Archivos de la categoría Análisis Político

¿Hay insurrección en Cataluña?

6
0


La pregunta es directa y sencilla, aunque no lo parezca. ¿Hubo insurrección en Cataluña el 1 de octubre de 2017? La respuesta se ventila estos días en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en Madrid. Puede parecer compleja a tenor del trueno mediático, pero es realmente sencilla. La respuesta es sencilla, pero a nadie va a convencer, porque a los soldados rasos y rasurados solo los derrota el fango y el hastío.

Insurrección. Tiene nombre de mujer. Significa: Alzamiento, levantamiento, rebelión, sedición, sublevación. María Moliner subraya el carácter performativo del concepto. Es la acción de declararse en contra de la autoridad constituida y de luchar contra ella; particularmente una colonia o un territorio.

A diferencia del Golpe Institucional o del Pronunciamiento Militar clásico, en el que un órgano constitucional interviene el funcionamiento político y administrativo del Estado, la INSURRECCIÓN es por definición un movimiento de desobediencia y confusión social. La acción de declararse en rebeldía persigue la confusión y mantiene ocultos sus propósitos y objetivos. La toma de rehenes es básica: Anula la Verdad Histórica, condiciona la verdad política e hipoteca la verdad jurídica.

La Causa Especial 20907/2017 contra los líderes del proceso independentista catalán que organizaron el Referendum ilegal del 1 de octubre de 2017 concita el interés mediático de todo el planeta. Los magistrados de la Sala de lo Penal, que preside Manuel Marchena, han dado por buena la Instrucción del Juez Pablo Llarena que considera probada la existencia de una rebelión. Con la apertura del Juicio Oral, el juego de las Defensas y del Lobby nacionalista, consiste en demostrar que la CONSPIRACIÓN no existió, no pudo existir, en una suerte de versión moderna y actualizada de la Paradoja de Zenon. El movimiento es solo una ilusión porque Achiles nunca podría atrapar a la Tortuga. La conspiración del 1-0 es un “hecho nebuloso” que solo existió en las mentes calenturientas de “españolistas” arcaicos y “fachas” alérgicos a la democracia verdadera.Como tal niebla, no existe: al acercarse al objeto para acotarlo y analizarlo, se dispersa y desaparece.

Unos matemáticos británicos intentaron demostrar que una “conspiración” es un objeto improbable. ¿Cómo podrían organizar los 18 políticos encausados la rebelión violenta de 2 millones de catalanes? A lo sumo son responsables de pequeños desacatos y de insignificantes malversaciones que no merecerían tan grueso reproche penal. ¿Cómo definir lo que es violencia y hacer el inventario de todas las medidas de coacción social puestas en marcha durante meses? Si los trenes que abastecían Treblinka de cadáveres llegaban puntuales ¿merecen parte de reproche el conductor y demás ferroviarios?

El bueno de Achiles siguió corriendo detrás de la Tortuga más de 2.000 años hasta que desarrollaron el Cálculo Integral. Las ciencias sociales, que aún no han visto nacer a sus Descartes, Newton y Leibniz, intentan forzar los razonamientos de un modo analógico y deductivo, pero la naturaleza y forma de los “objetos y hechos sociales” escapan a su intuición directa. Todo lo que ocurrió el 1 de octubre está estrechamente relacionado pero es imposible probar una relación necesaria de causa a efecto que permita ir más allá de la simple conjetura. Dentro de la espesa niebla de ese día, ¿participaban los catalanes de un sentimiento de insurrección cívica?

La Paradoja que plantea la Defensa de los Golpistas es brillante pero la respuesta que dio Esopo es una fábula universal. El movimiento queda demostrado al ganar la carrera la Tortuga. El genial Esopo ya explicaba a los niños que es el HECHO el que define necesariamente la realidad y no lo contrario: De nada sirve correr si no se parte a tiempo. La Tortuga llegó a La Moncloa el 1 de junio de 2018. ¿Cómo habría sido posible tal HECHO si no existiera el movimiento?

