Archivos de la categoría Big Bang

Teoría de los Grados de Liquidez

2
0


Hace unos 15 años, elaboré una pequeña teoría sobre la bolsa.  La llamé Teoría de los Grados de Liquidez.  El estudio, que se perdió, abarcaba 16 folios y estaba inconcluso, a la espera de unos pocos desarrollos.  Se basaba en un modelo de tipo lógico, que partía de una premisa: la bolsa era un juego de capitalización/descapitalización.  La pregunta a la que trataba de responder el modelo era: ¿Cómo se produce la capitalización/descapitalización de los valores?

No es una pregunta sencilla. Obliga a analizar si se puede conocer a priori un número limitado de estructuras que condicionen la forma en que se produce la capitalización.  Si la bolsa es un”juego”, eso implica NECESARIAMENTE la existencia de una serie de reglas.   Por ejemplo:  hay que establecer en qué condiciones el precio de una acción está acotado por arriba o puede seguir creciendo de un modo indefinido.  Se trata de averiguar qué precio puede alcanzar una acción en un breve espacio de tiempo en función de la tendencia, y como se produce esa capitalización.  La inversa es más evidente:  cualquier título puede colapsar de un día para otro debido a una serie de circunstancias financieras externas.

Existen diferentes modelos matemáticos para valorar una acción en función de sus flujos financieros recurrentes. Unos son bastante lineales y otros son más complejos. Así, una empresa de crecimiento que no diluya capital y no reparta los beneficios en forma de dividendos puede cotizar 50 veces el Beneficio por Acción (BPA).  Pero mucho menos sencillo es el caso de empresas como Terra o Jazztel que salen a bolsa con promesas de beneficios futuros. ¿Cómo se han de valorar expectativas tan etérea?

Las estrategias publicitarias y financieras de los emisores y cuidadores contratados invitan a reflexionar acerca de la forma en que va a concretarse la capitalización de un valor dependiendo exclusivamente de su grado de liquidez.  Lógicamente, es un caso particular que no se da todos los días en los mercados, aunque no es infrecuente.

Será siempre la última acción liquida  la que fije el precio del conjunto cautivo.  De ese modo, no se trata tanto de valorar las expectativas sino de interpretar como evoluciona la relación de Acciones Líquidas y Acciones Retenidas.  Al margen de la función concreta de cada conjunto, la “dinámica” es la misma.

Para ilustrar la naturaleza de dicha “dinámica”, podemos construir un sencillo ejemplo. Imaginemos que un conjunto de 100 inversores apuestan 100 euros cada uno a que sale Rojo en la ruleta.  Si tienen éxito, sabemos que un número X de esos inversores recogerá las ganancias y se retirará de la mesa.  Si vuelve a salir Rojo, sabemos que un número Y de los inversores recogerá los 400 euros y se retirará. Si sale Rojo por tercera vez, la tentación de retirarse con 800 euros será mayor, con lo que el número Z tenderá a ser mayor que Y. En dicho esquema, la pregunta es: ¿en cuántos niveles se habrá reducido al mínimo el conjunto de los 100 inversores iniciales y cual será la mayor ganancia?

En teoría, si X es inferior a Y, Y inferior a Z, etc…el número de niveles tenderá a ser igual o inferior a 7, y la mayor ganancia alcanzará 12.700 euros.  En la práctica, el análisis gráfico de muchas salidas a bolsa verifica una dinámica muy similar y una ganancia máxima equivalente a 7,14 veces el precio de salida.

 

(c) Belge 8/03/2017

 

 

 

¿Es la Globalización un juego de suma cero?

4
0


Un juego de castas.  La Globalización Económica y Religiosa, que en mi Tesis definía como Totalización, es un fenómeno histórico y sociológico digno de estudio.  El gran número de actores que participan del juego siempre ha determinado su complejidad, pero es la creación y desarrollo de Internet en las postrimerías del siglo XX lo que ha supuesto un salto cualitativo y cuantitativo sin precedentes. Basta repasar el dato de las exportaciones e importaciones de las principales áreas comerciales del planeta para constatar su importancia.

