Archivos de la categoría La sociedad rota

El relato de Madrid

4
0


(Foto de Regina@digitalistuit. Siones)

El mayor truco del Diablo es hacer creer que no existe. Se oculta tras los titulares que simplifican y mutilan la realidad. En la batalla por Madrid, los políticos y los periodistas mienten por omisión de los datos para favorecer un relato de buenos y malos. En resumen: el gobierno progresista lo hizo lo mejor que pudo para salvar vidas, la ultraderecha ultracatólica lo habría hecho peor como se está viendo en Madrid. A fuerza de repetición, el relato convierte el mensaje en señal y la señal en prejuicios inconscientes. Si el semáforo se pone en rojo, no pensamos: frenamos.

Puede ocurrir que el semáforo esté colocado en una vía recta, sin intersecciones, y que se ponga rojo cuando pasamos. Pisamos el freno y luego pensamos. ¿Por que he frenado si voy solo por la carretera? Acto seguido pensaremos: ¿Qué hace ese semáforo ahí, qué función cumple? Lo último que se nos va a ocurrir es que lo colocaron por error o con mala intención? El Diablo no existe.

La Batalla de Madrid se planteó en mayo, cuando Inés Arrimadas se ofreció a prorrogar el Estado de Alarma sine die. Era tan obvia la intención política del gobierno que la prensa británica y francesa se apresuró a filtrar un nuevo confinamiento de Madrid para el 18 de septiembre, al finalizar las vacaciones de los niños. Todo el verano lo dedicaron a crear el relato de la Segunda Ola. Colocaron semáforos en mitad de todas las rectas.

Como nadie se quiere quedar confinado en casa durante sus vacaciones, la estrategia de los rastreadores contratados por la administración consistía en multiplicar los tests PCR. Nadie quiere verse obligado a permanecer encerrado 14 días en una Casa Rural si un amigo se pone a toser y da positivo. Todos los “contactos” se prestan voluntarios para quedar liberados bajo su propia “responsabilidad”. Huelga decir que cuando la Guardia Civil ha ido a comprobar in situ el “confinamiento voluntario”, la mayoría no estaba en casa.

El relato da un giro de 180 grados al terminar el periodo estival. Muchos quieren quedar confinados en sus casas en lugar de ir a trabajar y pocos se prestan a hacerse el TEST. El número de positivos baja. Finaliza el cuento de la Segunda Ola y empieza el de la saturación de los hospitales. Ya no importa el número creciente de “contagios” y si el número de muertos diarios que Sanidad atribuye al COVID para crear un Estado de Alarma. La corrupta ultraderecha ultracatólica es directamente responsable del incremento de muertes en Madrid. No tiene escrúpulos: antepone sus ansias de poder a la Salud de los ciudadanos.

¿Y qué hay de los hechos? No importan. Los datos verificados no importan, porque el Diablo no existe. El relato se construye en las teles. Unas tertulianas babeantes de ira repiten la monserga. Su objetivo es que el espectador acepte la mentira por omisión que sirve de premisa para el debate social. Así ya no importa que Madrid haya sido la CCAA menos afectada durante los meses de verano y que haya registrado menos defunciones que Andalucía o Cataluña. En vísperas del Puente del Pilar ya pueden decretar el Estado de Alarma y ahorrarle al gobierno una pitada histórica el Día de la Hispanidad. No importará mucho que el día 13 algún juez de guardia sentencie que la medida del Consejo de Ministro es clamorosamente ilegal.

Los datos verificados del Servicio de Vigilancia de la Mortalidad Diaria (Madrid)

 

Mes 2018 2019 2020
Enero 4551 4239 3903
Febrero 3776 3733 3324
Marzo 3778 3590 10256
Abril 3323 3205 9910
Mayo 3170 3270 3662
Junio 3193 3086 2980
Julio 2914 3182 3310
Agosto 2853 2816 3263
Septiembre 2782 2734 3999
Octubre 3131 3260  
Noviembre 3262 3152  
Diciembre 3452 3424  
Total 40.185 39.691 44.607* (55.000)

Fuente: MoMo (ISCIII) y Carlos Iglesias.

