Pablo Iglesias no quiso ser la Otra

12
0

Fracasa la Operación Rivera

La esperada sesión de Investidura superó todas las expectativas. El segundo parlamento de Pablo Iglesias fue extraordinario y le situó como vencedor indiscutible de toda la izquierda. No se tienen noticias contrastadas, pero al bueno de Julio Anguita le debió llegar el contento político e intelectual al borde mismo del orgasmo fisiológico. El único que había previsto esta situación – al margen de un humilde servidor – y se la debió exponer a sus compañeros de Ejecutiva, fue Mariano Rajoy. Tres hechos significativos lo corroboran desde el pasado 25 de Mayo, más allá del vilipendio y linchamiento moral por parte de una prensa mercenaria cada vez más desnortada: apuró la legislatura en busca del Empate, preparó a sus ministros para gobernar en funciones hasta el verano y renunció a presentarse como primer candidato a formar gobierno.

Muchos analistas – y alguno al que me gusta leer los fines de semana – se han formado una imagen equivocada de Mariano Rajoy. Le ha tocado gestionar toda la complejidad del mapa político y económico español de un modo sutil e inteligente. La prueba de ello es que ha logrado bloquear primero la Operación Chacón, frenar después la Operación Syriza y desbaratar ahora por completo la Operación Rivera. Que la inmensa mayoría de los periodistas y políticos patrios no son capaces de “leer” la partida de ajedrez que se está jugando a la vista de todos es una obviedad. Reaccionan con ira puritana y soflamas morales donde deberían esforzarse en hallar y explicar las claves del momento.

En junio del pasado año, el Presidente del Gobierno preparó su Sacrificio de Dama a consciencia. No puedo imaginar cómo intuyó Rajoy que Pablo Iglesias no aceptaría el papel de querida en el matrimonio a la catalana de Sánchez y Rivera, pero si puedo explicar que aprovechó la enorme torpeza política del líder de Ciudadanos para idear su propia estrategia. El político emergente fabricado por La Caixa  https://es.wikipedia.org/wiki/Albert_Rivera  pregonó que exigiría el relevo de candidato del PP y la celebración de Primarias Made in Hollywood.

Analicé y escribí en junio de 2015 que entendía la estrategia y las razones de Mariano Rajoy para no anticipar las Elecciones Generales, aunque personalmente hubiera elegido desbaratar definitivamente la Operación Syriza para aprovechar el caos provocado por Tsipras, Merkel y Varoufakis en Grecia. Mi valoración y aversión al riesgo que entraña la estrategia ¿alemana? de promover a Pablo Iglesias como líder “natural” de una izquierda española radicalizada y neo marxista me llevó a asumir la Operación Rivera como mal menor.

 

Desde el primer instante he criticado la Operación Rivera, y su estrepitoso fracaso confirma que estábamos en lo cierto al denunciar la disparata estrategia ideada por el nacionalismo catalán. Debieron optar por facilitar la reelección del PP e intentar negociar una salida al embrollo de la financiación autonómica provocado por su codicia en 2008, en lugar de propiciar una campaña de acoso y derribo que no ha beneficiado a nadie. Pero es de entender que si el Nacionalismo no ha querido valorar ni reconocer el beneficio de la estabilidad recuperada entre 2012 y 2015, ahora es lógico que se vea obligado a compartir el riesgo de caos y soportar sus consecuencias.

 

Pablo Iglesias es ya, por mérito propio, el nuevo Flautista de Hamelín que decíamos, una figura clásica en la sociedad de Alemania pero extraña en las culturas mediterráneas del Sur. Pero no es un político al uso, como puede ser Tsipras en Grecia. Rajoy leyó perfectamente que ese chico no aceptaría ser la amante despechada de un nuevo Tripartit, aunque le pusieran un piso con vistas. Iglesias confirmó la semana pasada que va a por todas y que ni Pedro Sánchez ni Albert Rivera son ya rivales. Les va a quitar a cada uno de ellos un millón de votos, lo que le sitúa al frente de una coalición de 140 a 150 diputados. ¿Para qué iba a aceptar formar parte de un gobierno transitorio abocado al fracaso? Al líder de Podemos le interesa que siga el PP dirigiendo un gobierno en funciones, garantizando la estabilidad institucional y recuperando poco a poco la economía.

