cs

De la Cláusula Suelo a la Cláusula Cero

9
0

Legislar para el barbudo tuerto y cojo. Tal vez fuera Paul Krugman el primero al que le leí el símil para referirse al trabajo de lobby de los demócratas y sus trucos, cuando todavía no había recibido el Premio Nobel y abogaba por la Deflación Interna en países como España e Italia. Pensándolo bien, ya es casualidad que le otorgaran los suecos 10 millones de coronas en ese fatídico mes octubre de 2008 en que se decidió la suerte de los PIGS. A los pocos analistas que acertamos a predecir la crisis y explicar la naturaleza de los ataques, no necesitan revelarnos, hoy, como los grandes bancos manipularon la Prima de Riesgo ni confesarnos sus prestigiosos autores y valedores que la Política de Devaluación Interna fue un terrible error de cálculo.

Fueron muchos los españoles lamentables que desde los aledaños de la Avenida Diagonal en Barcelona hicieron campaña activa por deflactar, hundir y quebrar el sector inmobiliario. La batería de argumentos destinados a cebar la envidia, la frustración y resentimiento apenas necesitaba disfraz racional en los distintos foros de Internet. A activistas como Ada Colau o Pablo Iglesias, por citar a los pastores más celebrados del rebaño, les bastaba el anonimato de la incipiente Red Social Cibernética. Nunca le daremos suficientemente las gracias a García Montalvo por delatar a sus correligionarios.

España seguía teniendo superávit fiscal y un bajo endeudamiento relativo cuando gentes como Ada Colau, vestidas con leotardos de super héroes anglosajones, empezaron a gritarle a la Opinión Pública que la Cláusula Suelo era muy mala, un verdadero atraco. Periodistas poco escrupulosos no dudaban en propagar bulos inmobiliarios en todos medios, y lo siguieron haciendo aún reconvenidos e informados. Para alimentar al Monstruo, llegaron a decir – sin rubor – que en España se producían 500.000 desahucios al año.  https://inlucro.org/damnificados-por-la-dacion-en-pago-el-drama-2/

En 2007, en plena crisis subprime, fueron menos de 25.000 las ejecuciones hipotecarias, incluyendo locales, segundas residencias e inquilinos morosos. EEUU superaba, entonces, los 100.000 desahucios…¡al mes! Pero empezaron a contarnos, con sobredosis de tinta en los periódicos, que la legislación de EEUU era una garantía para los deudores hipotecarios: Allí, los felices propietarios hipotecados no tenían cláusula suelo y los que perdían su casa estaban protegidos por la Dación en Pago. Fue un paciente trabajo de lobby que siempre ocultó los motivos por los que en España muchos bancos y cajas se vieron obligados a aplicar un “suelo” al tipo de interés ofertado. Les debía parecer tan normal que las entidades financieras en España prestaran clientes con pocos recursos a Euribor + 0,25%, cuando ellas mismas se veían obligadas a afrontar una Prima de Riesgo habitual de 2 o 300 puntos básicos. Para Ada Colau, Pablo Iglesias y demás sapos y serpientes del Fondo de Reptiles, lo normal es que un Banco se endeude en los mercados internacionales al 4% o más para luego concederles a trabajadores precarios y clientes insolventes abultadas hipotecas con diferenciales de 0,25%.

El tema era tan escandalosamente llamativo en aquellos años que abundaban las contradicciones más obvias. ¿Cómo podían estigmatizar la figura jurídica de la cláusula suelo que seguía permitiendo el acceso a la financiación hipotecaria, en plena crisis, de los segmentos más vulnerables de la economía? El ruido mediático y el trueno moral eran el cómodo burladero desde el que lancear al morlaco. Los activistas a sueldo que perseguían con ahínco la quiebra del sector inmobiliario y el cambio de la Ley Hipotecaria en España eran inmune a cualquier razonamiento cabal. La lógica del odio requiere decibelio y potentes altavoces.

Entre enero y marzo de 2015, aparecieron artículos que daban a entender que las entidades financieras no podían pagar intereses negativos en préstamos hipotecario, por indicación del Banco de España. El periódico citaba fuentes consultadas de Barclays y de La Caixa.  Me pareció extraño e hice mis propias consultas. El Tribunal de Luxemburgo acababa de fallar en julio contra la Ley Hipotecaria en nuestro país “por discriminar a los desahuciados” y me salía de ojo, en ese contexto, que pudiera resultar perjudicial que se cumpliera un contrato firmado en unos términos beneficiosos para el cliente.

