Archivos de la categoría Análisis Político

Sánchez nos lleva a nuevas elecciones

3
0


Vayan de antemano una confesión y una evidencia.

La confesión es que yo creí que Sánchez formaría gobierno con Podemos y nacionalistas, para evitar el riesgo que siempre suponen unas nuevas elecciones.

La evidencia es que las convoca porque ve que, con el poder que le proporcionan el disponer de las instituciones del Estado y el alineamiento a su favor de la mayoría de los medios de comunicación, ese riesgo parece ser mínimo. Es más, las encuestas le dicen que lo más probable es que mejore su posición.

 

Pasemos al análisis general.

La estrategia de Sánchez, la que le permitió llegar al liderazgo del PSOE con el apoyo de PSC, es la que sigue el PSOE en País Vasco y Cataluña desde hace ya décadas: avanzar hacia los mismos objetivos que los nacionalistas pero ofreciendo una cara más amable.
Algo así como hacer de poli bueno, dialogante, que siempre propone un punto intermedio entre las exigencias nacionalistas y la realidad actual. Un Estatuto que declare nación a Cataluña, la nación de naciones, continuar la transferencia de competencias… la clásica función del poli bueno de las películas, que busca lo mismo que el poli malo pero bajo la apariencia de un ofrecer un aparentemente conciliador mal menor.

El objetivo final, el mismo que el de Yugoslavia, Checoslovaquia o quizá pronto Reino Unido. Transformar España en un conjunto de pequeños países políticamente irrelevantes, parte de Europa pero sin capacidad de oponerse a los intereses de Francia o Alemania.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es separatist-spain_2.jpg

Trocear España
https://politicadegaraje.blog/2019/03/27/troceando-espana/

Esta estrategia tiene hoy día dos líneas de acción fundamentales, aparte de los avances prácticos en competencias:

1- Lavado de imagen en las zonas con nacionalismo afianzado. Se trata de dar aceptación social y apariencia de normalidad a Bildu, que viene del terrorismo, y a ERC, que viene de un intento de golpe de estado. Ambos delitos extremadamente graves que se intentan tapar con unos distorsionados “peor fue Franco” o “peor es Vox”.

2- Extensión del nacionalismo a otros territorios: Navarra, Comunidad Valenciana, Baleares… ¡incluso van sembrando la semilla en Asturias!

Esto permite entender fácilmente por qué ni PP ni Cs podían apoyar a Sánchez. Ni Sánchez aceptar las condiciones de último momento de Cs:

  • PP y Cs no pueden apoyar dar estabilidad a quien está desplegando una estrategia que busca desestabilizar España y avanzar hacia la desmembración. No es que se tema que lo haga, es que ya lo está haciendo.

  • Sánchez no puede aceptar unas condiciones opuestas a sus dos objetivos principales y que le enfrentarían a sus aliados. Condiciones que impiden la extensión del nacionalismo a Navarra y el lavado de imagen de ERC (indultos…)

Solo quedaría analizar por qué tampoco ha querido formar gobierno con Podemos y nacionalistas.

Creo que para entenderlo hay que recordar el gobierno tripartito en Cataluña. Una etapa convulsa en la que el PSC era manejado por sus socios como un muñeco de trapo. Imagino que Sánchez es consciente de que ese es el punto débil de su estrategia. Que le fuercen a ir más rápido y menos discretamente de lo que el PSOE ve viable. E intenta reforzarse lo máximo posible. Buscando que, al menos, su gobierno solo dependa directamente de los escaños de unos, Podemos o los nacionalistas. No de ambos a la vez como ahora.

 

/***/

P.S.1 (22 sep 2019) Un artículo de Ferdinando Giugliano en Bloomberg Opinion me ha resuelto la duda inicial. La de por qué Sánchez no ha seguido el camino obvio, el de la presidencia de la mano de Podemos y secesionistas, y ha preferido asumir el riesgo de unas nuevas elecciones.

“In Europe, France has looked at Spain as a potential partner to reform the bloc, but this cooperation will be harder to sustain in the absence of a solid government.” (https://www.bloomberg.com/opinion/articles/2019-09-19/spain-needs-to-learn-the-art-of-compromise-after-the-election)

Esto lo explica perfectamente: Macron necesita que su hombre en España tenga más poder. Está en juego la formación de Europa, la lucha por el control, por quién manda en Europa. (El eje franco-alemán, por sus frutos los conoceréis
https://politicadegaraje.blog/2019/04/13/el-eje-franco-aleman-por-sus-frutos-los-conocereis/)

Sigue leyendo →

¿Qué pasará el 23 de septiembre?

