Archivos de la categoría La sociedad rota

La Revolución Puritana (6): ¿Segunda Ola o Segundo Virus?

4
0


Para que la estrategia del miedo les funcione a los Puritanos, los gobiernos que controlan deben mentir, volver a mentir y seguir mintiendo. Censurar la información relevante y silenciar las preguntas pertinentes no es suficiente. Información relevante es que en la ciudad de Manaos la población local alcanzó una seroprevalencia de más del 53% tras padecer una ola mortífera semejante a las que se soportaron en Europa en marzo y abril. Se confirma así, de modo empírico, lo que ya se podía deducir de una forma lógica y matemática: el pico de mortalidad se registra cuando la población afectada alcanza un umbral próximo a la Inmunidad de Rebaño.

>En el anterior análisis mostramos como los datos oficiales registrados por el Centro John Hopkins permiten visualizar ese momento y calcular, de modo retrospectivo, el origen del contagio en cada región del mundo. Por resumir: con una tasa de contagio verificada de 2,12789 por 1000, un virus infecta a 4.000 millones de individuos en 10.400 horas (14 meses). La mal llamada Gripe Española barrió todo el planeta en menos de 18 meses.

El concepto mismo de Segunda Ola, al año de haberse originado una epidemia, es absurdo. En todo caso, habría que hablar de Segundo Virus o de Mutación, como ocurre de costumbre con las cepas de la Gripe. Pero, si esto es así, y además se registra una nueva tasa de contagio del 4% en países como España, Francia o Bélgica, lo pertinente es preguntar por la anómala generación de estos organismos y por la desaparición del virus de la gripe.

El concepto de Segunda Ola tiene resonancias militares. Si el objetivo de la Primera Ola era dejar tocado el Estado de Bienestar y dañar la economía productiva, el de la Segunda es colapsar el Sistema Sanitario. La pregunta pertinente, en este caso, es en qué equipo juega el gobierno. Parece más que evidente que la campaña de Tests PCR tiene como consecuencia frenar la normal actividad de los Centros de Salud y de los Hospitales. Día a día se acumulan los contactos, y esas horas que los sanitarios pierden en vano no las pueden dedicar a hacer electros, radiografías y análisis a sus propios pacientes . El objetivo inconfesable de los rastreadores es entorpecer la Atención Primaria y la Medicina Preventiva, con vista a la privatización inminente de toda la Sanidad.

Evolución del contagio y de la mortalidad

 

Grado Tiempo Contagios  Muertos
Grado 1 1.000 horas 1 – 125.000 10 muertos
Grado 2 2.000 horas 1.000.000 80 muertos
Grado 3 3.000 horas 8.000.000 640 muertos
Grado 4 4.000 horas 64.000.000 5.120 muertos
Grado 5 5.000 horas 512.000.000 40.960 muertos
Grado 6 6.000 horas 4.096.000.000 320.768 muertos
Grado 7 7.000 horas 32.078. 000.000 2.621.440 muertos

 

A los 4 meses de aparecer el Caso Índice, empiezan a saltar las alarmas. Por lógica, no son lo mismo 640 muertos en la India que en Italia. Es fácil que en el primer caso pasen “desapercibidos”. Son sólo 640 casos más de neumonía en personas ancianas. Para cuando quieren “reaccionar”, la población ya está próxima al umbral de la Inmunidad de Rebaño. Las defunciones parecen acumularse “en avalancha”. A partir de ese “pico de mortalidad” la curva se aplana.

¿Qué conclusiones prácticas pueden extraerse del análisis riguroso de lo que ha ocurrido en España? Muchas de ellas, ya las hemos ido desgranando en los últimos 9 meses. La principal: El gobierno ha manipulado las estadísticas en todo momento para crear una sensación de alarma general. Hasta el mes de junio escondió las muertes, y a partir de julio, se dedicó a inflar las estadísticas.

La realidad epidemiológica es que el Pico de Mortalidad se constató en marzo y abril. Desde entonces, se observa un goteo constante de defunciones, equivalente en España a un exceso de mortalidad del 15%.

