Archivos de la categoría Historias de una crisis

La España endeudada: Camino a Egipto

8
0


Vaciada y desamparada la nación española, las tropas marxistas han alcanzado todos sus objetivos. La crisis subprime ha terminado. Totalitarismo añejo disfrazado de globalismo benevolente. Han sido poco más de 10 años, 15 si nos remontamos a la emblemática fecha del 11-M. Los territorios del Interior, bombardeados y desertificados, son hoy pasto de las llamas; las poblaciones, desplazadas y confinadas en reservas urbanas.

La España de los 8100 municipios se distingue por colores, en función de su endeudamiento. El blanco domina Castilla y buena parte de las regiones del interior. No tienen deuda, y muchos, superávit. Inermes, pero con la Caja llena. El empleo público, financiado desde los Presupuestos Generales del Estado, inexistente. De media, en la UE, son 1 de cada 5 puestos de trabajo directos, con una tasa de ocupación que ronda el 50%. Empleo de calidad, reservado a los nativos. En un pueblo castellano de 1000 habitantes, serían algo así como 100 empleados públicos y funcionarios. 

El eco de la guerra tardó en llegar a los pueblos. Nadie sabe muy bien cuando empezó. El discurso bélico de los marxistas, contra la España Interior, se remonta al año 2001, con los prolegómenos del Euro. ¿Fuego de cobertura del BCE? Los escritos de Luis Ángel Rojo son muy significativos, tanto o más que la reunión de sus alumnos aventajados, en la otoñal Roma de 2002.

La Deuda de los Municipios de la España Vaciada

 

(Sin Deuda) Deuda 08 (miles) Deuda 18 (miles) Censo 08 Censo 18 % D/C
Córdoba (22) 408.472 259.100 798.822 785.240 1,2 – 1,67
Jaén (22) 268.821 645.014 667.438 638.099 3,1 – 1,36
Huesca (120) 106.255 58.582 225.271 219.345 0,2 – 0,47
Teruel (160) 78.686 25.304 146.324 134.572 0,1 – 0,28
Ávila

(200)
62.619 46.885 171.815 158.498 0,2 – 0,33
Burgos

(345)
154.350 223.636 373.672 357.070 1,0 – 0,76
León (160) 185.466 299.082 500.200 463.476 1,4 – 0,99
Palencia (170) 59.943 33.831 173.454 162.025 0,1 – 0,34
Salamanca (285) 152.789 79.333 353.404 331.473 0,4 – 0,75
Segovia (170) 50.262 41.815 163.899 153.342 0,2 – 0,32
Soria (160) 24.751 27.994 94.646 88.600 0,1 – 0,18
Valladolid (180) 183.035 111.104 529.019 519.851 0,5 – 1,10
Zamora (200) 41.802 23.307 197.221 174.544 0,1 – 0,36
Albacete (20) 171.011 155.134 397.493 388.786 0,7 – 0,82
Ciudad Real (40) 204.421 160.578 522.343 499.100 0,7 – 1,05
Cuenca (155) 50.385 93.543 215.274 197.200 0,4 – 0,42
Guadalajara (240) 61.035 55.321 237.787 254.308 0,3 – 0,55
Toledo (85) 148.020 154.393 670.203 687.391 0,7 – 1,42
Badajoz (75) 183.354 115.521 685.246 676.376 0,6 – 1,41
Cáceres (215) 75.700 81.139 412.498 396.487 0,4 – 0,81
Rioja (115) 122.015 57.077 317.501 315.675 0,3 – 0,67
Total (3140) 2.800.000 2.700.000 7.800.000 7.600.000 9% – 14%
Nacional (8110) 26.128.000 20.951.933 46.157.822 46.720.000 100 – 100

 

1860 municipios de Castilla y León no tienen registrada en Hacienda ninguna deuda. Es el 23% de todos los pueblos en España, que abarca un 15% del territorio. Los otros 600 deben 300 millones de euros. A parte, las 9 capitales de provincia de esa CCAA suman una deuda de 540 Millones de euros.. En resumidas cuentas: el millón y medio de vecinos que siguen habitando los 2400 pueblos castellanos del mundo rural tocan a 200 euros por barba. Es menos de la mitad que la media nacional.

