concentracion

De la política de desnatalidad del PSOE a la despoblación

6
0

9 millones de españoles han dejado de nacer desde 1982. La estadística es elocuente. Ninguna guerra, por larga y cruenta que fuera, habría dejado tal saldo de vidas perdidas, semejante vacío en la sociedad contemporánea. Pero ha sido una tragedia silente. No se escribieron artículos, no se publicaron libros, no se firmaron manifiestos. No estaba entre nosotros Emile Zola para reprochar al PSOE su política de desnatalidad y convertirse en testigo de cargo. “Puisqu’ils ont osé, j’oserai aussi, moi. La vérité, je la dirai, car j’ai promis de la dire(…) Mon devoir est de parler, je ne veux pas être complice”.

La desnatalidad está preñada de nihilismo; va más allá de promover el aborto e intervenir la planificación familiar: bajo su disfraz maltusiano, busca perpetrar una política de limpieza étnica. La obsesión por controlar la población de católicos pobres, de negros y demás razas inferiores sometidas es muy característica de la colonización anglosajona y protestante. Pero es la Alemania luterana, que llega tarde al genuino reparto colonial, la que lleva esa obsesión nihilista por el espacio vital hasta su paroxismo.  El Partido Nacional Socialista Obrero Alemán de Adolf Hitler llevó los conceptos marxistas de esterilización, contracepción y eutanasia activa hasta el delirio político.

Entre 1988 y 2017, se han practicado 2.273.168 abortos legales en España. La cifra la facilita el Foro de la Familia y no contempla los viajes al extranjero ni las intervenciones clandestinas de los primeros años. Es un dato espectacular que conviene matizar y explicar. En los últimos 10 años, la venta libre en farmacias de la píldora del día después ha contribuido a reducir el número de abortos en España. Los datos de la Federación de Planificación Familiar Estatal son elocuentes: en línea con la estadística de otros países europeos,  el 9% de las mujeres fértiles lo usa cada año como método anticonceptivo de urgencia.

La píldora del día después

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011
144.000 269.000 317.000 365.000 354.000 336.000 329.000 331.000 488.000 778.000 825.000

Entre el Censo de Floridablanca y la exposición Universal de Barcelona, la población española pasa de los 10.268.000 habitantes hasta rozar los 19 millones de habitantes. Equivale a una tasa de crecimiento anual del 0,63%. Fueron más de 38 millones los españoles que celebraron la firma del Tratado de Adhesión de España a la CEE en 1986. La tasa de crecimiento anual se mantiene prácticamente igual, en el 0,69%. La tendencia que va de 1786 a 1986 es tan reveladora como significativa: la población crece de media un 0,67% cada año.

Entre 1982 y 2019, España ha visto reducida su población nativa en más de 1 millón de personas. Dicha despoblación ha sido compensada con creces, en los últimos 25 años, por la inmigración irregular de un contingente de más de 10 millones de personas. Coincidiendo con la llegada al poder del Partido Socialista Obrero Español, la tendencia demográfica pasa de + 0,67% a -0,15%. Del crecimiento a la despoblación en tan solo 37 años.

La desnatalidad que han fomentado en España los lobbies del Nacionalismo y Socialismo Obrero Español se ha caracterizado siempre por su marcado aparato económico. No todas las provincias españolas han sido damnificadas por igual. Las regiones a las que los nacionalistas y los socialistas dejaron sin acceso al mar y a los ingresos del turismo de masas, envejecen mucho más deprisa que el resto. Ante la ausencia de ayudas a la natalidad que les ate a su tierra, su población más joven y formada siente la tentación de emigrar sin equipaje donde hay más ofertas de trabajo y los salarios son más altos. La “movilidad” impulsada por el PSOE siempre ha ido en la misma dirección.

La crítica a las políticas activas de desnatalidad  ha pasado bastante desapercibida para la Opinión Pública y ha quedado circunscrita a pequeños foros de debate. La censura ideológica y moral es muy eficaz. ¿Quién le va a reprochar a una pareja jóven que vive en su siglo que intente planificar su sexualidad y su descendencia con arreglo a criterios económicos? Parece lo más “normal” del mundo. ¿Lo es?

