Todas las entradas de arnelas

INFILTRADOS

7
0


La gente no es consciente, pero estamos peor que en un estado de sitio. El enemigo se ha infiltrado ya a todos los niveles.

En un estado de sitio se cumplen inexorablemente dos leyes de la guerra. La primera ley nos dice que es necesario disponer de cinco soldados al asalto por cada soldado en posición defensiva. De esos cinco, si el asalto tiene éxito, de media se pierden cuatro. Eso quiere decir que quien está en posición defensiva parte con mucha ventaja, si la posición es fuerte.

Si el asalto no tiene éxito y el general al mando del ataque es capaz de gestionar bien la retirada se pierden pocos soldados. Tras el reagrupamiento y control de daños puede confiar en que quizá más adelante se le pueda presentar otra oportunidad más propicia. Si el general es incapaz entonces se pierden todos los soldados,  el armamento y las provisiones.

La segunda ley dice que hacen falta muchos recursos para planificar y llevar a cabo un asalto. Del orden de cinco hombres en retaguardia por cada soldado en el frente. Este efecto multiplicador hace que por cada soldado en posición defensiva el enemigo necesite un contingente de veinticinco hombres, cinco en el frente y veinte en la cadena logística.

Una guerra tiene un desgaste muy importante para el que resulta atacado, pero sobre todo tiene un desgaste brutal para el atacante, que es quien hace la apuesta y lo arriesga todo. Si gana la guerra obtiene el botín, en forma de territorio, recursos, población, etc… Si va perdiendo y no se rinde antes de que sea demasiado tarde supone la destrucción total. Algunos que han perdido sus guerras ya no han levantado cabeza nunca más y llevan arrastrándose desde hace siglos. Ese es el coste de una guerra.

La manera de reducir el desgaste del asalto y tener a su vez mayores probabilidades de éxito en el ataque es la infiltración. Pues bien, el enemigo lleva años infiltrándose a todos los niveles. Tenemos políticos que en unos casos son ignorantes, en otros pasotas, y en otros directamente son infiltrados del enemigo que llevan tiempo trabajando por encargo y llevándose el dinero a paraísos fiscales si son listos o gastándolo con ostentación sin son bobos.

Si no se corta esa infiltración, y ya es muy difícil hacerlo, tenemos los días contados. Cualquier día nos despertaremos como si nos hubiesen dado una patada en el cielo del paladar, con una noticia impactante que será el pistoletazo de salida. Del tipo del incendio de Notre Dame, por ejemplo. A partir de ese detonante será cuestión de meses que Europa esté en guerra total.

Notre Dame puede ser o no ese detonante, pero es el tipo de acontecimiento que desencadenará las acciones que nos llevarán a la destrucción total de nuestra sociedad.

Muchos de los que ahora no quieren ver lo que tienen delante de sus ojos harán realidad una cita que me encanta pero no recuerdo quién la dijo:

“Cuando todo rastro de civilización haya sido barrido de la faz de la tierra rezarás por tener a tu lado un hombre con una espada”

Saludos

EL PRESIDENTE DEL RESTO DEL ESTADO: DEL PEUGEOT 407 AL FALCON

5
0


Cuentan que Franco dio una vez un consejo a alguien: “Si no quiere tener problemas haga como yo, no se meta Usted en política”.

España es un país con gente muy sociable. Quizá por eso no se siente la necesidad vital de pertenecer a ninguna asociación política para cambiar el mundo. Los españoles en general sólo son activos políticamente si quieren vivir del cuento. El resto sigue el consejo de Franco.

En nuestro país el número de afiliados a los partidos es testimonial. Sin embargo hay millones de españoles que pertenecen a una peña deportiva, son socios de un club de fútbol, de una sociedad gastronómica, de una cofradía, etc… o bien se agrupan en una peña de lotería o quinielas, se apuntan a un club de montaña, a una asociación cultural local, a una asociación fallera, forman una comparsa, una chirigota, etc…

Si Alexis de Tocqueville resucitase y nos hiciese una visita anotaría en su cuaderno de viaje que a los españoles lo que nos va es socializar para pasarlo bien y disfrutar de la vida. Si se anuncia un concurso de tortillas o paellas allá que va todo Dios. En cambio, si se piden voluntarios para pegar carteles para una campaña política sólo van los más tontos y los que aspiran a pastorear a los más tontos.

