Barco pirata

La Revolución Puritana (27): Tabula Rasa

Continúa imparable la destrucción del Espacio Público, mientras amenazan con hacer Tabula Rasa de ese “mundo de vida” occidental que describe Jurgen Habermas. La obsesión de los puritanos por cambiar el nombre de las cosas no impide que su Teoría de los Tres Mundos nos recuerde la Teoría de los Tres Estados de Soren Kierkegaard. Un mundo objetivo, un mundo subjetivo y un mundo social, más o menos líquido, que se presta a todo tipo de estrategias comunicativas.

Viene a decir Habermas, como buen filósofo germano, que el Espacio Público surge en Inglaterra, Francia y Alemania como consecuencia directa del capitalismo burgués y por lo tanto es suyo. Con una cara más liberal y otra más ordenada, pero si es suyo, parece lógico que lo puedan resetear cuando quieran.

Una pandemia es, sin lugar a dudas, una acción comunicativa. Tanto si se produce un contagio objetivo como si cunde el pánico de un modo subjetivo, la estrategia alcanza a alterar el “mundo de vida”. Da igual si es “Nuevo Orden”, “Nueva Normalidad” o “Reseteo Digital”: el “Nuevo Hombre” es un esclavo encadenado a un monitor. Ha renunciado a todo a cambio de una vana ilusión narcótica. Intoxicado de nihilismo, abraza la Nada porque le teme al dolor de vivir.

A partir de 2007, los puritanos anglosajones de la Triple A inundaron los mercados de falsa moneda . Hicieron Tabula Rasa y empezaron a cambiar las reglas del juego. En el fondo, a la Globalización, le pasa lo mismo que al Espacio Público: los puritanos consideran que es suya por Derecho Natural. Antes o después, era inevitable que esa anglobalización se topara de frente con la expansión comercial de China. Sumando a los followers en los confines bananeros de su imperio, los puritanos no abultan más de un 4% frente al 50% de los asiáticos. Se han puesto a la defensiva. Nos reclaman como carne de cañón, prietas las filas al frente de sus batallones.

España está llamada a ser el país más afectado por la crisis sanitaria y proteccionista. Su dependencia de la Industria Turística, que nutre de dinero negro a sus élites desde hace 40 años, es total. Con las cifras de Eurostat en mano, su peso supera con holgura el 25% del PIB real, y más de 55% del sector privado. Hasta la putas y los traficantes de droga se han quedado en paro en las costas españolas. Toca falsear la Contabilidad Nacional como ya hizo Zapatero en 2010.

© Belge

Las 10 fases del genocidio
(Visited 113 times, 1 visits today)

Deja un comentario