Como se aprecia en la tabla, a diferencia de lo que ocurre en toda España, Madrid se contagia en marzo de 2020, no antes. En enero y febrero fallecen 120 madrileños al día en lugar de los 135 de los años anteriores. Es un HECHO notable porque viene a demostrar que la epidemia de SARS COV 2 no pudo originarse ni contagiarse desde Madrid.

Los datos verificados del MOMO, previos a la pandemia, muestran algo más. Para construir su relato e implementar el Estado de Alarma durante meses con el pretexto de “aplanar la curva” el gobierno ha manipulado los datos y ocultado defunciones de 2020 en las estadísticas pasadas de 2017, 2018 y 2019. Mete muertos debajo de la alfombra y los saca del armario a su antojo. Más de 60.000 ancianos que fallecieron en oscuras circunstancias, sin autopsia ni funeral, no aparecen en la contabilidad oficial.

El relato de Madrid va más allá de la anécdota política. La Iglesia Católica ha renunciado a defender su propio relato histórico. No solo ha dejado de celebrar bodas y oficiar funerales, sino que ha renunciado a llevar el registro preciso de las almas difuntas. La Comunidad que organizó y administró durante siglos ha quedado a merced de los lobos.

© Belge

Balance del primer año de Pandemia: Historia de una manipulación

4
0


Hoy hace un año que empezó la epidemia de SARS COV 2 en España. Cumplimos el primer aniversario del inicio de una crisis socio sanitaria sin parangón. Algún analista ha propuesto llamar Sindemia a ese extraño complejo de mentiras políticas y medidas sanitarias desacertadas que han causado muertes reales y una ruina económica cierta, pero el hecho es que se trata de una Revolución Puritana que desborda el ámbito nacional.

La epidemia arrancó el 6 de octubre de 2019, en Barcelona, procedente de la zona del antiguo Kongo belga. Es la hipótesis más probable. Ese día empieza a definirse una marcada tendencia que eleva el exceso de mortalidad diaria por encima de sus rangos habituales. Entre el 6 de octubre y el 18 de enero de 2020, se dispara un 70%. Desde entonces, hemos insistido en la misma idea: es imposible que no saltaran todas las alarmas en la UE, cuando se han creado servicios epidemiológicos específicos solo para eso.

Este balance es también la historia de una manipulación estadística vergonzante para una nación que presume de democracia. Gracias al espectacular trabajo de Carlos Iglesias, hemos podido analizar, verificar y explicar con cómo han escondido de la alfombra casi 50.000 muertes. Lo hemos contado en un libro (Inmunidad de Rebaño). Es desolador: todo el mundo lo sabe o lo presiente, a nadie le importa. El muerto al hoyo, el vivo al voto.

98.163 muertos, un genocido

La forma más gráfica de presentar la triste realidad tal vez sea la más sencilla. El Antes y el Después. ¿Qué pasaba en 2018 y 2019 antes del 6 de octubre? Estos son los datos del Servicio de Vigilancia de la Mortalidad del Instituto de la Salud CarlosIII.. Del 6 de abril al 5 de octubre fallecieron 179.962 en 2018 y 178.953 en 2019. De media, 977 muertos registrados por día.
aclarando
¿Cuántas personas han fallecido en 2020? Según el MoMo, en su actualización de hoy, del 6 de marzo al 5 de octubre de 2020 han fallecido en España 272.579. Son 1274 muertos por día. 63.558 muertos oficiales desde que el gobierno salió a escenificar políticamente el contagio en las calles de Madrid. Un pregunta ingenua, a bote pronto: ¿Cómo es posible que las cifras “oficiales” del ISCIII sean contradictorias? La respuesta es evidente: se sienten impunes y no se molestan en disimular.