Lo que se puede observar con absoluta nitidez es que el perímetro de la España vaciada y descapitalizada, coincide al milímetro con la demarcación de aquellos términos municipales que no deben nada y en los que el Estado no invierte en infraestructuras ni gasta en sueldos públicos. Es lógico: la “moderna” economía española es una yonquí adicta al dinero público de los Presupuestos Generales del Estado.

En Aragón, Guadalajara y Cuenca, más de 850 pueblos no tienen deuda, pero de Madrid para abajo, en Badajoz, Toledo, Albacete y Ciudad Real, esa cifra desciende a poco más de 220 municipios. La estadística es tan cruel como reveladora. De los más de 800 municipios que componen el mapa de Andalucía, sólo 200 pueblos están exentos de deudas. La cuarta parte. El resto acumula un pasivo de 5562 millones de euros y duplica la media nacional per cápita. Lo mismo ocurre en Cataluña. Un tercio del millar de pueblos no debe nada y el resto suma deudas por un importe de 3.425 millones de euros.

La Historia no es justa ni se ajusta a la ideología que subyace a los principales dogmas económicos del momento. Las CCAA y regiones que se endeudaron para pagar sueldos improductivos y comprar votos han mantenido su población y riqueza. Ni se han visto perjudicadas por ese derroche de dinero ni han tenido que pagar finalmente deuda alguna.

En sentido contrario, cerca de 3500 municipios de la España Interior han sido abandonados a su suerte y penalizados con una fuerte despoblación por haber sido austeros y probos en la gestión de sus recursos. Duele pensar que habrían bastado 20.000 millones de euros en sueldos públicos a pagar a escote para que todos esos pueblos del Interior mantuvieran su peso demográfico en España.

A grandes rasgos, son 250.000 km2 dejados de la mano de Dios y 10 millones de españoles pastoreados por los partidos de la Administrocracia. Callados y resignados, pagan impuestos a cambio de casi nada, y gracias. Anhelan una verdadera revolución fiscal y política, pero sólo les venden más de lo mismo: Disidencia controlada y nuevos tributos. Nadie quiere mentar la Bicha, pero la Unión Monetaria era eso que todos temían, solo que mucho peor. El que venga por detrás, que arree. Camino a Egipto.

© Belge

¿Qué nos enseña el Caso Bankia?

4
0


El Banco de España ayudó a engañar a los clientes y futuros accionistas de Bankia. Es lo que se desprende de los testimonios en el Juicio que se celebra por la creación y salida a Bolsa de Bankia. Contra viento y marea, e intentando quedar bien, todos los testigos han corroborado el análisis financiero y político que hemos venido articulando desde 2005, cuando salieron las primeras evidencias sobre el fraude de los avales cruzados. Pocos periodistas, por no decir ninguno, han informado de un modo coherente sobre lo que estaba ocurriendo.

Periodismo no es instruir sumarios ni hacer la labor de los jueces, y mucho menos, sustituir el trabajo riguroso y minucioso de los historiadores. Periodismo es decirle a la gente a qué hora sale el tren, cuál es su destino, cuánto cuesta el billete y si quedan asientos libres. Cuando se analiza la actualidad y el presente reciente, no es para historiar los hechos del pasado, sino para revelar pautas que ayuden a informar sobre los acontecimientos del futuro inmediato. Si el tren sale tarde o no quedan asientos libres, el hecho tiene consecuencias. El ciudadano informado, que necesita llegar puntual a su destino, está a tiempo de poder elegir un medio alternativo.

