Archivos de la categoría La Estafa del Euro

¿Cuánto ha subido el Coste Hora Trabajada con el Euro?

2
0


zapatLa productividad es uno de los conceptos estrella de la retórica económica. Se emplea para un roto y un descosido. Junto con el de economía de escala y la ley de la oferta y demanda, le sirve a los sacerdotes del gremio para no explicar nada con mucho énfasis y convicción. Dar más por menos, con los mismos recursos…Hasta suena redondo.

Sería interesante buscar ejemplos concretos, por países y sectores, en los que se pueda comprobar si se verifica la Santa Trinidad del discurso económico. Máxima productividad de los empleados, demanda adictiva del producto y economía de escala de todos los recursos utilizados.

Entre 2003 y 2018, el coste laboral medio en España ha subido de los 16,5 a los 21,5 euros. La tendencia aquí contrasta tanto con la zona Euro como con el conjunto de la UE. Son casi 10 euros de diferencia por hora trabajada. Por sectores, la subida de costes salariales es mucho más acusada en los países del Norte y del área protestante, con Dinamarca a la cabeza. Encabeza el ranking, Noruega, con el equivalente a más de 51 euros por hora.

¿Es más productivo un camarero danés, alemán o sueco que un español para que le paguen casi el triple? ¿Cuesta menos producir un litro de cerveza? ¿Es tan grande la avalancha de clientes en los bares que pueden cobrar 8 euros por lo que en España les piden 2 euros? ¿Hay más visitantes y turistas por esos desapacibles lares que por estas tierras amables y soleadas? Otra respuesta interesante de conocer sería: ¿cuántos bares y cafeterías quedarían abiertos en nuestro país si tiraran el litro de cerveza a 16 euros o pagaran salarios de 40.000 euros al año?

De los ejemplos anteriores se desprende que el mismo concepto de “mercado” unificado con una moneda común es una herejía. El rico panetone milanés, a más de 50 euros, no tiene demanda en España, ni siquiera en el Corte Inglés. Y lo que es cierto para la golosa pastelería, es verdad para los complementos de moda en el escaparate de cualquier boutique.

¿Cuál habría de ser la productividad ideal del trabajador tipo para poder pagar con impuestos españoles unos zapatos a precios de Viena, una camisa de Milán, comerse un menú de Copenhague, tomarse una cerveza de la Plaza Navona o alquilar un piso céntrico de Munich? ¿ A qué actividad debería dedicarse el empresario de turno, aquí y allá, para soportar con alegre beneficios unos costes salariales de 100.000 euros al año?

(c) Belge

¿Qué es la Estafa del Euro?

6
0


Nos prestaron falsa moneda y ahora nos reclaman oro verdadero. La adhesión de varios países a la Unión Monetaria ha supuesto una estafa económica, una pérdida de soberanía y una desilusión política. El Proyecto Europeo está muerto, apuñalado, pero son muchos los que se resisten a darle sepultura. Por una mezcla de miedo y de codicia quieren mantener el engaño y ganar tiempo, pero el creciente olor a podredumbre delata su propósito.

Desde cualquier vertiente que se analice, el resultado del timo es el mismo. La Europa de Dos Velocidades con la que nos amenazaba Alemania es hoy una realidad incontestable e inexcusable. En 2002, no lo era

El plan de Alemania es tan sencillo que a mucha gente le cuesta entenderlo. Siempre hay que tener un niño a mano, en esos casos, para que nos explique lo que hemos dejado de ver. Lo más evidente. La economía española seguía seguía remando en pesetas. Aunque todas las obligaciones de pago y contribuciones ya se hacían en euros, por decreto, lo cierto es que los equilibrios más básicos del mercado y los pilares del sistema productivo se seguían midiendo en pesetas. El camarero o la dependienta que cobraban 100.000 pesetas al mes, más un pequeño extra en B, siguieron cobrando lo mismo en euros. 600 euros.

