Barco pirata

La revolución puritana (42): UE OTAN ASIA, EUTANAZIA

5
0

Eutanazia es el triángulo formado por la Deflación de China, la estructura militar de EEUU y la tutela político monetaria de Alemania. Es el IV Reich. No debería coger a nadie por sorpresa, cuando una de las naciones que avaló el Plan Schuman e impulsó la creación de la CEE decidía abandonar un barco que se iba a la deriva. Aunque el verdadero acta de defunción del Proyecto Europeo lo rubrica un Tratado de Maastricht que privilegia a los países protestantes, es la quiebra fraudulenta del Espacio Schengen la que va a figurar en las necrológicas oficiales.

La indisimulada alegría con la que la Canciller Ángela Merkel ha anunciado la creación de un pasaporte de inmunidad no deja lugar a dudas. El salvoconducto germano permitirá a los ciudadanos puros desplazarse por Europa y tener un acceso privilegiado a la cultura, al ocio y a los servicios no esenciales. En esa Europa de velocidades variables, quedarán pendientes de solución los parias y el resto de la población que no pueda ser vacunada.

Certera o no, la primera intuición suele ser la más pegajosa. Desde que China escenificó la construcción de un hospital en 10 días, crece la sensación de que nada ocurre de modo fortuito. Son demasiados los silencios autorizados, la propaganda y la censura que aderezan el relato oficial de la emergencia sanitaria. Las 3.000 muertes por Coronavirus que contabilizó el gobierno de Pekín en enero y febrero de 2020, con gran aparato mediático, no parecen gran cosa si se comparan con el número de fallecidos en Europa y en América.

15 meses después de aquello, algunas cosas que se dijeron o escribieron suenan a chiste, como las supuestas razones por las que Corea, Japón y Alemania esquivan los latigazos de la Pandemia. Sonroja recordar el nombre de todos aquellos periodistas, políticos y todólogos que se pasaban el día explicando a los corruptos latinos del Sur cómo la señora Merkel había salvado al pueblo elegido de los germanos haciendo muchos tests PCR. Son los mismos que ahora le venden al pueblo sumiso y acobardado, la imperiosa necesidad de crear un salvoconducto para poder circular por Europa.

Confieso que no veo la tele y no tengo ganas de comprobar si el tal Pedro Simón, el portavoz sanitario de Iglesias y Sánchez, ha proferido la mitad de las burradas que le atribuyen en las RRSS. Pero lo cierto es que sería un maravilloso colofón para este análisis que hubiera confesado públicamente que él y los demás títeres del gobierno secuestraron al pueblo español porque no sabían qué otra cosa podían hacer.

© Belge
(Visited 120 times, 1 visits today)

Deja un comentario