Estado de conmoción (VI)

3
0


Gracias al trabajo de información de Manuel Cerdán, el periodista que aclaró el misterio del Caso Paesa, se han conocido esta semana dos hechos fundamentales sobre la investigación de los atentados de agosto en Barcelona. El primero descubre que se hizo una llamada de 4 minutos de duración al celular del terrorista de Las Ramblas, dos horas antes del atentado, desde un teléfono fijo de la Comisaría de los Mossos d’Escuadra en la Zona Centro de Barcelona. El segundo apunta a que el imán fallecido en la explosión de Alcanar era un confidente del CNI. Son dos piezas importantes del puzzle.

En las fotos de la explosión del chalet de Alcanar que publicaron los periódicos digitales, se aprecia que luce el sol. La misma mañana del día 17 de agosto cuando los TEDAX de la Guardia Civil se ofrecen a colaborar, los Mossos insisten en cerrar el incidente como la explosión rutinaria de un laboratorio de drogas. Mantienen esa misma tesis aunque la máquina excavadora  enviada para desescombrar las ruinas provoca dos nuevas explosiones. La pregunta, evidente, es: ¿cómo va a nadie a arriesgarse a buscar “papeles” entre los cascotes y con qué finalidad?

La explicación oficial que los Mossos le han dado a Fernando Andreu, el juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso, es que llaman un poco antes de las 3 de la tarde para preguntar por un coche aparcado en la cercanía del chalet de Alcanar. Es decir: localizan a las 3 de la tarde, en agosto, el móvil de un joven propietario de 22 años en el marco de una investigación sobre drogas, sin más trascendencia, que se acaba de abrir a 300 km de distancia.  La pregunta más obvia, en este caso, es: ¿cómo y con quién regresa a casa el joven yihadista de Ripoll si se deja el coche aparcado en Alcanar? La pregunta, menos evidente, que formula también el propio Cerdán en su artículo es: ¿Por qué no informan los Mossos de la existencia y contenido de esa llamada rutinaria hasta pasado un mes del atentado?

La Quiniela de Inlucro

1
0


Vuelve la Liga tras el parón de las selecciones nacionales.  Atlético y Madrid afrontan el Derbi en horas bajas y con el vestuario revuelto.  La incógnita es si Simeone y Zidane se atreverán a sentar en el banquillo a los que tienen que sentar.  Revalida para el Valencia.  Una jornada difícil de pronosticar.

La Quiniela de la Semana Anterior

Partido Pronóstico Pronóstico Pronóstico Pronóstico Pronóstico Pronóstico Pronóstico Resultado
Getafe Alavés 1 1 1 X X 12 X2 1
Sevilla Celta 1 1 1 1 1 1X X2 1
Atlético Real X2 1 X2 1 X2 12 1 x
Málaga Depor 1X 1x 1X 1X 1X 2 12 1
Español Valencia 2 2 2 X2 12 1X 1X 2
Palmas Levante 12 12 X2 1X X2 1 12 2
Bilbao Villarreal 1X 1x 1X 1X X2 12 X2 x
Huesca Tenerife x x 1X 1X X 12 X 1
Lorca Lugo 2 2 1x 2 X2 x 2 2
Valladolid Oviedo x 1x X X X 1 X 1
Numancia Nástic 1 1 1 1 1 1 X2 2
Osasuna Alcorcón 12 1x 1 x2 1X 1 X 2
León Granada 1X 12 1X x2 X x X x
Gijón Cádiz x2 x2 1 x X 12 X 2
Leganés Barcelona 2-1 1-M 1-M 1-M 1-1 1-1 1-1

Jornada 15 . 7 columnas. 7 dobles reducidos, al 13 y sencilla. 84 euros

Premio: 10,60 euros

Lista provisional de Participantes 2017/2018

Bote + premios Participante Jornada 1-13 jornada 14 Jornada 15
11,87 + 10,23 euros Cascoporro 45 euros 2 euros 5 euros
12,50 + 10,23 euros Andrés 43 euros 2 euros 5 euros
5+ 3,06 euros Tartesos 44 euros 2 euros 5 euros
43 + 1,11 euros Charly 24 euros 2 euros 5 euros
27 + 6,23 euros Konstancio 40 euros 2 euros 5 euros
2 +1,45 euros Dave 30 euros 2 euros 5 euros
61,45 + 10,17 euros Kikova 44 euros 2 euros 5 euros
7,79 +10,23 euros Sawalhas 45 euros 2 euros 5 euros
50 + 8, 57 euros Belge 46 euros 2 euros 6 euros
6,62 + 10,27 euros Vincent 46 euros 2 euros 5 euros
306,79 + 14,17 euros Capodimonte 62 euros 2 euros 10 euros
11,75 + 10,27 euros Santiago 46 euros 2 euros 5 euros
+1,86 euros Lechu 47 euros 2 euros 6 euros
+2,53 euros Alfonso 81 euros 2 euros 12 euros
6,2 + 4,02 euros Club InLucro 9 euros 2,5 euros

7 columnas. 7 dobles reducidos al 13. 84 euros
Premio: 10,60 euros

 

Devolución impuesto valor energía eléctrica (IVPEE).

