Archivos de la categoría El Cajón

El dólar de Platino

4
0


Hoy se cumplen 4 años de la publicación de un pequeño análisis sobre la política monetaria americana, y el azar ha querido que coincida con la Investidura de Donald Trump como Presidente de los EEUU.  Trabajaba entonces para INVERTIA y  su “Director de Contenido”  no entendía como el Tesoro podía emitir un “dólar de platino”, que valiera un millón de millones, para saltarse el techo presupuestario.  De aquellas explicaciones y consideraciones, nació un artículo que podría cobrar toda su actualidad, en el mundo financiero, a lo largo de la próxima legislatura.

One trillon dólar baby. Podría ser el título de una secuela de la cinta de Clint Eastwood, o un apodo para el famoso “dólar de platino” que podría emitir el Tesoro Americano. Una moneda para coleccionista bastante singular, y no por su precio. La idea que surgió en un foro de internet es la respuesta a la pregunta del “billón” que se formula todo el mundo desde el colapso de Lehman Brothers Holding. Al margen de las circunstancias políticas de la actualidad, es significativo que un debate contable de ese calado haya prendido en la Opinión Pública. ¿Se deben amortizar y saldar deudas privadas y públicas o imprimir billetes y “monetarizar” los agujeros contables de unos y otros? La pelea entre partidarios de la austeridad presupuestaria y de la expansión monetaria es una suerte de broma económica que ha desbordado el ámbito académico para convertirse en el eje de una cantinela política tan descarnada como cínica. Desde hace meses los “republicanos” agitan el fantasma del “precipicio fiscal” con el único propósito de “castrar” la capacidad de gobierno de la Administración Obama.

La emisión de una moneda de platino, valorada en un millón de millones, es un episodio anecdótico, casi humorístico, que ha causado un gran revuelo en los medios de comunicación de todo el planeta. Es un simple lance de la lucha que se libra en el Congreso americano por el control democrático del gasto público y de la política fiscal pero encierra aspectos reveladores, dignos de reflexión. Lo primero que hay que dejar claro es que el Tesoro Americano nunca empleará ese subterfugio legal para saltarse el techo de endeudamiento autorizado. Sin embargo la finta jurídica propuesta por un duende anónimo es algo más que una gamberrada ingeniosa e iconoclasta. Es una pedrada sin firma que ha roto el espejo mágico en el que se miraban con complacencia los “halcones” del Tea Party republicano y que hace añicos todas las coartadas teóricas y morales del “neoliberalismo” radical.

Si una moneda puede “valer” 1 billón es porque no hay relación entre el “dinero” y el “valor” que representa. El dinero no es “oro”, ni el sucedáneo de nada que tenga “valor”. Es lo que explican los economistas de la “Teoría Monetaria Moderna”. El éxito estratégico de la FED desde 2008, inyectando liquidez masivamente para estabilizar la economía americana y salvar a las empresas, está fuera de toda duda, así como en Europa ha quedado probado el fracaso de las políticas restrictivas y de las malsanas “devaluaciones internas”. Toda esa secuencia quedó descrita por esos economistas que predijeron el fiasco de la Unión Monetaria y el colapso financiero subprime. La razón de que funcione la estrategia de la FED y haya fracasado estrepitosamente la del BCE es precisamente porque el “dinero” no está respaldado ni por la capacidad de generar impuestos de un país ni por su nivel de endeudamiento público. El activo principal de una moneda es que sea aceptada por quienes la usan, pero lo ideal es que corra de mano en mano sin estancarse en ningún bolsillo. Son dos fuerzas opuestas las que actúan en todo momento, centrípeta y centrífuga. Una fuerza nos impulsa a atesorar, y otra, a cambiar lo antes posible la moneda por bienes y servicios.

A eso producción de “falsa moneda” sin relación con el valor y con una utilidad temporal es a lo que se llama, básicamente, crédito. Hay que entender que no puede existir ninguna forma de “crédito” sin un sistema de creencias religiosas. Sin religión no hay “crédito”. A cada una de las grandes religiones, corresponde un sistema de “crédito” diferente. Ni mejor ni peor. El gran sociólogo alemán Max Weber ya documentó hace un siglo la influencia que tenía la teología protestante en la economía “de mercado. Pero luego un siglo XX casi infinito ha ido sumando sistemas de valores muy diferentes hasta componer el gran mosaico actual. Tantas formas de capitalismo hay como religiones.

La crisis financiera que padecemos desde el 2007 ha arruinado una determinada “fe” en la economía de libre mercado, entendida como escenario en el que unos ganan por “la gracia de Dios” lo que otros pierden. Tan burda ha sido la trama, y tantos los fallos, que nadie cree ya en la superioridad moral de ese modelo, ni en las cínicas proclamas de los partidarios de la austeridad. Los que han derrochado sin freno reclaman contención. Haz lo que digo, no lo que hago. Quieren que los pobres sigan creyendo en la magia de la Noche de Reyes a pesar de venir los camellos con las alforjas vacías.

