Archivos de la categoría Análisis Económico

Los Presupuestos Generales de Regreso al Futuro

4
0


El PSOE y Podemos se han decidido a presentar unos Presupuestos Generales del Estado en falso. No es la primera vez que ocurre: Zapatero ya lo hizo en el año 2009, originando una de las mayores debacles económicas que se recuerdan en la Historia de España. Los mercados recuerdan a aquel político bravucón, que alardeaba de la capacidad de endeudamiento del Reino de España. Tardó poco en aprender que la contabilidad es una misa sagrada cuyo rituales no conviene despreciar.

Decía Benjamín Franklin que el ruido del martillo a la 5 de la mañana o a las 9 de la noche, si lo oye el acreedor, es música celestial. El genial pensador americano, que conocía al dedillo el refranero castellano, sabía que el crédito no es dinero: es voluntad y reputación. Si Gastar es síntoma de debilidad y anuncio de ruina, Ahorrar es la manifiesta fortaleza de la palabra dada.

John Maynard Keynes era un político y economista liberal que nunca renunció al pragmatismo del que está metido en la cocina. Como tal cocinero, prefería probar recetas para dar de comer a la gente antes que justificar teorías. De ahí la confusión generalizada en cuanto a su Teoría General del Empleo. Manoseada por los políticos, su obra teórica es sinónimo de Estupenda Coartada para Gastar (y trincar comisiones).

Benjamin Franklin y John Keynes tenían en común su extraordinaria pasión por la libertad. No se habrían sentido a gusto con la deriva totalitaria, puritana y monetarista de la anglobalización económica. Los grandes bancos centrales han acabado por desbocar todos los males del intervencionismo y acentuar la dependencia de los Presupuestos Nacionales. A falta de rentabilidad real, todos los empresarios intentan engancharse a la teta del Estado. Esa dependencia orgánica es el caldo gordo ideal para que un verdadero ejército de militantes políticos se lance a medrar e intentar patrimonializar la Administración del Espacio Público en su exclusivo provecho.

Sigue leyendo →

¿Como es el nuevo mapa electoral de España?

5
0


Despoblación y Conurbación. Esos dos conceptos explican la deriva política y económica de la nación española. Despoblación de la España Interior, que se inicia durante los años 50 y 60, y Conurbación del Litoral Mediterráneo que se acelera a finales de los años 80, hasta configurar el extraño mapa actual. Una población media de más de 20 millones de residentes se concentra en las costas, hasta rozar los 1.000 ha/km2.

El negocio del Ocio subvencionado representa un porcentaje elevado del PIB nacional. Las cifras varían, dependiendo de la importancia estimada de la economía sumergida. Por definición, es difícil o imposible conocer qué dinero facturan las distintas mafias internacionales que operan en esas regiones ni a cuantas personas dan trabajo. Un estudio del BBVA cifraba en 5 millones las personas que trabajan en todos esos municipios costeros en España.

Un enfoque interesante, para un estudio de cierta entidad, sería analizar cuánto nos cuestan la “despoblación” y la “conurbación”, teniendo en cuenta que son fenómenos recientes e inducidos. Tal vez sea pronto, aún, para medir las consecuencias de esta evolución demográfica, o tal vez sea tarde, ya.  En el último periodo de 30 años, la mayoría de la población española ha pasado de vivir en un entorno medio de 3.000 habitantes, a otro de más de 6.000.

Desde un punto de vista empírico, el coste de manutención básico per cápita se triplica al emigrar de un entorno habitual protegido a una aglomeración. Inciden el alquiler o amortización de la vivienda y otros factores, como una mayor propensión al gasto y una menor optimización del tiempo disponible. Aunque este último  concepto tenga más que ver con la psicología adaptativa que con la economía aplicada, la intuición nos indica que un consumidor en movimiento, fuera de su entorno, gasta más que si está en reposo en su propio medio.

Si aceptamos la premisa y definimos como regla esa relación empírica, tenemos que un consumidor en movimiento fuera de su entorno tiende a gastar tres veces más que un consumidor en reposo, hasta que consigue recuperar un equilibrio con su entorno vital y optimizar su tiempo disponible. De esta regla, derivan tres corolarios lógicos:

  • Si vives como un turista, gastas como un turista
  • Si vives como un turista, piensas como un turista
  • Si vives como un turista, votas como un turista

Con esta sencilla regla, y sus corolarios fundamentales, podemos estimar con relativa facilidad el coste inducido de la conurbación turística de todo el litoral mediterráneo. Con un volumen demográfico de 20 millones de individuos y 4 millones de trabajadores específicos empleados principalmente en el Sector de Servicios, el incremento del coste de la población pasiva supera con creces el beneficio de la población activa.  Ese balance negativo, devenido crónico, se traduce en un déficit estructural notable.

