fraude

¿Cómo cocinar el voto por correo?

7
0

Desde el pasado 28 de abril, los amigos de In Lucro mantenemos un apasionado debate sobre cómo hacer el famoso puchero de la abuela, cuya receta se transmite de generación en generación. Solo estamos de acuerdo en una cosa: lo más importante, la materia prima. Si no hay ingredientes de calidad, no puede salir un puchero bueno. El toque secreto es que el voto por correo, que se incorpora siempre al final de la receta, sea abundante y  muy fresco.

Ingredientes básicos para una legislatura

VOTOS PSOE PP CS Correo
Barcelona

(Europeas)
766.419

(617.152)
155.504

(139.490)
372.094

(232.517)
85.464

(64.765)
Valencia

(Europeas)
393.213

(408.415)
255.257

(265.970)
253.461

(178.237)
128.795

(55.384)
Alicante

(Europeas)
258.592

(259.372)
178.740

(189.570)
177.231

(116.697)
48.057

(26.942)
Madrid

(Europeas)
1.024.453

(1.037.492)
699.904

(710.435)
786.025

(584.949)
207.772

(157.036)
Sevilla

(Europeas)
415.732

(397.133)
162.522

(160.692)
186.710

(115.109)
42.522

(30.624)
Total: 59%

Europa: 62%
2.858.409

(2.719.564)
1.451.927

(1.466.157)
1.775.521

(1.227.509)
512610 (38%)

(334751)(33%)
Diferencial

(Europeas)
1.406.482

(1.253.407)
0

(0)
323.594

(-238.648)

 

Ciudadanos se desploma en su feudo natural de Barcelona, pero supera el 20% de los votos en Madrid, Valencia, Alicante y Sevilla. En las Elecciones Europeas, pierde medio millón de votos, coincidiendo con un fuerte descenso del 5% en el voto por correo. Una correlación asombrosa. En sentido contrario, no parece aventurado pensar que pocos electores han votado por correo al PP en las regiones donde ha obtenido sus peores resultados.

¿Es el voto por correo una manifestación novedosa del voto urbano? Puede ser, pero eso no justifica que se haya podido convertir en un problema por una falta de control y transparencia más que evidentes. ¿Qué mecanismo reglado impide que se puedan añadir votos al final? Las amantes del César no sólo deben estar buenas y parecer libidinosas, sino serlo. O algo así.

¿Cómo cocinar el voto por correo?

El truco de la receta consiste en dejar el voto por correo en su punto justo de cocción.  Ni crudo, ni demasiado hecho.  La mayor dificultad es que las sacas llenas de votos lleguen a tiempo a cada una de las 23.000 mesas electorales repartidas por España. No es un problema logístico menor, por cuanto el PSOE solicitó a la Junta Electoral que se ampliara el plazo legal hasta el viernes 26 de abril a las 14h00.

La teoría es que en la lista electoral el presunto votante por correo queda marcado con una C, pero es una práctica reciente que no siempre se verifica. La LOREG establece que el Voto Por Correo puede llegar a la Mesa Electoral en cualquier momento entre las 9 de la mañana y las 8 de la tarde, y se incorporan a la urna al final de la votación, tras comprobar que figura en el Censo. Dicho de otro modo: cualquier voto que llegue por correo antes de las 8 de la tarde, y figure en el Censo Electoral, se incorporará a la Urna.

En España, urgencia es sinónimo de improvisación. Se gestiona la emergencia agilizando los procedimientos y obviando los controles.  Crean la alarma social en televisión. mostrando largas colas en Correo, e instrumentan  la urgencia  para poder saltarse los controles. La duda es:  ¿si Correos ha tardado 15 días en remitir a los interesados toda la documentación  necesaria, como consigue que lleguen todos esos votos atascados en poco más de 24 horas?

En la lista de la compra, que no falte un poco de Big Data

Uno de los secretos mejores guardados en España es que los partidos políticos confeccionan, una cita electoral tras otra, el listado de la abstención. Es fácil: sus interventores y apoderados les proporcionan la relación de personas que  no han votado.  El ciudadano que no vota en ninguna elección es un abstencionista crónico o sistemático.

La decisión del Tribunal Constitucional que impide a los partidos políticos identificar a los votantes y establecer su perfil ideológico llegó tarde. El 28 de abril, en España, se usó el BIG DATA para “movilizar” a algunos segmentos  del Censo, como se hizo en los recientes precedentes del BREXIT en el Reino Unido y de las Presidenciales en EEUU.

El problema teórico que se plantea en el caso específico de España es el siguiente: ¿cómo es posible que las zonas donde más ha crecido el voto por correo, sean  las mismas donde más crece la participación y donde más votos obtiene un partido como Ciudadanos?  El voto a CS sale de la abstención el 28 de Abril y regresa a ella el 26 de Mayo. Lo hace en las misas regiones donde VOX va a cosechar sus mejores resultados (Valencia, Alicante, Andalucía y Madrid).

El abstencionista: bueno, bonito y barato

Para redondear el aliño final, que le da el toque especial al puchero de la abuela, no hay que tener miedo a usar la abstención.  La hay de dos clases. Son 12 millones los españoles que no votan pero 3 millones de ellos, no lo han hecho nunca. Estos son como el Wasabi: da mucho juego en la cocina pero hay que administrarlo con mucho tiento. Está especialmente indicado en aquellas circunscripciones disputadas en las que unos pocos votos determinan el escaño.  En la proporción justa, no se detecta su sabor en el plato.

El abstencionista crónico del montón, por así llamarlo, hay que amasarlo bien, con tiempo. No se puede dejar la preparación para el último minuto. Son muchas hora de televisión, inquietando, enervando y agitando miedos. Un guión facilón, en el que los malos han quedado rápidamente señalados: ¡Que viene el VOX!

Masterchef: la nota del jurado

El clásico y sabroso puchero de la abuela, en que los apoderados y capos de los partidos se pateaban el vecindario para llevar a votar a la Tía María, es algo pesado para la cocina de hoy, baja en calorías. Hay que modernizar los conceptos, recrearse en la presentación, pero sin perder el sabor original de la receta. Hoy,  los que van con la cesta de la compra a por los votos por correo, son los recaudadores.  Lo más importante es que todos los rivales asuman el resultado con fatalidad, como en la genial escena de la partida de póker en El Golpe.

El 28 de abril se les ha ido un poco la mano con el Wasabi. Por lo demás, fue sacar a Ciudadanos del horno, y se ha desinflado por completo. La masa del montón no estaba del todo fermentada y ha quedado el pastel hecho un engrudo. ¿Cómo se puede perder un 35% de los votos en 4 semanas? ¿Como pueden desaparecer 3 millones de votos del Censo Electoral?

P.D.  Apuntan a que pudieron caerse en León…

(c) Belge
(Visited 165 times, 1 visits today)

Deja un comentario