Todas las entradas de belge

Periodista especializado en Economía

La Defensa Belga

4
0


Nace al final del año 2001, o principio del año 2002. No recuerdo la fecha concreta. En su origen, su concepto era notablemente diferente. Buscaba controlar el centro del tablero y solía producir partidas largas y defensivas que superaban los 50 movimientos. La Defensa Belga actual ha evolucionado a partir de esos mismos conceptos pero, por una extraña paradoja, ahora permite jugar partidas muy agresivas y aparentemente descontroladas.

La historia de esta evolución es curiosa. Había dejado de jugar una temporada al Ajedrez, al dejar de ser gratuita la aplicación On Line.  Cuando volví a la práctica,  contra un programa de ordenador estándar, me di cuenta que era incapaz de recordar el complejo entramado de conceptos defensivos que organizaban la Defensa Belga y conseguían el control del Centro. De modo, que basándome en los conceptos que recordaba, y jugando contra la Máquina, fui reinventando la Defensa.  Y un día se produjo un pequeño milagro. Gracias a Google recuperé una partida que había subido a la Red, y de la síntesis de los viejos conceptos y de los nuevos, nacieron otros mucho más elegantes y flexibles.

El resto es solo práctica y experimentación. Un día se me ocurrió jugarla como variante de ataque, que los días de gran inspiración tiene algo de magia. Un bello juego, el Ajedrez, que nos ayuda a entender como funciona nuestro cerebro.

https://es.lichess.org/Ib0HLXBY/black    Esta sea tal vez, por su sencillez conceptual,  una de las más bonitas que he facturado en las últimas semanas. Al rival le ofrecí tablas a cambio de la ventaja de tiempo de tenía, y por consideración a su nivel ELO. Las rehusó y perdió por mate, encerrado y cazado en el centro del tablero. Merece la pena conservarla.

No conozco lo suficiente la teoría del ajedrez ni sus desarrollos modernos como para atreverme a afirmar que el concepto básico de la Defensa Belga es revolucionario. Se basa en una idea original: renunciar a controlar el centro del tablero es la manera más eficaz, paradójicamente, de controlarlo. Los números experimentos que he realizado han sido concluyentes: MENOS es MAS.  Abandonar el Centro al rival le obliga a – sin saberlo – a delatar los puntos débiles de la estructura de su propio juego. En todo momento, actuará como si hubiera un rival disputándole los escaques determinantes en SU juego.

Entre la primera versión de la Defensa Belga, que intentaba blindar el Centro, y esta última evolución, que renuncia a disputarlo, se gana en velocidad y capacidad para disfrazar los ataques en función del juego del rival, y se dominan los tiempos del juego.  Sirve lo mismo para el achique de espacios que para el juego abierto con una variante que podríamos llamar como “enroque de centro”.

(c) Belge. 23-02-2017

 

Avales cruzados

1
0


Luis De Guindos ha saltado en un charco.  Para preparar el combate que se librará en el Congreso, en el marco de la Comisión de Investigación sobre el rescate de las Cajas de Ahorro, no ha dudado en señalar que la crisis sistémica del sistema financiero español se originó en 2008 y 2009.  Y se pudo evitar, como atestigua la creación del mecanismo del FROB en febrero de 2008. La crisis se pudo evitar y se debió evitar.   Para atajar la crisis, antes de que colapsara Lehman Brothers, solo había sido necesario sanear el déficit de capital (agujero)  en Cataluña y, posiblemente, Madrid y Valencia. y poner coto a la mala praxis generalizada de su sistema financiero.  Y no se hizo porque Zapatero llegó al poder con el voto de los catalanistas. Entre las malas prácticas que el Banco de España no advirtió, destaca el mecanismo de los avales cruzados.

Los políticos que dirigían las Cajas de Ahorro descubrieron un sencillo método para puentear el control del riesgo y sacar beneficio de la concesión de créditos.  Utilizaban la generosa contrapartida final de las Cajas,  sin control ni rigor, para garantizar la venta de suelo en origen.  La propia Justicia documentó algunos casos en la que los propios directivos estaban involucrados en la compra directa y lucrativa reventa de esos terrenos.  Para conseguir su propósito de vender el suelo recalificado, las Cajas  fueron facilitando cada vez más el crédito al comprador final de la Promoción. Cuando un cliente veía denegada su petición de crédito hipotecario en un Banco, solo tenía que acudir a la Caja de Ahorros que le aconsejara el Constructor.

