Archivos de la categoría El Cajón

¿Son mejores unos impuestos progresivos y decorativos o desiguales pero eficientes?

5
0


“Entre todos la mataron y ella sola se murió. La base irrenunciable para el análisis es la observación empírica de los hechos. De nada sirve quejarse de los “hooligans” que han agitado las tertulias y abucheado el Informe del prestigioso Manuel lagares, como algunos catedráticos respetuosos y reverenciales. El sistema fiscal vigente en España es claramente disfuncional y es absolutamente imposible no constatar que la recaudación tributaria efectiva es muy baja en relación al resto de países del entorno económico. De ese hecho no se puede ni debe deducir que el grueso de los contribuyentes españoles pague menos o soporte una presión fiscal media inferior: al contrario, todo apunta a que es el ciudadano europeo que mayor presión fiscal media indirecta soporta. Entre 1993 y 2013, muchos españoles con una renta inferior a la media han pagado más de 65% de impuestos y tasas.  La ideología es una magnífica coartada para justificar el fraude, la ineficiencia, la desidia y el descontrol.

De entrada, no es posible seguir manteniendo la ficción de dos conceptos nucleares podridos de ideología. Ni la progresividad en el impuesto es justa y deseable, ni los impuestos indirectos son eficientes. No es un problema de medios ni de control: ambos conceptos favorecen el arbitraje y multiplican el fraude fiscal porque son en esencia perversos. El sistema fiscal no es un ansiolítico que deba servir para atemperar el sentimiento de frustración, de envidia o la mala educación de algunos colectivos;  su principal característica debe ser la eficiencia en la recaudación, porque las consecuencias que se derivan de un sistema de recaudación ineficiente son más dañinas que la ausencia de recaudación. Menos de la tercera parte del IVA que pagan realmente los consumidores llega a Hacienda; el 90% del IRPF lo soportan los contribuyentes con nóminas medias y bajas.

El sistema de imposición indirecta precisa un gran aparato administrativo de control, cada vez más costoso y cada vez más ineficiente. Es un sistema pensado por fomentar el fraude y el arbitraje. El sistema de multas no puede funcionar. Ir a la cárcel a los 75 años tras haber enriquecido a 3 generaciones de descendientes no es un castigo, es un título de gloria. En España, sin ir más lejos, un tercio de la población más rica no ha pagado nada a Hacienda en los últimos 15 años, ni directa ni indirectamente, y se ha beneficiado de generosas subvenciones. Lo han podido hacer gracias a un sistema de impuestos decorativos que los partidos de izquierda defienden en nombre de la redistribución social. El gran truco de la progresividad consiste en segmentar a los contribuyentes pobres en varios tramos: simplemente pobres, muy pobres y rematadamente pobres.”

(c) Belge.  Febrero 2013

¿Nos conduce Alemania al caos en Europa?

7
0


Alemania supervisará y liquidará los bancos de la UE

 

Vuelta la borrica al trigo. El euro ha vuelto a superar la cotización de 1,38 euros. El beneficio del recorte de tipos del mes pasado se ha esfumado. La pinza entre EEUU y Alemania es cada vez más evidente, pero por primera vez desde la Crisis de los Balcanes ha desbordado en Ucrania el ámbito puramente económico. Se preguntaba de un modo retórico el Presidente Rajoy si sabía Alemania donde iban y estaban conduciendo a Europa. Sí y no. Van a lo suyo y no les preocupa dejar a Europa sumida en el caos.

La noticia de que el gobierno alemán se ha vuelto a salir con la suya en la negociación sobre el modelo de supervisión bancaria en la UE es deprimente. Siguiendo la estrategia de “o yo o el caos”, ha logrado que sea un supervisor germanizado el que decida que bancos europeos se liquidan, que sean los propios clientes nacionales los que deban asumir las pérdidas, y que el propio sistema financiero alemán que causó la crisis no pueda ser controlado.

La Unión Bancaria es, una vez más, una cesión de Soberanía sin contrapartida alguna y sin ninguna garantía de lealtad por parte de Alemania. La forma en que se ha negociado es un auténtico disparate. No es preciso disponer de una bola de cristal para adivinar que se va a disparar el riesgo sistémico por llevar los bancos la diana en la espalda y que no va mejorar la financiación de ninguna manera. La propia Canciller Angela Merkel ya ha proclamado que Alemania se opondrá a la creación de los eurobonos.

Tal y como predijeron algunos analistas, la crisis ya ha desbordado la Unión Monetaria y carcome los pilares fundamentales de la misma Unión Europea. Ucrania es el canario que ha dejado de cantar en la mina. Por primera vez desde 1953, ha quedado de manifiesto a los ojos de todo el mundo que la Unión provoca más rechazo que adhesión, por más que EEUU y Alemania paguen a unos pocos perroflautas para ocupar cuatro calles de Kiev. La fórmula de derribar estatuas ya está muy vista.

 

¿Crees que la UE está yendo de mal en peor? ¿Le interesa a Alemania que el Parlamento Europeo se radicalice y convierta en un circo para reforzar el poder ejecutivo de la Comisión y del BCE? ¿Sirve de algo reducir deudas, rebajar salarios y ganar competitividad si se sigue  apreciando la moneda única por razones estratégicas? ¿La Unión Bancaria  nace perversa y provocará la quiebra deliberada de muchos bancos?  ¿Crees que Alemania ha chantajeado a Francia para que firme, encareciendo el euro? ¿Aumentará la desconfianza de los clientes y empeorará notablemente la financiación?

