La quiniela de Inlucro

0
0


Semana de transición, con demasiadas victorias locales en perspectiva.  Si se cumple la lógica, los premios serán escasos. Pero es azar y todo puede acabar ocurriendo.

Partido Pronóstico Pronóstico
Madrid Español 1 1
Deportivo Alavés 1X 1
Sevilla Eibar 1 1X
Sociedad Villareal 1X 1
Valencia Bilbao 1X 12
Celta Osasuna 1 1X
Barcelona Leganés 1 1
Murcia Valladolid 1X X2
Nástic Numancia 1X X2
Levante Córdoba 12 1
Tenerife Almería 1 1
Gerona Mallorca 1 1X
Cádiz Reus 1 1X
Oviedo Getafe 1X 1
Málaga Las Palmas 1-1 1-1

Lista definitiva de Participantes

Bote Participante Jornadas 1-11 jornadas 12-14 Jornadas 15-17 jornada 18 jornada 19 jornada 20 jornada 21 jornada 22
28,27 euros Cascoporro 31 euros 9 euros 12 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
46,12 euros Andrés 40 euros 14 euros 12 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
34,12 euros Tartesos 40 euros 14 euros 12 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
0,08 euros Rafa 9 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros
56,50 euros Kikova 9 euros 12 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
48,76 euros Belge 46 euros 14 euros 16 euros 6 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
104,12 euros Vincent 22 euros 14 euros 12 euros 4 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
0 Lechu 33 euros 14 euros 12 euros 5 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
0 Alfonso 55 euros 16 euros 16 euros 5 euros 4 euros 4 euros 4 euros 3 euros
Club InLucro 276 euros 108 euros 108 euros 36 euros 36 euros 36 euros 36 euros 24 euros

3 Quiniela de 7 dobles reducidos a 13. 36 euros

El maravilloso negocio del Flete marítimo

3
0


La mayoría de las mercancías que se producen y comercian en el mundo llegan a través de 20 grandes puertos internacionales. El crecimiento del negocio del Flete tiende a ser exponencial. Cuenta, como anécdota, que fueron simples estibadores los que idearon el sistema de los contenedores estandarizados que se utiliza hoy para agilizar el transporte de mercancías. No se puede comparar el tiempo que se tarda hoy en descargar un barco entero y el que se tardaba hace tan solo medio siglo. Y en esta nueva industria del transporte especializado, media docena de grandes operadores controlan el 50% del tonelaje. Y cuando decimos que “mandan”, decimos que imponen sus condiciones a las autoridades portuarias y a gobiernos locales. Las más conocidas son la italiana MSC, la danesa MAERSK, y la china COSCO.

Con la subida del precio del petróleo, los barcos portacontenedores han ido creciendo de tamaño y capacidad. En la actualidad se están construyendo en los astilleros de China navíos que pueden cargar 18.000 cajas. La consecuencia directa es un crecimiento anual del 7% del Flete y de la cantidad de mercancías transportadas. Para que nos hagamos una idea precisa, en un contenedor de acero caben aproximadamente 10.000 cajas de zapatos. Los nuevos barcos de casi 400 metros que se están construyendo pueden cargar de 300 a 400.000 toneladas de mineral de hierro.

El problema de los costes del flete de ese tipo de barcos obliga, de alguna manera a inundar el mercado de todo tipo de mercancías, aunque sea a granel. De modo que se entiende que la obsesión de esos monopolios es mover (nunca mejor dicho) el mayor número de cajas posibles en los trayectos de ida y de vuelta. Todo por el Flete. El clásico ejemplo que ponen es el de las empresas a las que resultaba más barato deslocalizar su producción en China que mandarla al pueblo de al lado.

Una pequeña idea del negocio que supone el tránsito, lo da la construcción de Canales como el de Panamá o Suez, con inversiones que rondan los 10.000 millones de euros y brindan generosos peajes. Según la OCDE, la mitad de todo el valor que genera el negocio de las importaciones mueve en contenedores estandarizados la friolera de 2.000 millones de toneladas. Es un río de mercancías imposible de tasar o controlar. La mayoría de los servicios aduaneros han quedado fuera de juego. Sólo en España entran cada año 5,5 millones de contenedores por sus 43 puertos. Del barco a la caja del camión, tardan menos de 1 minutos 30 segundos.

Las cifras marean. La capacidad del Flete marítimo supera con crece la capacidad de los consumidores para absorber la mercancía que se produce y distribuye.  Solo en los 20 mayores puertos del mundo podrían descargarse anualmente30 kilos de material por cada uno de los habitantes del planeta. Y en el resto de puertos, otro tanto o más.  Eso nos convierte en una civilización de la agitación en la que subyace y resulta determinante una especie de logística trilera. Importa más lo que se mueve que lo que se produce, compra y vende.  Un negocio global de 3 billones de euros.