El resultado de esta actitud general es que en España los programas políticos los deciden los que pegan los carteles. Eso lo ha sabido ver muy bien nuestro actual inquilino de La Moncloa. Por eso se recorrió España en aquella campaña de primarias en su Peugeot 407. No quería convencer con sus ideas a los futuros votantes, sólo quería que lo conociesen los pegacarteles.

En España la forma de triunfar en un partido político “progresista” es confraternizar con los pegadores de carteles y repartidores de octavillas, tratarlos bien y caerles en gracia. Y eso fue lo que hizo Sánchez.

Con esos seguidores incondicionales fue con lo que recuperó el poder en el partido tras quedar con las vergüenzas al aire al perder la votación en su primera sesión de investidura. Esos entusiastas pegacarteles son los que le han permitido echar del partido a todos los que lo despreciaron y hacer del PSOE su cortijo particular.

A su vuelta en loor de multitudes alguien le encargó presentar una moción de censura que no debía llegar a votarse. Pero Rajoy, que es listo como un zorro, fue a darse una comilona y después hizo un completo de café, copa y puro. Hala campeón, ahí lo tienes, se dijo. Y lo dejó en pelotas en mitad del hemiciclo, con su maletín como testigo desde la bancada del gobierno.

En un rapto de narcisismo muy propio de él Sánchez pensó que de verdad el poder era suyo, y que podía ser de verdad el presidente “d’estepaís”. Debe de ser que como en economía dos y dos pueden ser tres o cinco según convenga y él es economista, pensaba que con ochenta y pico diputados la cosa estaba chupada.

En esos días pactaría Dios sabe qué con no se sabe quién, todo para poder cumplir la promesa que les hizo a sus niñas de que algún día dormirían en La Moncloa. Y sacó adelante la votación.

Él pensaba que iba a ser presidente “d’estepaís”, pero cuando empezaron a pasarle las facturas al cobro pronto se vio que en realidad era sólo presidente “delrestodelestado”, lo que le permiten sus ochenta y tantos diputados.

Al doctor guaperas todo esto no le importa demasiado. En una de sus primeras autoentrevistas de autopromoción en TV lo dijo bien claro: “Soy el presidente y haré lo que yo quiera”.

Y en esas está, utilizando el Falcon para lo que le sale del nabo. Firmando los decretos que le da la gana. Permitiendo que los otros presidentes, los de los países “de verdad”, es decir, las “nacionalidades históricas”, hagan lo que quieran. Así él puede cumplir el programa que anunció en TV: hacer lo que le apetezca como presidente “delrestodelestado”.

España es un país de caudillos desde los tiempos de Viriato. Hemos tenido franquistas, suaristas, felipistas, guerristas, pujolistas, aznaristas,… Ahora tenemos “saunismo”, es lo que toca.

Saludos

Y LA PAZ EN EL MUNDO

8
0


Con esta petición acababan siempre las ganadoras del concurso de Miss Universo cuando les preguntaban qué pedían en el año en el que iban a llevar la corona. Pero el Doctor No es más ambicioso y en lugar de pedir la paz en el mundo la ha decretado, con un par.

Prohibida la venta de vehículos diésel, gasolina, e incluso los híbridos enchufables. En 2040 únicamente se podrán matricular en España vehículos 100% eléctricos, porque yo lo valgo.

El 90% de la población tiene contratado en su hogar el bloque de potencia de 3,3 KW o el de 4,3KW. Y son pocas las viviendas en las que el consumo del garaje o trastero está enganchado al contador del hogar. Normalmente las instalaciones en los garajes son comunitarias.

Un cargador “lento” (unas seis horas de recarga) tiene una potencia de 35-40 KW, es decir, la potencia contratada de un bloque de diez viviendas. Uno rápido (media hora de recarga) tiene una potencia próxima a los 300 KW, es decir, la potencia contratada de un barrio con cien viviendas. Esa es la cruda realidad.