A las pocas semanas, fuentes de una entidad me llamaron para confirmarme un supuesto que les había planteado. Comprobé personalmente que el cliente del contrato firmado cobraba 2800 euros en concepto de intereses. Lo publiqué en INVERTIA, a pesar de la envidia y los celos profesionales que despertó tamaña exclusiva. Lejos de corroborarse lo que se estaba publicando en los periódicos, demostré que en España ya hacía meses que se estaban pagando intereses a algunos propietarios hipotecados. Mi exclusiva la fusiló sin miramientos un medio tan prestigioso como The Wall Street Journal  (https://www.wsj.com/articles/as-interest-benchmarks-go-negative-banks-may-have-to-pay-borrowers-1428939338?mod=e2tw) , sin molestarse ni siquiera en ocultar los datos de la hipoteca.

Escribí un par de artículos para explicar que en España varios colectivos bonificados ya estaban cobrando intereses negativos en sus pólizas y analizar lo que estaba en juego y lo que ocultaban aquellas maniobras en la oscuridad para “satanizar” la vigente Ley Hipotecaria. ¿Si tan mala era como es que facilitaba crédito barato a los pobres a pesar de una Prima de Riesgo de más de 500 puntos y cómo es que permitía a muchos propietarios cobrar por sus deudas en lugar de tener que pagar intereses?

El Proyecto de Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, que acaba de aprobar in extremis un gobierno de facto que no salió de las urnas, arroja luz sobre todas aquellas preguntas que formulaba. El artículo 19.4 del Capítulo II del Proyecto de Ley establecía, sin ninguna explicación ni justificación específica, que “(nuevo). El interés remuneratorio en dichas operaciones no podrá ser negativo.” Es gracioso, por cuanto el artículo 3 justificaba lo contrario, prohibiendo a las entidades limitar los préstamos a la baja. Acaba de aparecer el barbudo tuerto y cojo. Es decir: la ley suprime una cláusula suelo “imaginaria” que no afectaba ni perjudicaba a nadie, y acto seguido introduce una Cláusula Suelo Cero a favor de los bancos, donde antes la entidad tenía que pagar intereses a sus clientes.

La curiosidad me lleva a preguntar. Tras leerme en detalle el informe de la Ponencia y el Dictamen de la Comisión de Economía, mi sorpresa es mayúscula. No hay ni rastro de nada que justifique un cambio de la Ley Vigente. Pero adivino antes de comprobarlo qué grupo político promovió una modificación tan sustancial como silente. Es un diputado de Ciudadanos, el partido político creado por el Lobby catalán el que.presentó la enmienda, y son el Psoe, el PP y Ciudadanos los que votan a favor de privar a los propietarios hipotecados de un legítimo beneficio que era suyo.  Así se escriben las leyes en España, y así se hacen los reglamentos.

© Belge
(Visited 264 times, 1 visits today)

7 pensamientos sobre “De la Cláusula Suelo a la Cláusula Cero”

  1. 3
    0

    En España, en mi humilde opinión, no hay ninguna opción que no sea populista. Todos están dedicados a legislar de cara a la galería y a la recolección de votos, aunque luego nos la meten bien metida por detrás. Y con el BOE convertido en propaganda del partido al que le toca turno de ocupar sillón, no hay nada más que leer la basura en la que se han convertido las exposiciones de motivos de las distintas normas publicadas.

    Y pruebas las tenemos muy recientes.

    Por no citar sólo al partido gobernante, hace bien poco escribía un artículo sobre la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, propuestas de Ciudadanos y del PP (por orden de presentación) que quedan muy bonitas a nuestros oídos, pero que por detrás tienen el “descuido” de olvidarse del IRPF, traduciéndose esa “rebaja” fiscal en una fuerte subida impositiva.

    Y por citar al partido que ocupa sillón. Quién no recuerda el bombo y platillo que se han dado con el incremento de la deducción por maternidad por gastos de guardería, aprobado al poco de prosperar la moción. La letra pequeña vino el 28 de diciembre, con la modificación del Reglamento del IRPF que hace que ese incremento sólo puedan disfrutarlo unos pocos, hecho que vino muy bien explicado ayer en elconfidencial.com

    Cada vez soy más daltónico en esto de la política.

    1. 3
      0

      Legislan para el barbudo tuerto y cojo. Recuerdo tus artículos, y me acordé ayer de nuevo cuando mencionaron la “pérdida” que van a tener las familias con niños en guarderías. Pero pocas veces se consigue demostrar la manipulación. Creo que con esto de la cláusula cero lo he hecho:-) Ha sido suerte e intuición.

      Además, el enunciado del punto 19.4 es el mismo que el que venía en el artículo de marras, que era una BURDA intoxicación. ¿Que posibilidad existe de que la frase fuera la misma, demostrándose entonces que MENTÍAN y si se estaban pagando intereses a muchos colectivos?