Tras ganar Mariano Rajoy las elecciones del 26 de junio de 2016 y conseguir 137 diputados, debí ser de los pocos analistas – ¡a las pruebas me remito! – que entendió la estrategia del No es No, la celada artera de Albert Rivera, el planteamiento del PNV y el movimiento que preparaba la Sota de Bastos (Felipe González). Abogaba por ir a unas terceras elecciones, con Alberto Feijoo como candidato. Escribía entonces: “Carece de cualquier sentido que el nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy se someta a los caprichos políticos de Cs, al sabotaje de su acción de gobierno y al linchamiento personal constante desde los medios controlados por Podemos y los secesionistas catalanes. Sería un grave error histórico para el PP tener que hacer frente a una Insurrección en Barcelona con solo 137 diputados y con la retaguardia al descubierto”.

He escrito un libro (La estafa del Euro explicada a un niño de 6 años. De la reunificación alemana a la secesión de Cataluña) como testimonio de los hechos que han ocurrido y como boceto de la Insurrección que iba a llevar a Pedro Sánchez a okupar La Moncloa. Es un método sencillo, que alguna vez he comparado con la tarea de hacer un puzzle. Para contar 30 años de Historia o mostrar la existencia de una Conspiración , hay que ir encajando miles de pequeñas piezas con la ayuda de una pequeña estructura o cuadrícula que nos sirva de guía. Lo explicaba el estructuralista Claude Levi Strauss hace muchos años: si somos capaces de reconocer en una caricatura grotesca a un personaje público es porque existen miles de estructuras invisibles que nos ayudan a “ver”.

La Defensa de los Golpistas y el Lobby nacionalista juegan a enredar, convencidos de que los Jueces del Tribunal Supremo y los pocos intelectuales independientes de la Opinión Pública no serán capaces de armar el puzzle y mostrar una imagen de la Insurrección desde que se inicia en febrero de 2011. La dificultad mayor a la que se enfrenta la tarea de demostrar la existencia de la Conspiración es que no hay solución de continuidad entre el Plan Ibarretxe y el Plan Mas en octubre de 2002 y los primeros pasos de la rebelión cuando Zapatero y los nacionalistas ya asumen que van a ser desalojados del poder. Es lógico. Es el Modelo de Insurrección y de Inteligencia que teorizó Gene Sharp a partir del estudio de la exitosa y pacífica Revolución de los Claveles en Portugal. En inglés, se titulaba: “Cómo dar un golpe de estado y extender el democrático imperio americano” y en español: “Cómo hacer una tortilla sin cascar los huevos”.

El hecho que determina la realidad es la organización por parte de la Generalitat de Cataluña de la Consulta del 9 de noviembre de 2014, en vísperas de las elecciones municipales, autonómicas y generales. No es una pieza aparte. El propósito de la Rebelión era doble: desobedecer a la Autoridad del Gobierno y de los Tribunales y hacer gala de la impunidad. El objetivo, debilitar a Mariano Rajoy y dejar tocado y dividido al PP de cara a las elecciones. Es exactamente la misma pauta que ponen en marcha en agosto de 2016, cuando premeditan y anuncian un nuevo pulso y desafío al Estado para el 1 de octubre de 2017.

Los que critican a Mariano Rajoy por la respuesta al pulso soberanista del 9 de noviembre de 2014 pierden de vista que el principal objetivo de los insurrectos catalanes no era celebrar una ridícula consulta sino derribar al legítimo gobierno y colocar a un títere en La Moncloa. No entienden que la colaboración activa de Alemania con los conspiradores, tal y como explicamos en su día y se acaba de revelar en el Juicio, dejaba poco margen de maniobra al Presidente del Gobierno. Prefieren no tener que asumir que países soberanos como España, Italia y Grecia son víctimas desde 2008 de una incalificable agresión política, económica y financiera. Siempre es mucho más cómodo mirar para otro lado.