 

© Belge. 7-03-16
(Visited 265 times, 1 visits today)

17 pensamientos sobre “Pablo Iglesias no quiso ser la Otra”

  1. 1
    0

    Tengo afición a la Historia. El otro día estuve leyendo sobre una batalla, cuyas maniobras previas se asemejan a la situación política actual en España y a la estrategia de Rajoy.

    La batalla es la de Los Arapiles, en 1812, en las cercanías de Salamanca, entre el ejército de Wellington y el del mariscal napoleónico Marmont.

    Durante más de un mes, ambos ejércitos, igualados en efectivos (en torno a 50.000 soldados cada uno), maniobraron a poca distancia uno del otro entre Salamanca y Tordesillas (distantes casi 90 km) buscando sorprender al contrario o atraerlo propicio.

    Dada la igualdad de fuerzas y la disciplina de ambos ejércitos, no terminaba de decidirse ninguno de los contendientes por atacar al otro. Fueron marchando en columna en paralelo unos y otros, algunas veces separados tan sólo por 500 metros.

    Wellington estaba mejor informado de los movimientos franceses, pues contaba con los informes precisos que recibía de los guerrilleros de la zona. Cuando supo que el grueso del ejército francés había cruzado el Tormes pero habían quedado aún algunas unidades rezagadas que no, dió orden de atacarlas, calculando que tendría superioridad en el ataque, pues el grueso de los franceses se demoraría al tener que volver a cruzar el río para apoyar a su retaguardia.

    La batalla acabó en una gran victoria de Wellington. El ejército francés se desbarató, y no fue aniquilado gracias a que una división permaneció en reserva en la retaguardia y cubrió la retirada hasta que llegó la noche y la oscuridad facilitó su huida.

    Tras esta victoria, Wellington pudo entrar en Madrid, sin oposición, pocos días después.

    1. 0
      0

      Rivera es de izquierdas.Al parecer este va a ser el slogan delPP para las siguientes elecciones.El slogan perfecto para Rivera.Lo que les gusta a la mayoría de los españoles,decir que son de izquierdas pero vivir como si son de derechas.Rajoy es el nuevo Wellington,un fenómeno de la estrategia.Ya tenemos un nuevo Felipe.

  2. 0
    0

    Ya me imagino los nuevos votantes de Rivera.Los que votaron a Podemos porque era moderno,guay,fashion etc,los de la ceja y personajes por el estilo,gente del Psoe que ven que el partido esta medio muerto y como Rivera es de izquierdas pues se apuntan y los exvotantes del PP que como son inteligentes pues no tragan con la historia de que es de izquierdas.Otra jugada maestra de Rajoy y Arriola

  3. 1
    0

    Ahora sale que Rivera acepta la abstención de Podemos. AHORA. jejeje

    Lo tenían apañao todo para la desinvestidura. Pero Iglesias dijo nones. Y lo va a seguir diciendo. Vamos a elecciones de cabeza. Y ahí si. Ahí ya tendríamos que saber todos que Rivera acepta una abstención de Podemos. Y tendríamos que saber todos que Podemos no acepta ningún acuerdo por solo 2 de pipas. Y tendriamos que saber todos que eso Rivera ya lo sabe. Entonces si lo sabe, y si Rivera acepta pactar con Podemos ……. ¡¡¡ que hay que explicarlo todo !!!

  4. 2
    0

    Anoche viendo un poco la seCta, escuche por primera vez a Paco (el amigo de Dogma) hacer el mismo discurso que el, tanto, que hablo de poderes “facticos” pero sin decir “Caixa”.

    Bueno, si damos por cierta esta estrategia en vez de la tripartita de Belge, la cuestión esta clara.

    Los facticos quieren un gobierno de teorica izquierda representado por la figura decorativa de PS, que seria vigilado de cerca por Rivera que es su hombre, así gobernarian ellos, pero pareceria que gobierna la izquierda, con lo que sindicatos y acolitos estarían tranquilitos, en esos facticos, esta clarisimo y belge lleva razón, de que los catalanistas, que no independistas, están en el ajo, para prueba un botón, la elección del nuevo secretario general de UGT.

    Esto sobre el papel puede estar muy bien, seria una forma de frenar a los extremistas e indepes.

    Pero esta tiene sus lagunillas:

    1º) Que el PP tiene que tragar mucho para entregar el poder a PS, cosa que pueden conseguir, ya que por lo que se ve y se escucha, Rajoy y los suyos tienen a muchos disidentes dentro de sus filas, ya se sabe, esos que dicen: Que para parar a PO lo que sea….aunque haya que bajarse los pantalones y poner la cama.