Ninguna comunidad de vecinos tiene la posibilidad de instalar cargadores, ni siquiera lentos, para las plazas de garaje de la comunidad. Sería necesario cambiar toda la instalación, cables, cuadros, protecciones, incluida la obra civil, porque los cables para diez veces más intensidad no cabrían por los conductos actuales.

A su vez, para poder dar la misma posibilidad a todos los bloques de viviendas de un barrio, sería necesario cambiar en su totalidad la red de distribución eléctrica, cables, protecciones, transformadores de baja tensión, etc… Habría que construir zanjas nuevas para dar cabida a los cables de mayor sección, etc…

Si seguimos escalando, sería necesario cambiar también la red de media tensión, puesto que habría que multiplicar como mínimo por diez la capacidad (caso de cargadores del modelo “lento”) Eso implica nuevos transformadores de media tensión, nuevos postes y torretas, etc…

Sigamos escalando, que es gerundio. Sería necesario construir nuevas subestaciones de alta tensión o ampliar las existentes, puesto que en el mejor de los casos están diseñadas para el consumo eléctrico actual. Y en muchos casos están tan justas que en determinadas épocas del año es necesario apoyar el suministro con generadores diésel aguas abajo, en media tensión. Ese incremento de potencia implicaría a su vez construir nuevas líneas de alta tensión o ampliar la capacidad de las existentes. Recordemos que en cada proyecto de ese tipo de líneas los ecologistas presentan miles de alegaciones y cuesta años llevarlos a la práctica.

Las limitaciones desaparecen al llegar a la generación. Al menos aparentemente. Ahí en teoría tenemos margen suficiente para abastecer todo el aumento de consumo que implica la simpática medida que el Doctor No quiere poner en práctica en 2040. Siempre y cuando descarte, y no lo hará, las otras medidas geniales que ya ha anunciado a bombo y platillo para conseguir la paz en el mundo, a saber, cerrar las nucleares, cerrar las centrales de carbón, etc…

 

Si no descarta esas medidas será necesario sustituir más del 30% de la capacidad de generación instalada en España. Y como pretende hacerlo en base a energías renovables, esas que no tienen garantía de disponibilidad porque no hace viento, o no hace suficiente sol, etc… será necesario multiplicar por dos o más la potencia instalada, o sea que nos vamos al equivalente a instalación nueva del 70% de la capacidad de generación actual.

Pero no sólo el Doctor No se ha vuelto loco. Estos días se ha publicado que Endesa quiere también contribuir a la paz en el mundo. Otras compañías habían planteado proyectos modestos, con varios cientos de puntos de recarga en una década. Pero Endesa va a tirar la casa por la ventana, y plantea nada más y nada menos que la instalación de cien mil puntos de recarga, salvo que algún periodista se haya equivocado con los ceros, que tampoco me extrañaría, visto como está el nivel.

Es de suponer que los puntos de recarga de Endesa sean de tipo rápido, esto es, de 300 Kw, con el objetivo de que el conductor enganche su coche, recargue su batería en media hora o poco más y pague la recarga. Multipliquemos, que es bien fácil. Nos sale una red con una capacidad de 30 Gigawatios. En 2018 la capacidad total de generación instalada en España era de 98 Gigawatios. Si el resto de compañías del sector toma decisiones igual de fantásticas, ¿a cuánta potencia de recarga nos iríamos? A 70-80 Gigawatios, tontamente. Sobra cualquier tipo de comentario.

Ha costado décadas hacer llegar la electricidad a todas las viviendas del territorio nacional. Y estos iluminados pretenden instalar una red con diez veces más capacidad (como mínimo) en el plazo de veinte años. Bobos no, lo siguiente.

De un presidente anterior dijeron que era un bobo solemne. En este caso sobra el segundo adjetivo y lo es a secas.

Saludos

LA BOLSA O LA VIDA

3
0


Esta misma semana se ha producido en mi pueblo una nueva demostración de ensañamiento con el ciudadano por parte de esta dictadura del “progretariado” que nos desgobierna con una convicción propia de Adolf Hitler.

Por cierto, qué gran expresión la de progretariado, que he descubierto recientemente en Twitter. Para que luego digan que esa red social no sirve para nada.

