La estafa del Euro explicada a un accionista de Repsol

4
0


20 años de cal y 20 años de arena. Una Bolsa en pesetas y otra en euros. Habían sido años de bonanza bursátil y los inversores se despedían de un siglo lleno de pesetas con sus viejas acciones de Telefónica rozando los 100 euros y los títulos de Repsol y Popular por encima de los 70 euros. Pero a modo de traca llegaron los splits, las grandes compras estratégicas y la supresión del derecho de suscripción preferente por el art. 33. ¡Y, con el milenialismo, faltaba por venir lo mejor!

La compra de YPF, con un dólar en máximos y un barril de petróleo en mínimos, fue oscura, difícil de entender e imposible de encajar en la contabilidad oficial de Repsol. Para financiar la inversión, Alfonso Cortina acometió una ampliación de 288 millones títulos nuevos a 19,36 euros, sin contar un emisión de obligaciones convertibles por un importe de 2.000 millones de euros. Entre los pitos de la OPA inicial (3 billones de pesetas equivalentes a la capitalización total de Repsol) y las flautas de la inversión comprometida in situ (2 billones de pesetas), el Lobby catalán le endosó la broma de la operación a los accionistas y a los consumidores españoles. 

Antes de que se consumara el esperpento de la expropiación de YPF, y que la traición de nuestros socios europeos fuera como el preámbulo de lo que vino después del 1-0, la gestión de Repsol-YPF ya era puro dislate. Su cotización, en bolsa, por los suelos. Con un agravante notable: Todas las petroleras del mundo disparaban sus beneficios con la monstruosa subida del precio del barril y repartían dividendos a espuertas.

Durante toda la burbuja del petróleo, que se prolonga hasta el reventón de 2008, Repsol abonó a sus accionistas un retorno bruto de 3,66 euros por título. En los 4 ejercicios siguientes, hasta la confiscación de facto de YPF, recibieron otros 3,43 euros. Dicho de otro modo: a cambio de los 19,36 euros invertidos en la ampliación de capital sin derecho de suscripción preferente, recibieron 7,09 euros brutos antes de impuestos y un dividendo extraordinario de 1 euro tras la expropiación forzosa. Casi nada.

Mariano Rajoy llegó a tiempo a La Moncloa para montar el FLA y rescatar de la quiebra a todas las empresas del Lobby catalán. De ese modo, con Brufau a la cabeza, Repsol regresó a su negocio natural, que no es otro que esquilmar al consumidor español. Con un barril de petróleo cotizando al mismo precio, en el surtidor el litro de gasóleo costaba el doble. Fue cuando empezaron a decir que sus carburantes eran mejores que los de la competencia. Claro.

Desde que España forma parte de la Unión Monetaria, con un Euro fuerte y un petróleo por las nubes, el déficit energético que ha habido que financiar cada año no ha bajado de los 25.000 millones de euros. Es una “deuda exterior”, vía importación de combustible, que supera el medio billón de euros, sin contar los intereses acumulados. Es un pésimo negocio recaudar impuestos que solo benefician a la Industria alemana y a las petroleras americanas.

Para los viejos inversores españoles que acudían al parquet en busca de rentabilidad, Telefónica, Repsol y Popular eran la quintaesencia misma de la Bolsa. Su mejor expresión. Valores seguros, valores tranquilos, con una rentabilidad por dividendos, excelente. Nada mejor que seguirles la pista, para conocer cuál ha sido la evolución del mercado en estos últimos 20 años.

Telefónica estrenó el siglo superando los 100.000 millones de euros de capitalización, con el Ibex 35 muy por encima de los 12.000 puntos. El mejor banco del mundo, el Popular, rondaba los 8.000 millones y Repsol valía más de 22.000 millones de euros. 10 millones de pesetas, distribuidos en tres lotes de 20.000 euros, son cómodos de manejar y analizar. Por simplificar, equivalen a: 600 títulos de Telefónica, 1000 títulos de Repsol y 1400 títulos de Popular.

