¿Qué es el BREXIT?

2
0


David Cameron tenía razón. La contundente victoria de los conservadores británicos, favorables a un BREXIT duro, despeja cualquier duda. En España, la Prensa adicta al poder ha optado por el insulto. Su explicación del BREXIT es que David Cameron era un irresponsable, Theresa May, una pusilánime, y Boris Johnson, un populista enloquecido. Si los partidarios de sacar al Reino Unido de la Unión Europea ganaron el Referendum, fue por culpa de los rusos, de los algoritmos, de facebook, de los jóvenes británicos que se quedaron dormidos y no fueron a votar, de los populistas xenófobos del Interior. Había que repetir la votación.

La realidad es más sencilla. Si Alemania no hubiera suprimido el Veto en la UE, nunca se habría producido el BREXIT. Londres habría ejercido su derecho para bloquear la Unión Bancaria y preservar los intereses de la City. Los británicos pensaban que fuera de la Unión Monetaria estaban a salvo de los peligrosos germanos, pero se equivocaron. El desarme arancelario impuesto por la Industria alemana les afectó igual que al resto de economías de la eurozona.

La treta o el truco del BREXIT se le debió ocurrir a la Canciller Ángela Merkel. Antes de confirmarse el resultado del 23 de junio de 2016, y ser nombrada Theresa May en sustitución de Cameron, ya ofrecía como “solución” la Vía Noruega. Otra isla en medio de la UE, con sus privilegios financieros y ventajas comerciales, a cambio de renunciar al voto. La apuesta parecía arriesgada, pero era un simple farol. Buena prueba de ello, es que concedió a Escocia una amable consulta sobre su independencia. Zanjaba la cuestión de modo preventivo.

Pero los faroles los carga el diablo. Las declaraciones de la Reina, a favor del BREXIT, debieron inclinar la balanza. En lugar de verse políticamente reforzado, Cameron tuvo que romper el cheque en blanco que había firmado para la reforma de los tratados en la UE. El Premier ya barruntaba que el pueblo británico no aceptaría el enjuague, y de ahí sus palabras de advertencia carga de Historia.

Como ya ocurrió antes de la Primera Guerra Mundial, era como si la Opinión Pública europea viviera en un universo paralelo. El grado de manipulación informativa imposibilita la inteligencia del pulso proteccionista entre Alemania y el Reino Unido. Aburrida del tema, por la repetición mecánica de los movimientos, ha sido incapaz de apreciar los matices y observar el juego de manos de los fulleros.

¿Qué va a pasar ahora? No puedo dejar a mis amigos lectores sin una respuesta, aunque ya la pueden intuir. Del mismo modo que la salida preventiva de la Unión Monetaria con la ayuda de EEUU facilitó que Alemania impusiera el Tratado de Maastricht a los socios católicos del Sur de Europa, la Solución Suiza que se acaba de votar en el Reino Unido abre la puerta a una peligrosa reforma unilateral de la UE.

Enlaces de interés para entender el debate que se abrió en el verano de 2014, coincidiendo con los preparativos de la Operación Tsipras:

¿Es ya papel mojado el Espacio Schengen en la UE?

La suspensión del Espacio Schengen

Brexit: hacia el IV Reich alemán

¿Quién teme al BREXIT feroz?

La Solución Noruega

¿Qué va a pasar con las elecciones europeas en el Reino Unido?

© Belge

¿Cuánto ha subido el Coste Hora Trabajada con el Euro?

2
0


zapatLa productividad es uno de los conceptos estrella de la retórica económica. Se emplea para un roto y un descosido. Junto con el de economía de escala y la ley de la oferta y demanda, le sirve a los sacerdotes del gremio para no explicar nada con mucho énfasis y convicción. Dar más por menos, con los mismos recursos…Hasta suena redondo.

Sería interesante buscar ejemplos concretos, por países y sectores, en los que se pueda comprobar si se verifica la Santa Trinidad del discurso económico. Máxima productividad de los empleados, demanda adictiva del producto y economía de escala de todos los recursos utilizados.

Entre 2003 y 2018, el coste laboral medio en España ha subido de los 16,5 a los 21,5 euros. La tendencia aquí contrasta tanto con la zona Euro como con el conjunto de la UE. Son casi 10 euros de diferencia por hora trabajada. Por sectores, la subida de costes salariales es mucho más acusada en los países del Norte y del área protestante, con Dinamarca a la cabeza. Encabeza el ranking, Noruega, con el equivalente a más de 51 euros por hora.

¿Es más productivo un camarero danés, alemán o sueco que un español para que le paguen casi el triple? ¿Cuesta menos producir un litro de cerveza? ¿Es tan grande la avalancha de clientes en los bares que pueden cobrar 8 euros por lo que en España les piden 2 euros? ¿Hay más visitantes y turistas por esos desapacibles lares que por estas tierras amables y soleadas? Otra respuesta interesante de conocer sería: ¿cuántos bares y cafeterías quedarían abiertos en nuestro país si tiraran el litro de cerveza a 16 euros o pagaran salarios de 40.000 euros al año?

