ciclo

El increíble caso del ciclista menguante y de su señora esposa

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No. ¡Es Superman López! El diminuto ciclista colombiano ha conseguido sacar a la luz todas las miserias estratégicas de Telefónica. A imagen y semejanza de esta España del Euro que mangonean políticos sin escrúpulos, el otrora buque insignia de la economía española rumbea sin norte a rueda de las multinacionales americanas y asiáticas. No basta cambiar de nombre y teñirse de rubia para parecer más anglo. Parafraseando a Jacques Brel, Movistar es esa teleco de provincia
“Qui fait ses p’tites affaires
Avec son p’tit chapeau
Avec son p’tit manteau
Avec sa p’tite auto
Qu’aimerait bien avoir l’air
Mais qu’a pas l’air du tout
Faut pas jouer les riches
Quand on n’a pas le sou”.

Como viene siendo habitual en la prensa española plagada de comentaristas y moralistas, el análisis de los hechos brilla por defecto. Pase lo que pase, ocurra cuando ocurra, los periodistas se encargan de hacer desaparecer los datos, de negar la mayor. Si mueren 3.000 ancianos al día y apilan los féretros en las cafeterías de los hospitales,su prioridad profesional es malversar el debate y estigmatizar a los testigos. En su catálogo de insultos y reproches, no se sabe si es peor ser señalado como disidente populista, simpatizante de VOX o propagador de fecniús en las RRSS.

En el increíble episodio de ciclismo menguante que protagonizaron Miguel Ángel López y su esposa, todo es bueno para ilustrar el inexistente Manual de Deontología del Periodismo Urgente y de la Comunicación. Salvo por los comentarios autorizados a cargo de Nathalia Acevedo en Twitter, la expresión más repetida por los periodistas y contertulios fue: “se le han cruzado los cables”. En ausencia de imágenes queda debidamente acreditado que fue una incidencia eléctrica la que provocó el abandono Superman López y otro cortacircuito, la rajada de su señora esposa.  TVE es esa empresa que financian los contribuyentes para que les diga el tiempo que va a hacer al día siguiente – excepto en Semana Santa y durante los puentes – con una probabilidad de acierto del 50%. Como responsables de transmitir la señal de televisión a todo el mundo, los profesionales y demás periodistas del Ente no consideraron relevante documentar el abandono del tercer clasificado de la Vuelta Ciclista a España a 17 km de su conclusión. Ni siquiera el puro morbo les sacó de su apatía.

“No sé lo que ha ocurrido”. Pero: ¿Cómo no van a saber los protagonistas de los hechos lo que ha ocurrido? La respuesta es sencilla: ha sido una incidencia eléctrica. Como esas naves industriales que arden cuando la empresa está a punto de quebrar. Se declara el secreto de sumario y los testimonios quedan desaparecidos fuera de los focos de la actualidad. El juicio moral, necesariamente precipitado, sustituye el análisis de los hechos. Superman López es abatido en pleno vuelo y su séquito en las RRSS es denostado por colombiano y populista. Pero como no le pueden afear sus simpatías por VOX o por Trump, le reprochan sus veleidades antiespañolas. La antiespañola prensa nacional y nacionalista, reprochando a los aficionados colombianos e iberoamericanos su antiespañolismo. ¡Ahí es nada!

Miguel Ángel López Moreno es el joven ciclista colombiano que Movistar ha fichado para sustituir al ecuatoriano Richard Carapaz. Vender imagen en el mercado americano ha sido un gran negocio para Telefónica. Con Nairo Quintana, Pallete pegó el gran pelotazo, si se me permite la metáfora futbolera, y Eusebio Unzué ascendió al Olimpo. El sueño húmedo del directivo chuparuedas.

No es ninguna casualidad que Pallete y el “capo” Unzúe hayan dimensionado el Movistar Team en torno a una figura tan comprometida como Valverde, el ciclista de la “casa” que sale en los anuncios. Es un valor seguro. El problema para ellos es que nadie, salvo los periodistas patrocinados, conoce a Valverde en América Latina ni en Europa. Aquí brilla como estrella menor porque toda la cantera de jóvenes ciclistas españoles fue ejecutada al amanecer.