Para verificar la “verdadera” cifra de muertes en España, solo hay que sumar y restar. Fácil. ¿Cuántas personas han fallecido en España durante los 1008 días que transcurren desde el 1 de enero de 2018? Según el Servicio de Vigilancia de la Mortalidad Diaria, son 1.144.164. ¿Cuántas tenían que haber fallecido? En ese periodo, la media de 1037,7 fallecidos al día nos da la cifra total de 1.046.001 decesos. Solo hay que restar: son 98.163 muertos . Pero no debe resultar tan fácil porque la Nomenclatura española insiste en dar por buenas las estadísticas oficiales del gobierno. Lo que es indecente para la clase política, acostumbrada a mentir sin pestañear, casi debería ser tipificado como delito para la casta mediática y la comunidad científica.

Al este balance verificado del primer año de la pandemia en España, habría que sumar los muertos escondidos por el mismo procedimiento en las estadísticas del año 2017 y restar el efecto del confinamiento y la deflación del censo de población, tras la fuga de los “falsos turistas” europeos que anidan en nuestras costas. Un vistazo a los gráficos del EuroMoMo permite hacerse una idea bastante razonable de ese significativo beneficio colateral que eleva el incremento de la tasa de mortalidad en España por encima del 30%.

© Belge

P.D Para consultar. El Caso de Madrid.

Para comparar con el resto de países:

Para entender la crisis de la globalización y la Hoja de Ruta en España: afertón

El exilio del Rey

5
0


La envidia va flaca y amarilla porque muerde y no come. Lo dejó escrito Quevedo, el español que mejor conocía a sus contemporáneos, y mucho antes, el genial Gonzalo Fernández de Córdoba. En el Comunicado de la Casa Real, en el que el Rey Juan Carlos anuncia su exilio, lo único que echo de menos es una alusión al continuo repicar de campanas de su reinado.

Ya fueran frailes rezando a Dios en sus monasterios o menas gritando consignas marxistas desde sus minaretes mediáticos, nada cambia en España. Me lo decía mi amigo Nicolás, en Bruselas, cuando le conté que me venía a Madrid. “No te equivoques, David: Bélgica es una nación joven que aún puede evolucionar, pero España es una vieja sociedad que ya no va a cambiar”.

Las cuentas del reino que le piden a Juan Carlos de Borbón por 40 años de paz son la mejor coartada para abandonar con discreción un barco que se hunde. Lo que colmaría la santa paciencia del mismísimo Gran Capitán es tener que presenciar en silencio el sentido homenaje que villanos y cortesanos le rinden a asesinos etarras, golpistas y ladrones de la burguesía catalana.

Más de la mitad de los 36 millones de españoles que quedan por estos lares emigraría mañana mismo a Suiza si fuera tan fácil como firmar el contrato de permanencia de un Smartphone. Por la presente, Pepito Fulano se compromete a residir y tributar los próximos tres años en Zurich o Ginebra, cumpliendo las leyes y respetando los usos y costumbres. Y digo Suiza por ser lo más parecido a una condena y su penitencia.

La Prensa Internacional no se ha dejado engañar por la propaganda del gobierno español. Es unánime en interpretar la salida del monarca como una huida. El Rey que nació en el exilio se dispone a vivir sus últimos años fuera de España. La mala noticia, que confirma los análisis más sombríos, es que delata el verdadero estado de la economía española y la probable duración del régimen totalitario actual. Con su salida intenta retrasar la Reforma de la Constitución, pero es muy consciente que los títeres marxistas que asaltaron La Moncloa han venido para quedarse.

