supremo

Año cero. Día 15. El achique de espacio

3
0

Operación torero muerto. La mofa de los apparatchiks del PSOE es una obscenidad política. Acular al bicho en tablas para cortarle la coleta, dicen. En el mismo momento que Pablo Iglesias se giró hacia la bancada socialista para mentar a Felipe González, su acusación quedaba grabada en bronce. La venganza del PSOE ha sido apropiarse del discurso y programa de Podemos. Achique de espacio.

Franco volverá al Pardo 44 años años después de fallecer. La Sentencia del Tribunal Supremo , en su obscena unanimidad, es una enmienda a la Transición. Una gran victoria política para Pablo Iglesias. Si el Supremo valida implícitamente que el Pacto de la Transición fue ilegítimo, está socavando los pilares de la Constitución de 1978. ETA tenía razón, decía el líder de Podemos. Ahora también lo dicen el PSOE y el Tribunal Supremo.

Nadie parece interesado en recalcar lo más obvio. La misma sentencia que dinamita la legitimidad de la institución monárquica con carácter retroactivo es la que blanquea a un presidente de gobierno que no salió de las urnas y usurpó el papel de Jefe de la Oposición para saltarse el espíritu y la letra de la Constitución. Lo de menos es si trasladan los huesos de histórico Jefe de Estado al panteón familiar de El Pardo o hacen caldo de cocido con ellos.

El príncipe Juan Carlos de Borbón nació en Roma, y allí vivió sus primeros años. La impronta italiana en su personalidad es esa “finezza” tan sutil que resulta difícil de traducir. El español suena cínico a fuerza de ser pragmático, pero el italiano lo es por sobredosis de sabiduría. A los 100 años todos son calvos, si, pero el italiano aprecia que “Cuando finaliza el juego, el Rey y el Peón vuelven a la misma caja”. Es la misma distancia que va del pacto político de la Transición a la sutil venganza de Juan Carlos I. En contra de la voluntad del anterior Jefe del Estado, que deseaba reposar en El Pardo, lo mandó inhumar en la misma caja que los humildes soldados abandonados en los campos de batalla y en las fosas comunes.

La Sentencia del Tribunal Supremo es inmoral por cuanto adultera la Memoria Histórica y blanquea que el Ejército Republicano abandonaba a sus soldados movilizados allí donde caían muertos. Miles de campesinos alistados a la fuerza fueron enterrados sin identidad en improvisadas fosas comunes. El gobierno republicano nunca fue juzgado por el crimen de contravenir sistemática y deliberadamente la Convención de Ginebra.

El verdadero sarcasmo de que Sánchez quiera identificar a los campesinos que dejaban tirados en las cunetas es que pretende malversar el Gasto Público para comprar votos y llenar el pesebre en beneficio de los mismos socialistas y nacionalistas que se aprovecharon 40 años del régimen franquista. La bochornosa unanimidad del Tribunal Supremo nos aboca a una Reforma de la Constitución sin consenso y nos adentra sin remedio por la senda del Totalitarismo Marxista.

© Belge
(Visited 237 times, 1 visits today)

Deja un comentario