vela

¿Cuánto ha subido el recibo de la luz en España?

3
0

El trecho que va de la sociedad española de 1996 a la sociedad actual se puede medir comparando unos simples recibos de la luz o del teléfono.  Es posible que la manera en que gastamos sea el mejor indicador de como evolucionan las costumbres de una generación a otra. «Apaga la luz», «cierra el grifo» y «cuelga ya el teléfono» eran el verdadero leitmotiv de los años 70, junto con el mítico slogan nacional que invitaba a no malgastar recursos.

La España del Tratado de Maastricht, que arranca a mediados de la década de los 90,  es la España del derroche.  Buena prueba de ellos es que no nos admitieron en la Unión Europea, no como socios sino como clientes potenciales de las empresas alemanas.  Un vistazo a la evolución del déficit comercial antes y después de 1988 aclara cualquier duda, más allá de que la cacareada reconversión industrial fuera una verdadera tomadura de pelo.  Se negoció mal, con prisas por entrar, confundiendo mitos políticos y deseos con la propia realidad.

El 1 de enero de 1997, una familia de clase media pagaba 2.484 pesetas, más un 16% de IVA, por la cuota  de abono del teléfono. 2.881 pesetas cada dos meses,  equivalente a 8,66 euros al mes.  20 años después,  la cuota mensual de Telefónica es de 50 euros, lo que traduce una inflación compuesta del 9,16% anual.

El 1 de enero de 1997,  el mismo hogar pagaba 2.482 pesetas, en el recibo de la luz, por la potencia contratada. A esa cantidad, debía sumar el alquiler del contador (238 pesetas) y el IVA. En total, una suma bimensual de  3.158 pesetas, equivalentes a 18,97 euros, sin contar el gasto.  Cada kilovatio consumido por el cliente costaba 16,02 + IVA (0,112 euros).

20 años después, el Kwh cuesta 0,126 euros + IVA (0,153 euros), pero la potencia contratada, el alquiler de los equipos y los impuestos especiales ascienden a un total de 40 euros.  La inflación del consumo de electricidad representa un 1,57% anual compuesto, mientras que la cuota fija se ha incrementado un 4% cada año.

El 1 de enero de 1997, un tanque comunitario de 10000 litros de gasóleo de calefacción le costaba a una familia de clase media 456.000 pesetas. Hoy se paga a 7.600 euros. El incremento del precio supone una inflación compuesta del 5,23% anual.

En resumidas cuentas: a lo largo de un año, una familia de clase media en España pagaba 30.000 pesetas de luz, 30.000 pesetas de teléfono y 60.000 de calefacción, una suma equivalente a una mensualidad prorrateada del SMI.  Hoy,  la suma de los mismos conceptos asciende a 2.200 euros y equivale a 3 meses prorrateados del SMI.

Evolución de los hábitos de consumo

En 1997, un hogar de clase media dedicaba 20.000 pesetas al mes a los gastos de alimentación. En el cómputo anual, representaba una cantidad equivalente a 2 mensualidades prorrateados del SMI.  En la actualidad, supera en todos los casos las 5 mensualidades.

Un capítulo del gasto de las familias que resulta muy oneroso es el transporte. En 1997, un hogar de tipo estándar tenía que dedicar 500.000 pesetas a sus desplazamientos. La evolución de esa partida ha sido muy negativa, por dos razones fundamentales. En primer lugar, se ha encarecido notablemente el coste por km recorrido, debido al incremento del precio de los vehículos, su menor durabilidad y la fuerte subida de los carburantes. En segundo lugar, se ha disparado en España el consumo de kilómetros, ya sea por razones laborales y de ocio.  Una familia de clase media tiene que dedicar, en 2007, un mínimo de 9 mensualidades prorrateadas del SMI para sus desplazamientos, el doble que en 1997.

Si analizamos los hábitos de consumo recurrente de las familias hace 20 años, comprobamos que destinaban  8/12 mensualidades del SMI de su época al pago de recibos de suministros, a la alimentación y a los desplazamientos.  En 2017, deben dedicar 17/12 mensualidades del SMI actual para hacer lo mismo.

 
(Visited 316 times, 1 visits today)

Deja un comentario