(c) Belge. Marzo 2013

El desafío de UBER a la Justicia Española

2
0


De aquellos polvos estos lodos. En 2014, analizábamos que el abierto desafío de la multinacional UBER a las resoluciones judiciales cegaba la vía a cualquier fórmula de acuerdo entre el gremio de los taxistas y las nuevas plataformas de transporte desregulado. Aquí uno de esos textos que anticipaba el inevitable encontronazo.

“¿Está desafiando abiertamente UBER a la Justicia española?

Prepotencia. Pocos casos tan esclarecedores a la vez que esperpénticos como el que brinda la actualidad en torno a la prohibición en España de la multinacional UBER. Los directivos de esa empresa, refugiados en algún lugar de EEUU, han decidido desacatar las resoluciones de la Justicia española.

(El juzgado mercantil número 2 de Madrid ha ordenado el cese cautelar de actividades y la prohibición de la aplicación en todo el territorio nacional. No es primera vez que la multinacional desacata abiertamente una decisión judicial y desafía la soberanía política y jurídica de los países en los que desembarca. El cuento de la economía colaborativa esconde prácticas contrarias a la libre competencia. Dicho de un modo sencillo, lo que las empresas americanas pueden hacer en el resto del mundo, las empresas europeas no lo pueden hacer en EEUU. )

La aplicación UBER permite a cualquier ciudadano usar sus vehículos particulares como taxis sin pagar impuestos. A pesar del grave riesgo que hacen correr a los pasajeros, por no respetar ninguna de las normas de seguridad básicas, el ahorro que consiguen los clientes no es especialmente significativo.  A pesar de la nefasta Comisaria Europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, la prohibición de la aplicación UBER sigue haciendo camino en la UE. España se ha sumado a países como Bélgica, Holanda y Francia en defensa del sector regulado del Taxi y del Transporte.

Los asombrados espectadores de unas y otras cadenas de televisión han podido asistir al “experimento” de contratar un servicio de taxi a través de una plataforma P2P prohibida expresamente por un juez. Y seguramente la pregunta unánime que se formulan es porque Hacienda no se dedica a cazar a los conductores que ejercen de manera ilegal como taxistas, poniendo en grave riesgo la vida de sus pasajeros como se pudo observar en las imágenes de televisión. El valor de una sanción ejemplar hecha pública supera con creces cualquier edicto de los tribunales.

Desde la plataforma que se dedica a esa forma moderna de piratería, directivos anónimos vierten lágrimas de cocodrilos en forma de comunicados de prensa. Señalan que la decisión del Juzgado de los Mercantil 2 de Madrid es desproporcionada y discriminatoria y no piensan acatarla. Por si acaso, los “valientes” responsables de UBER que se burlan abiertamente de la Justicia y del Gobierno no aparecen por España cuando declaran que “su” propia ley está por encima de la legislación española. Una actitud mafiosa que ilustra mejor que ningún discurso los verdaderos riesgos de aprobar el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE.

¿Crees que el gobierno debe perseguir a los conductores que usen la aplicación UBER? ¿El riesgo del abierto desafío jurídico planteado por una empresa americana obliga a sancionar de un modo ejemplar y disuasorio a los conductores para evitar males mayores? ¿Las nuevas formas de piratería y economía sumergida obligan a actualizar las estrategias defensivas?”

(C) Belge (diciembre 2014)

P.D   La lógica del transporte colaborativo, en este otro análisis de 2015

UBER, kilómetro 0

La idea que transpira Madrid es que los ciudadanos se pasan el día circulando con el coche o viajando en el Metro. Es suficiente que se corte el tráfico rodado, como ocurrió en Bruselas el pasado 22 de marzo, para que una Ciudad entera se paralice. El sistema de gestión compartida del kilometraje urbano despliega la lógica oculta de un entorno que ha crecido hasta su límite natural. No caben más coches en las ciudades.  El aro de la M-40, si es que finalmente mide los 40 kilómetros prometidos,  se colapsaría definitivamente con 100.000 coches parados. Lo mismo con la M-30, la M-50 y con las casi 40.000 calles que componen el entramado viario de esos 600 km2 que llaman Madrid.

En teoría, una metrópoli como Madrid en la que tienen su sede el 40% de las 5.000 mayores empresas de España http://www.iberinform.es/Noticias_Iberinform/noticia/mitad-empresas-espana-ranking-5000-madrid-2009.html  genera suficiente actividad para mantener ocupada a una población de más de 3 millones de personas oficialmente censadas.  Pero de la teoría a la praxis, se plantea una serie de problemas logísticos. Ni los 3 millones de ciudadanos que viven extramuros pueden acceder con su coche a Madrid sin preparar un atasco monumental,  ni los 3 millones de habitantes de Madrid pueden sacar su vehículo del aparcamiento sin colapsar el tráfico.

La de UBER es un poco la misma lógica surrealista e interesada que impulsó a construir miles de compartimentos poco o nada estancos en los espacios públicos para “proteger” la salud de los no fumadores, en lugar de prohibir fumar. En lugar de favorecer el uso del transporte público y del taxi, se crea un incentivo perverso a la compra de vehículos privados infrautilizados con el pretexto de usarlos en común de un modo más eficiente.  Huelga decir que ganan los fabricantes de automóvil, los productores de petróleo, los intermediarios financieros y pierden consumidores, trabajadores y habitantes de las ciudades.

Por su interés, recomendamos la lectura del siguiente artículo:  http://www.publico.es/actualidad/uber-capitalismo-radical-disfraza-economia.html