1
0


Hoy toca un copia y pega, nada de elaboración propia. Se trata de dar difusión al artículo, por si hubiese algún afectado. Está obligado a solicitar la devolución para que le digan que no…

Es el momento de solicitar la devolución del IVPEE, otro impuesto con supuesta naturaleza medioambiental.

15 Noviembre 2017

Articulo de Jesús Lara Navarro, Vocal de la Junta Directiva de la AECE

Sigue leyendo →

La España vacía y el problema catalán

5
1


La despoblación, el catalanismo y la crisis económica son tres objetos políticos relacionados entre sí. Las frías estadísticas y el estudio histórico del censo de población bastan para desmontar muchos tópicos y constituyen el mejor antídoto contra el veneno de algunos debates actuales. Así, hablar de “España Vacía “ es una manera ladina de desvirtuar el concepto de “despoblación”, eliminando su dimensión política. La “despoblación” de vastos territorios históricos pasa a ser una fatalidad evolutiva que descansa sobre nuevos enfoques de la Economía Productiva. Argumentarán que la pobreza del suelo de algunas regiones y las dificultades de su orografía explican esa evolución demográfica, los mismos editores que pasan por alto que la mitad del territorio catalán es montañoso y que sus comunicaciones naturales son pésimas. La población que reside de facto en esas cuatro provincias ha pasado de representar un 10,6% en 1900, un 11% en 1952 a un 19,4% en la actualidad. En sentido contrario, ambas Castillas que alcanzaban un 20% relativo a finales del siglo XIX, hoy pesan menos del 10% y presentan tasas de envejecimiento superiores a la media nacional.

Todo se puede argumentar desde la retórica, pero el hecho incuestionable es que por cada persona activa que genera ingresos hay 3,3 personas pasivas que solo generan gastos. Ningún modelo económico permite justificar semejante déficit estructural. Hablar de la geografía para justificar según qué decisiones políticas, es olvidar que la naturaleza de Israel, una de las economías más prósperas del Mediterráneo, es completamente inhóspita. Por no hablar de las fastuosas obras de ingeniería que están cambiando la desértica península arábiga. Un país privilegiado como EEUU ofrece, en la mayor parte de su rico territorio, una densidad de población inferior a la de Castilla y León.

La relación entre el mundo rural y el mundo urbano constituye una obsesión patológica para todos los políticos y economistas de la Escuela Marxista. La NEP (Nueva Política Económica) de Lenin y Stalin consistió en intentar vaciar los campos de Ucrania y Bielorrusia, llenando los cementerios. En la República de 1936, controlada por el Partido Comunista y los nacionalistas catalanes, millones de habitantes de las zonas rurales de Castilla, Extremadura, Andalucía y Aragón, en menor medida, fueron forzadas a desplazarse a Madrid, Levante y Cataluña. Mujeres y niños se pasaron los tres años de la Guerra Civil trabajando en fábricas, almacenes, casas y campos, antes de poder regresar a sus pueblos. No existen cifras ni estudios sobre aquella peculiar realidad económica.

El problema del nacionalismo catalán, que acaba de reventar como un grano infectado de pus, no es otro que el de la manipulación demográfico del territorio nacional y el control de los Presupuestos Generales del Estado. No es inocuo que tres regiones como Cataluña, Levante y Baleares, que ocupan poco más de 60.000 km² (12%), hayan pasado a estar pobladas por un contingente de 18 millones de residentes en el que trabajan poco más de 5 millones de ciudadanos. Toda la actividad económica que gravita alrededor del Sector Turístico deja una gran riqueza a las élites y empresas locales, pero se salda con un monstruoso déficit público para el resto de regiones a las que han cortado el acceso al mar.

De 1900 a 2017, el peso de la Agricultura y de los Servicios en el PIB se ha invertido desde un 66 a un 8% en un caso, y desde el 17 al 66% en el otro. ¿Se desconocía esa tendencia en 1976 cuando se definen y acotan las 17 regiones que componen el Territorio? Es imposible. Las dados estaban marcados. La economía terciaria depende básicamente de dos factores: el perímetro de población (consumidores y contribuyentes) y los Presupuestos Generales del Estado. La España Interior, que pesaba un 33% en 1900, se ha visto reducida a la mitad, al mismo tiempo que veía su PIB mermado por la necesidad de suministrar recursos a las ciudades por debajo de costes. Más que vacía, es la España vaciada y descapitalizada.