7
0


Se acaba el verano. Desde que Pablo Iglesias armó la Moción de Censura del 1 de junio de 2018, la Democracia en España sigue en funciones. 3 fueron sus solemnes promesas al PNV, a CS y a ERC.  A Albert Rivera y al lobby catalanista que lo patrocina desde 2006, les ofreció la convocatoria inmediata de elecciones. Al PNV y a la burguesía vasca, les juró que no tocarían los Presupuestos Generales del Estado recién aprobados de Mariano Rajoy. A sus socios de ERC, les vendió el indulto a Oriol Junqueras.

El Pacto de Sangre que firmó Podemos con los nacionalistas para descabalgar a Rajoy incluía a Pedro Sánchez y a esa facción socialista que le ayudó a manipular las Primarias en Cataluña y Valencia. Sin el concurso de Pablo Iglesias y de todos esos antiguos militantes que pusieron al día sus cuentas en el PSOE para poder contrarrestar la ventaja de Susana Díaz, jamás habría regresado de su destierro.

Pero la falta de lealtad del actual Secretario General del Partido Socialista Obrero Española es proverbial. Por más que se prodiguen las chicas de Sánchez en televisiones y periódicos, con aspavientos retóricos y mamadas, Pablo Iglesias empieza a meditar que Maquiavelo tenía razón. El destino de aquellos que ayudan a otro a alcanzar el poder es causar su propia ruina. Detrás del rechazo al gobierno de coalición se oculta la negativa del Psoe a cumplir la palabra dada a Junqueras.

Para Pablo Iglesias, firmar un cheque en blanco sería tanto como firmar su propia ejecución política al amanecer. Y la de su esposa. El lobby catalán y germano, que también patrocina al PSOE, le ha prometido pasta gansa si avala la investidura de Pedro Sánchez, pero de sobra sabe que Roma nunca paga a los traidores. Es un testigo incómodo: sabe demasiadas cosas y es adicto a los focos de televisión.

La estrategia del Psoe pasa por escenificar que negocia con Iglesias para que corran baldíos los plazos. Felipe VI no puede iniciar su ronda de consultas antes del lunes 16 de septiembre y se ha quedado sin margen de maniobra para explorar una candidatura alternativa, tal y como exige el Artículo 99. De ese modo, Pedro Sánchez no sólo está usurpando la función de mediación política que la Constitución reserva al Rey sino que se salta el trámite parlamentario para dejar fuera de juego a Unida Podemos. Si Pablo Iglesias rechaza convertirse en objeto sexual, será satanizado a conciencia, culpable de frustrar el Progreso y de agraviar a los más pobres.

Resulta obsceno que, en pleno siglo XXI, un político de escasa legitimidad opte a presidir una nación tan vieja como España de prestado, sin Presupuestos Generales y sin dar a conocer un programa de gobierno real. Se llama Dictadura. Nadie lo habría creído posible hace tan solo 4 años, pero tampoco pensaron que un patán al frente del Partido Socialista Obrero Alemán pudiera poner en jaque a toda Europa. En política ocurren las cosas que dejan que ocurran: las explicaciones y los análisis siempre llegan a título póstumo.

Dicho esto, me arriesgo a afirmar que Pablo Iglesias tiene sólidas bazas para evitar la repetición de las elecciones. La entrada de Podemos en el Gobierno, en representación de ERC, es la mejor garantía de que Pedro Sánchez cumpla lo pactado. En realidad, no hay otra: El Psoe está varado, a la espera de conocer el alcance de la sentencia del Tribunal Supremo, e interpreta el fracaso de la Investidura de un modo tan cínico como pragmático. En el peor de los casos, el PSOE analiza que estaría en las mismas circunstancias políticas, pero despejada la incógnita judicial. En el mejor, Podemos saldría debilitado de las urnas y Sánchez, reforzado.

Más allá de lo razonable y evidente, a Pablo Iglesias le quedan solo dos semanas de tiempo para entender que el Psoe le está haciendo la cama y mover sus fichas en el tablero. Albert Rivera se ha convertido, de facto, en un improvisado aliado. A ninguno de los dos les conviene arriesgar su posición personal en una nueva contienda electoral, pero tampoco pueden suicidarse facilitando la investidura de Sánchez. La solución sería, en este caso, que Rivera pida al Rey dar un paso al frente y que Podemos se las ingenie para “abstenerse” de votar. Sería algo así como una Moción de Censura de la Moción del 1 de junio, en términos muy parecidos. Los Presupuestos “sociales” de Rajoy, una nueva convocatoria de elecciones pasado un tiempo, y una salida “honorable” para Oriol Junqueras.