© Belge 18/01/2013

¿Es ya papel mojado el Espacio Schengen en la UE?

5
0


“Libre circulación… del dinero negro. El Espacio Schengen tiene las horas contadas. Como señala Georges Soros, no sirve de nada seguir dando cabezazos a un muro: “Germany has succeeded in imposing a new order on Europe”. El filántropo americano lamentaba de ese modo el gran deterioro de los principios de una sociedad y economía abierta que habían inspirado en su origen la Construcción Europea. Por desgracia, todas las noticias que llegan del Norte son francamente malas. A dos meses vista de las elecciones al Parlamento de Estrasburgo, los gobiernos de esos países multiplican los guiños hacia el electorado de los partidos más xenófobos, señalando con el dedo a los trabajadores inmigrantes del Este y del Sur de la Unión Monetaria.

La información más reciente llega de Berlín. El gobierno de Angela Merkel expulsará y prohibirá la entrada en Alemania de los trabajadores inmigrantes búlgaros, rumanos, griegos…sospechosos de querer cobrar ayudas sociales o beneficiarse de su sistema sanitario. No es un caso único. El gobierno de David Cameron sigue buscando la fórmula para poder encontrarle las vueltas al Espacio Schengen y conseguir expulsar a trabajadores inmigrantes de la Unión Europea. Las autoridades belgas no se quedan atrás. En lo que va de año, han expulsado a más de 300 ciudadanos españoles bajo la (falsa) acusación de ser una “carga excesiva” para el Estado. Son pocos en relación a los 5.000 inmigrantes comunitarios a los que obligaron a salir por ese motivo del país en 2013, pero ocupan el tercer puesto detrás de rumanos y búlgaros, y por delante de franceses de origen magrebí. “No se les expulsa por la fuerza. Simplemente se les borra del registro oficial”, explica un portavoz de la administración, que reconoce que esas personas quedan condenadas a vivir en la clandestinidad. Es un limbo jurídico que se inspira en los principios del apartheid.

No es demasiado sorprendente que sean esos mismos líderes europeos los que hayan multiplicado los incidentes diplomáticos con los gobiernos de Malta, Grecia, Italia o España a cuenta de la gestión de las fronteras y la política de asilo. El caso más sonado no es el de una Comisaria sueca que acusó veladamente de asesinato a los guardias civiles de Melilla por defender nuestras fronteras, sino el de Malta, llegando al extremo de obligar a aquel gobierno a ir a buscar a África a unos refugiados que no llegaron a pisar la isla, ni entrar en sus aguas territoriales. El propio Geoge Soros atribuye esas políticas perversas a los acuerdos secretos de la Convención de Dublín “which requires asylum seekers to register in the country where they first enter the EU. That tends to be the South, namely, Italy, Spain, and Greece”.

¿Las nuevas leyes de inmigración que se están aprobando en la UE están creando un auténtico régimen de apartheid para los comunitarios del Sur y del Este? ¿Es una Europa de dos velocidades: los países como España e Italia que deben acoger inmigrantes africanos y los países del Norte que pueden expulsar y dejar sin derechos a trabajadores de la Unión Europa? ¿La Comisión Europea obliga a España e Italia a dar cobertura sanitaria a inmigrantes ilegales, pero exime a los países del Norte de atender en Urgencias a los ciudadanos españoles e italianos? ¿En la Nueva Europa pueden circular libremente los defraudadores y el dinero negro, pero nos los trabajadores y ciudadanos? “

Belge. Marzo 2014

¿Es ya papel mojado el Espacio Schengen en la UE? – Invertia Foros  http://servicios.invertia.com/foros/allthread.asp?thread=15715297&idtel=FR011FORODIA#lyF3hSSNGiBTFBIR

Los Acuerdos de Londres en 1953

6
0


Cruces de reproches y provocaciones. Hace unos días, en una entrevista, el viceprimer ministro griego, Theodore Pangalos, denunciaba que las raíces de la “ruina financiera” de su país había que buscarlas en el expolio perpetrado por las tropas nazis durante la II GM. “Se llevaron todo el oro del Banco de Grecia y nunca lo devolvieron, así que ahora los alemanes no tendrían que quejarse tanto ni ser tan puntillosos en asuntos económicos”. Dos diputados alemanes no han dudado en recoger el guante, en plena escalada verbal de reproches, para abofetear a la opinión pública helena. “Grecia posee edificios, empresas e islas “deshabitadas”, que podrían emplearse para el pago de las deudas” sostienen el liberal Frank Schäffler y cristianodemócrata Josef Schlarmann.

Existen precedentes relativamente recientes en todos los países. La cesión de tierras para saldar deudas. La más famosa de todas, la venta de Alaska a EEUU. Rusia accedió a desprenderse de aquella región en 1867 por el quebranto causado por la Guerra de Crimea a cambio de 7,2 millones de dólares. Otra forma es la colonización progresiva de una región mediante la compra masiva de tierras por parte de “colonos”. El ejemplo más sonado es tal vez el de Palestina, bajo Mandato Británico, aunque más cerca de nosotros algunas zonas de costa españolas parecen más bien enclaves británicos y alemanes, con derecho a escándalo y sanidad.