La Totalización está alumbrando poco a poco una Sociedad de Castas, pero probablemente resulten más fáciles de acotar que de definir. Es un periodo de fuertes desequilibrios, con una Ideología Dominante que intenta imponerse como Dogma Universal.  Los adjetivos, que se pueden sacar de cualquier tratado de antropología, son un arma de doble filo.  Si enumeramos de 1 a 4 las castas, tenemos siempre la opción de poder añadir un grupo “cero”.

En el momento actual de la Globalización, con un nivel máximos de intercambios comerciales en el mundo, la Nomenclatura – que definimos como Grupo 1 – está constituido por todas aquellas personas que generan unos ingresos recurrentes igual o superior a los 150 euros por hora productiva.  Las viejas teorías políticas lo cuantificaban en un 10/15% de la población, y lo describían como un grupo de poder o control.

El Grupo 2 es una especie de “clase media”, extensa pero variable, que abarca todas aquellas personas que generan ingresos recurrentes superiores o iguales a los 50 euros por hora productiva. Podría cifrase su censo en un 25/30% de la sociedad considerada, en función de muchas circunstancias.  Si el grupo 1 podía definirse como de “control”, el grupo 2 pasa a ser un engranaje de “administración” y “organización”.

En esa escala funcional, el Grupo3 lo conforman todos aquellos que ganan más de 15 euros por hora productiva, y el Grupo 4 queda integrado por los ciudadanos que solo consiguen ingresos mínimos de 5 euros por hora productiva.  Ambos son muy permeables y suman probablemente a la mitad de la población de cualquier sociedad.

Por lógica, el Grupo 5 estaría compuesto por aquellos “parias”  que carecen de ingresos recurrentes y/o viven al margen de las instituciones. Su número crece en periodos de crisis y se reduce en épocas de bonanza económica.

Castas de la Globalización

CENSO CASTAS Ingresos (por Hora)
Grupo 1: 10/15% Patricios 150 euros
Grupo 2: 25/30% Administradores 50 euros
Grupo 3: 25/30% Obreros 15 euros
Grupo 4: 25/30% Esclavos 5 euros
Grupo 5: 10/15% Parias 0 euros

Una regla empírica del Juego de la Globalización que se deduce de la observación de la Totalización en los últimos 20 años es que en Occidente ha ganado el Grupo 1 en detrimento del Grupo 2 y, sobre todo, del Grupo 3, mientras que en las economías emergentes, el Grupo 1 ha ganado, pero también lo han hecho de un modo notable los Grupo 2, 3 y 4.

En España, sin ir más lejos, los ciudadanos del Grupo 2 han perdido en 30 años hasta un 40% de poder adquisitivo real, y los del grupo 3 y 4, hasta un 80% .  La transferencia de rentas de unos grupos a otro se acentuó a partir de  1995 y se disparó a partir de 2004. Entre 1985 y 2010, España pasa de tener superávit comercial a acumular un brutal déficit que ronda los 100.000 millones de euros, equivalente a 4 millones de empleos destruidos.  En paralelo, el censo de población real en Cataluña, Valencia, Baleares, Murcia y Madrid se dispara, con un incremento de la carga de trabajo de 10.000 millones de horas productivas.

Ciudadanos del Mundo

Son de todas partes, menos de España. Su perfil, en las Redes Sociales, es tan elocuente como amanerado, y no puedo evitar preguntar.  Cuando dicen que son “ciudadanos del mundo”: ¿están afirmando que lo mismo se sienten de Mogadisco que de Nueva York? Va a ser que no, y lo que realmente están sosteniendo, desde la católica y agradable España, es que ellos quieren pertenecer a una Casta que ubican, con gran ingenuidad, en London, en Uese, o cualquier otro sitio que les suene moderno y anglosajón. Los que se sienten de Paris o Roma ya son un poco disidentes.