    2º) En el caso de PO e idependetas, esta clarasimo, que estos ya no formán parte del establiment societa ni sindical y van por libre y como es de esperar, van a dar batalla en las calles…y mucha, así que un pan como una torta.

    3º) Después esta el tema de las encuestas, por lo que se ve, el pacto SOE/CS, lo único que esta consiguiendo es radicalizar a la peña, ya que en las encuentas PP y PO suben y los pactantes bajan.

    4º) Por lo que se ve el medio en el que trabaja el amigo Paco, no debe estar con los facticos, pq defienden lo contrario de lo que quieren los facticos.

    Vaya lio, cre que me he liao hasta yo escribiendo, no obstante, al plan de los facticos le veo lagunillas, bueno, y al de los otros tb.

    1. 0
      0

      Hola tocayo,

      Te diría caliente, caliente…, pero esto daría a entender que estoy en el ajo, y nada más lejos de la realidad…

      Evidentemente, como ha quedado sobradamente demostrado, la paranoia del “tripartit” era algo que se sacó de la manga Paco y esta absurda y grotesca teoría fue abrazada por todos y cada uno de los genoveses de mando, y sorprendentemente hizo mella en la segunda parte de la campaña electoral del 20-D.

      A Belge en más de una ocasión le he dicho que se equivocaba en dar continuidad a esa teoría (pues claramente no había comprendido la “refundación” de Ciudadanos en junio de 2014) y la amalgama que hace con todo lo catalanista.

      Creo recordar que el primer mensaje que hice en invertia como Dogma fue identificarme como un catalanista “moderado” y NO independentista (de hecho, me muestro bastante contrario a esta independencia).

      En Euskadi creo que Arzallus lo diferenció algo así como los que mueven el árbol y los que recogen las nueces.
      En Catalunya no es del todo así, pero el ejemplo podría valer parcialmente.

      Los poderes fácticos no sólo son La Caixa. La Caixa forma parte de FEDEA y es justamente FEDEA la mano que mece la cuna.
      Sin ir más lejos, tradicionalmente las encuestas de Demoscopia para Prisa las pagaba Telefónica, y Telefónica forma parte de FEDEA…

      Para el catalanismo “moderado” existía un doble peligro: Podemos (el más importante) y el Independentismo.
      Ambos debías ser combatidos pero sin seguir el Tancredismo Rajoyano, evidentemente fracaso estrepitoso en las dos.

      Simplemente se utilizó la plataforma de frikis que había en Catalunya (absolutamente residuales, ninguneados en prensa y televisión y apunto de ser fagocitados por UPyD) y sobre esa base y con un líder estético y aseado se inicia el marketing a gran escala y con pasta ilimitada.
      Se arremete contra Podemos (como ese Anti-Podemos que pregonaba Oliu) y se combate al separatismo con un partido “unionista”.

      El error que comete Paco y los genoveses es infame y destroza la segunda parte de la campaña cuando los “poderes fácticos” tenían esos 60 escaños, que con los 120 de PP hacían ya la mayoría absoluta (el escenario en que se trabajaba).

      Justo después del 20-D hay un impás de FEDEA. Al principio decían que apoyarían al PP, después cambió, después a ninguno. Y por fin se traza la estrategia: Destrozar a Rajoy. Utilizar todos los medios.

      Evidentemente que el simplón de Sánchez es un medio.

      Las alternativas son:

      – 1) Sánchez como presidente títere que aceptaría lo que fuere con tal de ser ex-presidente y cobrar de por vida.

      – 2) Entrada de independiente (se está tocando ya a Piqué -muy bien visto por FEDEA-) o en su defecto, C’s presidiendo 2 años. Ahora me decantaría por esta opción.

      – 3) Alternativa a Rajoy. Imagino que esta sería la parte más difícil. Implicaría que FAES, FEDEA y la TROIKA querrían poner baza. Faes a Casado; Fedea a Margallo; y la Troika a Soraya. El PP como mal menor pondría a Alonso. El problema es que Rajoy NO se está enterando de nada.
      Este supuesto sería vendido como un triunfo de PSOE y C’s, lo cual se abstendrían; una heroicidad de Rajoy (en el bien entendido que no le tengan que pegar la patada) haciendo un Mas; y un gobierno estable 4 años, sin necesidad de hacer nuevas elecciones donde los bancos de FEDEA no prestarían ni un puñetero euro a nadie de los que se presenta.