Los mismos lobbies del Nacionalismo y Socialismo Obrero Español que venden desnatalidad a raudales desde hace 40 años, llevan 25 años fomentando la inmigración ilegal en España. Hasta el punto de darse situaciones realmente esperpénticas. Emigrantes españoles jubilados, que mandaron ahorros en divisas fuertes, han tenido que pagar fuertes multas a Cristóbal Montoro por considerar Hacienda que vivían en España más de 6 meses, mientras que inmigrantes africanos y falsos turísticas británicos y alemanes viven todo el año sin tener que tributar nada.

Los emigrantes españoles que no renunciaron a su nacionalidad no tienen derecho, cuando retornan a España, a las pensiones, ayudas y subvenciones que sí pueden sumar quienes llegan en patera de forma ilegal sin son asesorados por los abogados de UGT, LAB o CCOO. La gente “sin arraigo” tiene preferencia. La desnatalidad intenta ocultar las cifras y criminalizar el legítimo debate social.

Son preguntas sencillas. Todos los países europeos del entorno, a los que el Nacionalismo y Socialismo Obrero Español gustan de poner como ejemplo de todo siempre que les conviene, llevan 50 años pagando generosas ayudas a las familias para que tengan hijos a edades relativamente tempranas. Todos excepto España, donde la izquierda pretextaba falta de recursos. Los 9 millones de españoles que no llegaron a nacer habrían costado entre 200 y 250.000 millones de euros pero serían ahora una enorme fuente de riqueza y ahorro. Tirando por lo bajo, con prudencia, la inmigración ilegal propiciada por el PSOE ya le ha costado a las arcas públicas más de 1 billón de euros. Y a partir de ahora, hay que empezar sumar a esas cifras, la pesada factura por la despoblación de regiones enteras.

Coste comparado de los residentes e inmigrantes por su origen

 

Origen Nativo Europa Asia África América
Coste anual Formación

0-20 años
12000 euros 0 euros 0 Euros 0 euros 0 euros
Coste Per  Cápita

Zona  VIP

20-80
24000 euros 16000 euros 16000 euros 16000 euros 16000 euros
Coste Per Cápita Zona Pobre

20-80
6000 euros 6000 euros 6000 euros 6000 euros 6000 euros
Tasa Ocupación 35-40% 35-40% 55-60% 20-25% 30-35%

 

Balance comparativo

 

La pregunta que concluye este análisis es natural. Ha sido hurtada a la sociedad española. ¿Qué resulta más barato y rentable para la sociedad española: ayudar a que nazcan 9 millones de españoles o importar 9 millones de inmigrantes de forma irregular? La respuesta no es sencilla. En el siguiente cuadro, detallamos coste y rentabilidad de ambos colectivos en el periodo de 40 años, distinguiendo regiones de primera y zonas pobres con un reparto 4/5

 

Origen Nativos VIP (4) Nativos pobres (5) Europa (3,3) Asia (0,7) África (1,5) América (3,5)
Gasto 2,8 billones 1,8 billones 1 billón 0,2 billón 0,5 billón 1,1 billón
Ingreso 2 billones 2,1 billones 0,6 billón 0,1 billón 0,1 billón 0,6 billón
Coste real -0,8 billón +0,3 billón -0,4 billón -0,1 billón -0,4 billón -0,5 billón

 

El coste de haber implementado una política natalista similar a la que existe en todos los demás países avanzados del entorno europeo, y haber ayudado a nacer 9 millones de españoles en estos últimos 40 años habría sido un total máximo de 200.000 millones de euros. De modo que, una vez descontado los ingresos para el Estado, el coste absoluto sería de 700.000 millones de euros.

El coste de importar a 9 millones de seres humanos ya formados de un modo irregular para sustituir a la población nativa es de -1,4 billones de euros. Es justo el doble. En la práctica, ese coste equivale a una subvención indirecta para las empresas que se beneficiarán de su contratación, de menores costes laborales y de la ocultación de parte de sus ingresos y rentas. En total, por ambos conceptos, es una factura neta para España de al menos 1 billón de euros. El coste indirecto es mucho más alto.

