Archivos de la categoría Crónicas del marxismo ordinario

Año cero. Día 16. España Exhuma

6
0


Una sentencia para la Historia. Los ponentes del Tribunal Supremo han decidido seguir el consejo de Kafka: en tu lucha contra el resto del mundo, ponte del lado del resto del mundo. No ha sido fácil. Para ello, han tenido que saltarse varios de los artículos de la Constitución que rige nuestro Estado de Derecho. Para poder blanquear la controvertida figura de Pedro Sánchez, de un plumazo han desandado 40 años de jurisprudencia . En resumen: Porque si, siempre y cuando sea por Decreto-Ley. El respaldado de fuerzas políticas tan democráticas como Bildu, PNV, ERC, CIU, Podemos y PSC – España Exhuma – es suficiente garantía.

La Constitución Española exige que las leyes tengan un carácter universal y prohíbe taxativamente que se legisle para “un caso único”: la sentencia del Supremo argumenta que el caso de Francisco Franco es “único”. Y lo hace para decidir que las tácticas electoralistas de Pedro Sánchez están por encima del Bien y del Mal, por encima de los Tratados Internacionales, y por encima de la Esfera Privada de los españoles. Incluso 44 años después de muerto, Franco es un Bien Público del Patrimonio Nacional. El monopolio absoluto de sus restos y de su memoria corresponde exclusivamente al gobierno de turno, aunque sea ilegítimo y ejerza en funciones desde hace 18 meses.

En la trastienda del reproche político, que la Sentencia despacha como algo trivial, los jueces del Supremo están cuestionando la legalidad misma del Pacto de la Transición sobre la que descansa toda la legitimidad del Régimen del 78. Si el cuerpo del General Franco no puede estar enterrado en la Basílica de la Santa Cruz, tampoco estaba legitimado para restaurar la Monarquía en España después de muerto. Y lo que es aún más inquietante: dan la razón a aquellos nacionalistas hostiles a los que otra sala del Supremo ha definido como “golpistas”. La sala del Tribunal Supremo, controlada por el PSOE, se ha adelantado contra la Sentencia el Juez Manuel Marchena.

El meollo de la exhumación, que los jueces pasan por alto sin explicar qué circunstancias excepcionales motivan la “extraordinaria y urgente necesidad” tras 7 legislaturas socialistas, es religioso. Los marxistas luteranos, que proclamaron la muerte de Dios, quemaron sus Iglesias y persiguieron a sus fieles, intentan criminalizar la figura de Franco y estigmatizar al bando católico por ganarles la guerra. El objetivo, apenas disimulado, es dinamitar la cruz, el símbolo universal del Perdón y la Reconciliación. El odio es su religión y su santoral está lleno a rebosar de despiadados genocidas y demonios. Reclaman ahora que Francisco Franco les pertenece por derecho y la Sala Socialista del Tribunal Supremo les ha dado la razón.

© Belge

Manifiesto contra el pensamiento reaccionario

4
0


Son cinco las maneras naturales que tenemos de pensar.  Cada sentido dominante determina la forma de comprender el mundo y de recordar el tiempo. Lo que vemos, sentimos y escuchamos son las minúsculas piezas de un inmenso puzzle que guardamos en los cajones. Decía Kant que conocer no es lo mismo que pensar, pero la ciencia moderna ha demostrado que el cerebro procesa la información de un modo pasivo y automático el 99% del tiempo. La consciencia activa es la minúscula punta del iceberg.

Tenía un profe de filosofía, forofo de Sartre, que consideraba a Freud y demás psicólogos poco menos que unos embaucadores intelectuales. Decía: si no somos libres y soberanos, no somos nunca responsables de nuestros actos ni decisiones. Tenía razón, mucha razón…pero sacas al determinismo por la puerta y entra por la ventana. Eppur si muove. El lenguaje piensa por nosotros, ergo, conoce. Y al contrario de lo que afirmaba Kant, no un proceso activo. El puzzle se arma solo por la noche.

El pensamiento analítico intenta distinguir cada pieza y el pensamiento sintético, juntarlas por sus formas y colores. El problema es que se parecen todas. Y hay demasiadas. 500 o 1000 piezas son un juego de niño, un amable pasatiempo. Cuando son millones, el truco es fingir que nos conformamos con ensamblar unas pocas. La Ciencia, con mayúscula, es un trabajo colectivo.

El pensamiento político es un relato religioso de buenos y malos que se ajusta bastante a la estructura narrativa que describe Julien Greimas. Nos dice cómo es la imagen en la caja del puzzle, y que no es necesario guardar todas las piezas, solo las más grandes y coloridas.