Los magistrados de la Sala de los Penal del Tribunal Supremo son los auténticos héroes de esta Tragedia Griega que es la Historia de España desde los Atentados de Atocha. Los Golpistas a los que juzgan, y a los que tienen el deber de condenar por rebelión, van a ser indultados por sus cómplices a partir del 29 de abril y blanqueados por una parte de la sociedad española, adicta al odio y a la violencia.

El método que expongo en el libro equivale a “predecir” donde va a llegar la Tortuga, en función de su punto de partida, dirección y velocidad. Es el boceto estructuralista (en el sentido que le daba Levi Strauss) que ayuda a colocar las piezas y armar el puzzle a la vista de todos. ¿Qué mejor forma de mostrar el movimiento que indicar dónde, cómo y cuándo iba a llegar la Tortuga a La Moncloa? Iban a montar una Moción de Censura con cualquier pretexto ( Cifuentes) en cuanto aprobaran los Presupuestos Generales del Estado y les faltaría tiempo al PNV y a Albert Rivera de CS para apuñalar a Rajoy.

Confieso que mi único temor, cuando estaba terminando de escribir este libro hace ahora justo un año, era que se los acontecimientos políticos se pudieran precipitar y no saliera de imprenta a tiempo antes de que llegara la Tortuga a La Moncloa. Estuvo a punto de ocurrir, pero acerté y tuve la fortuna de intuir cuál sería reacción de Mariano Rajoy en el Pleno de la Moción de Censura. Una salida de escena extraordinaria, que muchos siguen sin entender.

© Belge

La estrategia de Pablo Iglesias para el 28 de abril

7
0


Toca hablar de política. O más bien de ajedrez.  Las bolsas y los mercados, intervenidos hasta la última moneda que le dan los abuelos a sus nietos, han sido congelados, esterilizados, sometidos a deflación y comisión. Es una nueva manera de robar, que deprime y aburre a partes iguales. De modo que toca hablar de política, de esa txapela totalitaria que han colocado sobre la sociedad español y es como esos sueños pegajosos de los que no se consigue despertar.  Toca analizar las claves de este desagradable episodio de la Historia de España que nos toca vivir.

El lobby catalán ha okupado la agenda pública y marca los tiempos del debate nacional. De ese modo, no necesita ejercer ninguna clase de censura. Los espacios informativos, si es que queda alguno que se pueda calificar como tal en los medios generalistas, son bochornosamente vomitivos. Voces repelentes e histriónicas que gritan chorradas, naderías con muchos aspavientos morales, y que resultan insoportables. Decimos: ¡es imposible caer más bajo! pero enseguida llegan los siguientes y demuestran que estábamos equivocados.

Hemos explicado la Operación Relator, para marcar paquete, y no vamos a insistir. Es más interesante pararse a analizar algunos pequeños detalles del sainete, e intentar situar todas las piezas en el tablero. Cualquier analista que se precie, que haya hecho los deberes, habrá llegado a la misma pregunta que yo: ¿dónde está Pablo Iglesias? La pieza más importante del ajedrez actual está escondida a la vista, y su alargada sombra ocupa toda la diagonal.

Las televisiones y las radios controladas por las huestes del Psoe, de Podemos y del Lobby nacionalistas insisten en recordarnos la división interna de Podemos. ¿Por qué ese ejercicio de masoquismo? Podían haber convocado elecciones a la vuelta del verano, tras la Moción de Censura, y habrían salido por la Puerta Grande, montera en mano. En lugar de eso, se flagelan y agigantan la figura de Pedro Sánchez, un mequetrefe ambicioso sin escrúpulos y sin más recorrido que una imitación Made in China del conejo de Duracell. ¿Qué sentido estratégico tiene?

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, tiene muchos defectos, pero la estupidez no es uno de ellos. Ha demostrado olfato e intuición, y una envidiable capacidad para anticiparse a los acontecimientos. Comprar la mercancía averiada que nos están intentando colocar es tanto como asumir que va a rebufo de los tiempos que le marcan otros, y que se verá forzado a dimitir, entre lágrimas, tras perder más de 40 escaños el próximo 28 de abril. Carece de sentido. Si así fuera a ocurrir, siendo inevitable su renuncia a liderar Podemos,  Pablo Iglesias habría sido el primero en mover ficha.