Continúo. Pues bien, resulta que a los de la ferretería en la que suelo comprar les han impuesto una sanción de 600 € por, atención, redoble de tambores… no cobrar cinco céntimos de euro por la bolsa de plástico a uno de los clientes.

Al parecer estaba en el local un ejemplar comisario de lo políticamente correcto, que con la diligencia propia de quienes disfrutan haciendo daño gratuitamente a sus congéneres, desveló su identidad, sacó su libreta e impuso la sanción. Con un par.

Hay que situarse bien para estudiar este caso. Veamos. Una ferretería es un lugar en el que compras clavos, tornillos, tuercas, ganchos de rieles de cortina, etc… ¡¡¡POR UNIDADES!!! Te envuelven además ese material en un trozo de papel que el ferretero intenta que sea del mínimo tamaño posible.

Es decir, si hay un comercio en el que son rácanos y ahorradores con los embalajes del producto que te venden es precisamente la ferretería tradicional. Comparemos, por no salirnos del mismo sector, con Leroy Merlin, Bricoking, etc… En esas grandes superficies tienes que llevarte el lote que hayan decidido poner a la venta: cien unidades, cincuenta unidades,… con cartón y plástico de embalaje en cantidades industriales. Ni color.

Pero aún hay más. ¿Por qué extraña decisión política un comerciante no puede libremente regalar una bolsa de cinco céntimos a su cliente y sin embargo se aceptan campañas comerciales del tipo “día sin IVA y similares?

Aceptemos pulpo como animal de compañía y supongamos que es vital reducir el uso de bolsas de la compra. Bien, cárguese con una tasa el uso de las bolsas. Ah! Pero…¿esto no se hace ya? El ferretero pagará la tasa cuando compre sus paquetes de bolsas (¿no lo hace ya?) y luego, como la tasa ya está pagada, que le cobre la bolsa a quien le salga del níspero.

Los jovencitos progresistas de la generación más y mejor preparada de nuestra historia apenas pisan un comercio tradicional. Mi teoría es que se sienten superiores a la gente normal y no quieren mezclarse. Pescaderías, carnicerías, charcuterías, ferreterías, etc… están prohibidas en sus costumbres de compra. Ahí la gente habla, se saluda, se hacen bromas, etc, … y eso no puede ser.

Todo lo compran en el supermercado y en los centros comerciales. Se van cada uno en su coche particular a 30-40 km y llenan el carro con productos en los que los embalajes de cartón, plástico y porexpan pesan y ocupan más que el producto en sí. Y no hablan con nadie. Ponen los artículos en la cinta, el cajero pasa el lector, le entregan la tarjeta de pago et voilá. No hace falta ni dar los buenos días. La siguiente revolución creo que les hace ya salibar. Consiste en que cada producto lleva un chip y al pasar el carro por un arco te calcula la cuenta, después, se acepta el cargo con el móvil y listo. Cero contacto humano no deseado. El Paraíso en La Tierra.

Pero han descubierto el chivo expiatorio, la bolsa de plástico. No sueltan la presa, porque les permite tranquilizar su conciencia. Es algo parecido a su militancia en las ONG. Guerra a la bolsa de plástico, que ahí está nuestro futuro de descontaminación del planeta azul.

Y al pobre ferretero, cuyo negocio es el medio de vida de él, su mujer, sus dos hijas y yernos sus nietos, a los que esos 600€ de sanción le van a obligar a apretarse el cinturón a final de mes, a ese que le vayan dando, por fascista. A quién se le ocurre tener un negocio, hombre, sólo un fascista podía ser.

Todo sea por esas fotos tan bucólicas de pingüinos nadando en aguas libres de esas bolsas de plástico que utilizan los fascistas. El embalaje de la mortadela en cambio está justificado para evitar que se tengan que mezclar progres puros y ecológicamente avanzados con mala gente, vieja e ignorante, que rechaza la ecología, habla con el pescatero y compra los clavos y tornillos por unidades y envueltos en un trozo de papel de estraza. Y además van andando. Qué ordinariez. Cuanto antes se acabe con ellos tanto mejor.

Saludos