Archivos de la categoría Análisis financiero

¿Hasta donde puede desplomarse IAG (Iberia)?

2
0


Justicia poética. Hace muy pocos años relativamente, el inefable Miguel Blesa se despachaba a gusto con la prensa económica y mostraba su absoluto desinterés por el precio al que cotizara Iberia. Sus palabras más o menos textuales, en pleno derrumbe de la cotización, fueron que no le importaba que las acciones cotizaran a 4 o a 1 euro. La típica reacción de quienes miran por encima del hombro a los pequeños inversores que se juegan sus ahorros.

A CajaMadrid y al restos de Consejeros más o menos dominicales les preocupaba en aquella época dar entrada a British Airways de cara a una posible alianza o fusión.  De aquellas gestiones, la demanda que interpuso en los juzgados de Madrid la Asociación de Afectados por el Desmantelamiento de Iberia contra los integrantes del Consejo de Administración.  En la lista, apellidos tan destacados como Rato,  Alierta, Gomez Navarro, Benjumea, Norniella, Conte, etc.

CajaMadrid había dado publicidad a su inversión en Iberia a un precio de 3,60 euros y a los pocos meses, la acción se desplomaba hasta el mítico precio de 1,19 euros que ya había servido de referencia años atrás.  Los pilotos del SEPLA que escribían en algunos foros de bolsa se mostraban muy animados con la bajada, para disgusto de los pequeños inversores que estaban comprados en el valor. Con el tiempo (3 años), todos aquellos inversores que entraron sin miedo en mínimos multiplicaron por 5 su patrimonio.

El precio al que ahora va a desplomarse IAG, con toda lógica, está situado entre los 3,3 y 3,6 euros que valía Iberia en la parte alta del rango antes de prestarse a salvar de la quiebra a British Airways. Puede ser una buena operación de trading si finalmente el Brexit se queda en aguas de borraja.  En todo caso, no hay que tener prisa en quererlo comprobar.

Gamesa ampliará capital para dar entrada a Siemens

5
0


El abrazo del oso. Tras años de rumores, y una ampliación de capital que llevó los títulos a cotizar a poco más de 1 euro, Gamesa y Siemens han confirmado un acuerdo de fusión entre la división eólica de la empresa alemana y Gamesa.  La orquesta no desafina, pero la música no acaba de sonar del todo bien. Siemens pagará  a los accionistas 3,75 euros por acción en concepto de “niño, come y calla”. Son 1.000 millones de dólares, según los datos facilitados a la CNMV.  La fusión alumbra compañía de aerogeneradores del mundo valorada en unos 10.000 millones de dólares.

La parte que le corresponde a Iberdrola suma probablemente tanto como el dinero que pusieron los accionistas mayoritarios en la anterior ampliación de capital en 2014 (236 millones de euros). Al final del proceso de fusión, se quedará como minoritaria por debajo del  8% de las acciones. Los proveedores de Gamesa en el País Vasco confían en que la fusión amplíe su cartera de pedidos, aunque admiten que existe el riesgo de que Siemens haga prevalecer sus propios intereses y beneficie a sus propios clientes.

La pregunta de si la operación es buena para los accionistas no es fácil de contestar. La intuición dice que no lo es tanto, a la vista de la evolución de la cotización en la sesión de hoy. La prima por la fusión lleva descontada muchos meses y explica porque el título siguió cotizando por encima de los 16 euros a pesar de hundirse el Ibex un 30%. Los 4.000 millones en que Siemens ha tasado Gamesa son poco más de 14 euros por acción, antes de abonar el dividendo extraordinario.  Parece claro que buscan los históricos 10 euros que han constituido un nivel de referencia en estos dos últimos años.

La clave sin embargo es otra: en 2012, la empresa alemana no dudó ni un segundo en abandonar por razones financieras su apuesta por el sector fotovoltaico y termosolar, centrando su esfuerzo y dinero en la producción de energía eólica e hidráulica.Podría darse el caso que Siemens pretenda optimizar sus propios negocios eliminando molestos competidores. Los flecos de la futura ampliación y fusión no están cerrados y pueden deparar sorpresas.

Sigue leyendo Gamesa ampliará capital para dar entrada a Siemens

Sobre Coppock, perros del Dow y otras ideas.