© Belge
(Visited 424 times, 1 visits today)

2 pensamientos sobre “De la política de desnatalidad del PSOE a la despoblación”

  1. 1
    0

    Creo que en otras ocasiones ya lo he comentado. Voy a copiar un par de párrafos del ideario de un partido político, no voy a dar el nombre porque no quiero hacer publicidad a nadie y eso que no se presenta en todas las circunscripciones. Sin embargo vienen muy al caso ese par de párrafos, en líneas generales viene a coincidir con algunas de las cosas que expones.

    Indicar que tampoco me cabe ninguna duda de que después de leer el primero de los párrafos alguno ya estará pensando en que son fachas:

    “LA VIDA HUMANA ES UN VALOR SUPREMO DESDE LA FECUNDACIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL

    No existe el derecho de propiedad sobre la vida humana. La persona no puede ser nunca objeto de propiedad, porque equivaldría a aceptar la esclavitud. Nunca pierde valor o dignidad por su condición física, mental o económica. Los más débiles son quienes más protección necesitan.
    El aborto, la eutanasia o la manipulación de embriones humanos, constituyen un atentado contra la vida. Su aceptación social, promovida por los poderosos, demuestra la penetración de una cultura y unas formas de vida, hedonistas y utilitaristas, que descartan a quien consideran que no sirve o no interesa.”

    Sin embargo, el segundo párrafo da mucho que pensar, ellos se definen como auténtica izquierda:

    “EL ABORTO ES UN NEGOCIO Y UN CRIMEN POLÍTICO PLANIFICADO. RECHAZAMOS EL ABORTO PORQUE SOMOS DE IZQUIERDA

    Abortar es una decisión dolorosa que muchas mujeres toman empujadas por unas circunstancias especialmente dramáticas, como la explotación y dominio del que son objeto los empobrecidos. La estrategia de degradación de las condiciones laborales al servicio del capital, ha forzado a la mujer de las familias más empobrecidas a incorporarse al mundo laboral en condiciones de mayor explotación (cobran hasta un 50% menos que los hombres), y a tener menos hijos, y para eso se le impone el aborto o las esterilizaciones.
    Como el hambre, la inmigración forzosa, o las guerras, el aborto supone también una herramienta de control de los empobrecidos, para limitar el riesgo que sus luchas de liberación suponen para los intereses de los enriquecidos. Por eso son los organismos y las personas más ricas y poderosas del mundo, como la ONU, BM, multinacionales, fundaciones privadas (Ford,Rockefeller, Bill y Melinda Gates, IPPF) y gobiernos, los que han planificado y financiado estas políticas antinatalistas por todo el mundo y están promoviendo su aceptación social a través de ideologías como la de género, que reivindica el aborto como derecho y absolutizan la libertad individual.
    Tristemente, a veces, también la mujer toma esta decisión empujada por su entorno, creyendo protegerla porque han aceptado la mentira del aborto como un mal menor. Ella misma asume en ocasiones el espejismo de creer “librarse de un problema”, encontrándose después sola en su duelo de madre. Una sociedad insolidaria, que relativiza el valor de la vida desde su concepción, sin asociaciones y redes de apoyo suficientes, está abocando a las mujeres a este trance.
    Es una vergüenza que la falsa izquierda levante la bandera del aborto o la eutanasia, favoreciendo con ello los intereses de la derecha y del capital. Numerosas personas y organizaciones se han manifestado contra el aborto desde posturas de izquierda, como lo hicieron las primeras mujeres sufragistas, la Asociación Internacional del Trabajo de 1870 o el gobierno de la II República. Más recientemente lo han hecho Gandhi, Pérez Esquivel, Norberto Bobbio, Tabaré Vázquez, Miguel Delibes, Rafael Correa, Dorothy Day…
    Ni a la izquierda oficial, ni a la derecha política le importa la vida del no nacido. Con gobiernos del PP y PSOE no ha parado de aumentar el número de víctimas del aborto.”

    Por razones obvias, omito enlace a la fuente.

    Saludos.

Deja un comentario