En junio de 2016, el carismático político podemita que acabada de doblar la apuesta e iba a por toda, se llevó un sonoro bofetón electoral. Descubrió que en política 1 +1 no siempre son 2. Izquierda Unida y Podemos sumaron menos votos juntos que por separados. También descubrió a sus expensas que había infravalorado el poder de Felipe González en el PSOE. Pero se recuperó y jugó sus cartas a favor del defenestrado Pedro Sánchez.

El hecho político, que nadie debe pasar por alto en este momento, es que Pedro Sánchez le debe su resurrección. Sin el apoyo de Pablo Iglesias y de Podemos, jamás habría derrotado a Susana Díaz en las Primarias del Psoe. Sin su ayuda y mediación, tampoco habría sido capaz de poner de acuerdo a Junqueras y Puigdemont para secundar la Moción de Censura. De modo que lo más lógico es pensar que el ajedrez que estamos analizando lo ha ideado un hombre que ha elegido quedarse en un segundo plano y simular debilidad.

Lo que nos revela una estrategia tan elaborada como arriesgada es lo que Pablo Iglesias y Junqueras debieron pactar en la cárcel y que no es otra cosa que las condiciones que deben darse para que pueda formarse un gobierno tripartito formado por el Psoe, ERC y Unidos Podemos. Pablo Iglesias debió convencer a Junqueras, en nombre de Pedro Sánchez, que ERC puede alcanzar los 20 escaños en Cataluña y es posible juntar 171 diputados y mayoría absoluta en el Senado.

Las condiciones que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han buscado para elegir la fecha de los comicios pasaban por fomentar una baja participación y forzar, de facto, el voto útil al Psoe. La forma de hacerlo, sin levantar sospechas ni movilizar al resto de fuerza política, es simulando división en Podemos y ausencia política.

Pablo Iglesias ha calculado que si bien Podemos y sus confluencias pueden perder más de 40 escaños, el PSOE recupera 2 millones de votos y gana un mínimo de 50 diputados. Pero lo fundamental es que al perder fuelle en País Vasco y Cataluña, ERC puede sumar más de 20 escaños y posibilitar la formación de un gobierno con mayoría sólida en las dos cámaras.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tampoco han perdido de vista al partido del Lobby catalán al que el francés Manuel Valls ha venido a poner el toque de esperpento. En cualquier truco de magia, la clave es la distracción. La presencia del Primer Ministro francés ha generado tanta confusión y desorden en las filas de Ciudadanos que hace imposible que puedan remar en una misma dirección. El objetivo es que CS y VOX le resten votos decisivos al PP y se anulen entre sí por debajo del 15%.

Pablo Iglesias sería el próximo Vice Presidente de un gobierno presidido por Pedro Sánchez, en nombre de los republicanos catalanes. Estaría, junta a el en el Ejecutivo, su propia Guardia Pretoriana en Podemos y, si prospera su Plan maestro, Eduardo Garzón, como ministro de Economía más probable. Que Dios nos pille confesados.

(c) Belge

¿Cuántos políticos profesionales viven de los Presupuestos en España?

9
0


Secretos de Estado. De las tres preguntas sin respuesta que se formula todo ciudadano contemporáneo, la que encabeza este análisis es la que más morbo tiene. ¿Cuánta gente vive de la política en España? También es la más relevante. Lo primero que hizo Pedro Sánchez al llegar a La Moncloa fue cambiar los colchones, gastando 3.466 euros, y lo segundo, irse por la noche en avión oficial al concierto que The Killers daban en Castellón. El coste del Falcon 900 de la Fuerza Aérea Española, que viajó dos veces, y del coche oficial que transportó a Sánchez y Señora del aeropuerto a Benicassim, no fue detallado. 4 vuelos Low Cost Madrid-Valencia, con coche y chófer, tendrían un coste aproximado de 100.000 euros, pero todo es interpretativo. ¿Cuánto cuesta comprar, mantener y pilotar un avión para ser usado de un modo discrecional? El aparato le costó a los contribuyentes españoles 40 millones de euros, y tanto los pilotos como los mecánicos cobran todos los meses. De modo que al recibir la extra de verano, tras dos meses en el poder y nombrar a 500 cargos de libre designación, Pedro Sánchez ya le había costado a los españoles un pico.