A pesar del esfuerzo de los cínicos y corruptos periodistas deportivos por contener el incendio – ¡que Telefónica se lo pague con jugosas exclusivas! – es harto significativo que el Mánager General del equipo Movistar haya tenido que bajar a la arena para dar “su” versión de los hechos. Algunos testimonios directos, filtrados por el propio corredor, le involucran en la secuencia de los hechos. La pregunta es:¿Qué extraño interés podía tener en “frenar” al corredor hasta provocar que se bajara de la bici a 17 km de concluir la Vuelta?

Por la confesión de un ex ciclista profesional que le tuvo como director hace años, creo intuir la lógica que los equipos gastan para posicionarse como marca. Los corredores son los peones que se mueven en ese tablero imaginario. Todos sueñan con dejar de ser simples gregarios y ascender al estrellato, pero el espectáculo sigue un guion reglado. Con la introducción del pinganillo, los ciclistas ya no pueden hacerse los “locos”. Si el director te manda parar, paras. Un corredor como José María Jiménez, Chaba, que conectó con el Gran Público, hoy no sería más que un sufrido aguador y no ese Wout Van Aert, capaz de saltarse las órdenes del director y brillar por su cuenta en una de las etapas del Tour más divertidas que se recuerdan.

El guion de la Vuelta a España ya estaba escrito desde que Pogacar renunció a participar. El papel del Movistar, en las calurosas tardes de agosto, era hacerle sombra al esloveno Roglic para que no le diera una insolación. Y así transcurría el espectáculo hasta que Egan Bernal decidió jugar a ciclista en la etapa de Los Lagos. Es una llegada mítica que todos los profesionales sueñan en su palmarés. Ese día el jóven ciclista colombiano tenía piernas y quiso emular a Pogacar en el Tour.  A punto estuvo de poner toda la carrera patas arriba.

Saltaron las alarmas. El equipo de Unzué, muy cuestionado por todos los aficionados, veía comprometida su imagen de marca en el espectáculo. A pesar de contar con el mayor presupuesto del ciclismo español, la “patrulla canina” del Movistar Team estaba haciendo el ridículo deportivo más espantoso, quedando fuera del podio. Y de repente, ocurre uno de esos milagros que nadie consigue explicar. El Bahrain, que no se juega nada en el envite – al contrario – pone a todo su equipo a trabajar durante horas para intentar dar caza a los fugados y limitar los daños, llevando a rueda a los corredores telefónicos. Al día siguiente, Superman López triunfa en la cumbre del Gamoneitero, una cima inédita. Pallete saca pecho.

En el ciclismo como en todos los órdenes de la vida, los Reyes Magos suelen ser los padres y los favores, con favores se pagan. El favor que le hizo el Bahrain al Manager General del Movistar Team es de los que no se pagan con dinero. Acalla todas esas voces disidentes que se habían unido a coro para pedir una renovación en profundidad de toda la estructura del Movistar. Los que pedían la cabeza del gran capo y una nueva “filosofía” ciclista tras su enésimo fracaso estrepitoso tienen que posponer su disidencia. A 180 pulsaciones y a 17 km de concluir la Vuelta, no se le puede pedir a un chico de 27 años que pueda entender todos los matices del lance en juego. Cuando le ordenan que marque la rueda de Bernal, que lanza dos ataques de fogueo y se frena, no puede imaginar que toda su vida va a cambiar. No tiene tiempo para parar el reloj. Acaba de ser noqueado y se disponen a lincharle mediáticamente. Sólo le queda el comodín de la llamada.

© Belge
(Visited 139 times, 1 visits today)

2 pensamientos sobre “El increíble caso del ciclista menguante y de su señora esposa”

  1. Circo mediático típico español, me alegro que haya alguien sepa explicar con acierto lo acontecido en estos últimos días, aunque se trate de un blog de tema económico.
    De vergüenza ajena leer medios generalistas. Acaben por favor de tergiversar la épica victoria del esloveno ejemplar, frente a las vergüenzas de nuestra confundida sociedad .

Deja un comentario