© Belge

¿Quién gana y pierde con la repetición de las Elecciones Generales?

3
0


Un suceso improbable resulta fácil de analizar: la realidad de la que mana es un universo acotado. Para que se repitan las elecciones generales, allá por el mes de noviembre, el PSOE debe pretender que el cálculo de una nueva convocatoria le resulte favorable. A partir de ese momento, la propia realidad implícita se encargará de desplegar todas sus facetas lógicas. Puede haber calado más o menos el nuevo relato bipartidista, si, pero en esos comicios buscarían escaño 5 partidos nacionales y 5 partidos nacionalistas.

¿Quien gana y quién pierde?

 

Partido Actual Si se repiten Votos Gana/Pierde
PSOE 123 113 6.500.000 -10 escaños
PP 66 95 5.200.000 +29 escaños
CS 57 47 3.000.000 -10 escaños
Podemos 42 45 3.000.000 +3 escaños
VOX 24 16 1.700.000 – 8 escaños
ERC 15 17 1.000.000 +2 escaños

 

Es bastante improbable que se repitan las elecciones porque no se podría repetir el cúmulo de irregularidades que determinaron el resultado del 28 de abril. Los políticos de la Casta son embaucadores de saldo y fulleros, pero no del todo tontos como para recrearse en su suerte. Incluso Pablo Casado, que se salvó de milagro de ser arrojado a los leones, no ve con malos ojos un escenario político en el que tiene 4 años por delante para consolidarse como líder del PP y de la Oposición. 

Paradójicamente, los dos líderes políticos más interesados en que se repitan las elecciones son Pablo Iglesias y Albert Rivera. Empiezan a escuchar críticas en sus formaciones, y desde un punto de vista personal, ambos necesitan volver a meterse en la partida. Para ellos, es ahora o nunca. Ciudadanos no volverá a estar tan cerca de poderle quitar la antorcha a un PP debilitado, y Podemos lucha por sobrevivir: Debe evitar, a toda costa, el abrazo del oso. 

A VOX y ERC tampoco les viene del todo mal que se mueva el tablero: a ambos partidos les resultaría ventajoso que Ciudadanos saliera relativamente debilitado de las Urnas. Tienen margen para afinar sus estrategias y seguir creciendo, aunque caminan por el mismo borde del acantilado. 

No es casualidad, pues, que los dos partidos políticos menos interesados en una repetición de las elecciones – como son PNV y PSOE – se hayan esforzado por sellar su alianza a la luz del mediodía. Lo de Navarra no es una circunstancia menor. Tampoco lo es que hayan encargado a sus matones del CIS que publiciten en los medios afines una de las encuestas más delirantes que se recuerdan. Toman la iniciativa, con un burdo farol, para que Pablo Iglesias dude y juegue encogido.

¿Qué va a ocurrir de aquí al 21 de septiembre? Nadie lo sabe, pero llama la atención que desde un medio tan posicionado como El País hayan empezado a disparar con muy mala leche contra lo que llaman “el círculo de Malú”. No es nada habitual en un país católico como España que los medios busquen linchar o atar en corto a un personaje público acosando a su entorno. Para desestabilizar al genial y simpático entrenador portugués, José Mourinho, la prensa del lobby catalán no dudó en traspasar todas las líneas rojas y atacar a su mujer y su hijo. 

© Belge

¿Qué busca el PSOE al demorar la investitura de Pedro Sánchez?

4
0


El ensayo que terminé de escribir el 28 de abril de 2018 (La Estafa del Euro explicada a un niño de 6 años), finalizaba con el siguiente párrafo: “El objetivo principal de los nacionalistas y del PSOE es que Rajoy deje aprobados unos Presupuestos Generales de Estado expansivos antes de irse. Las bochornosas imágenes de Cristina Cifuentes en el cuarto de Eroski no dejan lugar a dudas sobre el tipo de coerción que pueden llegar a ejercer los Golpistas cuando llegue el momento oportuno. Buenos pretextos y circunstancias para presentar una moción de censura abundan en un clima de podredumbre política y moral como el que padece España desde hace más de una década.”

Sigue leyendo →