 

Repsol Telefónica Popular
1999-2003 2,14 euros 0,31 euros 1,45 euros
2004-2008 3,22 euros 3,00 euros 1,90 euros
2009-2013 5,00 euros 5,00 euros 0,59 euros
2014-2018 3,96 euros 3,03 euros 0,19 euros
Total 14,32 euros 11,34 euros 4,13 euros
Retorno Bruto 28.000 euros 11.280 euros 5.180 euros
Rentabilidad Neta 15% (0,7% año) -55% (-4%) -83%  (-10%)

 

El millenial que metió 60.000 euros en los valores más representativos de la Bolsa, queriendo emular la suerte de sus mayores, tiene hoy 40.000 euros brutos, sumando los dividendos percibidos. Poco más de 30.000 euros netos. Es el famoso Índice Largo con el que los Siervos del Euro buscan camelar a los nuevos clientes. Podemos hacer piruetas en el aire, pero la suma no da para más. El Selectivo se ha dejado un 28,2% en este siglo, en línea con lo que se han dejado los accionistas de Telefónica, Repsol y Popular. 

El Índice Largo del Ibex 35, dentro de la Unión Monetaria, debe ser algo así como el Sexo de los Ángeles. Lo que nos decían en clase, para cuadrar conceptos a martillazos. Si no tenemos en cuenta que 15 de los 35 valores han desaparecido, dejando tras de sí un reguero de damnificados, que hay que pagar impuestos y comisiones, que en lugar de pagar dividendos amplían capital, entonces llegamos a todas partes sin despeinarnos. 

© Belge

¿Quién gana y pierde con la repetición de las Elecciones Generales?

3
0


Un suceso improbable resulta fácil de analizar: la realidad de la que mana es un universo acotado. Para que se repitan las elecciones generales, allá por el mes de noviembre, el PSOE debe pretender que el cálculo de una nueva convocatoria le resulte favorable. A partir de ese momento, la propia realidad implícita se encargará de desplegar todas sus facetas lógicas. Puede haber calado más o menos el nuevo relato bipartidista, si, pero en esos comicios buscarían escaño 5 partidos nacionales y 5 partidos nacionalistas.

¿Quien gana y quién pierde?

 

Partido Actual Si se repiten Votos Gana/Pierde
PSOE 123 113 6.500.000 -10 escaños
PP 66 95 5.200.000 +29 escaños
CS 57 47 3.000.000 -10 escaños
Podemos 42 45 3.000.000 +3 escaños
VOX 24 16 1.700.000 – 8 escaños
ERC 15 17 1.000.000 +2 escaños

 

Es bastante improbable que se repitan las elecciones porque no se podría repetir el cúmulo de irregularidades que determinaron el resultado del 28 de abril. Los políticos de la Casta son embaucadores de saldo y fulleros, pero no del todo tontos como para recrearse en su suerte. Incluso Pablo Casado, que se salvó de milagro de ser arrojado a los leones, no ve con malos ojos un escenario político en el que tiene 4 años por delante para consolidarse como líder del PP y de la Oposición. 

Paradójicamente, los dos líderes políticos más interesados en que se repitan las elecciones son Pablo Iglesias y Albert Rivera. Empiezan a escuchar críticas en sus formaciones, y desde un punto de vista personal, ambos necesitan volver a meterse en la partida. Para ellos, es ahora o nunca. Ciudadanos no volverá a estar tan cerca de poderle quitar la antorcha a un PP debilitado, y Podemos lucha por sobrevivir: Debe evitar, a toda costa, el abrazo del oso. 

A VOX y ERC tampoco les viene del todo mal que se mueva el tablero: a ambos partidos les resultaría ventajoso que Ciudadanos saliera relativamente debilitado de las Urnas. Tienen margen para afinar sus estrategias y seguir creciendo, aunque caminan por el mismo borde del acantilado. 

No es casualidad, pues, que los dos partidos políticos menos interesados en una repetición de las elecciones – como son PNV y PSOE – se hayan esforzado por sellar su alianza a la luz del mediodía. Lo de Navarra no es una circunstancia menor. Tampoco lo es que hayan encargado a sus matones del CIS que publiciten en los medios afines una de las encuestas más delirantes que se recuerdan. Toman la iniciativa, con un burdo farol, para que Pablo Iglesias dude y juegue encogido.

¿Qué va a ocurrir de aquí al 21 de septiembre? Nadie lo sabe, pero llama la atención que desde un medio tan posicionado como El País hayan empezado a disparar con muy mala leche contra lo que llaman “el círculo de Malú”. No es nada habitual en un país católico como España que los medios busquen linchar o atar en corto a un personaje público acosando a su entorno. Para desestabilizar al genial y simpático entrenador portugués, José Mourinho, la prensa del lobby catalán no dudó en traspasar todas las líneas rojas y atacar a su mujer y su hijo. 

