Puturú de foie y Koldo de pollo

Aprovecho la genial viñeta de José María Nieto en ABC para recordar que la receta para cambiar de régimen político en España es la misma desde hace más de 50 años. Desde que agoniza el anterior régimen, y EEUU precipita su defunción, la pauta no ha variado: los columnistas más cobardes afilan sus plumas y los jueces admiten a trámite cualquier rumor. Las palmaditas en la espalda empiezan a dejar moratones.

Para acabar con el régimen de Adolfo Suárez, las fuerzas vivas de la nación se confabularon para montar una extraña epidemia de neumonía atípica y precipitar un golpe de estado de opereta. Ni una cosa ni la otra se aclararon nunca.

El ariete para derribar el régimen de Felipe González fueron la Guerra Sucia contra ETA y la corrupción financiera más descarnada. La fuerzas vivas confabuladas asaltaron los platós de televisión y los estudios de radio. A pesar de amenazar con desclasificar hasta el secreto del fuego, la cosa quedó en aguas de borrajas.

A los 8 años de gobernar la derecha de José María Aznar, a las fuerzas vivas confabuladas se les hacía eterno el tiempo. Sólo con imaginar que tenían que esperar dos o tres legislaturas más para tocar pelo, les daban los siete males. Por suerte para ellos, llegaron los barbudos de Al Qaeda y pusieron fin a tanto escándalo.

Al régimen accidental y catalanista de José Luís Rodríguez Zapatero, lo finiquitaron por esperpéntico en 2010, cuando los amos del universo empezaron a ponerse nerviosos. Para consuelo suyo y de las fuerzas vivas confabuladas, también se calzaron a Berlusconi, en Italia, y a Papandreu en Grecia, tras intenso fuego de artillería en los medios.

Al régimen de Mariano Rajoy, no le concedieron ni 10 días de gracia. Las fuerzas vivas confabuladas tardaron 10 minutos en denunciar las tremendas tropelías cometidas, con la inestimable colaboración de Rodrigo Rato, hasta que lograron colarle una Independencia de 8 segundos una Moción de Censura por unas cremas robadas en el Eroski de Vallecas.

Para tumbar al régimen de Pedro Sánchez, las fuerzas vivas confabuladas han empezado a tirar de registro, sin ahorrar en coste: los calzoncillos de lunares de Roldán en el puticlub, los comisionistas analfabetos, los políticos pedófilos y el despeinado artístico de Pepa Pig, la lidereza trans de CIU fugada a Bruselas. Como los militares ya no están para esos trotes, los etarras se han jubilado con pensión máxima, y los podemitas pasan de organizar un No a la Guerra, igual lo apuntillan con un brote de neumonía atípica o de hepatitis marroquí.

(Visited 100 times, 1 visits today)

Deja un comentario