De los ejemplos anteriores se desprende que el mismo concepto de “mercado” unificado con una moneda común es una herejía. El rico panetone milanés, a más de 50 euros, no tiene demanda en España, ni siquiera en el Corte Inglés. Y lo que es cierto para la golosa pastelería, es verdad para los complementos de moda en el escaparate de cualquier boutique.

¿Cuál habría de ser la productividad ideal del trabajador tipo para poder pagar con impuestos españoles unos zapatos a precios de Viena, una camisa de Milán, comerse un menú de Copenhague, tomarse una cerveza de la Plaza Navona o alquilar un piso céntrico de Munich? ¿ A qué actividad debería dedicarse el empresario de turno, aquí y allá, para soportar con alegre beneficios unos costes salariales de 100.000 euros al año?

(c) Belge

Año cero. Día 24. ¿Qué es la Emergencia Climática?

4
0


Los apóstoles de la Iglesia de la Calentología han desembarcado a orillas del Manzanares, pero nadie ha alzado el estandarte de San Isidro para evitar el saco de la ciudad. Al contrario. El Felón ha proclamado que el cambio climático ha llegado al Corte Inglés. Los puticlubs de Madrid y alrededores no caben de gozo. Desde que el Psoe se ha ofrecido a correrse con todos los gastos de las huestes vikingas, no dan abasto a contratar extras.

Al hilo de que el Usurpador ha tildado de negacionistas a todos los científicos íntegros y los ciudadanos cabales que rechazan los dogmas de la Calentología, la tarea más urgente es decapar el nacional socialismo de todas las manos de barniz y color que le dio EEUU para tapar la pestilente realidad germana y escandinava. Los nazis no eran cuatro locos, por más que la herejía puritana de luteranos y calvinistas pueda tipificarse de patología. Zumbados, un rato, como la niña del exorcista que nos llega por Lisboa, pero es el odio satánico y supremacista de los que se creen pueblo elegido.

El mecanismo por el que individuos y sociedades feudales son propensos al totalitarismo mesiánico fue descrito con precisión científica por Jacques Bude, un catedrático belga de Psicología Social. En época de crisis, dejan de creer que Dios es un ser amable con el que es posible comunicarse, y se someten a la voluntad de una Divinidad inasequible, a la que deben obediencia ciega. Si son castigados por el caos que les rodea, y no alcanzan la Gracia, es porque no han sido puros. Esa divinidad caprichosa, con la que no se puede razonar, no perdona los pecados.

Para combatir el peligro creciente de los puritanos ecologistas, lo primero es dejar de usar la palabra “nazi” como insulto. La invectiva sirve para inducir una respuesta emocional que inhiba las facultades cognitivas. Nadie quiere ser tachado de negacionista y censurado por el pecado de pensar. Es el “Cuidado, perro peligroso” que guarda la finca. Al describir a los nazis germanos y a sus primos escandinavos como 4 locos, y usarse el término como insulto, los americanos crearon un “tabú” social que impide analizar derivas políticas y religiosas muy similares. Nadie debe conocer las misteriosas razones de esa divinidad caprichosa que guió al pueblo hacia el caos. Si ahora exige pureza ecológica, hay que someterse a su voluntad y obedecer.

El tren que arrastra Greta La Zumbada por todo el mundo, para movilizar un ejército nacional ecologista al servicio de Satán, ha contaminada ya 1000 veces lo que no contaminarán nunca en todo el planeta millones de adolescentes anónimos. Es una prueba de adhesión orientada a los niños a los que quieren reclutar. Si son capaces de tragar con esa verdad revelada y asumir sus disparatadas contradicciones, podrán entrar en la Secta Satánica de la Calentología como esclavos sexuales.

La Declaración de Emergencia Climática del Parlamento Europeo el pasado 28 de noviembre abre la puerta para que la Comisión impulse su Hoja de Ruta Totalitaria. Tras despoblar el mundo rural en muchas regiones del continente, y confinar a las poblaciones en extensos suburbios, la dota de las armas administrativas y jurídicas que necesita para criminalizar y controlar a los individuos. Si no fuera por los valientes chalecos amarillos en Francia, esta conspiración puritana nos habría cogido a casi todos por sorpresa. Se trata de criminalizar al conductor, tras haberle vendido durante años lo buena que era la “movilidad”. Gato por liebre, para sacarle de su casa. Lo bueno era moverse, de un lado para otro, como en EEUU, pero ahora cada vez que le obliguen a desplazarse, le controlarán por razones ecológicas y le cobrarán los correspondientes peajes e impuestos verdes.

El caprichoso Satán – el Dios Loki de los escandinavos y de los guionistas de Hollywood – se nos ha vuelto ecologista a la vejez, tras el holocausto crematorio de 15 millones de personas en 43.000 campos de concentración. Si ahora dice que lo mejor para el planeta es que las empresas, los conductores y los consumidores paguen muchos más impuestos, sus razones tendrá. ¡Achtung! Negasionista el que lo critique.

(C) Belge

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.