En su imaginario, los barrios de moda de todas estas grandes ciudades están unidos por un vínculo fundamental. Los chicos aspiran a ser grandes ejecutivos de la Cosa, o artistas alternativos, y ellas triunfan en los medios y en las agencias de publicidad. Ninguno se imagina siendo cajero de supermercado y peleado con el recibo de la luz.

Inflación y Tipos de interés negativos

Una de las formas de robar más escandalosa que han inventado los “ciudadanos del mundo” es, sin duda, la de utilizar a los bancos centrales para inundar el mercado financiero de falsa moneda que blanquean en los balances de esas grandes corporaciones que remuneran con generosidad a sus grandes ejecutivos.  Es otra subvención encubierta, otra transferencia de renta de los grupos 3 y 4 hacia el grupo 1.

Fuentes y periodistas en la construcción de la noticia

7
0


En su última columna de opinión publicada en El Semanal, Arturo Pérez Reverte despotricaba a gusto contra las nuevas derivas de la profesión.  El popular escritor y articulista, antes periodista de guerra, ilustra la vieja y ácida boutade francesa: “Le journalisme conduit à tout a condition d’en sortir”.   Apréciese de paso que, en sus orígenes etimológicos, el profesional era aquel que escribía en una gaceta o llevaba un “diario” (journal).  El periodo natural de la actualidad es la agenda, y por extensión el propio calendario.

En mis cursos de doctorado en 1988, en la Facultad de Madrid, una de las asignaturas se titulaba: “Fuentes y Periodistas en la construcción de la Noticia”.  La profesora que lo impartía no ha dejado una gran huella en mi memoria. Sus primeras palabras fueron pedirme mis contactos en la ULB para conseguir auto invitarse allí y viajar a Bruselas con cargo al departamento.  En su seminario, analizamos que el 95% de los artículos de información que se publican en España, en los diferentes medios de comunicación,  solo citaban una fuente.

Aludía Reverte en su artículo a otra  vieja teoría que intenta darle a la  profesión periodística una patina de respetabilidad, por aproximación al método científico. Según su propia expresión, una primera fuente filtra la noticia, una segunda la confirma y la tercera, la blinda.  Pero, en la práctica real, la propia organización laboral de los periódicos es profiláctica e impide que se “pierda” el tiempo buscando una segunda fuente.  Tres fuentes y algunas más solo se buscan cuando la información afecta a un político o empresario “relevante” pillado in fraganti.  De modo que la teoría de aquella profesora de La Complutense debe ser matizada: si la noticia es que el poderoso Jordi Pujol ha metido la mano en la caja de los caudales públicos,  los propietarios y directores de periódicos mandarán a sus chicos (periodistas) a por tardanza en casa de la abuela.

En la organización natural de un medio de prensa, excepción hecha de la aristocrática RTVE, unos profesionales mal pagados acuden a media mañana o media tarde a una rueda de prensa donde les echan un par de declaraciones intrascendentes. Las mas organizadas, les sirven un café, un bollo y un pequeño informe redactado por el departamento de comunicación de la empresa o del partido. Antes y después del evento,  los periodistas se dedican a matar la culebra.

En el 95% de los casos, al propietario de un periódico y al propio redactor jefe les sale más rentable contratar el chorro de noticias de las agencias de prensa.  Son más de beber del grifo que de fuentes. Solo tienen que cambiar el titular y 3 palabras de la entradilla para dar el pego. Llegado el caso, un redactor podría sacar el solo la  edición entera de un periódico.

Desde que en 2002 no conseguí que unos chavalillos recién licenciados entendieran el concepto de tiempo real en la prensa, prefiero usar la palabra “analista” antes que “periodista”.  Ya no hay “periodo” ni “agenda diaria” en la actualidad.  Las “fuentes”, las construían y mantenían los lugareños en el mundo rural, y  en la versión moderna del campo y del monte como “Parque Temático de la Naturaleza”,  solo hay charcas.