El mensaje institucional de la época, lo tengo grabado a fuego. Son cosas que no se olvidan. Decía así: “5.000 pesetas no son 50 euros, pero te vamos a dar crédito gratis para lo que necesites”. El concepto de “crédito al consumo” era bastante extraño por estos lares, la verdad, y tanto el camarero como la dependienta usaron la nueva moneda para comprarse un piso y cambiar de coche. Millones de coches alemanes para dopar la actividad comercial. Una economía como la española tarda, de media, 20 años en metabolizar un coche a crédito. Se acaban de vender los primeros vehículos con la LBB, de modo que en los últimos 18 años se han matriculado 60 millones de unidades. Lógicamente, ya no caben en las ciudades.

La economía española sigue remando en pesetas. Buena prueba de ello es que la tasa de exportación media, en torno a un 20% del PIB, es idéntica a la que se registraba en el año 2000. El sueldo más frecuente en la actualidad no llega a 18.000 euros brutos y es inferior al que ya denunciaban UGT y CCOO en 1996, a pesar de multiplicarse por 4 todos los precios y duplicarse los impuestos. Pero ¿que son 20 años perdidos para una sociedad si se comparan con el grandioso sueño europeo? En los años 90, el español inquieto albergaba tantas dudas como esperanzas. Dudas que razonaba la cabeza, esperanzas que alimentaba el corazón. Para todas las preguntas, la respuesta era: “Confiad en la magia del Proyecto Europeo que nos ha traído hasta aquí”.

La realidad es insobornable. Ocurre sin más. La economía de la gente normal sigue remando en pesetas. El fabuloso mercado de 500 millones de consumidores que esperaba nuestras mercancías y servicios con los brazos abiertos ha resultado ser una entelequia académica. Exportamos nuestros recursos a pérdida, por debajo de lo que cuesta producirlos con salarios de miseria. Esa Unión Monetaria que iba a convertir nuestras monedas nacionales en euros homogéneos ha resultado ser un simple ardid financiero. No trajo la riqueza prometida. Pero: ¿fue una estafa premeditada o de un simple error de cálculo?

Lo que convierte la Unión Monetaria en una estafa de manual, son los mecanismos que idearon para alimentar la credulidad y alargar el periodo de transición hasta que el experimento ya no tuviera vuelta atrás. Son una prueba de cargo que delata el temor a un proteccionismo creciente. Los criterios de convergencia impuestos acreditan que existía un mapa exacto de los riesgos y el conocimiento preciso de cómo iba a funcionar el mercado.

El Bundesbank ideó una estrategia maquiavélica para vender la Magia de la Navidad. Se trataba de prestar tanta falsa moneda como fuera necesario para que nadie notara en qué se diferenciaban las pesetas de los euros. Por cada peseta verdadera de ahorro, entregaban dos pesetas de crédito sin exigir nada, y por esas 3 monedas, un euro de cartón piedra con su correspondiente hipoteca.

Pero, de sobra sabía Alemania que la economía real seguiría produciendo pesetas verdaderas y devaluadas, de modo que también ideó cómo repartir droga en los colegios para poner de su parte a la población adicta. Un marxista radical como Zapatero no llega al Poder por azar. Era el político que necesitaban en el Bundesbank para implementar, desde los Presupuestos Generales del Estado, una política de dependencia, prebendas y subsidios que doble el Gasto Público. Crea una España de Dos Velocidades.

Sólo era cuestión de tiempo, una vez transcurrida la transición, que la sociedad española se fracturara en dos. Una España Real, que sigue produciendo riqueza en “pesetas” a pesar de aranceles interiores de todo tipo, y una España Adicta, que vive de los Presupuestos Generales de Estado que financian Alemania y sus aliados de la Triple A. Pero en el año 2007, ya era una consecuencia predecible del estallido de la Crisis Subprime. Se enfrentan la España Real que paga demasiados impuestos y pide un tiempo muerto, y la España Adicta que cobra impuestos e impulsa la Hoja de Ruta secesionista.

© Belge
Autor de «La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años. De la reunificación alemana a la secesión de Cataluña»

¿Cuál es la lógica del conflicto catalán?

9
0


Decía Gustavo Bueno que Cataluña no es problema sino conflicto. Nunca lo ha sido, ni siquiera cuando los romanos fortificaron Tarraco para cortar la vía de abastecimiento de Aníbal Barca. Por su orografía, esas regiones del Mediterráneo han sido siempre propicias para el corso y la piratería. El rapto de hombres, mujeres y niños era uno de los negocios más lucrativos de toda la Edad Media.

