Ālvarez Gato, el vocero independentista de la ma√Īana maulla desde el fondo del callej√≥n. ‚ÄúEn el callej√≥n del Gato, dec√≠a Ram√≥n de la Serna, hubo hasta hace poco dos espejos, uno c√≥ncavo y otro convexo que deformaban en don Quijote y Sancho a todo el que se miraba en ellos‚ÄĚ. Lo grotesco hac√≠a re√≠r a nuestros antepasados, pero el esperpento hoy es que un fondo yankee de extrema derecha haya invertido en fulanas medi√°ticas s√≥lo para montar ciza√Īa y alterar a sus viandantes.

El pueblo llano gasta ingenio en los m√°rgenes del folio. En los recovecos del ciberespacio que han dejado libres de control, improvisa batalla contra la creciente censura. El colapso de la Prensa, cuajada de periodistas venales y mercenarios sin escr√ļpulo en su merecido ocaso, ha sembrado de esporas venenosas el Foro P√ļblico en que se dirimen todas las cuestiones de la Democracia.

Lo Pa√≠s, cabecera del Grupo Prisoe devenida grotesca, es el causante de estos males. Su defensa de la dirigencia que orden√≥ saquear los Presupuestos de Andaluc√≠a es tan rid√≠cula, que sus periodistas de mano han llegado a argumentar que irse de putas y trapichear coca con 800 millones de euros no es para tanto. Un peque√Īo tropiezo en pos de la alta empresa que le fue encomendada. Algui√©n fren√≥ a tiempo el crowdfunding.

Parec√≠a imposible bajar un escal√≥n m√°s en la depravaci√≥n profesional y en la degradaci√≥n personal, pero lo consiguieron, pidiendo la vez a gritos para ir a linchar a Ortega Smith. Les falt√≥ tiempo para vomitar su peque√Īa cuota de odio. A los dos minutos de saltar al Ruedo la tal Nadia Otmani, en riguroso Prime Time, en el Coso ya no cab√≠a un espectador m√°s, y los reventas hac√≠an tres agostos por adelantado. No hay billetes: hoy quemamos una bruja. Las Redes Sociales ard√≠an como una pira.

Lo País se lució. Le habría bastado echar un vistazo rutinario a la hoja de servicio de la activista marroquí del Psoe para gritar el consabido: ¡paren las máquinas! Pero estaba tan borracho de odio que fue ¡Más madera! lo que se oyó por megafonía. ¡Más madera para la pira, es la guerra!

¬ŅY qu√© guerra es esa, que empuja a Lo Pa√≠s y dem√°s medios de comunicaci√≥n a propiciar que se conforme en Espa√Īa un gobierno de golpistas, de antiguos terroristas, de anarquistas locos, de ladrones recientes y de marxistas radicales? ¬ŅSer√° la misma en la que nos metieron ZP y Sebasti√°n, al servicio de Lutero y de la CIA? ¬ŅO, tal vez, sea s√≥lo una maniobra de distracci√≥n para ocultar los 84.000 millones de euros que un gobierno en funciones, que no ha salido de las urnas, va a regalarles a los Fondos Yankees que montaron la guerra contra los PIGS y financian a Lo Pa√≠s?

(c) Belge

La Quiniela del CLUB INLUCRO

Jornada con morbo, marca por el duelo entre los de Simeone y de Valverde. En el Wanda están locos por pitar a Griezmann. El Granada, que vista al Athlétic,puede dar la sorpresa. El resto de partidos, muy igualados. Son quinielas difíciles de acertar, casi una lotería.

Quiniela del Club In Lucro

Partido Pronóstico Pronóstico Máquina Resultado
Sevilla Leganés 1-0 1-1 1 Р0 1-0
Alavés Real Madrid 12 2 2 Рx 2
Sociedad Eibar 1 1 x – 2 1
Mallorca Betis x2 1 2 – 2 2
Valencia Villarreal 1x 1 2 – x 1
Bilbao Granada 1 x2 2 – x 1
Espa√Īol Osasuna x 1x x – 1 2
Getafe Levante 1 1 1 – x 1
Atlético Barcelona 1 x2 1 Р1 2
Zaragoza Gerona 1x 12 1 – 1 X
Fuenlabrada C√°diz 12 1x 1 – 2 1
Oviedo Rayo 1x x2 2 -1 1
Elche Racing 1 x x – 1 1
Lugo Deportivo x 1 1 -1 X
Extremadura Palmas 12 1x 1 – 1 2

Pronóstico de la jornada. 2 columna de 7 dobles reducidas por 24 euros

Seguir leyendo La Quiniela del CLUB INLUCRO

¬ŅCu√°l es la l√≥gica del conflicto catal√°n?

Dec√≠a Gustavo Bueno que Catalu√Īa no es problema sino conflicto. Nunca lo ha sido, ni siquiera cuando los romanos fortificaron Tarraco para cortar la v√≠a de abastecimiento de An√≠bal Barca. Por su orograf√≠a, esas regiones del Mediterr√°neo han sido siempre propicias para el corso y la pirater√≠a. El rapto de hombres, mujeres y ni√Īos era uno de los negocios m√°s lucrativos de toda la Edad Media.