 

El estudio de la evolución de las principales magnitudes macroeconómicas desde la entrada de España en la Unión Monetaria revela que dicho déficit estructural ronda los 15 puntos porcentuales sobre el PIB nacional. Simplificando el trazo, es una cantidad comprendida en un rango de 150 a 200.000 millones de euros anuales. Al no existir ya mecanismo de ajuste automático vía devaluación de la moneda, lo que está ocurriendo es que el déficit estructural provocado por la conurbación del litoral mediterráneo cristaliza como Deuda Global.

Sigue leyendo →

¿Son sostenibles las Pensiones Públicas en la España del Euro?

3
0


No es sostenible. El pago de las Pensiones, ya sean públicas o privadas, ha quedado comprometido. Pesa sobre el sistema actual una tremenda hipoteca política. El fraude, el engaño y la manipulación habitual de los términos en los que se plantea el debate actuarial no invitan a ser optimistas. Es indiferente que se usen criterios de reparto, de capitalización o un mix de ambos. El modelo del futuro, que subyace a la Europa Feudal de las Corporaciones, es la beneficencia.

Cuando España entró engañada en las postrimerías de la CEE no calibró las consecuencias y derivadas de asumir un régimen de soberanías asimétricas. La Casta política y empresarial le endosó al pueblo español una hipoteca con mucha letra pequeña oculta tras los años de carencia. Recién admitidos en el club, por la puerta de atrás, el ministro Solchaga fue el primero en bajarse los pantalones sin rechistar. No dijo ni mu cuando se negociaba La Reforma de los Tratados que iba a alumbrar la Europa de Dos Velocidades. Luego, se subió los pantalones y dijo: amén.

Tiene cierta gracia que saliera Carlos Solchaga de su cueva para poner punto a la estrategia del PSOE de utilizar a los pensionistas para agitar la calle antes de la Moción de Censura. Su argumento, tan cínico como falso: los pensionistas actuales no han cotizado en pesetas lo mucho que cobran en euros. El sofisma del hábil y retorcido político de Tafalla se basa en confundir, deliberadamente, euro con oro. Con onzas de oro en el bolsillo, ningún jubilado tendría derecho a quejarse. Pero en sus bolsillos, los pensionistas españoles solo tienen un triste vale para las colas de reparto.

La gran estafa del euro, documentada en el libro, es que cualquier militante del PSOE, del PNV o de CIU enchufados en Telefónica o Televisión Española se prejubilen a los 53 años con 2500 euros al mes. Sin haber producido nada absolutamente durante 25/30 años, cobrarán una pensión 4 veces mayor que un trabajador andaluz o un empresario extremeño que no hayan vivido a cargo de los Presupuestos Generosos del Estado. ¿Tiene sentido premiar a delincuentes, pícaros y defraudadores con pensiones 3 y 4 veces mayores afirmando que han “cotizado”? El sistema no aguantaría un auditoría minuciosa para distinguir a justos y pecadores.

Los 11.000 euros anuales brutos que cobran muchas parejas de ancianos en Andalucía, Castilla, Galicia, Asturias y Aragón son el equivalente, hoy, a 10 kilo de pan por día, a 4 litros de cerveza. Los impuestos que pagaban hace 25 años, en pesetas, era 25 kilos de pan, 12 litros de cerveza por día.  Huelga decir que los 66.000 euros que puedan cobrar los felices enchufados del PSOE y CIU en TVE y Telefónica son 6 veces esas cantidades, cuando su saldo tributario esos años ha sido 0 .

Sigue leyendo →

¿Qué está pasando en la Bolsa española?

6
0


La Nada se ha adueñado de los mercados financieros en España. Los inversores más viejos del lugar no recuerdan una niebla tan densa y persistente. Lo envuelve todo. No mueven sus carteras ni los ludópatas. Nada. Las dos jóvenes empleadas, que tanto esfuerzo hicieron hace un año para convencerme de que suscribiera alguno de los Fondos de Inversión ruinosos que comercializaba su empresa, ya no están ahí para escuchar mi irónica valoración. ¿Cuántos clientes habrán picado el anzuelo?  La respuesta a la pregunta que me ronda la cabeza figura en las estadísticas de INVERCO, la patronal del sector.

Desde los máximos bursátiles de la primavera de 2015, justo antes de presagiarse el negro futuro político de España, el número de partícipes de Fondos de Inversión ha crecido en 5 millones, al tiempo que el patrimonio global gestionado se ha incrementado en 70.000 millones de euros.  Esto es posible porque el peso de la Renta Variable Nacional en el total se ha reducido a una mínima fracción. Concretamente, un 3 y 4% respectivamente. La parte del león, 40.000 millones de euros,  corresponde a los Fondos de Inversión que invierten en los mercados Internacionales. Han logrado captar a uno de cada dos nuevos partícipes, con una inversión media de 15.000 euros.

Son cifras llamativas. La Industria de los Fondos de Inversión, tan pasivera como siempre, ha logrado superar su techo histórico y duplicar sus registros. Lo ha hecho con una nueva estrategia y un nuevo perfil de cliente que aporta menos dinero. La participación media captada en 2018 se ha reducido notablemente. Está situada por debajo de los 10.000 euros y contribuye a “tapar” los reembolsos con pérdidas de este verano.