(c) Belge

El sobrevenido conflicto de la estiba

2
0


Por su interés, pasamos a reproducir la carta que remite, vía Facebook, HABLEMOS CLARO…y que da algunas pistas para poder el pulso que las grandes empresas danesas y holandesas que ejercen el monopolio del Flete Internacional  le han echado a España.  Bruselas, tan preocupada por el trabajo eficaz de un pequeño colectivo, no dice ni mu de ese monopolio por parte de un país (Dinamarca) que aplica la Ley del Embudo con las directrices de la UE.

Queridos españoles,

Antes de nada me gustaría informaros que no soy estibador. Es más, soy un joven universitario en paro que se encuentra agotado de esta situación precaria a la que nos han empujado nuestros “maravillosos” e “implicados” políticos.

El motivo de esta carta es explicaros brevemente qué es lo que está pasando con la profesión de la estiba y qué es lo que se pretende hacer con ella. Explicado desde la objetividad y sin medias tintas, es decir, sin dar la información a medias para enfrentarnos unos a otros y buscar el aplauso fácil a través de una demagogia barata y porqué no decirlo, inhumana.

Primeramente, sería conveniente saber porqué nos enfrentamos a una sanción económica de 21.000.000 € (a razón de 27.000€ al día, pudiendo ascender a 134.000€ al día). La sentencia por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fue comunicada a España en diciembre de 2014. En ese momento, el Partido Popular (el mismo que tanta prisa tiene a día de hoy) era el que nos gobernaba con mayoría absoluta, es decir, no necesitaba el apoyo del Parlamento español para aprobar un Real Decreto Ley que se ajustase a tal sentencia y evitar así la sanción económica a la que todos los españoles tenemos que hacer frente.

Ahora os preguntaréis, ¿y porqué no elaboró y aprobó ese Real Decreto Ley en ese momento, evitando así tanto esta sanción como la más que posible problemática y repercusión de la huelga? La respuesta es sencilla: próximamente había elecciones. Creo que sobra decir que miraron sus propios intereses y no aquellos a los que sirven: España.

Lo curioso de todo esto es que la sanción no sería tan elevada si desde el Parlamento no hubiesen jugado con nosotros durante un año tras las primeras elecciones, ¿o es que ya no recordáis que hemos estado un año sin Gobierno? ¿que hemos tenido dos elecciones con el gasto que eso le supone al país? Claro, de ese gasto no se habla.

Una vez dejado claro el motivo y la cuantía de la sanción (ya que desde muchos sectores de la prensa se ha dejado entrever que esa sanción es culpa de los estibadores), pasemos a ver qué es lo que se pretende hacer con este oficio aunque antes me gustaría explicaros de dónde vienen esos sueldos tan suculentos que nos han metido entre ceja y ceja los medios de comunicación y que tanta envidia nos genera.

Para empezar, esos sueldos no los pagamos ni tú, ni tu vecino, ni yo. Lo pagan las empresas privadas contratantes del servicio, por tanto, que no nos duela lo que cobran ellos sino que nos duela lo que cobran los políticos durante toda su vida, como nuestro amigo de la Serna, ya que eso si lo pagamos tú, tu vecino y yo. Además, antes de acabar con el tema del salario me gustaría que no os olvidéis que los estibadores cobran por producción, que su sueldo base no es de 60.000€, que si llegan a esa cantidad es porque se lo han ganado doblando turnos y produciendo más de lo que dicta su convenio. Sería curioso ver cuánto cobrarían los ministros si su sueldo se basase en la producción, imagino que a más de alguno ya lo habrían desalojado de sus casas por impagos a sus amigos de la banca.

Aclarado ya el tema económico, os explicaré de una manera muy breve lo que se pretende hacer con la profesión de estibador. La sentencia que recibimos desde la Unión Europea (sentencia que todos asumimos que hay que acatar) pretende la liberación del sector, es decir, que un estibador de un Estado miembro pueda trabajar libremente en nuestro país y que a su vez cualquier español cualificado en la labor de la estiba pueda libremente acceder a esta profesión. Hasta aquí todo perfecto. Ahora viene la trampa. Lo que se pretende hacer con este Real Decreto Ley es echar a lo largo de tres años (contratados el 75% el primer año, el 50% el segundo y el 25% el tercero) de sus puestos de trabajo a más de 6000 estibadores que trabajan en nuestros puertos, estibadores que han hecho de los puertos de España unos de los más potente no sólo de Europa sino del mundo, para que al final de este periodo de transición los sueldos se abaraten, los amiguismos entren en juego, el poder no lo tenga el trabajador y sobretodo para enriquecer aún más al rico.