© Belge

Año 0. Día 10. La Investidura

5
0


Oye Meri, poneme cuarto y mitad, que ya me pasaré cuando tenga un rato. Con 261 diputados in pectore, Pedro sólo debe tener contento al PNV. Gobernar con los Presupuestos Generales de Rajoy fue condición sine qua non para que Albert y Aitor le facilitaran la Moción. Según los cálculos de su equipo de negros, no va a necesitar ponerse a negociar nuevas cuentas de gastos hasta octubre de 2020. Hasta entonces, uno, dos, cha cha, chá. 

Desde los recovecos más oscuros del Lobby catalán, andan diciendo por ahí que Cs le abra la puerta de La Moncloa al Psoe. Pero con Malú,  Albert Rivera está mejor asesorado. No es broma. La jugada, se la ha cantado: “Quillo, si hoy votas al Psoe, mañana te pasan por la quilla, que en Madrid ya tienen capitana”. 

Pablo Iglesias tiene un handicap importante: sigue siendo el más listo de la clase. No bajan la  guardia. Presiente la felonía del aliado al que salvó en las Primarias y colocó en La Moncloa. Si facilita la investidura gratis et amore, su propia guardia pretoriana le cortará la cabeza. Tentación con mayúscula. En política, 10 años son toda una vida. Con dos churumbeles y otro en camino, no es plan. Debe hilar muy fino si quiere sobrevivir. Su mejor baza es que Pedro Sánchez crea que sale reforzado si se repiten las elecciones. 

Sólo hay una persona a la que el Lobby de Pujol and Cia teme más que a Pablo Iglesias, y es a Oriol Junqueras. Tuvo la opción de huir, como las demás ratas de cloaca de CIU, pero eligió afrontar su destino. Político de admirar en su coherencia; despierta simpatía. Hay demasiado dinero que seguir robando en Barcelona, como para permitir que ERC controle el Ayuntamiento y la Generalitat. El numerito de Valls es de una obscenidad que no se recuerda desde el saqueo impune de Banca Catalana. 

El Régimen totalitario y bananero que sale de tan putrefacta investidura tiene números para durar 10 años. A las órdenes de Berlín. El nombramiento de un vejestorio catalanista al frente de la inexistente diplomacia exterior de la Unión Europea no deja lugar para las dudas. La intención está clara. Mister PESC dio alas la independencia de Kosovo y la elección de un federalista notorio como Josep Borrell busca blanquear el Golpe de Estado del 1-0 y facilitar el indulto de los golpistas. 

© Belge

La España endeudada: Camino a Egipto

8
0


Vaciada y desamparada la nación española, las tropas marxistas han alcanzado todos sus objetivos. La crisis subprime ha terminado. Totalitarismo añejo disfrazado de globalismo benevolente. Han sido poco más de 10 años, 15 si nos remontamos a la emblemática fecha del 11-M. Los territorios del Interior, bombardeados y desertificados, son hoy pasto de las llamas; las poblaciones, desplazadas y confinadas en reservas urbanas.

La España de los 8100 municipios se distingue por colores, en función de su endeudamiento. El blanco domina Castilla y buena parte de las regiones del interior. No tienen deuda, y muchos, superávit. Inermes, pero con la Caja llena. El empleo público, financiado desde los Presupuestos Generales del Estado, inexistente. De media, en la UE, son 1 de cada 5 puestos de trabajo directos, con una tasa de ocupación que ronda el 50%. Empleo de calidad, reservado a los nativos. En un pueblo castellano de 1000 habitantes, serían algo así como 100 empleados públicos y funcionarios. 

El eco de la guerra tardó en llegar a los pueblos. Nadie sabe muy bien cuando empezó. El discurso bélico de los marxistas, contra la España Interior, se remonta al año 2001, con los prolegómenos del Euro. ¿Fuego de cobertura del BCE? Los escritos de Luis Ángel Rojo son muy significativos, tanto o más que la reunión de sus alumnos aventajados, en la otoñal Roma de 2002.

