censo florida

¿Como es el nuevo mapa electoral de España?

5
0

Despoblación y Conurbación. Esos dos conceptos explican la deriva política y económica de la nación española. Despoblación de la España Interior, que se inicia durante los años 50 y 60, y Conurbación del Litoral Mediterráneo que se acelera a finales de los años 80, hasta configurar el extraño mapa actual. Una población media de más de 20 millones de residentes se concentra en las costas, hasta rozar los 1.000 ha/km2.

El negocio del Ocio subvencionado representa un porcentaje elevado del PIB nacional. Las cifras varían, dependiendo de la importancia estimada de la economía sumergida. Por definición, es difícil o imposible conocer qué dinero facturan las distintas mafias internacionales que operan en esas regiones ni a cuantas personas dan trabajo. Un estudio del BBVA cifraba en 5 millones las personas que trabajan en todos esos municipios costeros en España.

Un enfoque interesante, para un estudio de cierta entidad, sería analizar cuánto nos cuestan la “despoblación” y la “conurbación”, teniendo en cuenta que son fenómenos recientes e inducidos. Tal vez sea pronto, aún, para medir las consecuencias de esta evolución demográfica, o tal vez sea tarde, ya.  En el último periodo de 30 años, la mayoría de la población española ha pasado de vivir en un entorno medio de 3.000 habitantes, a otro de más de 6.000.

Desde un punto de vista empírico, el coste de manutención básico per cápita se triplica al emigrar de un entorno habitual protegido a una aglomeración. Inciden el alquiler o amortización de la vivienda y otros factores, como una mayor propensión al gasto y una menor optimización del tiempo disponible. Aunque este último  concepto tenga más que ver con la psicología adaptativa que con la economía aplicada, la intuición nos indica que un consumidor en movimiento, fuera de su entorno, gasta más que si está en reposo en su propio medio.

Si aceptamos la premisa y definimos como regla esa relación empírica, tenemos que un consumidor en movimiento fuera de su entorno tiende a gastar tres veces más que un consumidor en reposo, hasta que consigue recuperar un equilibrio con su entorno vital y optimizar su tiempo disponible. De esta regla, derivan tres corolarios lógicos:

  • Si vives como un turista, gastas como un turista
  • Si vives como un turista, piensas como un turista
  • Si vives como un turista, votas como un turista

Con esta sencilla regla, y sus corolarios fundamentales, podemos estimar con relativa facilidad el coste inducido de la conurbación turística de todo el litoral mediterráneo. Con un volumen demográfico de 20 millones de individuos y 4 millones de trabajadores específicos empleados principalmente en el Sector de Servicios, el incremento del coste de la población pasiva supera con creces el beneficio de la población activa.  Ese balance negativo, devenido crónico, se traduce en un déficit estructural notable.

 

El estudio de la evolución de las principales magnitudes macroeconómicas desde la entrada de España en la Unión Monetaria revela que dicho déficit estructural ronda los 15 puntos porcentuales sobre el PIB nacional. Simplificando el trazo, es una cantidad comprendida en un rango de 150 a 200.000 millones de euros anuales. Al no existir ya mecanismo de ajuste automático vía devaluación de la moneda, lo que está ocurriendo es que el déficit estructural provocado por la conurbación del litoral mediterráneo cristaliza como Deuda Global.

 

Antes de escribir el libro (La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años), dediqué casi 15 años a denunciar la naturaleza perversa de ese déficit estructural inducido por la conurbación turística del territorio. Expliqué una y otra vez las cifras, y mostré que el balance fiscal de Cataluña, Valencia, Baleares, Murcia y la costa andaluza es completamente negativo. No se trata de volver a repetir, una vez más, lo mismo.

 

En esta ocasión, el objetivo del análisis se centra más bien en los puntos 2 y 3 del corolario. La actualidad política, que muchos se niegan a ver, es la mayor evidencia. Toda una generación de españoles – esa Generación Podemos variopinta integrada por Milenials, Urbanitas alelaos y Jóvenes Zoquetes de la República Ikea – vive y piensa como si fueran turistas en su propio país. No han visto venir la celada, no quieren verla. Sea cual sea la metodología que elegida para medir el perímetro demográfico de la conurbación turística del litoral mediterráneo, el porcentaje de oriundos culturales, políticos y religiosos supera con notable diferencia al de nativos. Solo era cuestión de tiempo que esa colonización encubierta del territorio surtiera consecuencias políticas y electorales.

 

El pulso lingüístico por extender el uso obligatorio del catalán a Valencia y Baleares es una fórmula sencilla para allanar el camino a la imposición del inglés en todo el territorio colonizado. Algunos partidos políticos instrumentales, como Ciudadanos, llevaban la “inocua” propuesta en su programa, junto con la eliminación de los municipios castellanos y la Reforma Feudal de la Constitución.

 

Desde un punto de vista sociológico, la conurbación del litoral mediterráneo no es uniforme ni homogénea. Los trabajadores inmigrantes que prestan sus servicios como camareros de temporada no tienen derecho a voto, pero sí voz. Influyen en sus compatriotas nacionalizados, empobrecidos por la crisis y considerados como ciudadanos de “segunda”, tanto por las élites nativas “catalanizadas” como por los turistas del “norte”. El ciudadano “español” pasa a ser el perfecto “chivo expiatorio” del grupo. Encarna todos los desequilibrios de un Estado debilitado y de una Administración del territorio deficiente.

 

Las élites catalanizadas, que se benefician del amplio fraude fiscal consentido, utilizan todo su poder económico y financiero para convencer a la ciudadanía que es posible “independizarse” de España mediante una Reforma Federal de la Constitución , amagando con una Secesión por las bravas. En realidad, le hacen el están haciendo el juego a “otros”, con intereses coloniales directos y concretos. El Golpe de Estado de Barcelona, que ha llevado a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a La Moncloa, es la mejor prueba de ello.

La estrategia del poderoso lobby de La Caixa, que controla las principales empresas españolas, fue la de sustituir a UPyD para dinamitar el Centro Derecha en España e impedir que pudiera gobernar la nación sin abonar el correspondiente peaje. Pero le ha tocado intervenir en la vida política cada vez que la Operación Rivera amenazaba con hacer aguas. En su afán por abrir el melón constitucional, e imponer una Reforma Feudal unilateral, están infravalorando gravemente la motivación estratégica y el juego de los demás contrincantes.  

 

La aprobación de unos Presupuestos Generales con carácter exclusivamente electoralista, al estilo de lo que hizo Zapatero en el año 2007, y el férreo control de la Prensa por parte de Podemos, vuelve a poner de manifiesto la falta de cintura mediática e inteligencia política de una Casta catalanizada que no consigue ver más allá del cajón del pan.

 

© Belge
(Visited 242 times, 1 visits today)

2 pensamientos sobre “¿Como es el nuevo mapa electoral de España?”

Deja un comentario