© Belge

La Revolución Puritana (5): Contención y alarma social

4
0


Lo que en marzo era una deducción lógica y un ejercicio matemático, ahora es una certeza empírica. La tasa de contagio vírico de la epidemia de SARS COV 2, desde que se fechó el Caso Índice en China, supera ligeramente el 2/1000 por hora. Han transcurrido 345 días, 8280 horas, y el número de personas afectadas en todo el mundo asciende a 44.000.315, según el Centro John Hopkins. Han muerto oficialmente por COVID 1.167.634 enfermos.

La tasa X que verifica la ecuación es igual a 1,002127829. Del mismo modo, la tasa de letalidad se corresponde a un periodo de 291 días, 6980 horas, y equivale a 1,0020035.

Tuve suerte. No solo fue certero el análisis, en un momento de gran confusión, fue también profético. Las prioridades tácticas y electorales del gobierno dispararon la mortalidad y empeoraron el pronóstico económico de la crisis sanitaria. Pocas veces la frivolidad política ha causado tanto daño.

Para entender la lógica de todas las mentiras que el gobierno ha ido ensartando desde hace 10 meses hay que analizar la estrategia del miedo que han ideado los Puritanos para impulsar su Hoja de Ruta. Desde el 11-S, el miedo irracional es una coartada para implementar, una tras otra, medidas de control social y restricción de las libertades individuales sin parangón en ninguna sociedad democrática. No es casualidad que aludan a la guerra en todos sus discursos. La VERDAD es un lujo de los tiempos de paz. Pero sabido es quien renuncia a la libertad en nombre de la seguridad, acaba perdiendo la libertad y la seguridad.

A la mentira política, acompañan siempre por necesidad la manipulación de los hechos históricos y la falsificación de los datos. Reescribir el pasado es el camino más corto para mentir relatos y justificar estrategias fracasadas. El ejemplo más acuciante lo padecemos en la actualidad con la retórica de la Segunda Ola. Para no confesar a la Opinión Pública que el confinamiento de la población durante 3 meses fue inútil y contraproducente, premeditan un rebrote del contagio para septiembre. Se inventan contagios masivos en discotecas cerradas desde marzo y culpan a los adolescentes de no quedarse encerrados en casa todo el verano. Lo que no explican es el aumento de casos en países como Bélgica y Francia: ¿También hacen botellón los jóvenes franceses y belgas?

Durante los meses de verano, los “rastreadores” contratados por la Administración socialista se dedicaron a “reventar” el protocolo establecido y a inflar las estadísticas para crear alarma social. Cualquier persona sana que haya tenido contacto con una persona contagiada puede ser contabilizada como “asintomática” si tiene la “fortuna” de dar positivo en un test rápido. Y como nadie quiere ser confinado en casa durante sus merecidas vacaciones de verano, son muchos los voluntarios para hacerse la prueba.

Una vez finalizadas las vacaciones, ya nadie quiere ser “contacto” ni hacerse la prueba. La mayoría de la gente prefiere quedar confinada y teletrabajar desde casa. Pero ya han conseguido su verdadero propósito: perpetrar un nuevo Estado de Alarma para poder gobernar por Decreto Ley durante meses sin ninguna clase de oposición, como vienen haciendo desde junio de 2018.

Denunciar las tretas de la Dictadura que los Puritanos han instaurado en España es menos edificante que analizar y explicar la evolución del contagio vírico en España y en el mundo. Lo que ya sabemos no es poco. Un número indeterminado pero creciente de españoles ha estado en contacto con el virus SARS COV 2, y un porcentaje de ellos ha enfermado de gravedad. Han muerto entre el 20 y 25% de los casos que han precisado hospitalización.

Si extrapolamos los registros del Centro John Hopkins, la relación entre el número oficial de contagiados y el de fallecidos por COVID es de 37,7:1.  Eso implica que las 35.000 víctimas que ha contabilizado Sanidad corresponden a 1.319.000 ciudadanos afectados, en línea con la estadística oficial.