El número de cargos electos en España es impactante pero no es significativo. No todos los concejales cobran dinero por su actividad, ni siquiera perciben dietas. En la mayoría de los pequeños pueblos distribuidos por España, la mayoría de las personas elegidas desempeña el cargo de forma altruista o por vocación de servicio. Si añadimos cargos de confianza, personal de libre designación, funcionarios asignados y demás puestos de representación remunerados, el número se eleva oficialmente hasta los 445.000, aunque la cifra ha sido contestada varias veces por distintos expertos.

Si bajamos al detalle, son 42.000 los políticos contratados como cargos de confianza en la Administración y otros 130.000 los del libre designación colocados en empresas públicas que dependen del Estado. La administración paralela, controlada por los partidos, suma 66.000 liberados sindicales y 32.000 representantes de las distintas patronales. Por lo demás, en la interminable lista de Instituciones, Observatorios, Fundaciones, Organismos, Cámaras de comercio, Parques tecnológicos, Mancomunidades, Oficinas diplomáticas, Consejos asesores, Tribunales, Despachos de Defensores de todo lo defendible e indefendible, Embajadas, Agregadurías culturales y comerciales, Entidades de ayuda a la formación, a la gestión de fondos, Planes de Desarrollo, Consejos reguladores, Consorcios, Comisiones y Comisionados, Gestoras, Agencias nacionales e internacionales, Patronatos, Asociaciones, sin olvidar a entidades financieras y medios de comunicación, caben muchos más. Esta relación, que no es exhaustiva, y no agota la imaginación de los políticos para renombrar sin límite las Sine Cure del Imperio romano, garantiza una pedrea de generosos sueldos y dietas a otros 95.000 cargos.

Cuando el diablo se aburre, con el rabo mata moscas. En su caso, el cargo político, ocioso e improductivo, origina gasto público y fomenta un fraude administrativo de baja intensidad. Es el caldo de cultivo ideal para la corrupción política impune. Son la masa de peones y de tontos útiles que manejan los partidos políticos para sus fechorías y trapicheos presupuestarios. Sin capacidad para decir no, constituyen el verdadero nervio de una Administración paralela dedicada en cuerpo y alma a parasitar la Función Pública y desviar fondos a beneficio de la Nomenclatura.

Al dinero que perciben los políticos por tareas improductivas y prescindibles, hay que sumar las comisiones ilegales y el coste de amañar y manipular sistemáticamente los concursos de las administraciones. La desviación presupuestaria, que resulta de beneficiar a empresas afines, nunca se contabiliza como Gasto Político, por más que los Tribunales den cuenta del fraude cada vez que los políticos se pelean y denuncian entre ellos.

En una economía como la española, cada vez más dependiente de los Presupuestos Generales del Estado y de las subvenciones y ayudas encubiertas, el peso institucional de la corrupción y el volumen de gasto político son directamente proporcionales al número de políticos profesionales y aspirantes que se pueda censar. Si nos atenemos a los datos que declaran las distintas formaciones nacionales, hay en España más de 2 millones de candidatos activos. La cifra se incrementa notablemente con los activistas en el País Vasco y Cataluña.

La estructura del Gasto Político no parece muy diferente a la de cualquier modelo piramidal. En la cúspide de la misma, un cafre sin escrúpulos puede derrochar sin límite, mientras que en la base sumergida, miles de abnegados concejales dedican tiempo y dinero a ayudar a sus vecinos.

¿Cuánto nos cuesta la Casta Política?

