Colas-Wanda

La eficacia de las vacunas pandémicas es ninguna (2)

A las órdenes de la OMS, los distintos gobiernos han optado por ocultar que todas las expectativas creadas por las vacunas han resultado vanas. Tras el parón de la Semana Santa, el ISCIII ha retocado sus series estadísticas. En poco más de 10 días, han resucitado 400 muertos. Temen que se puedan comparar datos y medir con precisión la evidencia del daño colateral causado por las vacunas Low Cost.

En las nuevas tablas del MOMO, la categoría de 0 a 65 años, ha sido sustituida por tres grupos de edad muy diferentes: de 0 a 14, de 15 a 44 y de 4 a 64 años. El objetivo perseguido es despistar y confundir, al no existir series anteriores para esos grupos de población: Las vacunas pandémicas, ni son eficaces ni son seguras.

La tasa de mortalidad se ha incrementado notablemente en todos los países católicos, y ahora que el coronavirus ha sido oficialmente gripalizado, no se sabe qué mal misterio aqueja a los más jóvenes. Son decesos repentinos, fuera del ámbito hospitalario, que no se puede atribuir a patologías previas. De media, más de 50 al día. Extrapolados los registros del MOMO de los últimos 9 meses, son 68.000 fallecidos, frente a 50.000 casos en los últimos años.
Lo que ha ocurrido en 2022, silenciado por la prensa a plena vista, es el colapso de todo el aparato retórico que ha servido de tramoya para urdir la campaña de vacunación universal. Con los datos en la mano, ni una de esas coartadas se sostiene. Porque, o bien las vacunas pandémicas son eficaces en un grado u otro, o bien son ineficaces. Pero si son eficaces, es necesario reconocer que el daño colateral causado es mayor que si son ineficaces, puesto que no hay forma de ocultar el fuerte incremento de la mortalidad. ¿De qué se muere la gente si ya no se muere de COVID gracias a la campaña de vacunación profiláctica?

Comparación diaria de la mortalidad (28-12-20 al 13-04-22)

Mes 2022 Menos de 65 2021 Menos de 65
28-12/31-12 5744 772 5211 712
Enero 47296 6195 48909 5875
Febrero 39115 5106 38634 5063
Marzo 39552 5526 35092 4953
01-04/13-04 16856 2365 14218 2030
Subtotal 148563 19964 142064 18633
Diferencia (+6499) (+1331) (-6499) (-1331)

Si no es por COVID, el incremento de la mortalidad diaria se produce como daño colateral. Por debajo de los 65 años, no hay burladero tras el cual esconder la realidad. No hay patologías previas a las que atribuir la súbita mortalidad de personas jóvenes y sanas.

Daño colateral causado por las vacunas pandémicas. 0-65 años

Periodo: 28/12 al 13/04. 107 días

2022 0-65 años 2021 0-65 años 2020 0-65  años 2019 0-65 años
148563 19964 142064 18633 162252 18613 129191 16476
+6499 +1331 -20188 +20 +33061 +2137 +0 +0
+19372 3488 +12873 +2157 +33061 +2137 +0 +0

Hipótesis 1. La vacuna tiene un 95% de efectividad, como le han vendido a la población para justificar la campaña sanitaria.

Dividimos 3488 entre 107 y multiplicamos por 365 días. Son 11898 muertes por año, a relacionar con 50 millones de dosis (25 millones de vacunados). 238 muertos por millón de dosis.

Hipótesis 2. La vacuna es ineficaz (placebo).

Dividimos 1331 entre 107 y multiplicamos por 365 días. Son 4540 muertes por año. Esto es: 90,8 muertos por millón de dosis.

Hipótesis 3. La vacuna tiene una eficacia real limitada (50%). En este caso, el daño colateral oscila probablemente en torno a los 165 muertos por millón.

La conclusión es paradójica. A escala mundial, la campaña de vacunación universal habría causado entre 1 (vacunas ineficaces) y 3 millones de muertes(vacunas eficaces), de un total de 4,4 millones de decesos registrados en 2021 y 2022.

Daño colateral por franja de edad

Edad Tasa previa Tasa actual 2021 2022 Daño
00-14 0,19/1000 0,32/1000   529 290/MM
15-44 0,34/1000 0,46/1000   2485 145/MM
45-64 3,05/1000 4,03/1000   16585 1055/MM
65-74 10,6/1000 14,3/1000   20527 3700/MM
75-84 29,4/1000 38,2/1000   35715 8627/MM
85-99 112/1000 155/1000   71347 43000/MM
Todo 7,70/1000 10,0/1000 142064 147221* 2724/MM

*Tras los cambios de Semana Santa, el Momo ha “resucitado” a 1342 muertos en el periodo que va del 28/12 al 13/04

Servicio de vigilancia de la mortalidad diaria

Los cambios introducidos por el ISCIII durante la Semana Santa ilustra el miedo que sienten las autoridades sanitarias a quedar descubiertas.  Para evitar que se puedan establecer correlaciones significativas, el pasado año redujeron de dos a un año la profundidad visible de sus series históricas. De ese modo podían cocinar los datos en la trastienda sin que pequeños medios como INLUCRO les saquen los colores. En esta ocasión, han modificado las tres categorías habituales por franjas de edad. Los jóvenes de menos de 65 años se dividen ahora en niños, jóvenes y adultos.

Lógicamente, es en la franja de 45 a 64 años en la que se acumula el grueso de las defunciones. Al no existir series históricas verificadas, no se puede medir con rigor el impacto. Puede parecer un matiz, pero no lo es. La clave está en poder demostrar que el fuerte incremento de la mortalidad se origina en el año 2017,  coincidiendo con lo que debió ser la introducción de tapadillo de la nueva biotecnología vacunal. 

En efecto, hasta la Semana Santa, cuando el MOMO dejó de publicar sus estadísticas diarias, el fuerte y continuado incremento de la mortalidad diaria entre 0 y 65 años dibujaba una correlación difícil de rebatir.  La tendencia apuntaba a una media de 25 muertes diferenciales llegado los meses de junio y julio.  Extrapolado, el daño colateral asciende a casi 400 muertos por millón de vacunados. Es un dato importante porque recuerda la conclusión del estudio del Ejército Americano sobre la vacuna de la gripe.  El 38% de los soldados vacunados se contagió de coronavirus y el 51% de un metaneumovirus muy agresivo. 

Dicho de otra manera, la incidencia de las vacunas pandémicas en la tasa de mortalidad será más evidente:  por debajo de los 65 años, la media histórica acredita una ratio de 1,33 muertes de cada 1000 personas.  En la actualidad se ha disparado hasta 1,85/1000.  El incremento verificado es del 39%, en línea con lo que denunció la Doctor Judy Mikovitch y corroboró el estudio epidemiológico publicado del Ejercito Americano. 

(c) Belge

 

 
(Visited 204 times, 1 visits today)

Deja un comentario