Sería muy largo exponer aquí mis propias cavilaciones o hacer un resumen de mi Tesis que el tiempo se ha encargado de validar de un modo extraño. Podría decirse que ya no existe una Opinión Pública como tal, y ni siquiera una Opinión Publicada. Es otra cosa, otro concepto.  Más que un experimento de anarquía a escala global, que nadie intuye ni controla, Internet se perfila cada vez más como un instrumento de guerra religiosa.  Los últimos abscesos puritanos en los nuevos monopolios americanos de las Redes Sociales deberían servir para alertar incluso a los escépticos.

(c) Belge 10/12/2016

 

El precio de la vivienda: la Teoría de los Círculos

4
0


Existen diferentes fórmulas para tasar una vivienda en función de un gran número de parámetros que se ponderan según las circunstancias del mercado. Eso equivale a explicar que es un producto con valor de mercado cuyo precio fluctúa y se puede manipular incidiendo sobre las condiciones de la liquidez.  El profesor José García Montalvo confesó en un libro como un grupo de asesores en torno a Zapatero se empleó a fondo entre 2002 y 2008 para destruir el sentimiento de mercado e incidir sobre el mercado magnificando los precios.  Consiguieron destruir la liquidez natural del mercado, por el procedimiento de ensanchar el gap entre la demanda real (sentimiento del valor) y la oferta mediática (sentimiento del precio).

Aunque hemos tratado la cuestión política en un gran número de artículos, y nos hemos reído de las ocurrencias inmobiliarias del ex Ministro Miguel Sebastián, en esta ocasión vamos a intentar rescatar un sencillo modelo teórico para conocer el valor objetivo de cualquier vivienda.  La Teoría de los 5 círculos se basaba en la distribución histórica homogénea y de tipo normal de la población en todo el territorio. En el siglo XIX, existían en España unos 10.000 núcleos urbanos más o menos equidistantes. Es decir, la distancia máxima entre un centro y otro podía rondar los 7 km. En 1 km2 urbanizado cabían 4.000 almas.

Con el incipiente desarrollo capitalista– completamente artificial en España – se produce una concentración y sobrepoblación de núcleos urbanos. Uniendo 4 municipios, es posible dibujar 3 círculos, y con 16 municipios, 4 círculos. En España, en la actualidad, las ciudades más grandes  son Madrid y Barcelona, con 5 círculos urbanizados, equivalentes a 36 municipios con una extensión de 1.800 km2.

La teoría postula que el precio varía en función del círculo, suponiendo los demás parámetros iguales. El coste del desplazamiento, que se puede calcular de un modo preciso, se traduce en una diferencia objetiva del valor. El radio del primer círculo son 400/500 metros y el del segundo, no más de 5 km. El tercer círculo se aleja 10 km del centro virtual y el cuarto, algo más de 21 km.

Siguiendo este modelo, el punto más alejado y de menos valor estaría a una distancia de 33 km del núcleo, equivalente a un sobrecoste por hogar de 6.000 euros al año. Para ser rentable la inversión, un mismo piso estándar tendrá que ser hasta 120.000 euros más barato. Esto es una diferencia de 1.300 euros por M2 construido.

Un corolario que se deriva de la teoría es que se si produce una crisis de liquidez en el mercado el piso más céntrico se venderá antes que el piso más alejado, aunque en este caso resulta más complejo establecer la fórmula para traducir en M2 el importe de la “prima” que se paga. De un modo empírico se puede verificar entre 90 y 100.000 euros, de modo que cada círculo que nos alejamos del centro virtual supondría un mayor descuento de 250 a 300 euros por M2 construido.

De esa manera podemos establecer, en conclusión, que el valor de un piso es el resultado de sumar la carga de trabajo productivo (10.000 horas), multiplicar por un coeficiente impositivo (entre 1,5 y 2) y sumar un valor X por M2 en función de Círculo, que incorpora una Prima de Liquidez, un Coste de Transporte y un Derecho de Residencia (corrupción). Con esta sencilla regla, podemos entender de un modo objetivo que un mismo piso cueste hasta 3.000 euros más en pleno Centro de una gran ciudad que en una urbanización a 35 km.

© Belge 30/11/2016