Archivos de la categoría La Estafa del Euro

La Estafa del Euro explicada a la Clase Media Empobrecida

3
0


La estafa del euro explicada a una clase media empobrecida es esa mochila fiscal de 40 euros por día con la que ha tenido que cargar en nombre de una promesa de progreso, bienestar y riqueza que la Unión Europea no ha cumplido. Por un simple pecado de ingenuidad política, todo un siglo XXI de condena.

Hace 20 años, justo un minuto antes de ratificar el Tratado de la Unión Monetaria, de clase media holgada era el hogar que ingresaba 15.000 pesetas brutas al día, con uno o dos sueldos, y pagaba 5.000 pesetas de impuestos. Los 12 millones de pesetas que tenía ahorrados le rentaban 1.000 pesetas netas al día. Hoy, según los datos que publica la Agencia Tributaria, la clase media empobrecida ingresa poco más de 11.000 pesetas al día y paga 7.000 pesetas de impuestos. Por sus ahorros, que no han crecido, le cobran dinero.

La manera en que le hurtaron la cartera, de forma literal y figurada, es clásica. La mano izquierda distrae mientras la mano derecha sustrae. Los fuegos de artificio, los empujones y el crédito barato del nuevo milenio ayudaron a crear la confusión necesaria. Las familias se lanzaron a vivir muy por encima de sus posibilidades, sin darse cuenta que estaban consumiendo a crédito.

Vender el piso que se ha quedado pequeño y comprar un chalet en un barrio más agradable en las afueras no solo implica pagar impuestos directos e invisibles de un modo inmediato y diferido, sino tener que comprar otro coche y cambiar de hábitos de consumo. No es lo mismo bajar en un minuto a comprar unas cebollas que desplazarse 50 km para hacer la compra y olvidarse de comprar las cebollas. La diferencia es una huella fiscal de 3 euros al día. Por un clavo se perdió la herradura…

Cuando todas las luces rojas de la economía española estaban ya encendidas, la Casta Política al mando se dedicó a mentir. No trataba de ocultar los datos, ni la gravedad de la situación, sino de ganar tiempo y utilizar el dinero de los Presupuestos Generales del Estado para comprar lealtades. Lo prioritario era asegurar una retirada ordenada de la Nomenclatura en la retaguardia. La ecuación fiscal no deja dudas sobre el modus operandi que usaron para defraudar. El truco no está en lo que gastan y tributan, sino en los impuestos que les devuelven por la puerta de atrás. A cambio de apoyar los chapuceros presupuestos de 2009, el PNV consiguió para una élite vasca que Zapatero les devolviera el IVA defraudado. Una pedrea de 450 millones de euros.

Durante casi una década, la confiada clase media española gastó al límite de lo que ingresaba, acumulando un pasivo fiscal que podía superar los 60 euros al día. Dicho así, no parece una cantidad alarmante, pero solo era cuestión de tiempo que la política de deflación y el desarme arancelario impuesto por Alemania en beneficio de China provocará la destrucción de 5 millones de empleos bien remunerados y el colapso de la recaudación. Cuando quiso abrir los ojos, ya era tarde: pagaban más impuestos que lo que ganaban. El resto ya es historia.

Para ilustrar la perversa dinámica de la estructura fiscal de los hogares en la España del siglo XXI, nada mejor que un sencillo cuadro. Dado que el grueso del impuesto es indirecto y descansa sobre la actividad económica y la propiedad, la pérdida del empleo tiene consecuencias fiscales dramáticas para la población. La MEDIA estadística infravalora el peso real de la mochila fiscal que soportan los diferentes segmentos. 

Rentas Descripción  Población Mochila Fiscal
½ SMI Viudas, solteros, inmigrantes 1 millón 7/16 euros
1 SMI Pobres, pensionistas 6 millones 16/34 euros
2 SMI Clase Media Empobrecida 10millones 32/68 euros
6 SMI Nomenclatura social 2 millones 95/200 euros
10 SMI Casta Política 1 millón (135-95)/340 euros
2,4 SMI MEDIA NACIONAL 20millones 33/80 euros

 

© Belge

Autor de “La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años. De la reunificación alemana a la secesión de Cataluña”.

Ed. Inlucro.org

Ejemplares disponibles en la Librería Ecobook. Madrid

 

¿Cuánto pesa la mochila fiscal en España?

5
0


Los ciudadanos no son plenamente conscientes de las tasas, impuestos y precios regulados que pagan. En esa pesada mochila fiscal, que les lastra cuesta arriba y les desequilibra cuesta abajo, caben el IVA, el IRPF, las tasas municipales, diversos impuestos finalistas y la obligación de satisfacer toda suerte de precios estancos, peajes y seguros obligatorios. La lista no es exhaustiva: siempre hay un hueco para remozar portazgos antiguos o reclamar contribuciones extraordinarias.