Siguiendo las instrucciones de Bundesbank alemán y de la propia canciller Ángela Merkel, Zapatero y el Banco de España urdieron y maquinaron la creación de BANKIA, a sabiendas de que el objetivo político de tal operación no se correspondía en nada con los propósitos financieros publicitados. Crearon una “entidad financiera” de la que poder colgar el sambenito de la corrupción. El motivo real para fusionar varias cajas castellanas relativamente saneadas y convertirlas en “banco” era doble: ocultar el agujero contable del Banco de Valencia y convertir a los depositantes en supuestos “acreedores” a los aplicar las “quitas” bancarias. Pero para poder aplicar la regla “Bail in” del rescate interno, y robarle su ahorro a los clientes, lo primero es convertir las Cajas de Ahorro de las que responde el Estado Solidario en un Banco malo del que deben hacerse cargo sus desafortunados accionistas.

¿Puede hablarse con rigor de conspiración? Sin ninguna duda. Desde el colapso de Lehman Brothers en otoño de 2008, el gobierno de Zapatero conspiró contra los ahorradores castellanos, en beneficio directo de las cajas de ahorro catalanas y del sistema financiero alemán. La OCDE y el FMI cifraron, en su día, en 500.000 millones de euros la evasión de capitales con destino a los bancos alemanes. El dinero del miedo.

La principal lección de la larga Operación BANKIA (2008-2019) que ahora se juzga es que a los ciudadano y clientes poco les ha importado la verdad y la justicia. Prefirieron siempre el relato justiciero que les eximia de cualquier responsabilidad personal y colectiva. Y tiene su lógica, si a los codiciosos que fingían ser tontos y desvalidos, les devuelven el dinero incautado. La estrategia pactada con Merkel y el Bundesbank para eximir de la “quita” a ancianitos, pobres y tontos es un boomerang que le impactará de lleno al gobierno de Mariano Rajoy. Al asumir una inexistente “mala praxis” bancaria, ha abierto la puerta a muchas penurias políticas y judiciales.
A la Opinión Pública le cuesta entender la premeditación con la que actuaron siempre una serie de “poderes fácticos” o lobbies. El ajedrez es un juego ingrato para los que no lo practican habitualmente. Son las reglas del arte de la guerra, pautadas, regladas y acotadas. La Teoría del Castigo Moral a los PIGS de Merkel se ve reforzada si las víctimas del Ajuste impuesto asumen que son culpables. El PSOE de Zapatero, acamado con el lobby financiero catalán desde 2004 a 2012, señala con el dedo al PP y le responsabiliza del desaguisado bancario.

Un corolario interesante del Caso BANKIA tiene consistencia suficiente para ser la moraleja de la Historia política de España: al PP de Rajoy le habría salido más a cuenta comportarse como fuerza antisistema en 2011 que como partido de gobierno. En el peor de los casos, el resultado habría sido el mismo. Las malas artes de Alemania para acabar con el Centro Derecha en Grecia, Italia y Portugal habrían tenido su continuidad en España en 2012, sin la menor duda, pero el Psoe no habría sobrevivido al colapso bancario y al caos económico e institucional.

Han ganado los malos, y Merkel ha conseguido colocar a su Tsipras en La Moncloa, pero ¿quién le puede reprochar a un político íntegro como Mariano Rajoy que pretendiera defender el Bien Común? Es cierto que han continuado saqueando el ahorro de los castellanos para reflotar el malversado y quebrado sistema financiero catalán, que ocultaron toda clase de fraudes contables y le regalaron la CAM y el Banco de Valencia al Lobby catalanista, pero ¿quién le puede afear al PP de Rajoy que siguiera creyendo hasta el último minuto en la existencia de la Nación Española? Hace un año, dejó aprobados los Presupuestos Generales que querían el Psoe y el PNV y no quiso intuir las afiladas puñaladas que le acercaban a su Destino, pero ¿quién le puede condenar por no vender su Alma al Diablo? Dios se ha cansado de hacer milagros, los marxistas luteranos han utilizados las nuevas herramientas del Big Data disponibles para imponer en España su totalitarismo nihilista y feudal, pero ¿es eso excusa para perder la Fe, dejar de pelear y no contar las cosas que suceden?