Mucho más interesante es analizar el tratamiento casi secreto que recibieron las deudas de Alemania tras los desastres de la primera y la segunda guerra mundiales. Los autores que examinaron la cuestión hablan de una quita de entre 50 y 80% a partir del tratado firmado en Londres en el año 1953

Sigue leyendo →

La Paradoja del Terrobajista Ilustrado

7
0


Cuando montas un circo, el único peligro que corres es que te crezcan los enanos. Lo saben todos los empresarios, todos los inversores y, como regla general, cualquier jugador acostumbrado a lidiar bajo presión con el insobornable riesgo. Es la teoría del cisne negro, un bicho con patas que vuelve supersticioso al más cartesiano y humilde al más soberbio. Digamos lo mismo en castellano: las meigas no existen, pero haberlas haylas. Quién olvida el refranero de su pueblo, tarde o temprano caerá del pedestal en que le ha aupado la suerte. Esa precaución por no mentar al bicho con patas es quizá la verdadera razón por la que los constructores españoles no salieron a defender el honor ultrajado del sector inmobiliario. Han aguantado 5 años las críticas más injustas y las calumnias políticas más destructivas sin decir esta boca es mía. Por desgracia para ellos, la callada interpretada como cobardía ha otorgado patentes de corso hasta el último mono con veleidades sindicales de este nuestro país y hasta de la India.

A este mono que no hace gracia bauticé hace años con el nombre de terrobajista. Desde que inventé el término, circulan varias definiciones por la Red, a cuál más incierta. Digamos que es un alarmista a sueldo, interesado en difundir un clima de terror económico con la absurda esperanza de poder comprar a la baja. En sus inicios, la campaña terrobajista tenía unos fines políticos bastante definidos y hasta reconocidos: favorecer la inversión financiera y potenciar la intervención pública en detrimento de la promoción libre privada. En esa línea de pensamiento se inscriben desde la ministra María Antonia Trujillo hasta los componentes más radicales del Tripartito Catalán. La punta de lanza ideológica del presidente Zapatero llegó a coquetear directamente con la idea de expropiar, de facto o de iure, los pisos catalogados como vacíos. Sólo la necesidad de captar votos puso fin al disparate argumental.

No es necesario glosar en exceso el argumentario terrobajista. No hay periodista español o británico que se precie que no sea capaz de recitar las cuatro verdades de la burbuja inmobiliaria: los constructores son unos chorizos “corrutos”, el precio de los pisos es inasequible para el 99% de la población, se han construido más viviendas en España que en Francia, Alemania y Groenlandia juntas, y la culpa es de los especuladores y de los bancos por bajar los tipos de interés. Con esos mimbres, la prensa ha montado la carpa y todo vale para cobrar el espectáculo ahora que la crisis subprime ha dejado al sector maltrecho y malherido. Incluso el escarnio público.

La confusión que reina en la economía española en estos momentos no puede ser mayor. El debate de investidura poco o nada ha aclarado. De él sale el primer gobierno paritorio de la historia reciente, y la promesa de reconvertir a los albañiles en jardineros y a los constructores en administradores de fincas. El dinero del superávit se lo repartirán los tres peloteros más endeudados del régimen a cambio de deshacerse en alabanzas, disfrazar parados y ayudar a construir 150.000 viviendas para la próxima tómbola VPO. Falta por saber si al resto de los empresarios les convence la jardinería, o si se multiplicaran las suspensiones de pagos y las quiebras directas antes de que llegue el verano, en un “sálvese quién pueda” sin precedente. La banca y las cajas empufadas les han cerrado el grifo y no están ya en condiciones de arriesgar lo que les queda de patrimonio. Obreros, pequeños empresarios, promotores, bancos y clientes finales pueden acabar perdiendo el trabajo y el dinero de los dos últimos años.

Llegados a este punto es preciso volver a hablar de riesgo moral para señalar la extraña paradoja que la actualidad nos sirve en bandeja de plata. La paradoja del terrobajista ilustrado. Unos cálculos más o menos oficiales del sector bancario cifran entre 200 y 300.000 millones de euros el riesgo crediticio que acumulan las empresas constructoras e inmobiliarias en España, con un stock de viviendas en promoción de unas 500.000 viviendas. ¿Qué impide a los malvados “ladrilleros” aprovechar las circunstancias y presentar voluntaria y legalmente suspensión de pagos? El enunciado de la paradoja es sencillo: si los terrobajistas están en lo cierto, y los constructores son un atajo de aprovechados ¿por qué ahora no suspenden pagos ahorrándose dinero y disgustos? Si por el contrario ha sido una campaña de acoso y derribo injusta y sin precedente que ha minado la confianza en la economía española ¿por qué ahora han de pagar las consecuencias los constructores, asumiendo el compromiso de mantener el empleo y honrar las deudas contraídas?

(c) Belge. El Sábado.es. Junio 2007