El mayor esfuerzo tributario, lo satisfacen los españoles todas las mañanas al levantarse de la cama, dar la luz, encender la calefacción y arrancar el coche para ir a trabajar. Esa rutina, impuesta, lleva a 20 millones de hogares a pagar cada día 1 euro por la electricidad, 1 euro por la calefacción, 5 por la casa y 6 euros por el coche. Son 95.000 millones de euros al año, la cuarta parte de los salarios brutos.

Las retenciones sobre salarios y pensiones ascienden a algo más de 60.000 millones de euros y la suma del IRPF devengado a 70.000 millones de euros. Según los datos de la Agencia Tributaria, el tipo medio de retención efectivo sobre el conjunto de las rentas fiscales en España ronda el 12%, lo que sitúa la Renta Retenida ligeramente por encima de los 22.000 euros. 10 euros por día.

El gasto de los hogares se mantiene constante por encima de los 360.000 millones de euros, por el que el importe del IVA al consumo que soportan supera los 60.000 millones de euros. 9 euros por día.

Para calcular cuánto pesa la mochila fiscal en nuestro sencillo modelo, basta con relacionar la renta estándar con las tres grandes magnitudes del impuesto que pagan los españoles. En los últimos 10 años, de media, 20 millones de hogares españoles han ganado 68 euros por día y han pagado 32 euros. Es un 47% de presión fiscal media real. El peso de la mochila crece 10 euros al día, con el segundo coche y la segunda vivienda, hasta superar con creces el 60%.

La estafa del euro explicada a una clase media empobrecida son esos 20 euros de impuestos diarios que los españoles han tenido que asumir en nombre de una promesa de progreso, bienestar y riqueza que la Unión Europea no ha cumplido. A cada familia española le han cargado la mochila con un pedrusco de 16 euros al día. Una hipoteca de clavo, que les pagamos a crédito y con intereses.

Mochila  fiscal tipo de un hogar de  clase media

 

Bienes y servicios  Huella fiscal media
Coche básico al contado 6 euros/día
Piso básico al contado 5 euros/día
Suministro de luz 1 euro/día
Suministro de calefacción 1 euro/día
Tecnología de comunicación 1 euro/día
IVA al consumo  9 euros/día
IVA al ocio  (IIEE) 1 euro/día
Finanzas 2 euros/día
IRPF 10 euros/día
Cotizaciones SS 5 euros/día

© Belge

¿Cuánto ha subido el Coste Hora Trabajada con el Euro?

2
0


zapatLa productividad es uno de los conceptos estrella de la retórica económica. Se emplea para un roto y un descosido. Junto con el de economía de escala y la ley de la oferta y demanda, le sirve a los sacerdotes del gremio para no explicar nada con mucho énfasis y convicción. Dar más por menos, con los mismos recursos…Hasta suena redondo.

Sería interesante buscar ejemplos concretos, por países y sectores, en los que se pueda comprobar si se verifica la Santa Trinidad del discurso económico. Máxima productividad de los empleados, demanda adictiva del producto y economía de escala de todos los recursos utilizados.

Entre 2003 y 2018, el coste laboral medio en España ha subido de los 16,5 a los 21,5 euros. La tendencia aquí contrasta tanto con la zona Euro como con el conjunto de la UE. Son casi 10 euros de diferencia por hora trabajada. Por sectores, la subida de costes salariales es mucho más acusada en los países del Norte y del área protestante, con Dinamarca a la cabeza. Encabeza el ranking, Noruega, con el equivalente a más de 51 euros por hora.

¿Es más productivo un camarero danés, alemán o sueco que un español para que le paguen casi el triple? ¿Cuesta menos producir un litro de cerveza? ¿Es tan grande la avalancha de clientes en los bares que pueden cobrar 8 euros por lo que en España les piden 2 euros? ¿Hay más visitantes y turistas por esos desapacibles lares que por estas tierras amables y soleadas? Otra respuesta interesante de conocer sería: ¿cuántos bares y cafeterías quedarían abiertos en nuestro país si tiraran el litro de cerveza a 16 euros o pagaran salarios de 40.000 euros al año?

De los ejemplos anteriores se desprende que el mismo concepto de “mercado” unificado con una moneda común es una herejía. El rico panetone milanés, a más de 50 euros, no tiene demanda en España, ni siquiera en el Corte Inglés. Y lo que es cierto para la golosa pastelería, es verdad para los complementos de moda en el escaparate de cualquier boutique.

¿Cuál habría de ser la productividad ideal del trabajador tipo para poder pagar con impuestos españoles unos zapatos a precios de Viena, una camisa de Milán, comerse un menú de Copenhague, tomarse una cerveza de la Plaza Navona o alquilar un piso céntrico de Munich? ¿ A qué actividad debería dedicarse el empresario de turno, aquí y allá, para soportar con alegre beneficios unos costes salariales de 100.000 euros al año?

(c) Belge

¿Qué es la Estafa del Euro?

6
0


Nos prestaron falsa moneda y ahora nos reclaman oro verdadero. La adhesión de varios países a la Unión Monetaria ha supuesto una estafa económica, una pérdida de soberanía y una desilusión política. El Proyecto Europeo está muerto, apuñalado, pero son muchos los que se resisten a darle sepultura. Por una mezcla de miedo y de codicia quieren mantener el engaño y ganar tiempo, pero el creciente olor a podredumbre delata su propósito.