7
0


Hoy me gustaría hablar de dos sistemas muy conocidos y muy usados. El primero de ellos es la curva de Coppock; la primera vez que oí hablar de Coppock fue en el libro de Jhon J. Murphy “Análisis técnico de los mercados financieros”, este año Alfayate en el Experto en Bolsas y Mercados me ha refrescado la memoria sobre la existencia de este sistema y su indicador.  Se trata de un sistema de largo plazo que en 90 años ha dado 24 señales siendo 22 de ellas correctas aplicándolo al SP500, y las dos señales fallidas han sido seguidas por señales buenas en poco tiempo. Funciona muy bien para detectar giros del mercado tras una tendencia bajista, cuando el indicador se gira desde terreno negativo indica señal de entrada.  La última señal la dió en abril del 2009 y duró hasta enero de este año. Ahora parece que quiere volver a dar señal de entrada, habrá que esperar al cierre de la vela de junio; aunque personalmente prefiero esperarme a que pase el verano y a que el S&P 500 supere máximos previos.

 

 

El segundo sistema que quería comentar es el de los perros del Dow, famosísimo sistema que se basa en comprar a principios de año los 10 valores con mayor rentabilidad por dividendo del Dow Jones. Cada año se va reestructurando la cartera añadiéndose los de más rentabilidad por dividendo y vendiendo los que han dejado de pertenecer a esa lista de 10 valores.

Quería hacer un estudio para ver si realmente el sistema de los perros del Dow bate al mercado y, curiosamente me he encontrado con un ETN que replica esta estrategia. Es el DOD (Dogs of Dow). Para comprobar su rentabilidad respecto al índice lo he comparado, en este caso con el S&P500 porque el Dow es un índice donde los valores ponderan por precio en lugar de por capitalización.

Desde el 2010, que es desde cuando poseo histórico del ETN, hasta ahora el resultado es el siguiente:

Siendo el de velas azules el DOD y el de la parte inferior el S&P 500. Una de las cosas que no me gustan es que se trata de un ETN y no de un ETF, pero la estrategia estaría clara, una vez Coppock de señal de largos para el S&P500, posicionarse en el DOD para aumentar la rentabilidad sin tener que elaborar uno mismo la estrategia de los perros del Dow.

Este artículo fue publicado por primera vez en http://www.labolsa.pro/opiniones-sobre-la-bolsa/18-sobre-coppock-perros-del-dow-y-otras-ideas

La dichosa hemeroteca

5
0


 Los ingenieros financieros

En el mes de octubre de 2004, un periódico de provincias daba cuenta de una sorprendente noticia. Luis Valls Taberner, que había dirigido durante 32 años el que era considerado por todos el mejor banco del mundo, anunciaba su dimisión. Según la versión oficial de la entidad, Valls se dirigió a Consejo de Administración diciendo: “Tenemos un problema que se va agravando con el paso del tiempo: la gente está preocupada por la sucesión, y por lo que pasará en el banco cuando yo me retire; dado que una parte del problema soy yo, me voy”. El problema al que aludía Valls y explicaba dicho periódico, era la cónica de una auténtica guerra interna de ambiciones soterradas.

Cuando Angel Ron Güimil se hace con la Presidencia Ejecutiva del Popular tiene 42 años y su relevo “meteórico” coincide con los cambios políticos que se están produciendo en España. La acción del Popular cotiza, según los gráficos de la época, a más de 45 euros, Son 10.300 millones de euros de capitalización bursátil, 227 millones de acciones en circulación, con un Beneficio por Acción de 3,5 euros. A finales de 2004, se daba la circunstancia que el Popular era de las pocas entidades del Ibex 35 que no habían caído en la tentación de “diluir” el capital; había estado pagando dividendos religiosamente y creando valor para el accionista .

Desde finales de 2004 hasta la fecha, se han llevado a cabo un Split y un Contra Split y varias ampliaciones de capitales, sin contar las emisiones de convertibles. El resultado de tanta ingeniería financiera salta a la vista: desde 2005, no hay un charco en España en el que el Banco Popular no haya saltado a pie juntillas. La capitalización asciende hoy a 3.200 millones de euros. Es poco más de los 2.500 millones de euros que recaudó Ángel Ron con las ampliaciones de capital de 2012. De los 10.300 millones de euros que heredó de Luis Valls Taberner, no queda nada.
Sigue leyendo La dichosa hemeroteca