La estafa del Euro, explicada a un niño de 6 años

9
0


De un día para otro, los precios de los bienes y servicios en España se multiplicaron por 3 y los ahorros se dividieron por 3. En una familia española  con dos sueldos, entraban 30 mensualidades de 140.000 pesetas, y con 7 millones de pesetas ahorradas en bancos de fiar, podían comprar 200.000 litros de gasóleo de calefacción o bien tomarse 100.000 cañas en el bar.  Como consecuencia de ver convertidas sus vidas al Euro, los españoles perdieron un sueldo y sus ahorros ya solo les daban para comprar 60.000 litros de gasóleo  o bien tomarse 30.000 cañas.

Lo primero que les dijeron los comisarios de la Unión Monetaria y sus cómplices es que el consumo de alcohol era muy malo para su salud, que la culpa del petróleo caro era de los yihadistas de Al Qaeda, y que los españoles cobraban demasiado dinero para lo poco productivos que eran.  Qué suerte la suya que con una moneda fuerte como el Euro iban a poder viajar y se iban a poder endeudar con créditos baratos.

Con la creación del Euro, se perdieron 5 millones de puestos de trabajo en España y 11 millones en todo el arco mediterráneo. Los ahorros en pesetas, en el caso español, se vieron reducidos a la tercera parte, con lo que muchas familias razonables decidieron anticipar gastos futuros con ahorros ciertos. 1 millón de pesetas ahorradas equivalían, en término de paridad adquisitiva, a 2.000 horas productivas de 1990 y a 1.000 horas del año 2.000. Se necesitaban 10.000 horas productivas ahorradas para poder comprar una casa o piso modesto a tocateja.

La estafa del Euro consistió – incluso con anuncios de Televisión financiados por Bruselas – en hacerle creer a la gente que podían sustituir el desaparecido ahorro productivo (2/3 partes) por horas prestadas al 4% TAE. La gente más lista, más informada, o sencillamente que nos leía en aquella época, sabía que debía utilizar el apalancamiento (préstamo)  para anticipar gastos futuros y PROTEGER su ahorro en pesetas .  Lo explicamos, y tal cual lo explicamos, se verificó.

Los españoles damnificados por el Euro no fueron los pobres, como sostienen los radicales financiados por el corrupto nacionalismo catalán, sino la clase media. Los pobres no tenían ahorros y por lo tanto no perdieron nada.  Trabajaban por un bocadillo de jamón serrano, y ahora trabajan por un bocata de infecta mortadela importada desde Holanda y Alemania.  Aunque los hijos de la clase media acaban de salir del coma etílico que les provocó el primer botellón de la década, y han descubierto como Calimero que el mundo es muy injusto,  lo cierto es que a todos ellos les pareció “genial” la Estafa del Euro y los Viajes del IMSERSO por las Universidades Europeas.

Desde las Instituciones Europeas, se cuidaron de poner en alerta a la ciudadanía del Sur y usaron varias tretas. Primero propiciaron una política monetaria laxa, con un tipo de cambio débil. De ese modo, las empresas españolas o italianas no notarían demasiadas diferencias prácticas entre sus monedas y el Euro. Pero dicha treta – Transición al Euro – solo duró hasta el año 2005. El Euro pasó de golpe a ser una moneda fuerte, muy fuerte, con tipos de interés al 5%. Era un auténtico disparate monetario que facilitó la fuga de capitales desde el Sur de Europa hacia el Norte.  El tipo de cambio llegó a ser excesivo hasta para la economía Suiza, que se protegería devaluando su moneda y estableciendo un tipo de cambio fijo.

La segunda treta que usó Berlín fue eliminar, de facto, los aranceles en las economías más débiles, para favorecer la sustitución de productos locales por importaciones chinas mucho más baratas. Al margen del Joint Venture con la propia Alemania, sirvió para importar DEFLACION a raudales en Europa, y ocultar parcialmente la pérdida del poder adquisitivo de las familias. Los españoles eran mucho más pobres, pero les hacía la misma ilusión llenar el carro de la compra con baratijas orientales.

La tercera treta, cuando el engaño ya no dio más de sí, fue culpar a las víctimas de su propia desgracia. La culpa era de los católicos y ortodoxos PIGS. En esa fase concreta, de escarnio moral (Teoría del Castigo Moral) colaboraron activamente los mismos que hoy se presentan como “puros” (puritanos) y regeneradores de la política española. Los mismos responsables de ayudar a Alemania, se presentan ahora como “salvadores” de la patria. Alexis Tsipras en Grecia y Pablo Iglesias en España son los cómplices que necesita la Canciller Ángela Merkel en esos países para impulsar sus estrategias económicas y su ideología religiosa. Estos “indignados” morales del siglo XXI contra la corrupción de los PIGS son los que “protestaban” siglos atrás contra las “indulgencias” de  los católicos.

© Belge. 18-05.2016

¿Pone el endeudamiento en riesgo el sistema financiero?

5
0


 Los mercados corren el riesgo de padecer unas fuertes correcciones en 2007 que pondrán en entredicho la estabilidad financiera global. La economía mundial, liderada por EEUU, está en un momento en que nadie sabe que pesa más, si los riesgos de la inflación o los de estancamiento y recesión. El FMI recomienda un cierto endurecimiento de las políticas macroeconómicas y que perseveren en las “reformas estructurales”. En mente de todos, sin embargo, la advertencia es clara: los tipos de interés deben seguir subiendo para intentar poner freno a los excesos crediticios de los últimos tiempos, pero a su vez corremos el riesgo de que sea peor el remedio que la enfermedad y nos precipite de golpe en un estado de franca recesión.

