zape

Año cero. Día 19. Los fuegos artificiales del 10N

4
0

El mismo conejo de la misma chistera. Desde antes de sabotear el acuerdo de gobierno con Pablo Iglesias, el PSOE venía anunciando el Estado de Alarma en Cataluña. A su vez, los CDR del Lobby catalán se activaron para tomar de El Prat, La Bastille de Cataluña, incluso antes de conocer que la benévola sentencia del Tribunal Supremo blanquea el Golpe de Estado de 1-0. El PSOE de Zapatero decretó el Estado de Alarma para romper la huelga de los controladores aéreos en el Puente de la Constitución. Intentaba recuperar el pulso político y contener la contestación en la calle tras la Intervención de España en mayo de 2010. Los revolucionarios del siglo XXI pueden colocar barricadas y quemar las calles sin que pase mucho, pero ay de ellos si entorpecen el tráfico aéreo y crean alarma mediática. La respuesta entonces es fulminante

Zapatero es el espejo en el que se mira Pedro Sánchez. Desde que las huestes ministeriales de Miguel Sebastián le ayudaron a plagiar su tesis doctoral y a financiar las Primarias, es el único político al que ha mostrado un leal y sincero respeto. Es su asesor en la sombra y, con toda probabilidad, el instigador de toda su política. La campaña de fuegos artificiales en Cataluña es idea suya. Pero, una vez más, el silencio de Pablo Iglesias les delata. El líder de Podemos se ha convertido en el canario en la mina. Es más elocuente cuando calla que cuando canta. No apoya la estrategia que Sánchez tiene montada en Cataluña. Por extensión, la pregunta pertinente es: ¿la está apoyando Oriol Junqueras?

El éxito electoral del PSOE pasa por quitarle 1 millón de votos a Podemos, por su izquierda, y 1 millón de votos a Ciudadanos por su derecha. Para lo primero sueltan a Errejón en el coso y profanan la tumba de Franco, para lo segundo, instigan el Estado de Alarma en Cataluña, con la ayuda de los CDR de Antena 3, del Tribuna Socialista y de Torra. De paso, frena al PP, descoloca a VOX en España y deja fuera de juego a ERC en Cataluña. Es una jugada de ajedrez que lleva el inconfundible sello de Zapatero. Esta vez no hace falta que se la confiese a Iñaki Gabilondo.

© Belge
(Visited 377 times, 1 visits today)

Deja un comentario