La Obra Residencial, y los Servicios que de la Construcción dependían fueron la tabla de salvación de esas 4 CCAA pobres sin acceso al mar en los 80 y 90. Pero en el siglo XXI, el nacionalismo catalán declara la guerra al sector constructor y con ello sabotea todos los esfuerzos por fijar población en muchos municipios. Sin Industria subvencionada, sin turismo de masas, sin actividad constructora, sin transferencias de dinero público a fondo perdido, con una producción agraria perjudicada por las importaciones, la economía de la España “vacía” languidece por falta de consumidores.

En una sociedad de consumo, como la que impera en la actualidad, hasta los marxistas de libro reconocen que cada ciudadano es un consumidor que alimenta el engranaje económico de la Globalización.  Los comisionistas han impuesto sus tesis mercantilistas y monetaristas, en detrimento de la lógica económica del mundo rural.  Una vez cortado ese cordón umbilical, las sociedades más pobladas son las que más crecen. Podría definirse ese inminente patrón de crecimiento como “nominalismo económico”.

El siguiente cuadro muestra la evolución de las magnitudes demográficas en los últimos 70 años de vida de España, y su correspondiente déficit de población activa financiado desde los PGE.

  Renta Interior Bruta (MM ptas) 1954 Renta Interior Bruta (MM ptas) 2001   Población 1954 Población 2001 Empleo 1954 Empleo 2001 Déficit Estructural
(Pasivos) 2001
Castilla y León 35.754 MM ptas 4882348 MM CyL 2.865.705 ha 2.458.391 ha 1.134.266 920.269
Castilla la Mancha 19.172 MM ptas 2818869 MM CLM 2.018.225 ha 1.719.756 ha 735.392 599.019
Extremadura 11.573 MM ptas 1592124 MM EXT 1.373.181 1.069.098 496.811 350.582
Aragón 15.722 MM ptas 2833356 MM Aragón 1.100.393 1.176.814 462.609 501.016
España Interior 82.221 MM PTAS 12.126.697 MM España Interior 7.357.504 6.424.059 2.829.078 2.370.886 4.053.173 (-)
Cataluña 79.047 MM PTAS 16694573 MM Cataluña 3.493.769 6.204.987 1.501.571 2.655.998
Valencia 38.493 MM PTAS 8498595 MM Valencia 2.367.183 4.083.902 1.072.296 1.549.903
Baleares 7.212 MM PTAS 2424474 MM Baleares 430.185 851.033 184.844 364.383
España Mediterránea 124.752 MM PTAS 27.617.642 MM Arco Mediterráneo 6.291.137 11.139.922 2.758.711 4.570.284 6.569.638 (+)

Las conclusiones son demoledoras.  En el año 2001, cuando España abandona la peseta y se dispone a adoptar el Euro, el problema catalán ya es latente y evidente. Existe un fuerte déficit estructural, provocado por el incremento artificial de población en tres regiones del Mediterráneo.   Los nacionalistas se disponen a plantear un cuestión económica y una cuestión política. Arranca la Hoja de Ruta del Independentismo.

Desde 2001, la población de Cataluña ha seguido creciendo en 2 millones de habitantes, gracias a los acuerdos secretos que firma Jordi Pujol con el Reino de Marruecos. A su vez, la población de Valencia y Baleares se incrementa en más de 1 millón de habitantes.  Por lo tanto, puede decirse que, cuando estalla la Crisis Subprime, en 2007, su población conjunta supera los 14 millones de habitantes y el déficit estructural de población activa roza los 9 millones.  Es decir: 9 millones de ciudadanos, sin contar con los turistas, viven exclusivamente del Gasto Público financiado por los PGE.

Pero ese contingente de población excedente no vive de cualquier manera. Su nivel de vida viene determinado por el entorno turístico y corresponde a un patrón de consumo que se puede calcular con precisión. Le cuestan al Estado un mínimo de 20.000 euros per cápita, que se suma al propio gasto que ocasionan los turistas (30.000 MM de euros en esas regiones).  En total, un déficit público estructural, ligado al crecimiento artificial de la población, de más de 200.000 millones de euros.

En el periodo 2007-2014, de fuerte destrucción de empleo y de salida de capitales hacia Alemania, el déficit estructural de Cataluña, Valencia y Baleares, le cuesta a España engordar su Deuda Pública con la friolera de 1,5 billones de euros.

La tentación del nacionalismo catalán era tan previsible como obvia: intentar poner los contadores a cero, para luego proceder a expulsar de aquellas regiones a inmigrantes y “españoles”.

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.