Cuando España empieza a ceder en su ímpetu imperial y marca el paso frente a las naciones protestantes, ese conflicto depredador se vuelca hacia el interior. La invasión de Napoleón agravó los problemas económicos de la nación y precipitó la descomposición del Estado. El caos institucional y militar duró medio siglo. La Constitución de 1876 que trae la Restauración devuelve la paz al territorio y la estabilidad institucional que España necesitaba para crecer. La segunda Restauración de la Casa de los Borbones propicia 50 años de prosperidad económica y financiera pero encona la conflictiva oposición de los catalanes y de sus aliados marxistas.

El artículo 11 de la Constitución de 1876 es la verdadera Línea Maginot que separa a los contendientes de ambos bandos. Reza así: “La religión Católica, Apostólica, Romana, es la del Estado. La Nación se obliga a mantener el culto y sus ministros. Nadie será molestado en territorio español por sus opiniones religiosas, ni por el ejercicio de su respectivo culto, salvo el respeto debido a la moral cristiana. No se permitirán, sin embargo, otras ceremonias ni manifestaciones públicas que las de la religión del Estado”. La probada injerencia de las potencias del Eje Protestante y sus airadas protestas delatan con precisión todas las contradicciones que ocultan los discursos anticlericales y pretendidamente ilustrados de toda la fauna carlista, marxista y mercenaria de la época.

Sin poder para escribir un nuevo capítulo militar de las Guerras Carlistas, la burguesía y la política catalana conspiran contra el Régimen y multiplican las acciones terroristas, los magnicidios y pronunciamientos golpistas. La lista es tan larga como explícita: los atentados criminales contra Canovas (1897), Maura (1904), Alfonso XIII (1906), Maura (1910), Canalejas (1912), Dato (1921) allanan el terreno para la Dictadura de Primo de Rivera (1923) y el Golpe definitivo contra la Constitución y la Monarquía (1931).

En aquella época, Dios ya era español: salvando la vida de Maura y de Alfonso XIII esquivó que Alemania nos arrastrara a participar en la Primera Guerra Mundial. Pero no pudo evitar que Alemania lo volviera a intentar. El Partido Socialista Obrero Alemán de Hitler tenía planificada la misma estrategia que Napoleón para acudir como bombero a sofocar el incendio provocado con su ayuda por el filogermano Partido Socialista Obrero Español. Tampoco lo consiguió.

La evidencia es lo último que se ve. Son pocos los que se preguntan lo obvio: ¿Porque Francisco Franco esperó a su muerte para culminar la tercera Restauración de la Casa de los Borbones en España? ¿Qué le impidió hacerlo en los años 60? En España, es tradición universal que los abuelos no quieran asistir en vida a los conflictos que dejan entre herederos. Es lo que significa la expresión “atado y bien atado”. Con un marxismo muy crecido en los años 60, es improbable que Don Juan hubiera renunciado a sus derechos dinásticos en favor de su hijo y el espíritu de la Restauración habría quedado comprometido.
De nuevo es tan significativa la injerencia de una potencia extranjera para asesinar al albacea de la Tercera Restauración de la Casa de los Borbones que al nuevo régimen descafeinado lo llaman Transición. Es una suerte de Restauración Provisional, en función de sus intereses geoestratégicos. Y cuando ponen fin al terrorismo de ETA, es porque ya han premeditado dar los siguientes pasos.

El momento actual del conflicto catalán está a tiro de piedra de conseguir dinamitar la Constitución de 1978. Busca poner fin a la Tercera Restauración, por aquello de hacer bueno el dicho y conseguir mover la Línea Maginot entre católicos y protestantes. Es la Hoja de Ruta secesionista que está arruinando a las familias españolas pero que nunca hará feliz a ningún catalán. Parafraseando a Gustavo Bueno: ¿quién sueña con ser finlandés si tiene pasaporte americano?

© Belge
Autor de: La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años. De la reunificación alemana a la secesión de Cataluña.

¿Qué es el Ibex Largo?