Siguiendo con el símil, el pensamiento tópico y automático encaja el puzzle por un sencillo sistema de prueba y ensayo. Funciona sin descanso, las 24 horas del días. Cuando acierta a unir unas piezas, nos alerta para que memoricemos la relación y el significado creado. Un triángulo colocado en la calzada, por ejemplo, nos interpela y avisa de que se ha originado una situación de peligro.

En sentido contrario, el pensamiento reaccionario alcanza su perfección cuando encaja las piezas al modo de un patchwork. ¿Cómo es eso posible? Del mismo modo que el pensamiento tópico intenta descubrir la imagen del puzzle, dar sentido al mundo que nos rodea, el pensamiento reaccionario recrea el sentido de las cosas y proyecta una imagen fabulosa que nadie puede ver. Es un pensamiento reflejo. Simplifica la información relevante, la reduce a señal invisible. Es información codificada que no se percibe pero que nos activa. Con el semáforo en rojo, frenamos, y con el verde, aceleramos, mientras pensamos en las circunstancias del día a día, oyendo en la radio el relato de turno.

Los medios de comunicación alimentan el pensamiento reaccionario y varían su intensidad. En una época de crisis como la actual, manipulan el pensamiento analítico, infantilizan el pensamiento político e intensifican el reflejo reaccionario. Repiten las mismas falsedades y simplifican el relato. Lo reducen a un cuento maniqueo lleno de reproches. Dividen a la sociedad en almas puras fáciles de movilizar y poderosos corruptos culpables de todos los males de la Tierra. Los periódicos y las redes sociales son instrumentos muy eficaces para propagar el nihilismo e incitar al odio poco a poco.

La crisis del periodismo, tan acusada en España y otros países, es consecuencia directa de esa falta de independencia. Los periodistas renunciaron a ejercitar el pensamiento crítico de sus lectores por pura pereza y comodidad. Deconstruir tópicos y buscar relatos alternativos es realmente fatigoso: prefirieron venderse por un plato de lentejas. A periodismo peleón lo suplanta primero la aburrida y dócil comunicación social, pero el aluvión de los contenidos en red acaba por barrer la propaganda política e imponer el pensamiento reaccionario en sus formas actuales.

Los últimos datos sobre la difusión de periódicos en España, con desplome de las ventas de El País, están ya más allá del balance empresarial, a un simple paso de la Justicia Poética. No está claro que la Quiebra del sector sea reversible. Son demasiados los pecados que nadie ha querido purgar. El periódico ya no informa: sólo distrae al cliente mientras se toma un café en el bar. Una marca al servicio de un lobby. No quisieron entender lo que era el periodismo en tiempo real, y ha acabado por ocurrir lo inevitable: La publicidad se ha comido el periodismo.

© Belge

Año cero. Día 15. El achique de espacio

3
0


Operación torero muerto. La mofa de los apparatchiks del PSOE es una obscenidad política. Acular al bicho en tablas para cortarle la coleta, dicen. En el mismo momento que Pablo Iglesias se giró hacia la bancada socialista para mentar a Felipe González, su acusación quedaba grabada en bronce. La venganza del PSOE ha sido apropiarse del discurso y programa de Podemos. Achique de espacio.

Franco volverá al Pardo 44 años años después de fallecer. La Sentencia del Tribunal Supremo , en su obscena unanimidad, es una enmienda a la Transición. Una gran victoria política para Pablo Iglesias. Si el Supremo valida implícitamente que el Pacto de la Transición fue ilegítimo, está socavando los pilares de la Constitución de 1978. ETA tenía razón, decía el líder de Podemos. Ahora también lo dicen el PSOE y el Tribunal Supremo.

Nadie parece interesado en recalcar lo más obvio. La misma sentencia que dinamita la legitimidad de la institución monárquica con carácter retroactivo es la que blanquea a un presidente de gobierno que no salió de las urnas y usurpó el papel de Jefe de la Oposición para saltarse el espíritu y la letra de la Constitución. Lo de menos es si trasladan los huesos de histórico Jefe de Estado al panteón familiar de El Pardo o hacen caldo de cocido con ellos.

El príncipe Juan Carlos de Borbón nació en Roma, y allí vivió sus primeros años. La impronta italiana en su personalidad es esa “finezza” tan sutil que resulta difícil de traducir. El español suena cínico a fuerza de ser pragmático, pero el italiano lo es por sobredosis de sabiduría. A los 100 años todos son calvos, si, pero el italiano aprecia que “Cuando finaliza el juego, el Rey y el Peón vuelven a la misma caja”. Es la misma distancia que va del pacto político de la Transición a la sutil venganza de Juan Carlos I. En contra de la voluntad del anterior Jefe del Estado, que deseaba reposar en El Pardo, lo mandó inhumar en la misma caja que los humildes soldados abandonados en los campos de batalla y en las fosas comunes.