La lucha de los estibadores es nuestra lucha, es la lucha de todos. Ya han destrozado la educación y la sanidad, han jugado con las pensiones, con las hipotecas, con el IVA, con el impuesto de sucesión, etc. Los estibadores son un ejemplo de unión y fuerza, que no quieren doblegarse con el poder. Si esta “revolución” la hubieran hecho los maestros y maestras, a día de hoy seguro que las aulas no estaban abarrotadas y gran parte de ellos no trabajarían doblando camisetas o reponiendo en supermercados. Si esta “revolución” la hubieran hecho las enfermeras y enfermeros, los médicos, los celadores, etc., a día de hoy seguro que los hospitales funcionarían mejor y no se tendrían que ir a Londres, Milán, Berlín… a que los miren y traten como inmigrantes de segunda fila. Si esta “revolución” la hubiésemos hecho todos los españoles cada vez que ha sido preciso, a día de hoy seguro que no viviríamos como vivimos.

Por todo ello, mi más sincero apoyo a nuestros estibadores/as y por supuesto a Antolín Goya (secretario general de la Coordinadora de Estibadores Portuario), que no puedan contigo, estás luchando por lo que os pertenece, que no utilicen un vídeo de una asamblea para echarte el pueblo encima y si queréis “reventarlo” todo, estáis en vuestro derecho ya que ese todo lo han levantado vuestros abuelos, vuestros padres, vuestros hermanos… así que, o de vosotros o de nadie.

Gracias por quitarnos las telarañas a nuestra capacidad de sublevación.

Atentamente, un ciudadano más.”

Magnitudes fundamentales de la Cuestión Inmobiliaria (4)

3
0


4.Comparaciones útiles

 

El debate inmobiliario que se articula a partir de 2001 se basa en la utilización profusa de datos sacados de su contexto y perspectiva natural. Por esa razón, resulta útil comparar distintas magnitudes en su dimensión diacrónica. Así, por ejemplo, en Madrid y Barcelona se construyen casi el doble de viviendas (4 millones) que en el conjunto de la España Interior (Castilla León, Castilla La Mancha, Extremadura, Norte de Andalucía y Aragón), pero la mitad que en las Costas y en las Islas.  Y este fenómeno, que se acentúa a partir de 2001, desvirtúa cualquier planteamiento  teórico. ¿Puede hablarse de “burbuja inmobiliaria” en Barcelona y en muchas playas cuando los datos estadísticos evidencian que se han quedado literalmente sin terreno edificable? ¿Puede hablarse de “viviendas vacías” o “desocupadas” cuando en realidad existe un enorme déficit entre la oferta disponible y la demanda?

La tasa de amortización que aplica Hacienda a los bienes inmuebles es de 1/75, pero aunque fueran a durar 100 años, el problema que se plantea en las regiones castellanas, extremeñas y aragonesas es el mismo. El parque existente en 1950, y que había sobrevivido al caos de la guerra civil, era viejo y sus infraestructuras ya eran obsoletas. Lo que se ha construido desde 1952 es lo único que existe en el año 2001. Son 2 millones de viviendas, en 50 años, para un territorio de casi 300.000 km2 (60%) y una población originaria de 12 millones de personas. El déficit salta a la vista.

Entre 1952 y 2001, el conjunto de viviendas nuevas que se edifica asciende a 14 millones. Son 1500 millones de m2 residenciales que se distribuyen, principalmente, entre Madrid, Barcelona, Valencia y las playas de todo el litoral mediterráneo.  El 75% de todo lo que se construye en España entre 1952 y 2001, se concentra en un territorio no superior a los 5.000 km2.  Es un coeficiente de 0,30 que indica con precisión el monto de las recalificaciones de terrenos rústicos.  En 2001, antes de la introducción del Euro, el valor actualizado del beneficio de las recalificaciones ya supera los 100 billones de pesetas.

Cuando se habla del concepto de “burbuja”, a partir del año 2001, hay que tener presente que no queda suelo en las áreas mencionadas. El precio de un apartamento en Benidorm, en 2010, ronda los 3.000 euros por m2 útil, de los que solo la cuarta parte son los costes de producción. No es posible plantear dar marcha atrás al reloj y anular los beneficios consolidados. La práctica habitual de repartir el beneficio de la recalificación entre el propietario del terreno, el político y el arquitecto, determina el valor de la vivienda.

 

La comparación de esas magnitudes es fundamental para entender la falacia argumental de quienes se han beneficiado de la especulación inmobiliaria desde 1952 y pretenden que los propietarios finales resuelvan los desequilibrios del mercado inmobiliario. A los padres les dio por desplazar a toda la población española a Barcelona, para venderles suelo recalificado,  y a los hijos del nacionalismo les gusta quejarse de que no queda suelo ni hay suficiente viviendas disponibles.  Los padres inventaron el Derecho de Residencia, para cobrarle un peaje a los españoles que habían  expulsados de sus tierras, y los hijos se quejan de que no pueden pagarlo.

(C) Belge

Nunca formaría parte de un club que me admitiera como socio. Pero toda regla tiene su excepción.