© Belge

Operación BANKIA: Las verdades del barquero De Guindos

7
0


“No hay la más mínima duda que la constitución y salida a bolsa de Bankia fueron errores”. El ex ministro de Economía, que declaraba por vídeo conferencia desde la sede del BCE en Fráncfurt, fue tajante en su respuesta a la vaporosa explicación de Fernández Ordóñez. El ex gobernador del Banco de España, que le precedió en el juicio por la salida a bolsa de Bankia, carga las tintas sobre el gobierno de Rajoy, insinuando que había causado el descalabro con su torpe gestión del rescate.

Los políticos aculados tienden a buscar las tablas; intentan convertir cualquier controversia jurídica en un juicio de intenciones que diluya su responsabilidad directa. Acreditar los hechos ciertos es menos difícil que probar su motivación. MAFO no pestañea al afirmar que el Banco de España no impulsó la fusión de CajaMadrid con Bancaja y la constitución y salida a bolsa de Bankia, sino que “lo que hace es no oponerse”. Es una tremenda mentira que desmiente la presión a la que fue sometida José Luis Oliva, el entonces presidente de Bancaja y de un Banco de Valencia en quiebra.

¿Es posible determinar y demostrar las intenciones reales de Zapatero y MAFO en la fusión de Caja Madrid y Bancaja, envuelta con disimulo en una fusión fría con pequeñas cajas castellanas a la que se oponía la Junta de Castilla y León? El exabrupto que soltó Vicente Herrera a micrófono abierto cuando se enteró de la “traición” de Esperanza Aguirre, Ángel Acebes & Cia es tan elocuente como clarificador. Tan solo 9 meses después de crearse Bankia, canta la gallina. El Banco de Valencia, la joya de la corona que codicia La Caixa para su expansión por los Països Catalans, está en quiebra y necesita capitalización urgente. De nuevo, es puro ajedrez.

¿Por qué era tan importante y urgente la SIP previa? La pregunta se contesta sola. La resolución de Basilea III, que estaba al caer, obligaba a elevar notablemente las reservas de capital. Tan solo un mes después, la creación de una entidad como Bankia habría sido inviable y más difícil rescatar y recapitalizar el Banco de Valencia con fondos públicos. La alternativa a esos planes habría sido la comentada fusión de Caja Madrid y de La Caixa. Sobre las razones por las que se frustró dicha fusión y por las que Fainé cambió de parecer, ha corrido mucha tinta, pero las hemerotecas siguen siendo, a toro pasado, una fuente inagotable de información de calidad.

La salida a bolsa de Bankia, que hoy se juzga, no fue un error. Fue, dicho de un modo coloquial, una gran cagada. Las propias mentiras de MAFO en su declaración del pasado lunes tienen las patas muy cortas. Afirma que había otras 2 opciones para Bankia, y que el Banco de España no intervino en la decisión, pero ¿qué sentido político tenía fusionar entidades públicas como las cajas de ahorro para constituir un banco y luego nacionalizarlo? ¿Qué sentido económico tenía fusionar pequeñas entidades deficitarias para luego regarlas a un grupo inversor que pusiera capital? Desde el sentido común, las alternativas eran un disparate aún mayor que una esperpéntica colocación en bolsa que sólo ya sólo buscaba ganar tiempo.