La Sentencia del Tribunal Supremo es inmoral por cuanto adultera la Memoria Histórica y blanquea que el Ejército Republicano abandonaba a sus soldados movilizados allí donde caían muertos. Miles de campesinos alistados a la fuerza fueron enterrados sin identidad en improvisadas fosas comunes. El gobierno republicano nunca fue juzgado por el crimen de contravenir sistemática y deliberadamente la Convención de Ginebra.

El verdadero sarcasmo de que Sánchez quiera identificar a los campesinos que dejaban tirados en las cunetas es que pretende malversar el Gasto Público para comprar votos y llenar el pesebre en beneficio de los mismos socialistas y nacionalistas que se aprovecharon 40 años del régimen franquista. La bochornosa unanimidad del Tribunal Supremo nos aboca a una Reforma de la Constitución sin consenso y nos adentra sin remedio por la senda del Totalitarismo Marxista.

© Belge

Dios sigue siendo español: de un fraude de ley a otro  (2)

5
0


Dios se vale de las leyes del universo para que fluya su voluntad. El destino es la diana que aguarda la flecha, la urna que espera los votos. El milagro de que se repitan las elecciones el 10 de noviembre es consecuencia de esa lógica difusa como una niebla que despista tanto como condiciona. No es posible despachar el asunto diciendo que Pedro Sánchez buscaba acortar la legislatura para sacar ventaja de una nueva convocatoria. El PSOE tenía garantizada su mayoría absoluta en el Senado, y una cómoda ventaja en el Congreso. En el mejor de los casos, el 10 de noviembre por la noche estará igual. En el peor, se enfrentará a un Senado hostil y tendrá menos de 100 diputados. ¿Qué gana Pedro Sánchez si sale debilitado de las urnas?

El Partido Socialista Obrero Español es adicto a la propaganda. Es su modus operandi desde que lo fundaron para defender los intereses imperiales de Alemania . El proselitismo de la herejía marxista en España, disfrazado de modernidad, oculta la vacuidad de su agenda política y le sirve de programa electoral; el nihilismo puritano le ofrece un blindaje moral. ¿Cómo no va a ser justa su Causa si ellos son los Puros? El No es No y la repetición de las Elecciones Generales son solo pequeñas viscisitudes de su Cruzada para liberar España. Su dominio del arte de la Propaganda política es tal, como demostraron entre el 11 y 14 de marzo de 2004, que tiende a pensar que lo puede todo. Tiende a pensar que su Fe es compartida y lo justifica todo.

La prepotencia de la propaganda totalitaria, incardinada en el ADN marxista de los socialistas, ha conducido a Pedro Sánchez y a las Chicas del Coro a creer que pueden precipitar de forma ventajosa una Crisis Constitucional en España. No sólo ha usurpado la función de la Corona, e intentado provocar al Rey Felipe VI de modo grosero, sino que ha bloqueado deliberadamente la Investidura durante 5 meses. El fraude de ley que propició la Moción de Censura contra Mariano Rajoy se ha visto notablemente agravado por el modo torticero en que ha ejercido el cargo en funciones desde el 1 de junio de 2018.

La estrategia del PSOE de cara al 10-N es tan predecible que hasta Iglesias se apresuró a vaticinar que sacarían a Errejón en procesión para intentar dinamitar a Podemos. Con dinero del Fondo de Reptiles van a reclutar disidentes purgados en IU hasta constituir un candidatura de pega. Al Psoe de Sánchez no le importan los pocos diputados que puedan conseguir Errejón y su clac, sino los muchos votos que debiliten a Pablo Iglesias. Con sentido del humor bastante zafio, la “Operación Torero” busca cortarle la coleta al líder de Podemos.

El cálculo electoral de los asesores de Sánchez parte de premisas equivocadas. El regreso a los parámetros del bipartidismo dejaría al PSOE al borde de los 140 diputados y al PP con 90 diputados. Las divisiones internas de Podemos y Ciudadanos, unidas a una baja participación, les costarían 30 escaños en las distintas circunscripciones y les condenaría a una posición subalterna. Confían en la fuerza de la propaganda para poder movilizar a sus votantes y anular a Pablo Iglesias en los medios de comunicación.

El error de bulto, sin embargo, es que van a poder “disparar” a todos los pájaros al mismo tiempo. Si se centran en destruir a Pablo Iglesias, como hicieran con VOX el 28 de abril, no les quedarán recursos para defenderse de los ataques del PP, de Ciudadanos y de VOX. Sánchez no es ningún estadista que sobresalga por encima del barullo. Tiene los pies de barro. Son muchas las zonas oscuras de su pasado que pueden cobrar un inesperado protagonismo durante la campaña. El plagio mancomunado de su tesis doctoral y las triquiñuelas que usó para ganar las Primarias de su partido le pueden pasar factura si aparece información relevante.

(sigue)