      La dictadura catalanista es casi absoluta en España, desde el control absoluto de los grandes medios de comunicación, y desde el control de los parlamentos.

  2. 1
    0

    No sé si me dará por ir a las hemerotecas sobre el tema de las guarderías, lo más probable es que no. Pero si no me equivoco fue “vendida” como un gran avance social… pero un avance social del que posiblemente sólo se beneficien los más pudientes… Saludos.

    1. 1
      0

      Las hemerotecas digitales ya no son lo mismo que las de papel (imposibles de manipular), pero aún así aportan muchas pistas y pruebas. Supongo que eso obliga a una nueva metodología. Cada vez que detectamos algo raro, deberíamos imprimir el documento y conservarlo (una tarea de chinos)…Me ha llamado la atención como el tal Gallego incorpora nuevos elementos, jeje…Demuestra que es consciente – cuando publico la exclusiva – que le han metido un gol. E incorpora los apuntes sobre Bankinter y reconoce que en efecto hay hipotecas con tipos negativos (sin darse cuenta que contradice la estructura de su propia noticia). En la original que recuerdo y motivó mi enfado, el relativismo no estaba y aseguraba que NO se podían pagar tipos negativos porque esa era la consigna del Banco de España, jejeje (y eso se siguen viendo con claridad)…Incorpora la noticia de la exclusiva pero sin conseguir que Bankinter le de los datos :-)))) jejejeje….De paso, demuestra involuntariamente que TWSJ fusiló mi exclusiva sin tener tampoco los datos 🙂

  3. 2
    0

    Me ha encantado la justificación que una experta en políticas de igualdad daba hoy, en cadena Ser, al decreto por el que se equipara el derecho retribuido de maternidad entre mujeres y hombres y además se hace de obligado disfrute. Uno de los motivos más importantes era que se igualaban las codiciones de acceso a los puestos de trabajo entre hombres y mujeres, el ausentimos por nacimientos va a ser igual independientemente del sexo, la mujer ya no es un factor añadido de riesgo y no va a tener esa lacra en una entrevista de trabajo.

    No faltándola razón, esa justificación está envenenada en si misma. Con tode ese mismo argumentario que se pongan ahora en la situación de un joven (incluyo aquí todos los géneros posibles) en una entrevista de trabajo, con todo el argumentario anterior están en clara desventaja. Se perjudica el empleo joven, pero esto, o no lo piensan, o se lo callan.

    Y lo que ya no cuadraba con todo el argumentario es la coletilla que ha metido de una forma forzada, cuando en un momento de su alocución citaba que en la pareja de padres no necesariamente tenía que haber un hombre… no cuadra con todo el adoctrinamiento anterior, además de omitir que tampoco necesariamente y por los mismos motivos, tenía que haber una mujer en la pareja… o que incluso actualmente no es necesaria la existencia de una pareja…

    Saludos.

    1. 2
      0

      No respetan la lógica, de forma que no consiguen estructurar de modo congruente una norma. En consecuencias, tienen que recurrir a las figuras excepcionales, es decir: de excepción. Y como carecen de lógica, carecen de argumentos para hacerlo más allá del clima artificial que crean una medios. Así se construyen las sociedades totalitarias, que descansan en el uso de la FUERZA ADMINISTRATIVA. Cada vez necesitan más y más mamporreros ideológicos para ladrar y morder.
      Lejos de ser anecdóticas, todas esas batallitas que se pierden por no estar la prensa a la altura de su función, serán causa directa de males mayores. Igualar lo que es desigual es uniformar. Y la forma de acallar las críticas es imponer un toque de queda.
      Cuando leí la Peste de Camus por primera vez siendo adolescente intuí que ese libro tan instructivo lo habría disfrutado mucho más en contextos vitales diferentes. Aún así, es perfecto. El nazismo como enfermedad, frente al bulo americano del accidente o de los 4 locos. Por no tener claros el diagnóstico y los síntomas, España y Europa galopan hacia el nazismo. Y cada vez hay más enfermos. De aquí a un tiempo la epidemia pasará a ser una pandemia.
      ¡Y pobrecitos! Con lo bien que suenan todas esas leyes de igualdad de género. ¡Menudo progreso social! ¿Como van a provocar/originar/ser síntoma de algo tan feo como el nazismo? Pues así, como lo contaba Camus, una mente indómita a la que debo haber abierto tan pronto los ojos sobre la naturaleza del marxismo.
      En mi mente, siempre asocio Camus a Delibes. Miguel Delibes es nuestro Camus español.

Deja un comentario