Hemos analizado en su día la intención real del Gobierno y el Banco de España con la Operación Bankia. Con la creación de las SIP (Sistema Instititucional de Protección), ese “ingenioso” mecanismo de “fusiones frías” para mutualizar los pufos en la gestión de las cajas, Zapatero y MAFO no solo buscaban proteger su retaguardia política, sino que obedecen las consignas de la Canciller Ángela Merkel y de su poderoso Ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, hostiles a que siga existiendo un Sistema de Cajas de Ahorro en Italia y en España. La crisis financiera provocada en 2007 y 2008 es un magnífico pretexto para impulsar las reformas de Basilea III y la creación de una Unión Bancaria supervisada desde Alemania. Para imponer la famosa regla Bail In, y liquidar las cajas, el primer paso es crear y acreditar el agujero financiero.

Me ha sorprendido la poca capacidad y el nulo interés que han tenido las defensas en el juicio por hacer las preguntas pertinentes, tanto al ex Gobernador del Banco de España como al ex Ministro de Economía, toda vez que ambos reconocen como cierta las presiones desde Bruselas, Berlín y Washington por “forzar” la intervención de España nada más constituirse el Gobierno de Mariano Rajoy. Utilizan las dudas sobre la solvencia del sistema financiero español, cuestionando la fiabilidad de su contabilidad, como ariete.

Nadie le ha preguntado en el juicio a Luis De Guindos porque cambió su estrategia a las pocas semanas de hacerse cargo de la cartera ministerial y aceptó el rescate que le pedía el FMI. No solo interviene Bankia “ante los avisos del Banco de España y del Fondo Monetario Internacional (FMI), porque había mucha alarma” y porque “España estaba al borde del abismo” sino que cambia el paso. Reconoce que es una entidad financiera sistémica, que precisa un rescate mucho mayor del que han calculado los expertos internacionales y solicita una ayuda de 100.000 millones de euros al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. No es que España la necesitara realmente, pero De Guindos bajó por la noche a beber el agua encantada del pozo. Por la mañana, el grito de la Prensa internacional fue unánime: el sistema financiero de España había recobrado toda su solvencia.

Luis De Guindos les pasó la mano por el lomo y les entregó Bankia. Mejor dicho: les prometió la privatización de Bankia, tras sanearla y capitalizarla con los fondos del rescate. Fue una jugada maestra, de gran belleza. El premio no fue mayor porque tuvo que entregar una pieza importante al rival. La cabeza de Rodrigo Rato en una bandeja, y la intervención de España. La izquierda y el lobby catalán se lanzaron a capitalizar la quiebra del “Banco de Madrid” y la estafa del PP a miles de clientes y depositantes desvalidos. Y de propina, La Caixa se quedó con el Banco de Valencia, envuelto en papel de regalo.

Fue el alto precio que el PP tuvo que pagar por salvar una pelota de partido. Mi opinión al respecto no ha cambiado. El partido político que dirigía Rajoy en la Oposición no vio venir la celada que le habían preparado. La habilidad y astucia política del Ministro de Economía evitaron lo peor. Luis de Guindos salvaría otro punto de partido en 2016, evitando la liquidación del Banco Popular, pero al final el Rey en el tablero quedó tocado y expuesto. La Operación Bankia culminó el 1 de junio de 2018 con la Moción de Censura.

© Belge

La paradoja del atraco bancario con rehenes

8
0


De la misma época que el Teorema Tricheto, era la paradoja del atraco bancario con rehenes. A mediados del año 2005, el clima que se respiraba en los mercados se asemejaba bastante a la situación financiera que se vive en la actualidad. Solo existe una diferencia notable: los atracadores se han quedado con los bancos, han despedido a los empleados y han puesto a trabajar gratis a los rehenes.

La paradoja de atraco con rehenes era una predicción.  Era una manera visual de describir cómo España había quedado atrapada en el Euro y cuáles serían las consecuencias. Imaginaba una escena en la que un grupo de atracadores se hacía fuerte en banco tomando rehenes y la estrategia ideada para plantear sus exigencias. La lógica del proceso de negociación llevaba a las autoridades políticas al mando a conceder todos sus deseos a los atracadores,  con la excusa de salvar a los clientes.

Sigue leyendo →