Hace ya más de 15 años, mantuve un debate bastante ilustrativo con Kitten/Kaurismaki, una forera excepcional que escribía en Invertia. Sostenía que, con la adopción del EURO y la adhesión a la Unión Monetaria, la Casta Política ya no podía endosarle sus facturas a la economía española, como había venido haciendo con la Peseta. Yo defendía, por lo contrario, que se las endosarían a los contribuyentes. La única certeza que podíamos tener es que, con el EURO o sin él, la Casta Política iba a seguir viviendo de los Presupuestos del Estado.

Cifraba en un 30% del Gasto Público, el gasto estructural que la clase política causaba en la economía productiva para garantizar sus ingresos. El grueso de sus recursos procedían del sector constructor, vía comisiones, recalificaciones y permisos de obra. Ese impuesto “revolucionario” que sirvió durante años para financiar una administración paralela lo pagaban los propietarios, al comprar su vivienda, en concepto de “Derecho de Residencia”.

No tiene sentido facilitar datos concretos, cifras, nombres y fuentes, tras haber renunciado todos estos años a publicar varias exclusivas que ilustran en detalle el mecanismo de esa financiación. Los promotores inmobiliarios podían comprar edificabilidad y facilidad de crédito, vía permutas y pagos extraordinarios, o armarse de paciencia y construir en peores condiciones. Esa elección era suya pero condenó a miles de pequeñas constructoras a trabajar “por administración” para otras promotoras.

Cualquier cifra o magnitud será siempre orientativa. El 10% de la edificabilidad del año 2000, a valor de mercado, son de 10.000 a 20.000 euros por piso nuevo, dependiendo de lo cotizada que fuera la zona o la ciudad, pero esos 10.000 millones de euros desencadenan un gasto en cascada. Son dos ejércitos en campaña y mueven mucha intendencia.

La Pirámide del Gasto Político tiene 5 escalones. Generales, Capitanes, Sargentos, Soldados y Criados, en función del nivel de Gasto que pueden ocasionar. Sirva un ejemplo. Decisiones como la de subvencionar la Energía Fotovoltaica para beneficio de los grandes Fondos de Inversión, avaladas por Zapatero y su Ministro de Industria, le han costado a los españoles en sus recibos e impuestos, una derrama anual de más de 5.000 millones de euros.

Coronado en su cúspide por la triada de los Reyes Magos, el Estado Mayor de la Casta es el último triángulo de la Pirámide del Gasto Político . Lo conforma un selecto club de generales, que han acumulado abultados patrimonios con nóminas irrisorias. Un simple repaso a la declaración de ingresos y bienes de sus Señorías en el Congreso basta para descubrir con asombro que con sus primeros sueldos corren a comprar 3 o 4 pisos y deben fortunas a los bancos. Albert Rivera pasó de ser un pobre empleado de La Caixa en 2006 a tener como vecinos en Pozuelo a Cristiano Ronaldo y Borja Thyssen.

Los Capitanes son los que hacen todo el trabajo de dirigir y organizar. Su club no es tan selecto como el de los Generales, es meritorio. Son unos 3.000 altos cargos, que ganan más de 100.000 euros netos al año, pero con menos capacidad para comprometer Gasto Público. Su huella presupuestaria ronda los 300.000 euros al año. Son 1.000 millones.

El grupo de los Sargentos o Capataces es, probablemente, el que más destaca en los medios de comunicación. Intentan hacer mérito y dejarse ver, vendiendo burras ideológicas sin el menor pudor. Carecen de escrúpulos. En los últimos años vimos cómo el lobby catalán lanzaba una verdadera OPA hostil sobre UPyD y se llevaba en lote a todos sus Sargentos. Son 30.000 cargos de confianza, sin demasiado poder real, bastante prescindibles. Causan un gasto político no mayor a los 100.000 euros por año. Unos 3.000 millones de euros.