Este sencillo razonamiento nos ayuda a entender la estrategia de la confusión y lo que se traen entre manos. Al multiplicar los tests PCR de forma indiscriminada, no solo consiguen criminalizar a todas las personas sanas para que se sometan y se callen, sino que ocultan que la población mundial ya ha alcanzado la famosa Inmunidad de Rebaño. Lo único que persiste es el miedo y el eco mediático de la onda expansiva.

En el siguiente cuadro, se puede ver una descripción matemática sencilla de la Inmunidad de Rebaño y del momento en que se alcanzó en cada país en función del número de habitantes.

Grados de propagación y contención de un virus letal (0,2%)

 

Tiempo  Propagación  Muertes Hospitalizados 
Momento 0 1 0
30 días 5 0 1
45 días 10 1 5
66 días 30 3 15
100 días 160 15 60
150 días 2000 165 800
225 días 72.000 6.000 30.000
365 días 42.000.000 1.185.000 6.000.000
415 días 500.000.000 13.000.0000 60.000.000
500 días 25.000.000.000 3.500.000.000 8.000.000.000

Lo primero que se puede observar, es que el pico de letalidad aparece cuando TODA la población ya ha estado en contacto con el virus y ha enfermado un pequeño porcentaje de ella. Si no fuera el caso, se produciría necesariamente una hecatombe. Pero dado que ese extremo NO se verifica en NINGÚN país, debemos concluir que no existen ni Curvas de Contagio ni Segundas Olas. Lo que sí se observa es que algunas personas, expuestas a una mayor carga vírica, tardan más en desarrollar la enfermedad o no la desarrollan nunca.

Lo segundo que se aprecia es que el número de MUERTES registradas es predictivo y permite conocer A PRIORI el grado de Inmunidad de una población.

Por último, se ve con claridad que España alcanzó la “Inmunidad de Rebaño” a finales del mes de abril

© Belge

La Revolución Puritana (4)

4
0


En su blog, Overcoming Bias (Superando los prejuicios), el economista puritano Robin Hanson anticipaba cuál iba a ser la estrategia de contención del contagio y propagación de la alarma social. Tenía un mérito indudable hablar de imponer a una cuarentena de tipo militar, habida cuenta que en enero y febrero aún no se había registrado ningún contagio en EEUU y que no se había dado nunca el caso de confinar a una población sana.

Desde el origen real de la epidemia de SARS COV 2, las autoridades políticas y sanitarias del Imperio de la Triple A han estado manoseando el extraño concepto de Inmunidad de Rebaño. Lo hicieron con probado sigilo hasta que el gobierno de Pekín dio la voz de alarma. Un decir, claro está, ya que fueron dos médicos de Wuhan los que intuyeron la aparición de un brote de SARS y se esforzaron por informar a sus colegas.

Conocer el momento exacto del primer paciente infectado no es muy interesante. Resultó más útil poder calcular la tasa de contagio real con los primeros datos que llegaban desde China. Bastaban 2 meses sin control para inocular el virus a 5 millones de personas y 4 meses para alcanzar la deseada Inmunidad de Rebaño en todo el planeta. Pero la gente empezó a morir y entonces las autoridades políticas y sanitarias del Imperio de la Triple A cambiaron su discurso. La Revolución Puritana cabe entera en ese quiebro retórico.

La experiencia de escribir un libro para explicar ese particular es suficiente demostración para saber que buena parte de la sociedad no entiende la estrategia de los puritanos y prefiere escuchar un sencillo relato de fatalidades y culpas. No es capaz de imaginar el maquiavélico objetivo político de premeditar y publicitar el 8-M en Madrid. La militancia marxista coreaba, por aquel entonces, la Teoría de la Inmunidad con la ensalada de tópicos del argumentario socialista.

En un giro argumental, han pasado de promover la “deseada y necesaria” inmunidad de grupo a responsabilizar a la ciudadanía. El español es culpable de acumular carga viral por su modo de vida indisciplinado. Por su culpa, el gobierno se ha visto obligado a castigarnos sin salir y prohibirnos hacer vida social. Si los españoles enfermamos más que los protestantes o los africanos es porque somos culpables de catolicismo. Ir de boda es una tremenda irresponsabilidad, y tomarse unas cañas en el bar, un acto mezquino e insolidario.