Desde cualquier vertiente que se analice, el resultado del timo es el mismo. La Europa de Dos Velocidades con la que nos amenazaba Alemania es hoy una realidad incontestable e inexcusable. En 2002, no lo era

El plan de Alemania es tan sencillo que a mucha gente le cuesta entenderlo. Siempre hay que tener un niño a mano, en esos casos, para que nos explique lo que hemos dejado de ver. Lo más evidente. La economía española seguía seguía remando en pesetas. Aunque todas las obligaciones de pago y contribuciones ya se hacían en euros, por decreto, lo cierto es que los equilibrios más básicos del mercado y los pilares del sistema productivo se seguían midiendo en pesetas. El camarero o la dependienta que cobraban 100.000 pesetas al mes, más un pequeño extra en B, siguieron cobrando lo mismo en euros. 600 euros.

El mensaje institucional de la época, lo tengo grabado a fuego. Son cosas que no se olvidan. Decía así: “5.000 pesetas no son 50 euros, pero te vamos a dar crédito gratis para lo que necesites”. El concepto de “crédito al consumo” era bastante extraño por estos lares, la verdad, y tanto el camarero como la dependienta usaron la nueva moneda para comprarse un piso y cambiar de coche. Millones de coches alemanes para dopar la actividad comercial. Una economía como la española tarda, de media, 20 años en metabolizar un coche a crédito. Se acaban de vender los primeros vehículos con la LBB, de modo que en los últimos 18 años se han matriculado 60 millones de unidades. Lógicamente, ya no caben en las ciudades.

La economía española sigue remando en pesetas. Buena prueba de ello es que la tasa de exportación media, en torno a un 20% del PIB, es idéntica a la que se registraba en el año 2000. El sueldo más frecuente en la actualidad no llega a 18.000 euros brutos y es inferior al que ya denunciaban UGT y CCOO en 1996, a pesar de multiplicarse por 4 todos los precios y duplicarse los impuestos. Pero ¿que son 20 años perdidos para una sociedad si se comparan con el grandioso sueño europeo? En los años 90, el español inquieto albergaba tantas dudas como esperanzas. Dudas que razonaba la cabeza, esperanzas que alimentaba el corazón. Para todas las preguntas, la respuesta era: “Confiad en la magia del Proyecto Europeo que nos ha traído hasta aquí”.

La realidad es insobornable. Ocurre sin más. La economía de la gente normal sigue remando en pesetas. El fabuloso mercado de 500 millones de consumidores que esperaba nuestras mercancías y servicios con los brazos abiertos ha resultado ser una entelequia académica. Exportamos nuestros recursos a pérdida, por debajo de lo que cuesta producirlos con salarios de miseria. Esa Unión Monetaria que iba a convertir nuestras monedas nacionales en euros homogéneos ha resultado ser un simple ardid financiero. No trajo la riqueza prometida. Pero: ¿fue una estafa premeditada o de un simple error de cálculo?

Lo que convierte la Unión Monetaria en una estafa de manual, son los mecanismos que idearon para alimentar la credulidad y alargar el periodo de transición hasta que el experimento ya no tuviera vuelta atrás. Son una prueba de cargo que delata el temor a un proteccionismo creciente. Los criterios de convergencia impuestos acreditan que existía un mapa exacto de los riesgos y el conocimiento preciso de cómo iba a funcionar el mercado.

El Bundesbank ideó una estrategia maquiavélica para vender la Magia de la Navidad. Se trataba de prestar tanta falsa moneda como fuera necesario para que nadie notara en qué se diferenciaban las pesetas de los euros. Por cada peseta verdadera de ahorro, entregaban dos pesetas de crédito sin exigir nada, y por esas 3 monedas, un euro de cartón piedra con su correspondiente hipoteca.

Pero, de sobra sabía Alemania que la economía real seguiría produciendo pesetas verdaderas y devaluadas, de modo que también ideó cómo repartir droga en los colegios para poner de su parte a la población adicta. Un marxista radical como Zapatero no llega al Poder por azar. Era el político que necesitaban en el Bundesbank para implementar, desde los Presupuestos Generales del Estado, una política de dependencia, prebendas y subsidios que doble el Gasto Público. Crea una España de Dos Velocidades.

Sólo era cuestión de tiempo, una vez transcurrida la transición, que la sociedad española se fracturara en dos. Una España Real, que sigue produciendo riqueza en “pesetas” a pesar de aranceles interiores de todo tipo, y una España Adicta, que vive de los Presupuestos Generales de Estado que financian Alemania y sus aliados de la Triple A. Pero en el año 2007, ya era una consecuencia predecible del estallido de la Crisis Subprime. Se enfrentan la España Real que paga demasiados impuestos y pide un tiempo muerto, y la España Adicta que cobra impuestos e impulsa la Hoja de Ruta secesionista.

© Belge
Autor de “La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años. De la reunificación alemana a la secesión de Cataluña”