      Por eso siempre he dicho y mantengo que la clave es Rajoy. No se está enterando que es el bloqueo de todo, y lo que es peor, los pelotas que tiene a su lado (tipo Cospe) que saldrían sin puertas giratorias, continúan con su aferramiento, pues han visto a Mato no encontrar trabajo y…

      Así lo veo yo, pero no creas que me estoy equivocando de mucho…

      Salud.

      A,

  5. 1
    0

    Se pueden negar muchas cosas, pero no que la Estategia del Tripartit (abrir la puerta) estaba sobre la mesa, y tanto PS como La Caixa se han llevado un enorme chasco con Pablo Iglesias. Dios ha obrado un verdadero milagro, pero si algo ha quedado demostrado tras las dos sesiones de investidura era precisamente la Operación RIVERA….pero como dije, desde la intuición, Pablo Iglesias no ha aceptado que Garicano fuera el Ministro de Economía del Tripartit.

    Esto no es discutible porque ya ha ocurrido. El disgusto de la Caixa se manifiesta en la súbita actitud de la Sexta, Cuatro y A3 con relación a Podemos. Es partirse de la risa:-)

    1. 0
      0

      Dudo que la estrategia del Tripartit estuviera sobre la mesa pues se han destinado demasiados recursos para combatir a Podemos, y en base a ello, sería demasiado grotesco e irresponsable abrir puertas…

      El disgusto de Fedea (y La Caixa dentro) viene por la actitud irresponsable de Rajoy y su aferramientos (y últimamente por la “pinza”). A ver si te piensas que estas críticas feroces, intensas estas últimas semanas, vienen por generación espontánea!…

      Ni ha habido tripartit, ni hay tripartit, ni habrá tripartit. Evidentemente, algo que no ha sucedido no ha podido haber ocurrido!

      Garicano es un señuelo. Te aconsejo que sigas a Toni Roldán…

  6. 0
    0

    Estoy con los dos, pero discrepo en parte con ustedes dos.

    En un primer momento, creo que la estrategia de Dogma es la correcta, Belge acierta en parte en ver la jugada de la Caixa.

    Pero después de ver los resultados electorales y del enroque de Rajoy (lógico y comprensible, es el que tiene más diputados), se tantea la opción tripartita. En eso le doy la razón a Belge, pero discrepo en lo siguiente:

    No es que Iglesias NO QUIERA SER LA OTRA, es que no puede, el mayor fracaso de Iglesias y podemos, es que no ha conseguido formar un partido monolítico, ha fracasado estrepitosamente en la periferia como diría Belge y ahora es prisionero de estos.

    Por lo tanto el tripartito, tiene una cuestión insalvable, la unida de España, “la Caixa” no puede comulgar con eso y Podemos tp se lo pueda permitir, pq saltarían por los aires y se quedarían solos Iglesias y sus amigos (30 o 40 diputados) y arruinados para las próximas elecciones.

    Así que……….unos dicen ya veremos….y otros ya verán.

    Además otra cosa, me ha llegado al oído, que la caixa tiene en mente la salida a nivel mundial y el Sabadell en mente no tiene “nada”.

    Como lo veis? la caixa se queda con Bankia? BBva con el Sabadell ?y San con Pop?.

    1. 0
      0

      Pues sí, Antonio, que el sector bancario necesariamente verá fusiones es casi una obviedad.

      Las parejas de baile que tú dices son las que tienen más apuestas, y si no tuviera POP tanta mierda debajo de las alfombras hace tiempo que ya habría sido “comida”.

      Lo que frena también es esta situación de “inestabilidad política” (en particular la “amenaza” Podemos).

      Como a mi me va la marcha apostadora, rompo la normalidad y “apuesto” por CAI+POP, y por SAN+Bankia. El Sabadell se puede hacer el remolón pero ésta sí veo que se “case” con BBVA (especialmente si ha habido movimientos de las otras).

  7. 0
    0

    Con Bankia. La hemos saneado los españoles, y se la quieren quedar sin poner un solo euro, como hacen siempre. No la quisieron cuando se la ofrecieron, porque tienen muy poquitas luces, pero quieren quedarse con el superávit de los castellanos. Nada nuevo bajo el sol.

    Discrepo Tartesos sobre Iglesias: los “suyos” estaban locos por aceptar el Tripartit. Entendió que tenía las de perder a 9 meses vista y ha preferido esperar a septiembre/octubre

Deja un comentario