La Deuda de los Municipios de la España Vaciada

 

(Sin Deuda) Deuda 08 (miles) Deuda 18 (miles) Censo 08 Censo 18 % D/C
Córdoba (22) 408.472 259.100 798.822 785.240 1,2 – 1,67
Jaén (22) 268.821 645.014 667.438 638.099 3,1 – 1,36
Huesca (120) 106.255 58.582 225.271 219.345 0,2 – 0,47
Teruel (160) 78.686 25.304 146.324 134.572 0,1 – 0,28
Ávila

(200)
62.619 46.885 171.815 158.498 0,2 – 0,33
Burgos

(345)
154.350 223.636 373.672 357.070 1,0 – 0,76
León (160) 185.466 299.082 500.200 463.476 1,4 – 0,99
Palencia (170) 59.943 33.831 173.454 162.025 0,1 – 0,34
Salamanca (285) 152.789 79.333 353.404 331.473 0,4 – 0,75
Segovia (170) 50.262 41.815 163.899 153.342 0,2 – 0,32
Soria (160) 24.751 27.994 94.646 88.600 0,1 – 0,18
Valladolid (180) 183.035 111.104 529.019 519.851 0,5 – 1,10
Zamora (200) 41.802 23.307 197.221 174.544 0,1 – 0,36
Albacete (20) 171.011 155.134 397.493 388.786 0,7 – 0,82
Ciudad Real (40) 204.421 160.578 522.343 499.100 0,7 – 1,05
Cuenca (155) 50.385 93.543 215.274 197.200 0,4 – 0,42
Guadalajara (240) 61.035 55.321 237.787 254.308 0,3 – 0,55
Toledo (85) 148.020 154.393 670.203 687.391 0,7 – 1,42
Badajoz (75) 183.354 115.521 685.246 676.376 0,6 – 1,41
Cáceres (215) 75.700 81.139 412.498 396.487 0,4 – 0,81
Rioja (115) 122.015 57.077 317.501 315.675 0,3 – 0,67
Total (3140) 2.800.000 2.700.000 7.800.000 7.600.000 9% – 14%
Nacional (8110) 26.128.000 20.951.933 46.157.822 46.720.000 100 – 100

 

1860 municipios de Castilla y León no tienen registrada en Hacienda ninguna deuda. Es el 23% de todos los pueblos en España, que abarca un 15% del territorio. Los otros 600 deben 300 millones de euros. A parte, las 9 capitales de provincia de esa CCAA suman una deuda de 540 Millones de euros.. En resumidas cuentas: el millón y medio de vecinos que siguen habitando los 2400 pueblos castellanos del mundo rural tocan a 200 euros por barba. Es menos de la mitad que la media nacional.

Lo que se puede observar con absoluta nitidez es que el perímetro de la España vaciada y descapitalizada, coincide al milímetro con la demarcación de aquellos términos municipales que no deben nada y en los que el Estado no invierte en infraestructuras ni gasta en sueldos públicos. Es lógico: la “moderna” economía española es una yonquí adicta al dinero público de los Presupuestos Generales del Estado.

En Aragón, Guadalajara y Cuenca, más de 850 pueblos no tienen deuda, pero de Madrid para abajo, en Badajoz, Toledo, Albacete y Ciudad Real, esa cifra desciende a poco más de 220 municipios. La estadística es tan cruel como reveladora. De los más de 800 municipios que componen el mapa de Andalucía, sólo 200 pueblos están exentos de deudas. La cuarta parte. El resto acumula un pasivo de 5562 millones de euros y duplica la media nacional per cápita. Lo mismo ocurre en Cataluña. Un tercio del millar de pueblos no debe nada y el resto suma deudas por un importe de 3.425 millones de euros.

La Historia no es justa ni se ajusta a la ideología que subyace a los principales dogmas económicos del momento. Las CCAA y regiones que se endeudaron para pagar sueldos improductivos y comprar votos han mantenido su población y riqueza. Ni se han visto perjudicadas por ese derroche de dinero ni han tenido que pagar finalmente deuda alguna.

En sentido contrario, cerca de 3500 municipios de la España Interior han sido abandonados a su suerte y penalizados con una fuerte despoblación por haber sido austeros y probos en la gestión de sus recursos. Duele pensar que habrían bastado 20.000 millones de euros en sueldos públicos a pagar a escote para que todos esos pueblos del Interior mantuvieran su peso demográfico en España.

A grandes rasgos, son 250.000 km2 dejados de la mano de Dios y 10 millones de españoles pastoreados por los partidos de la Administrocracia. Callados y resignados, pagan impuestos a cambio de casi nada, y gracias. Anhelan una verdadera revolución fiscal y política, pero sólo les venden más de lo mismo: Disidencia controlada y nuevos tributos. Nadie quiere mentar la Bicha, pero la Unión Monetaria era eso que todos temían, solo que mucho peor. El que venga por detrás, que arree. Camino a Egipto.

© Belge

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.