No hace falta un Doctorado en Ciencias Políticas ni una bola de cristal para vaticinar que el gobierno nacional socialista de Pedro Sánchez va a pretextar el exilio del Rey Juan Carlos para organizar un referéndum ilegal sobre la Monarquía e intentar dinamitar la Constitución del 78. Vienen trabajando ese escenario desde 2015. Muy mal ha de estar el tablero en España para que, a pesar de ello, el Rey interprete que el exilio es el mal menor. De paso, se ahorra el escarnio de ver a los españoles aclamar con fervor a Arnaldo Otegi y pasear bajo palio a Jordi Puyol y Oriol Junqueras.

© Belge
Periodista. Autor de Inmunidad de rebaño. Ed. Inlucro.org

Mientras dure la guerra…

7
0


El guión de septiembre ya está escrito. Lo que acarrea el final de la temporada estival no es lodo, son piedras. Los datos del INE, relativos al desplome del PIB en el segundo trimestre, han confirmado lo que ya evidente en enero: Deflación y Proteccionismo han hecho volar por los aires la globalización. Es una crisis sin precedentes, que no se va a resolver bajando los tipos de interés o subiendo los impuestos.

La catástrofe económica y social que se cierne sobre España tiene un marcado carácter bíblico que no atenúa el consabido consuelo de los tontos ni su premeditada agenda Los que miren para atrás se convertirán, a fuerza de llorar, en estatuas de sal. La Nueva Normalidad, el Nuevo Hombre, el Nuevo Orden Europeo y Mundial son expresiones que inventó la propaganda alemana en los años 30 para justificar su agresivo imperialismo de potencia emergente. La Revolución en Un Sólo País y el Nuevo Orden Mundial de los marxistas luteranos empiezan a sonar viejo.

El sabotaje deliberado del Sector Hostelero y del Turismo en verano presagia un confinamiento selectivo de la población, con centros de reclusión para asintomáticos. En Madrid han vuelto a habilitar, con gran sigilo, las instalaciones de IFEMA. A final de agosto, cuando bajen las temperaturas y acaben las vacaciones, será tan fácil como declarar nuevos brotes y anticipar el cierre de bares y otros lugares de ocio. Un relato simple, que tira a facilón: La indisciplina de los más jóvenes y una cierta permisividad social “obligan” ahora a tomar medidas “más duras”.

Los niños y los alumnos no volverán al colegio en septiembre. ¿Cabe mayor prueba de la premeditación con la que está actuando la Administración que su obstinado silencio oficial? El objetivo del gobierno nacional socialista de Pedro Sánchez es doble: aprovechar la Vuelta al Cole para que los padres tengan que regresar a sus casas y evitar que el personal docente pueda programar el curso y organizar una respuesta política. Cuando llegue septiembre todo serán urgencias. Los españoles, atados al devenir de sus hijos, se dejarán arrastrar por una falsa sensación de improvisación, sin ningún horizonte a la vista. A parte de patalear en las RRSS, no harán nada.

Con un desplome del PIB cercano a los 400.000 millones de euros en 2020, el tipo de rescate al que va a ser sometida España está cantado. El primer recorte del 15% del salario de los funcionarios y de los pensionistas no será suficiente para contener la hemorragia, y el gobierno nacional socialista se verá “obligado” a “reestructurar” y “reorganizar” todos los servicios públicos. Más barato enterrar a unos octogenarios con “conmorbilidad” que mantenerlos enchufados al Sistema Sanitario Universal. En general, le resultará más útil extender la premeditada Renta Básica Africana a determinados colectivos urbanos que seguir pagando sueldos públicos.

La Moción de Censura que ha anunciado Santiago Abascal tiene como principal objetivo intentar evitar que el PP y CS apoyen gratis los Presupuestos Generales del Estado del PSOE. No está claro que lo consiga. Solo hay que observar lo rápido que se han movilizado la Prensa del Régimen y la Disidencia Controlada para contrarrestar la estrategia . Coinciden en su propósito: apoyar los disparatados Presupuestos del Psoe y de Podemos es hacer Oposición pero presentar una Moción de Censura es ayudar a Pedro Sánchez a mantenerse en el Poder.

(sigue)