Archivos de la categoría Análisis financiero

Proposiciones deshonestas

4
0


Proposiciones deshonestas

He recibido esta mañana una llamada de unos de “mis bancos”, para proponerme cambiar el interés de variable a fijo.

Antecedentes de hecho:

La hipoteca en cuestión tiene un diferencial sobre el euribor del 0,55% y tenia una clausula suelo del 3,25% y un techo del 14%, por un convenio que firmamos en Julio de 2014, la clausula suelo pasa a ser del 2% y el techo del 12%.

La propuesta es la siguiente: Me ofrecen un interés fijo del 1,90% a cambio de renunciar al variable.

Sigue leyendo →

Telefónica, Terra, Invertia

7
0


 

Con el relevo de César Alierta, han llegado puntuales los primeros balances. Se resumen: dobló la deuda y dividió la capitalización, como se puede ver en el siguiente gráficotefo

Pocos recuerdan que Alierta tomó el relevo de Juan Villalonga en plena crisis de los Puntocom.  Aprovechando el calentón mundial de la Industria de los Fondos  (exuberancia irracional de los mercados, dixit  Greenspan)  Villalonga se había dedicado lisa y llanamente a especular con Telefónica. No existe ni un solo inversor en España que no recuerde las  gloriosas colocaciones en bolsa de Terra y de Telefónica Móviles.  El Ibex pasó en 3 meses de los 9500 a los 12.800 puntos, y de 12.800 a 5.300 en los siguientes 3 ejercicios.

Entre 1995 y 2000, Telefónica  multiplicó por 10 su capitalización en bolsa. En los siguientes 2 años, el precio de la acción llegó a desplomarse un 75%. Habría sido mucho más si la CNMV no hubiera salido al ruedo determinada mañana para cambiar las reglas del juego sobre la marcha. Sea como fuere, desde entonces Telefónica ha pagado dividendo, ha regalado acciones a sus accionistas y ha mantenido la cotización en un rango de 8 a 18 euros, con pocos excesos.  Un valor conservador, ideal para el fondo de armario de cualquier inversor.

Lo que ocurrió en las bolsas y los mercados de divisas entre 1999 y 2001 es sin duda constitutivo de delito y fue una especie de ensayo general para lo que iba a ocurrir en todo el mundo a partir de 2007.  A accionistas, inversores, ahorradores y partícipes les empezaron a robar la cartera, sin que su propia codicia sea una eximente.

Dentro de Telefónica, mencionar la palabra Terra es mentar la bicha.  No es faltar a la verdad decir que para el resto de trabajadores  del Grupo aquello era como un vivero de hierbas silvestres y un experimento de prácticas heterodoxas. Fueron corriendo estúpidos velos hasta hacer desaparecer cualquier rastro de una empresa que llegó a superar los 150 euros en bolsa, tan solo dos meses después de la OPV.  Como su nombre parece indicar, todo lo que tocaba se convertía en barro.  La catalana ¡olé! (Terra), el portal americano Lycos y la productora holandesa Endemol son algunas  – entre otras –  de las “joyas” que legó a su sucesor el genial y audaz Juan Villalonga, junto con el recuerdo de los 32 euros  que alcanzó la acción en febrero del año 2000.

Nunca dejó de ser sarcástico que una pequeña web especializada en finanzas que crecía dentro del  entramado de empresas del Grupo Telefónica acabara  por hacer sombra al  que estaba llamado a ser el Portal de Contenidos para internet.  Las razones del éxito inicial de Invertia.com  (1999 – 2003) son misteriosas.  Los periodistas contratados trabajaban de espaldas al intenso hormigueo de los foros, de modo que no es aventurado señalar que el éxito de la página vino exclusivamente a través de sus comunidades.  Grandes batallas como las que se dieron por la ampliación de capital de KPN, la entrada de un grupo de minoritarios en el Consejo de Dinamia o la creación de Jazztel, por citar las más sonadas, ni siquiera fueron informadas en la página.