Lo que es irónico, a todas luces, deliciosamente irónico, es que no es posible pasar del primer argumento al segundo, sin reconocer implícitamente el grado de premeditación e implicación en la propagación inicial del contagio y, posterior, de la alarma social. No es posible ocultar que una prudente y comedida política de contención sanitaria en las fronteras habría ahorrado más de 50.000 muertes en España. Para acumular una carga viral tan letal fue preciso que el gobierno propiciara el contagio durante 4 largos meses. Hasta que no se evidenció el estrepitoso fracaso de la sibilina teoría, no cambió de discurso.

Ahora se ve más clara la idea política que subyace a la declaración del Estado de Alarma y a la estrategia de la Segunda Ola. Gracias al confinamiento prolongado de las poblaciones sanas, lo que pretenden los puritanos de la Triple A es que los títeres que han colocado en algunos gobiernos puedan legislar por decreto sin oposición parlamentaria ni resistencia social. Tan obscena es la estrategia del miedo de los puritanos, que EEUU ha subvencionado a los hospitales para que inflen las estadísticas de contagiados y muertos por COVID. Aunque al principio cuesta entenderla, pronto se descubre una misma pauta de intervención política y económica en los países católicos de Europa y de América Latina.

La Revolución Puritana (3)

3
0


Internet es la Vulgata de la Revolución Puritana. Lo confesaba Jaron Lanier, el gurú de Silico Valley, en un libro reciente: el sesgo nihilista de los algoritmos utilizados por los grandes monopolios de las Red favorece un relato ideológico de marcado carácter religioso. El poder del cine y de la televisión ha sido amplificado hasta la distorsión para crear una falsa sensación de conciencia moral global. Somos los buenos, porque nos preocupamos por el trágico destino del oso polar, aunque nos importa una mierda lo que le pasa a nuestro vecino. Internet ha sustituido las categorías morales reales por iconos ideales, la comunidad por el colectivo.

Estas reflexiones no son nada teóricas, como demuestra con creces la rabiosa actualidad. Cuando ha llegado el momento preciso, los países que conforman el Imperio de la Triple A se han lanzado a sacar ventaja de una posición de dominio absoluto. La crisis que se venía fraguando desde 2006, ha terminado por ser un gigantesco pulso proteccionista por el control de la Globalización. Mientras los puritanos se esforzaban por monopolizar la Red e intermediar todos los cauces de la Economía Digital, China se lanzaba a colonizar África y América Latina, cumpliendo las promesas de desarrollo que los naciones anglosajonas olvidaron siempre.

La Revolución Puritana que acarrea la guerra proteccionista es una forma de desglobalización. No es ninguna casualidad que haya estallado con mayor virulencia en los países de cultura mediterránea. La Europa meridional constituye el verdadero epicentro de la civilización grecolatina y católica. El objetivo de los bárbaros de raíz judeocristiana, esta vez aliados con los mulsumanes, es provocar una segunda caída de Roma. Esta especie de cruzada inversa es al tiempo moral, religiosa y terrenal.

Para alcanzar esta desglobalización terrenal, ha sido preciso desmoralizar primero a los ciudadanos. No ha sido de un día para otro. Un ejército de conversos y quintacolumnistas marxistas, infiltrados en escuelas, universidades y medios de comunicación, han realizado ese trabajo de zapa con mucha paciencia.

Luego ha sido preciso debilitar los llamados Estados Nación atentando contra su economía y sus instituciones. Para ello, ninguna receta mejor que la Deflación provocada con la creación del EURO. Sin soberanía monetaria, no es posible poner puertas al campo para contrarrestar la estrategia de los importadores. La tentación es irresistible: Nadie paga más si puede pagar menos.

Por último, solo faltaba tocar a rebato para movilizar a la ciudadanía y aislar a los disidentes. A falta de enemigo exterior, el miedo es el instrumento más eficaz. La Religión del Miedo, que los puritanos vienen testando desde el final de la II Guerra Mundial, actúa como sustituto de la Fe compartida. Y, de hecho, a muchos les resulta más fácil creer en la lógica del Mal que en la del Amor.