Cuando Espa√Īa empieza a ceder en su √≠mpetu imperial y marca el paso frente a las naciones protestantes, ese conflicto depredador se vuelca hacia el interior. La invasi√≥n de Napole√≥n agrav√≥ los problemas econ√≥micos de la naci√≥n y precipit√≥ la descomposici√≥n del Estado. El caos institucional y militar dur√≥ medio siglo. La Constituci√≥n de 1876 que trae la Restauraci√≥n devuelve la paz al territorio y la estabilidad institucional que Espa√Īa necesitaba para crecer. La segunda Restauraci√≥n de la Casa de los Borbones propicia 50 a√Īos de prosperidad econ√≥mica y financiera pero encona la conflictiva oposici√≥n de los catalanes y de sus aliados marxistas.

El art√≠culo 11 de la Constituci√≥n de 1876 es la verdadera L√≠nea Maginot que separa a los contendientes de ambos bandos. Reza as√≠: ‚ÄúLa religi√≥n Cat√≥lica, Apost√≥lica, Romana, es la del Estado. La Naci√≥n se obliga a mantener el culto y sus ministros. Nadie ser√° molestado en territorio espa√Īol por sus opiniones religiosas, ni por el ejercicio de su respectivo culto, salvo el respeto debido a la moral cristiana. No se permitir√°n, sin embargo, otras ceremonias ni manifestaciones p√ļblicas que las de la religi√≥n del Estado‚ÄĚ. La probada injerencia de las potencias del Eje Protestante y sus airadas protestas delatan con precisi√≥n todas las contradicciones que ocultan los discursos anticlericales y pretendidamente ilustrados de toda la fauna carlista, marxista y mercenaria de la √©poca.

Sin poder para escribir un nuevo capítulo militar de las Guerras Carlistas, la burguesía y la política catalana conspiran contra el Régimen y multiplican las acciones terroristas, los magnicidios y pronunciamientos golpistas. La lista es tan larga como explícita: los atentados criminales contra Canovas (1897), Maura (1904), Alfonso XIII (1906), Maura (1910), Canalejas (1912), Dato (1921) allanan el terreno para la Dictadura de Primo de Rivera (1923) y el Golpe definitivo contra la Constitución y la Monarquía (1931).

En aquella √©poca, Dios ya era espa√Īol: salvando la vida de Maura y de Alfonso XIII esquiv√≥ que Alemania nos arrastrara a participar en la Primera Guerra Mundial. Pero no pudo evitar que Alemania lo volviera a intentar. El Partido Socialista Obrero Alem√°n de Hitler ten√≠a planificada la misma estrategia que Napole√≥n para acudir como bombero a sofocar el incendio provocado con su ayuda por el filogermano Partido Socialista Obrero Espa√Īol. Tampoco lo consigui√≥.

La evidencia es lo √ļltimo que se ve. Son pocos los que se preguntan lo obvio: ¬ŅPorque Francisco Franco esper√≥ a su muerte para culminar la tercera Restauraci√≥n de la Casa de los Borbones en Espa√Īa? ¬ŅQu√© le impidi√≥ hacerlo en los a√Īos 60? En Espa√Īa, es tradici√≥n universal que los abuelos no quieran asistir en vida a los conflictos que dejan entre herederos. Es lo que significa la expresi√≥n ‚Äúatado y bien atado‚ÄĚ. Con un marxismo muy crecido en los a√Īos 60, es improbable que Don Juan hubiera renunciado a sus derechos din√°sticos en favor de su hijo y el esp√≠ritu de la Restauraci√≥n habr√≠a quedado comprometido.
De nuevo es tan significativa la injerencia de una potencia extranjera para asesinar al albacea de la Tercera Restauración de la Casa de los Borbones que al nuevo régimen descafeinado lo llaman Transición. Es una suerte de Restauración Provisional, en función de sus intereses geoestratégicos. Y cuando ponen fin al terrorismo de ETA, es porque ya han premeditado dar los siguientes pasos.

El momento actual del conflicto catal√°n est√° a tiro de piedra de conseguir dinamitar la Constituci√≥n de 1978. Busca poner fin a la Tercera Restauraci√≥n, por aquello de hacer bueno el dicho y conseguir mover la L√≠nea Maginot entre cat√≥licos y protestantes. Es la Hoja de Ruta secesionista que est√° arruinando a las familias espa√Īolas pero que nunca har√° feliz a ning√ļn catal√°n. Parafraseando a Gustavo Bueno: ¬Ņqui√©n sue√Īa con ser finland√©s si tiene pasaporte americano?

© Belge
Autor de: La Estafa del Euro explicada a un ni√Īo de 6 a√Īos. De la reunificaci√≥n alemana a la secesi√≥n de Catalu√Īa.