Pero, conforme los precios de la vivienda seguían subiendo en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia,  iba escaseando la demanda solvente y abundando el porcentaje de clientes que necesitaban vender primero su propio piso de segunda mano para estrenar las nuevas viviendas.  Y podemos imaginar el problema planteado. Si la solvencia de la clase media española empezaba a ser dudosa, la del colectivo de inmigrantes, con trabajos precarios y mal pagados, era sencillamente una entelequia.

Para saltarse el control de riesgo y prestar dinero a los colectivos menos solventes, los directivos de las Cajas idearon un sencillo mecanismo burocrático. A través de una o varias agencias inmobiliarias, y acudiendo a determinados Registros y Notarías, los distintos compradores eran conducidos a firmar como avalistas unos de otros.  Una nómina de 1.000 euros al mes no permite afrontar una hipoteca de 120.000 euros en Madrid o Barcelona, pero sí 4 o 5 nóminas.  Lógicamente, en cuanto uno de los hipotecados no pudiera pagar su propia cuota hipotecaria, la Caja iniciaba los trámites para reclamarle toda la Deuda pendiente al conjunto de los avalistas.

En los años 2006 y 2007, fue creciendo el número de afectados, aunque la Prensa se limitaba a no informar.  Basta una sencilla búsqueda en las hemerotecas para verificar el escaso eco que recibió el fraude de los avales cruzados.  Ni siquiera hoy se puede conocer cuantos pisos nuevos se vendieron con ese procedimiento, especialmente en Madrid y Cataluña, pero si se puede intuir el interés de algunos partidos políticos y asociaciones en promover la dación en pago para echar tierra sobre el asunto.  Su prioridad fue siempre ayudar a proteger la retirada de los políticos en la retaguardia, mientras culpaban al sector constructor de los excesos de la Burbuja Inmobiliaria.

(c) Belge

 

Operación Bankia, o cómo reescribir la Historia de la Crisis

2
0


Entre 2006 y 2008, dediqué varios análisis y artículos a denunciar como la campaña de acoso y sabotaje que padecía el sector inmobiliario y la creciente politización de las Cajas de Ahorro ponían en riesgo la propia economía española. Las prioridades del gobierno de Zapatero eran claras: transferir recursos a Cataluña para rescatar a sus empresarios y ocultar a la Opinión Pública que los excesos de créditos concedidos sin ningún rigor y absoluta falta de ahorro habían dejado su sistema financiero al borde de la quiebra.

Es importante explicarle a la ciudadanía qué ocurrió en los años 2007 y 2008 y por qué ocurrió. Vengo sosteniendo desde antes de estallar la Crisis Subprime que la Crisis Financiera de las Cajas de Ahorro en España se pudo y debió evitar. Habría bastado contar con un gobierno íntegro, preocupado por el Interés General de los españoles. Pero no fue así, y los mismos que pusieron en marcha la Operación Bankia, engañando en su buena fe a Mariano Rajoy, intentan ahora blanquear el terrible pasado del PSOE y del Banco de España, entre otros responsables directos del desaguisado.

Para muestra un botón. En octubre de 2008, preguntaba:

“¿Hay que fusionar las Cajas de Ahorros …o ya no hace falta?

En algún momento, alguien deberá atreverse a formular la pregunta. ¿Qué está pasando en las cajas de ahorro españolas? Entre desmentidos y proclamas, el goteo de datos alarmantes está alimentando toda suerte de rumores. El increíble crecimiento de la morosidad de las cajas de ahorro en España en el último trimestre ha desatado algunas lenguas. Y por el humo podemos empezar a seguir el rastro del incendio. Fue Cristobal Montoro, en los pasillos del Congreso, el que se permitió incluso cuestionar la solvencia del sistema financiero en el supuesto teórico de que la morosidad estuviera al 5,5%. Pero ¿era tan teórico el supuesto? La crisis financiera ha llevado al Partido Popular de Castilla y león a proponer la fusión de todas las entidades de la Comunidad. Y a chocar directamente con oscuros intereses locales.

La quiebra del sistema financiero internacional se está llevando por delante muchas convicciones y nos menos palabras. El presidente de la Confederación Española de las Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás ha pasado de negar la necesidad de fusionar las 45 cajas provinciales a señalar que “las cajas españolas cooperarán y actuarán de forma conjunta para hacer frente a los problemas financieros que azotan la economía internacional”. Hace menos de un año, Quintás se ponía en lo peor, de cara a 2009, con un ratio de morosidad del 3%. En las últimas declaraciones publicadas, señalaba un preocupante 5,5%. Sea cual sea la proyección que se haga, lo cierto es que la situación se está deteriorando mucho más deprisa de lo previsto en el peor de los escenarios.