La soldadesca, en primera línea de fuego, son unos 300.000 pequeños cargos. Como en las huestes de antaño, viajan con armas y bagaje. Son los encargados de flanquear a la militancia para que no se desmande. Son los perros que ladran a las ovejas del rebaño y libran las primeras escaramuzas en el frente. Los reclutan por su sectarismo o fanatismo, ofreciéndoles tres comidas al día y la paguita de vacaciones. En conjunto, nos cuestan unos 15.000 millones de euros.

La base está sumergida, con 3 millones de aspirantes a vivir de la política. Constituyen el banquillo. Son los mileuristas del sistema, pero causan un Gasto cierto al conjunto de los contribuyentes y consumidores. Con ellos, la Administración Pública en España ha pasado de pagar una nómina a 1,5 millones de funcionarios de carrera a tener más de 3 millones de empleados públicos. Gasto Público en vena que ronda los 50.000 millones de euros al año.

La Pirámide del Gasto Político actual pesa más de 100.000 millones de euros al año. El impacto y la toxicidad presupuestaria de algunas decisiones políticas son difíciles de medir a corto plazo. Basta echar la vista atrás para ver que, con la creación del EURO, los distintos partidos políticos se lanzaron a amurallar sus respectivos feudos autonómicos, reforzando sus plantillas con la contratación a dedo de 500.000 personas.

Lejos de suponer un seguro contra la corrupción política, el EURO la ha potenciado y multiplicado. La Casta Política tenía parasitada la actividad inmobiliaria, cierto, pero también era la garantía paradójica de que el “derecho de residencia” tuviera “valor”. El sector constructor, regulado, innovador y productivo, era el motor económico del empleo y de la inversión en España.

Tal y como algunos vaticinamos, al gripar el motor no se alcanzaron ni mayor productividad ni mayor eficiencia: solo destrucción de empleo y deflación. La Casta Parasitaria cambio de huésped y, para justificar sus sueldos y comisiones, duplicó el Gasto Público y la presión fiscal hasta provocar la quiebra de las Cuentas Públicas. Y si ya solo eso sería grave, lo peor estaba por llegar. Se descompuso, por pura corrupción, en pequeños Reinos de Taifa que conspiran contra España y que se venden al mejor postor.

(c) Belge

¿Qué va a pasar del 28 de abril al 26 de mayo de 2019?

5
0


Me voy, me voy pero me quedo, desierto y sin arena.  El rayo que no cesa es, con permiso de Miguel Hernández, el rigor de esa agonía de andar de este cuchillo a aquella espada.  Si burda fue la escenificación de la Operación Relator, obscena es la orgía electoral que se anuncia para los próximos 6 meses. Pedro Sánchez ha demostrado que está en su salsa rodando porno duro, y a los demás actores solo les han dado el guión de cintura para arriba.

Al convocar elecciones para el 28 de abril, el Psoe ha mostrado parte de su baraja. La cita con el super domingo del 26 de mayo era ineludible desde que Sánchez e Iglesias amagaron con quedarse a vivir para siempre en La Moncloa. La Jugada del Turco de Mariano Rajoy el pasado 1 de junio les obligó a cambiar sobre la marcha la estrategia prevista e improvisar un relato político preñado de medidas cosméticas. Pero el maquillaje electoral no daba el pego a plena luz del día.

El descarte muestra una realidad muy diferente a la que el Psoe y Podemos mienten en los distintos canales de comunicación que controlan: huyen de la polarización política que pregonan sus voceros y temen más que nada que Ciudadanos se desdibuje y Podemos se desplome. El retablo que dejan las Elecciones Andaluzas evidencia que la Derecha en España está intentando abrir un nuevo espacio ideológico. Aunque no es fácil reescribir un relato, la izquierda filo nacionalista ha subestimado la voluntad de la sociedad española para sacudirse la mordaza del marxismo ambiental en defensa de sus valores y de su identidad.