Los periodistas vivían ajeno al bullicio de unos foros en que se citaban todos los inversores y especialistas financieros españoles y latinoamericanos.  No entendieron las razones de su éxito excepcional y no supieron mantener el impulso que llevó INVERTIA.COM a alcanzar el puesto 24 en el ranking mundial de Alexa.com en 2007, justo por detrás de El Mundo.es.  Irónico es que el anuncio de la retirada de César Alierta haya llegado el mismo día en que Invertia deja de aparecer entre las 500 páginas más visitadas de España. Desde que precipitaron mi salida de Invertia  a finales de 2015 hasta la fecha, la página ha caído 500 puestos en España y 22.000 puestos en el ranking mundial.

 

 

El ladrillo superó a la bolsa entre 1995 y 2015

5
0


Memoria histórica de la economía. El gran debate político en España no es ideológico: es inmobiliario. Los ciudadanos españoles entienden, intuyen o barruntan confusamente que han sido manipulados y engañados por el runrún de los medios de comunicación en la última década. Esa sospecha acaba, por lo general, cristalizando en forma de pregunta o inquietud de naturaleza financiera o contable. ¿Ha sido y sigue siendo más rentable y provechoso comprar la vivienda o vivir de alquiler y destinar el excedente de recursos a la inversión financiera, en cualquiera de sus modalidades? La respuesta es contundente.  A pesar de ello, el debate y la confusión duran ya 20 años.

El valor más solvente de la Bolsa Española, y el preferido por la clase media como recordaba uno de nuestros usuarios, fue siempre el Banco Popular. Hasta el año 2006, el trato al accionista minoritario, difícil de mejorar, y la rentabilidad financiera a partir de 1990, difícil de superar.  1 millón de pesetas ahorradas e invertidas el 2 de enero de 1995 en la adquisición de 1000 títulos del Banco Popular Español se han convertido hoy en 2700 euros. Se puede calcular con facilidad si la suma de dividendos abonados y la resta de impuestos liquidados compensa la diferencia, pero de entrada se constata de un simple vistazo que la rentabilidad financiera acumulada ha sido mediocre y posiblemente negativa. Otros muchos valores, de peor calidad y trayectoria, sencillamente han desaparecido con los años, quebrando los sueños y el bolsillo de los inversores.

Un estudio ya antiguo de la Universidad de Navarra revelaba que la rentabilidad media de los Fondos en España se situaba ligeramente por debajo del retorno de los humildes y conservadores FIAMM, debido a los errores de gestión y al cobro de comisiones. Lo mismo podría decirse de la gestión directa de una cartera de acciones por parte de los particulares. Un periodo de 20 o 25 años es tan dilatado que da tiempo para cometer muchos errores y caer en la tentación de la codicia y del dinero fácil de multiplicar. Sumando errores y aciertos, y pagando siempre impuestos y comisiones, es muy difícil (por no decir imposible) que los particulares e inversores minoritarios puedan mejorar el target de los gestores profesionales.

La inversión inmobiliaria es harina de otro costal. 1 millón de pesetas ahorradas e invertidas el 2 de enero de 1995 en la adquisición de la vivienda habitual se han convertido en 9.000 euros, tras 7 años de deflación, ajustes económicos, y fuertes recortes en el sector constructor. La suma de alquileres ahorrados al comprar la vivienda equivale en 20 años al importe de la inversión inicial. De modo que en ese periodo, en que el retorno de los mejores instrumentos financieros ha sido 0 o negativo, la rentabilidad anual neta media compuesta de la inversión inmobiliaria ha sido del 4,7%.  A pesar de la crisis económica reciente, y de los excesos crediticios manifiestos de los últimos 10 años, el “ladrillo” le gana por goleada a cualquier modalidad de inversión financiera y bancaria.

(c) Belge.  In Lucro.