La culpa de la delicada situación financiera de muchas cajas la tiene el delicado momento que atraviesa el sector inmobiliario. ¿O no? Lo que podría estar en tela de juicio es la politización y los criterios de gestión de dudosa profesionalidad, si no fuera porque el caos financiero actual les brinda otra ocasión más de hacer de su capa un sayo. En la prensa generalista de los últimos días se podía leer la descripción de algunas de esas prácticas “dudosas”, como es la concesión de generosos préstamos a compradores con escasas rentas y patrimonio. Y ahora toca reclamar deudas de hasta 1 millón de euros a clientes con nóminas de menos de 800 euros.

John Jairo, el coordinador de la plataforma Ahorcados por las Hipotecas Impagables, que agrupa ya a más de 3.000 personas, señala que algunos afectados llegaron a esa situación animados por algunas inmobiliarias que incluso les aconsejaron avalar a compatriotas a los que no conocían y con los que hoy comparten una deuda. Los miembros de esta plataforma de afectados también están denunciando ante los juzgados de Madrid abusos de algunas cajas y bancos que, como CajaMadrid, les han retenido la nómina ilegalmente para hacer frente al pago de los créditos. Jairo explica que los afectados ya han ganado dos demandas.

¿Son suficientes los mecanismos de control financiero de las Cajas en España? ¿Crees que las cajas de ahorro en algunas provincias y regiones de España han abierto la mano más de la cuenta en la concesión de hipotecas? ¿Crees que se han dado hipotecas en algunas cajas a sabiendas de que no podrían pagar? ¿Si las cajas están gestionadas por políticos con criterios políticos, ante quién deben responder? ¿Crees que hay demasiados intereses locales inconfesables para que se puedan llevar a cabo las fusiones de las Cajas de Ahorro? ¿Con el Plan de Rescate masivo, siguen siendo necesarias las fusiones, o pueden seguir igual que antes?

© Belge. Octubre 2008

Definiciones y fórmulas de la Cuestión Inmobiliaria

3
0


  1. Suelo Residencial

En materia inmobiliaria, es costumbre extendida entender la parte por el todo. El terreno destinado a suelo residencial es el activo más popular pero no es, ni mucho menos, el más importante.  Industrias, almacenes, locales comerciales, oficinas, hoteles, viales, dotaciones e infraestructuras constituyen el grueso de la actividad inmobiliaria. Es un mercado opaco, vetado a los ciudadanos de a pie e intervenido por los políticos y técnicos que controlan el aparato administrativo del Estado. La ingente cantidad de dinero que mueven estas transacciones no deja huella en la Contabilidad Nacional, y si por ventura algún contribuyente obstinado le sigue el rastro, abundan las fórmulas para justificar las permutas más extrañas.

Cuando el profano menciona el concepto de burbuja para referirse a la revalorización de un terreno transformado en suelo residencial y edificado, ignora que la Administración ha obligado al propietario a contratar los servicios de un número cada vez mayor de colectivos “protegidos”. Ingenieros medioambientales, geólogos, arqueólogos, aparejadores y  arquitectos ya han facturado un buen número de informes y proyectos antes de empezar a mover un ladrillo. Luego, cada paso que de un albañil estará fiscalizado por los correspondientes Inspectores. El pequeño empresario de la Construcción que compraba suelo, lo edificaba y vendía al cliente final, ha pasado a la Historia. La ecuación del precio final es cada vez más larga y compleja.

 

  1. Derecho de Residencia

 

El segmento más cotizado por los pequeños inversores o propietarios que desean construir su propia casa era el de las parcelas individuales e independientes. Los coeficientes de transformación, y el control exhaustivo de los metros construidos, varían en función de los municipios. Unos son más liberales y transparentes que otros, y la repercusión del terreno puede variar del simple al triple. Con un coeficiente restrictivo de 0,35, se necesitan 500 metros de terreno para edificar 120 metros útiles de vivienda.  El sobreprecio repercutido podía rondar los 2.000 euros en cualquier capital de provincia, encareciendo el producto por encima de valor de mercado habitual.

La definición de “burbuja” se antoja extraña y retórica. En un mercado tan intervenido como el sector inmobiliario, donde la Administración castiga el pecado de “independencia”, el objeto retórico de ese concepto social fue siempre estigmatizar al propietario con dos cuernos y un rabo rojo.  Por el capricho de ser soberano en su chalet con jardín, pagará un pesado impuesto revolucionario. Hace años opté por llamarlo, con cierta ironía, Derecho de Residencia.

(sigue)

Belge