Los cuatro jinetes del apocalipsis financieros según el FMI son: la subida de tipos de interés, la subida del barril de petróleo, la subida de los tipos de cambio y la subida de los precios inmobiliarios. En realidad, la mayor preocupación nace de que la subida de tipos se considera necesaria e inevitable. El éxito o el fracaso dependen, en última instancia, del buen pulso de un gobernador de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que ciertamente no transmitió buenas sensaciones al mercado. En febrero, en EEUU, el sensible mercado inmobiliario sufrió un fuerte frenazo que no augura nada bueno. Tan es así, que desde las páginas del Wall Street Journal juegan a profetas y alertan de que en España el mercado inmobiliario puede sufrir un aterrizaje brusco como consecuencia directa de la subida de los tipos de interés.

En España, pese a las advertencias más o menos ilustradas de las autoridades e instituciones, el endeudamiento de las familias y de las empresas camina desbocado. La hipoteca media de las familias crece a un ritmo superior al 20% y se sitúa ya por encima de los 150.000 euros. A los 515.000 millones de euros que suman en conjunto el saldo hipotecario, hay que sumar 200.000 millones de euros en préstamos personales. Cada familia en España debe, en términos estadísticos, 40.000 euros, equivalentes a una cuota mensual de 240 euros. Puede parecer mucho, pero si se compara con el volumen de deuda de las empresas, es un saldo relativamente pequeño. La tasa de endeudamiento global de los 3 millones de empresas españolas crece a un ritmo anual del 25%. Según los datos publicados por el Banco de España, para el primer semestre de 2006, las empresas debían 914.000 millones de euros, 190.000 millones de euros más que en junio de 2005.

Los expertos no se muestran preocupados. Dicen que con las técnicas actuales de gestión se asegura que la rentabilidad de una inversión superará habitualmente el coste de su financiación. Sin embargo, el hecho cierto es que la deuda media de cada empresa en España alcanza ya los 300.000 euros. Considerando que el 50% de las empresas son unipersonales o instrumentales, la cifra es ciertamente espectacular. La empresa tipo, con 1 o más empleados, debe de media casi 600.000 euros, equivalente a una cuota mensual tipo de algo más de 6.000 euros.

La subida de tipos de interés de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo amenazan el crecimiento en el mundo occidental: es bastante más peligroso el estancamiento económico que el fantasma de la inflación. Asimismo, en España la deuda de las familias es bastante menos preocupante que la deuda de las empresas y que su incapacidad para crear riqueza.

(c) Belge. 12-09-2006.

Guerra soterrada en las Redes Sociales

4
0


Durante años (2002-2010) se ha librado en España una guerra de “trincheras” de la que pocos ciudadanos han sido conscientes. El observador  que quisiera dar cuenta de aquellas batallas sería probablemente tachado de lunático. Por suerte, las revelaciones sobre el oscuro pasado de los políticos de Podemos en las Redes Sociales corroboran los hechos.

En mi caso, humilde periodista, este grupo de activistas hoy encuadrados en las falanges de Podemos, se dedicaba a fusilar mis análisis y a proferir gruesos insultos. Lo más irónico es que el tiempo ha acabado por poner en valor unos y otros argumentos, unas y otras actitudes. Son esos mismos individuos los que están intentando asaltar el poder en España.  Aquí va, para muestra, un botón del 12 de septiembre de 2006. Burbuja.info copiaba íntegramente mi análisis publicado en Invertia:

“El mundo ya está inventado, y la inflación la inventaron los españoles en el siglo XVI. En España nunca se ha creado riqueza, pero curiosamente hemos inventado la economía más moderna, la de “servicios”. En realidad, herencia mitad judía mitad árabe. Salir del euro, o estar dentro no tiene mucha importancia. Lo importante es que los ajustes siempre se han hecho en España vía inflación. Incluso el crecimiento del periodo 96-04, de Rato, es vía inflación.

La gente en España era sabia. Hay dos valores fundamentales. Uno, la familia; Dos, la casa. Ambos son valores imperecederos. Todo lo demás, es ruido, manipulación. Coincido con Rato, en su analisis. En el fondo, toda esta gente ya sabe que sabemos. El mundo ha evolucionado rapidamente. Ya no es tan fácil el engaño, por eso las estafas pasan a mayores, y exigen mucha “prepración”. El cuento de la inflación, del crecimiento, del I+D no se lo traga nadie ya (Cualquier persona que trabaje o haya trabajado en un sector tecnológico sabe que las ayudas del estado son nulas, y peor, arbitrarias). Sigue leyendo Guerra soterrada en las Redes Sociales

¿Debe salir España del Euro cuando supere la crisis?

9
0


Nunca es tarde, si la dicha es buena. El embajador del Reino Unido en España, Giles Paxman, ha vuelto a prender la mecha de la polémica. Afirma de modo contundente que el gobierno británico acertó de lleno al rechazar entrar en el euro. Considera que la Libra Esterlina le brinda a su país una gran ventaja económica, fiscal y monetaria a la que no piensan renunciar bajo ningún concepto. No es para menos. Los atropellados acontecimientos financieros y políticos de los últimos meses en la UE confirman que España se precipitó al entrar en el Euro. Eran tales las ansias de pertenecer, por fin, a Europa que no vimos venir la celada. En realidad, al igual que Gran Bretaña, España siempre ha pertenecido a Europa, solo que no lo sabíamos.  Sigue leyendo ¿Debe salir España del Euro cuando supere la crisis?

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.