Una campaña electoral de perfil bajo, descafeinada por las vacaciones de Semana Santa,  puentes festivos y romerías tradicionales en media España, tiene como principal objetivo forzar unas tablas en el Congreso que mantengan la herida abierta de cara a la noche del 26 de mayo y a la sentencia del Supremo por el 1-0, pero con un Senado favorable. A nadie se le escapa que la composición de la Cámara Alta del 26 de junio de 2016 resultó providencial para frenar el Golpe de Estado institucional y frenar reforma feudal de la Constitución por la puerta de atrás.

La clave para entender lo que puede y no puede ocurrir el 28 de abril está en el análisis del voto estructural. Un pacto de facto entre PSOE y Podemos, que favorezca el voto útil en las provincias necesarias, deja a la Marca Unidos Podemos bastante debilitada en el conjunto de España, pero le permite al Psoe de Sánchez pasar de los 95-100 a los 115-120 diputados, hacerse con la mayoría absoluta en el Senado y construir un relato favorable de cara a las elecciones municipales y autonómicas.

Aunque no sea un resultado suficiente para reeditar una mayoría de gobierno con sus actuales socios, le brinda a Pedro Sánchez y al Psoe una coartada política y moral para seguir gobernando en funciones con los Presupuestos de Mariano Rajoy y convocar unas nuevas elecciones a finales del mes de octubre de 2019. Y este será, con toda probabilidad, el momento en que saquen de la chistera el conejo de la reforma feudal y la necesidad de ir a unas elecciones constituyentes. La excusa electoral para ello es obvia: la única coalición que suma votos para gobernar la conforman PSOE, Ciudadanos y Podemos.

Voto estructural por provincia

Provincia PSOE PP Podemos CS VOX
La Coruña 1 1 1 0 0
Orense 1 2 0 0 0
Lugo 1 2 0 0 0
Pontevedra 1 1 1 0 0
Asturias 1 1 1 0 0
Cantabria 1 1 0 1 0
Alava 1 0 1 0 0
Guipuscoa 0 0 1 0 0
Vizcaya 1 0 1 0 0
Navarra 1 1 1 0 0
La Rioja 1 1 0 0 1
Huesca 1 1 0 0 1
Zaragoza 1 1 0 1 0
Teruel 1 1 0 0 1
Lerida 0 0 1 0 0
Gerona 0 0 1 0 0
Tarragona 1 0 1 0 0
Barcelona 1 0 1 0 0
Castellón 1 1 1 0 0
Valencia 1 1 1 0 0
Alicante 1 1 0 1 0
Murcia 1 1 0 1 0
Baleares 1 1 1 0 0
Almería 1 1 0 0 1
Granada 1 1 0 1 0
Málaga 1 1 0 1 0
Cádiz 1 1 1 0 0
Huelva 1 1 0 0 1
Sevilla 1 1 1 0 0
Jaen 2 1 0 0 0
Córdoba 1 1 0 1 0
Badajoz 2 1 0 0 0
Cáceres 2 1 0 0 0
Madrid 1 1 0 1 0
Albacete 1 1 0 0 1
Toledo 1 2 0 0 0
Ciudad Real 1 2 0 0 0
Guadalajara 1 1 0 0 1
Cuenca 1 2 0 0 0
Avila 1 2 0 0 0
Segovia 1 2 0 0 0
Salamanca 1 2 0 0 0
Zamora 1 2 0 0 0
Leon 1 1 0 1 0
Burgos 1 2 0 0 0
Palencia 1 2 0 0 0
Soria 1 1 0 0 0
Valladolid 1 1 0 1 1
Ceuta y Melilla 0 2 0 0 0
Las Palmas 1 1 0 0 0
Tenerife 1 1 0 0 0
España 50 56 16 10 8

Leyenda

Participación 55-60%
Psoe: 25-30%. 7 millones de votos. 115-120 diputados
PP: 20-25%. 6 millones de votos. 95-100 diputados
CS: 15%. 3 millones de votos. 30-35 diputados
Podemos. 15%. 2,5 millones de votos. 30-35 diputados
VOX. 12-15%. 2,2 millones de votos. 25-30 diputados
Nacionalistas: 2 millones de votos. 25-30 diputados