Traducida esta pequeña reflexión al lenguaje coloquial de los inversores, lo que significa la radiografía estadística de INVERCO es que la bolsa está completamente descapitalizada y el mercado financiero español no genera ninguna clase de rentabilidad. Han sido esterilizados. Gracias a la estrategia del Bundesbank y del BCE, casi todo el ahorro captado por los bancos desde el año 2013 ha sido invertido fuera de España. Cosas de la anglobalización asimétrica.

Si se mantiene el propósito gubernamental de castigar las SICAV, veremos como consecuencia directa que se liquidan muchas posiciones con pérdidas latentes acumuladas. No se será ningún drama, pero será suficiente para que la Bolsa española pierda posiciones. Lo que si va a ocurrir, cuando el BCE ponga fin a su programa de compras selectivas, es la inevitable corrección bursátil de los principales mercados internacionales.  Será suficiente para precipitar un mayor volumen de reembolsos en la Industria de los Fondos y tensionar al sistema financiero.

El sabotaje económico y financiero de España que dura 15 años, y que detallo en el libro, es absurdo, incluso desde la obtusa y tuerta perspectiva del catalanismo. Están haciendo ruido, están dañando la imagen y la solvencia de España, pero no están consiguiendo ninguno de sus objetivos reales.  El sistema financiero catalán, rescatado de tapadillo con ingentes cantidades de recursos públicos y privados, está vulnerable a merced de los consumidores españoles.

 

Digo que es absurdo porque el programa económico del gobierno del Psoe y Podemos, dirigido por una rubia teñida de formación incierta que pretende hacer buena a Elena Salgado, prioriza el castigo a los contribuyentes  que soportaron el peso real de la crisis entre los años 2008 y 2015, premiando a quienes no la padecieron. Como por desgracia, para todos, la estupidez no tiene cura, no merece la pena el esfuerzo por razonar lo irracional, ni buscar la lógica de sus disparates presupuestarios.

Muchas personas no creen en la Teoría de la Conspiración, y nosotros tampoco. Pero ¿Cómo se puede calificar la medida que estos orates catalanistas han anunciado a bombo y platillo para destruir el mercado de automóvil en España?  No reconocen la vieja pauta, el patrón de los últimos 30 años en España que va desde la reconversión industrial hasta el sabotaje del sector constructor, pasando por la desaparición del centenario sistema de cajas de ahorro. Lo están destruyendo todo, a consciencia, sin que nada justifique esos cambios.

Los analistas, políticos y periodistas no le están dando la importancia que se merece al escandaloso sabotaje  de la  Industria automovilística en España. Lo del coche eléctrico sería el Premio Nobel de las gilipolleces, si se existiera tan necesaria categoría. Contamina mucho más, es mucho más caro, encarece el precio del KW producido, y reduce por completo la movilidad. La Red no soportaría ni un triste millón de coches en circulación en todo el país.

Los urbanitas alelaos que votan a estos partidos nihilistas que tienen secuestrada la Agenda Política viven en un espacio público que representa menos del 1% del territorio nacional. En teoría, ni siquiera necesitan coche para desplazarse. Hoy los kapos castigan el motor diesel y mañana, con burdos pretextos, cualquier motor de combustión o medio de transporte que permita huir lejos de su área de control e influencia. Beber vino en una cena es un acto reprobable y sancionable, invertir en una segunda residencia fuera de la Urbe te convierte en un insolidario especulador que debe ser perseguido, y ahora, conducir un diesel, un acto irresponsable y criminal que debe ser castigado como se merece.

Y mientras todo eso ocurre, desde hace años, la prioridad del nuevo gobierno es escenificar ante todo el mundo la Insurrección de Cataluña. Para ello, necesita prorrogar los Presupuestos insolidarios de Mariano Rajoy con el apoyo de las huestes de Batasuna. Serán legión los periodistas, tertulianos y políticos del Coro mediático que jueguen a sorprenderse, pero es condición sine qua non. Sin ese esfuerzo y sacrificio de los contribuyentes, que se plasmó en los PGE, no tendrían el margen de 2 años que necesitan para proyectar  la imagen de caos en España.

Pueden llamarlo conspiración, o pretender blanquear la estrategia de la izquierda batasunizada y marxista, pero lo que no podrán evitar es que la prolongada acción de gobierno de los próximos meses deteriore el clima económico y empresarial mucho antes de lo que nadie espera. Podemos apostar lo que sea con quien quiera, que nos van empezar a aleccionar sobre los vientos de cola. En los próximos días y semanas lo vamos a saber todo sobre técnicas de navegación.  El empleo, que se venía recuperando en España gracias a la meteorología,  ahora va a empeorar por culpa de los insolidarios y corruptos votantes del Partido Popular, y toda suerte de codiciosos especuladores.

© Belge