5
0


Los gestores de fondos andan ya preparando la siguiente estafa. Buscan una nueva hornada de pardillos a los que confundir y despojar de sus ahorros. El verbo ha de ser duro y directo, casi en proporción al esfuerzo que cuesta desmontar la obviedad de una superchería intelectual. La selección de una cartera inicial de 12.800 euros, en réplica del IBEX 35 con el que se estrenó el nuevo siglo del Euro, no es fruto del capricho. El método nos permite recordar con precisión cómo fueron damnificados los accionistas con el cuento de los puntocom. El Grupo Telefónica, que había aprovechado su influencia política para colar a Terra y TPI en el Índice Selectivo, le vació los bolsillos a los confiados inversores. Fueron más de 3.000 puntos los que se esfumaron en 3 ejercicios.

 

Título (100%) Total 1999-2018 Inversión Retorno bruto
Acciona (0,8) 37,95 euros 100 276 euros
Aceralia (0,4) 2,75 euros 50 63 euros
Acerinox (0,6) 6,82 euros 75 118 euros
Acesa (0,6) 1,80 euros 75 94 euros
ACS (0,3) 21,4 euros 40 275 euros
Agbar (0,5) 6,14 euros 60 105 euros
Altadis(1) 6,20 euros 130 512 euros
Amadeus (2,5) 0,06 euros 320 159 euros
Popular (2) 1,55 euros 250 62 euros
Bkinter(1,4) 3,26 euros 200 312 euros
BBVA (12,5) 6,70 euros 1600 1170 euros
BSCH (10) 7,30 euros 1300 1390 euros
Carrefour 0 euros 100 120 euros
Mapfre (0,2) 2,10 euros 30 110 euros
Alba (0,7) 12,7 euros 90 173 euros
Endesa (6%) 32,7 euros 800 1825 euros
FCC (0,6) 14,5 euros 75 103 euros
Gas (2,4) 14,6 euros 300 550 euros
Dragados 0,60 euros 50 135 euros
Ferrovial 12,2 euros 75 148 euros
Cantábrico 1,9 euros 65 117 euros
Iberdrola(3) 4,1 euros 400 1512 euros
Indra 5,15 euros 75 70 euros
NH 1,6 euros 30 17 euros
Rep (6,5) 14,32 euros 830 1181 euros
Sogcable(2) 0 euros 250 100 euros
Meliá 0 euros 30 16 euros
Tef (26,5) 11,34 euros 3400 1967 euros
Pizza 0 euros 40 30 euros
Terra (11) 0 euros 1400 52 euros
TPI (2,4) 0 euros 300 35 euros
Fenosa(1,8) 6,17 euros 230 260 euros
Valleh 0 euros 30 65 euros
IBEX35  Dividendos 12.800 13.122

 

La rentabilidad neta del Ibex 35, descontados las comisiones, los impuestos y la inflación, es completamente negativa. -6% al año. En función de las circunstancias de cada inversor, se comen de 1.500 a 2.000 puntos por un lado y de 7 a 8.000 puntos por el otro.  En el mejor de los casos, le queda menos de la tercera parte de su cartera inicial; en el peor, una cuarta parte (-7%).

Para que no se notara el verdadero saqueo económico y financiero que iba a perpetrar Alemania, inundaron las economías de Portugal, Italia, Grecia y Spain (PIGS) con dinero barato. El crédito a granel, que debía servir para alimentar una fuerte espiral deflacionista, ha devenido pesada Deuda Pública por arte de birlibirloque. El oportuno teatro político, en Grecia, Italia y España, propició que comisionistas y demás rateros del sistema financiero pudieran socializar sus deudas privadas y blanquear sus pufos. Se puso de moda multiplicar los splits para “dar liquidez al mercado”. Lo peor es que la treta suena a chiste.

Comisionistas y rateros a sueldo del Banco de España conspiraron con los activistas políticos radicales a sueldo de Berlín. De alguna manera acerté a intuir en 2002 que era una suerte nueva de terrorismo económico, orientado a sabotear o debilitar sectores estratégicos del PIB español. No es ninguna casualidad, pues, que una vez empotrados en las instituciones causaron tanto daño a la Bolsa, a la Construcción y a la arquitectura bancaria de la nación. Le allanaron el camino a los Golpistas del 1-0 que ahora juzga el Tribunal Supremo en un inútil esfuerzo por lavarle la cara a la Democracia en España y en la UE.

© Belge